domingo, 24 de julio de 2016

LA DECANA DE AMÉRICA EN UNA DIFÍCIL ENCRUCIJADA






Gonzalo Gamio Gehri

Hoy los docentes y estudiantes de la UNMSM elegirán a su nuevo Rector. Tendrán que optar entre una autoridad “pragmática”, promotora del léxico del emprendurismo, y un antiguo juez caracterizado por su cercanía al fujimorismo y notoriamente contrario a la agenda de los derechos humanos en el Perú. La división de la candidatura progresista fragmentó el voto y generó esta desalentadora situación. Como un fiel reflejo del país, su centro de estudios más emblemático en el escenario público ostenta una izquierda fracturada.

Más allá de las dificultades que afronta, la UNMSM es una institución académica sólida, que ha aportado decisivamente al desarrollo del saber y el ejercicio de la justicia en el Perú. Leo en un espacio virtual conservador que uno de sus redactores – quien es Decano en una universidad propiciada por el Decreto de los noventa, que convirtió la educación universitaria en una mercancía más – indica que la izquierda ha lesionado la UNMSM a la vez que habría arruinado la educación superior nacional en su totalidad. Curioso diagnóstico el suyo, a la vez que. paradójico: fustiga la educación impartida en la UNMSM, pero no cuestiona el extraño formato universitario del que el objetor participa, un esquema educativo reductivo que en casi veinte años de existencia no ha producido ningún resultado científico, filosófico, tecnológico o cultural de consideración. Es una realidad que en los Rankings internacionales, sólo la PUCP y UNMSM aparecen en la lista de las mejores universidades del mundo, no encontramos para nada alguna institución universitaria con espíritu de lucro. Ni sombra de alguna. Una universidad de calidad debe ser plural en lo académico y lo político, debe promover el debate entre las diversas ciencias, visiones del mundo y expresiones de sentido; si los columnistas libertarios o conservadores se lamentan de la  presencia relevante de intelectuales liberales - progresistas y de autores socialistas en el mundo académico, ellos deberían producir su propia obra e intervenir en la discusión filosófica y científica a partir de alguna contribución original 'de derechas' que permita pensar el país. Desde la publicación de El otro sendero no se ha discutido una obra con esas características.  

La UNMSM es un recinto dedicado a la investigación científica y artística. Me une a esa institución un vínculo de afecto. He participado de su vida académica en numerosas conferencias y algunos de sus profesores son grandes amigos míos. Es un espacio consagrado al intercambio de ideas. Comparto la preocupación de su comunidad, frente a las opciones de dirección que hoy se formulan. Muchos estudiantes y colegas contemplan con asombro cómo los candidatos de primera vuelta están pactando con sus contendores más cuestionados, yendo en contra de los principios que han asumido como estandarte en todo este tiempo. Una institución de tanta trascendencia histórica como la UNMSM  merece un compromiso más profundo con la libertad académica y con los ideales que han configurado nuestra comunidad política nacional. 

sábado, 23 de julio de 2016

ESTIGMATIZACIÓN Y DEBATE POLÍTICO. CUANDO HABLA EL PREJUICIO






Gonzalo Gamio Gehri



Hace ya tiempo que una facción importante de la autodenominada “clase dirigente” – personalidades asociadas a la actividad política, la prensa conservadora, la dirección de algunas instituciones sociales – ha deslizado la idea de que la acción de la izquierda constituye la causa fundamental de la crisis nacional en todas sus manifestaciones. No distingue, por supuesto, perspectivas al interior de los sectores progresistas en la política y en el ámbito del pensamiento, aunque se trate de visiones que guardan discrepancias significativas entre sí; para este discurso esquemático, no existen socialdemócratas, marxistas, cristianos progresistas, liberales sociales, socialistas. Para ellos todos son comunistas, disfrazados o manifiestos, extremistas dispuestos a usar la violencia en la medida en que se lea acertadamente “el curso de la historia”. Hace unos días la congresista Luz Salgado señaló que de un modo u otro el antifujimorismo acusa algún compromiso con el terrorismo de Sendero Luminoso y del MRTA, y que este grupo de ciudadanos no le perdonaría a los fujimoristas la derrota de la subversión. Se trataría de un grupo de personas a las que “no le gustó que le rompiéramos un proyecto político”. Lamentables e irresