domingo, 15 de abril de 2007

¿CUÁN SECULARIZADOS ESTAMOS EN MATERIA ÉTICA Y POLÍTICA?



Cuerpo místico y República





Gonzalo Gamio Gehri




El tema del conato de captura de la PUCP ha recuperado para la discusión pública el tema – urgente, impostergable – de la necesaria secularización de la política en una democracia. Aprender a reconocer la autonomía de lo temporal le hará mucho bien a la sociedad que habitamos, y creo que también a la Iglesia. Lo digo como católico. Leo hoy una carta dirigida a la Revista Somos en la que su remitente manifiesta su irritación frente a las críticas que le ha dirigido un periodista a la autoridad eclesiástica capitalina; otros han cuestionado la protesta de los jóvenes que han salido en defensa de la autonomía universitaria y del pluralismo que la PUCP cultiva. La autora de la carta sugiere que los católicos debemos guardar un respetuoso silencio cuando la autoridad habla. Si discrepamos, debemos guardarnos esa discrepancia y ofrecérsela a Dios en oración. Perspectivas como ésta se nutren del alegato que describe la majestad de la investidura episcopal – señalada como fruto del designio divino – invocando los pasajes de una de las Cartas de San Pablo en los que desarrolla la idea del cuerpo místico de la Iglesia (1 Corintios 12): unos son cabeza, otros son mano, otros son pie. Todos constituyen una unidad y sirven al mismo cuerpo desde diferentes funciones. La mano no debe levantarse contra la cabeza, cada miembro debe mantenerse concentrado en su función. La moraleja de la interpretación del texto paulino es la siguiente, de acuerdo con el alegato que comentamos: la autoridad no debe ser cuestionada por el cristiano de a pie.

No puedo estar de acuerdo con una posición como esa. Manifiesto mi desacuerdo – respetuoso, por supuesto, pero no por ello menos categórico - como cristiano y como ciudadano. En primer lugar porque, desde un punto de vista teológico, la única cabeza del cuerpo místico de la Iglesia es Cristo, y nadie más. He confirmado estos datos consultando diversos textos y recurriendo al consejo de reputados te´plogos y eclesiólogos. Cualquier intento por asimilar la cabeza del cuerpo místico con alguna autoridad humana puntual y local no proviene de la tradición bíblica o paulina, sino de la teoría política medieval. Se suponía que la más elevada jerarquía eclesial poseía las dos espadas, la del poder temporal y la del poder espiritual, confiadas por el mismo Dios. De este modo, su palabra (sobre cualquier tema) era incuestionable. Sabemos que muchos conservadores sienten una profunda nostalgia por la baja edad media europea, evocada como modelo de cristiandad. No obstante, la teología contemporánea ha superado hace ya tiempo esa interpretación política de la reflexión paulina.

La creencia cristiana no exige guardar silencio frente a conductas o posiciones que nos resultan inaceptables por razones que podemos establecer con claridad. Desde pequeño se me enseñó en las aulas y desde el púlpito que la Iglesia valora la profecía, la disposición del hombre de fe a denunciar la injusticia allí donde se reconoce su presencia, sin temor a llamar las cosas por su nombre. Ese camino llevó a los profetas – y al propio Jesús – a confrontar a las autoridades políticas y religiosas de su tiempo; no olvidemos el severo juicio del Nazareno acerca del comportamiento de los fariseos, o su actitud ante Pilato. Aún el texto mencionado de 1 Corintios 12 evoca el enorme valor que tiene para la Iglesia la práctica profética. El silencio y la sumisión frente a las actitudes discutibles que asuma la autoridad parecen ir en contra del ethos judeocristiano, y enrarecen el ideal de imitatio christi que guía al creyente católico.

Pero podemos hacer una observación desde otro frente no menos importante. No olvidemos que habitamos una república, una comunidad de ciudadanos. Ser un ciudadano significa ser un agente racional independiente, titular de derechos que se fundan en la igualdad civil y la libertad. Ello implica la potestad de participar en los debates al interior de los espacios públicos sin restricciones externas. Desde el punto de vista del Estado democrático constitucional, los ciudadanos somos libres de plantear nuestras inquietudes y formular nuestros argumentos en torno a cuestiones morales y políticas sin que autoridad alguna nos obligue a guardar silencio (por principio, esta tesis no debería mortificar a los religiosos ortodoxos ¡Ningún dogma doctrinal está aquí en juego!). La preservación de la autonomía de una Universidad de calidad como la PUCP ante la amenaza de que sea intervenida y convertida en un clon de la Universidad de Piura – con temas prohibidos y libros proscritos – es un buen ejemplo. Defender la libertad académica y la autonomía de las instituciones es materia de una discusión ciudadana simétrica, sin oráculos ni censuras externas. Este es un principio liberal de larga data, que los falsos liberales de la prensa conservadora han desatendido sistemáticamente en el contexto de la discusión acerca de la PUCP. Asuntos de esta clase son importantes para nuestras vidas y tenemos algo que decir acerca de ellos. Tenemos derecho a criticar y transmitir nuestra opinión bajo la única condición de respetar las reglas racionales del diálogo. El único límite, evidentemente, lo constituye el derecho de otro ciudadano.

En un país como el nuestro, en donde las fronteras entre la religión, la moral y la política son opacas para mucha gente, quizá todo esto no resulta evidente. Por ello considero indispensable que ciudadanos y académicos tomemos en serio la tarea de discutir y precisar mejor el mapa de nuestros espacios sociales. Examinar lo que significa vivir en un Estado laico y participar de una sociedad plural. La autonomía de lo temporal y la independencia de lo político son ideas que están presentes explícitamente en nuestra Constitución, así como en los documentos del Concilio Vaticano II. Esto no está claro en una comunidad nacional que se define políticamente como una república pero que al mismo tiempo celebra anualmente un Te Deum o admite la imagen de que cuenta con “instituciones tutelares” que pueden eventualmente guiar su destino. Mientras tales costumbres y categorías imperen en nosotros no seremos completamente ciudadanos.

En nuestro medio, la secularización constituye un proyecto incompleto, pese a que su concreción resulta esencial para transitar efectivamente el camino republicano de la modernización cultural y política. Esto no equivale a marginar la religión de la vida, implica reconocer su lugar más allá de las fronteras de lo estrictamente cívico. Se acabaron los días en que se comprendía la relación entre Iglesia y sociedad como equivalente a la que existe entre alma y cuerpo (el propio Concilio ha rechazado esa interpretación arcaica). En una democracia cada uno de nosotros tiene derecho a ser un interlocutor válido – en igualdad de condiciones – en el contexto de la discusión moral y política. Repito lo dicho hace un tiempo: en esta clase de discusiones, la única autoridad que puede ser invocada con propiedad es la de la solidez de los argumentos. En esta perspectiva, las cartas inflamadas que invocan el silencio frente a los disensos y las apelaciones nostálgicas a la teología política medieval no tienen lugar.

1 comentario:

Raul dijo...

Rescato desde mi punto de vista del artículo: "¿CUÁN SECULARIZADOS ESTAMOS EN MATERIA ÉTICA Y POLÍTICA?" , la importancia que le debemos dar al uso de nuestro derecho de libre opinión, conferido por la razón y a razón de vivir en una república democrática y además por reconocernos soberanos.
Hace unos años tuve la amarga experiencia de vivir en carne propia una época estudiantil universitaria anterior a ésta que estoy empezando en la PUCP, entre los años 1,996 y 2,002 en la Universidad Nacional de Ucayali, en la ciudad de Pucallpa, donde un "rector" de esos años manejaba a su antojo el "derecho" de opinión de los estudiantes, y donde lamentablemente la represión ejercida por dicha intermitente "dictadura lectiva" acumulada desde muchos años anteriores a esos, terminó por llevar la sangre al río, dejando como saldo una ciudad paralizada, una universidad destrozada, un indeterminado número de estudiantes heridos, un muerto y la vivienda de dicho "rector" incendiada.
Como comprenderán (y disculparán) estas circunstancias casi análogas no hacen más que traer a mi mente recuerdos de hechos totalmente desagradables e imperdonables obrados por ambas partes en conflicto, pero irrefutablemente creados por la falta de "tolerancia" y “pluralidad”.
Termino pensado después de hacerles llegar ésta pequeña y ojalá ilustrativa referencia, que el curso de "la libertad" guarda estrecha relación con el de los lechos de los ríos y arroyos, y esto puede ser porque ellos siempre buscan su cauce de manera plural y natural.

Raúl Rosales Agüero - Alumno Plan Adulto 2007-I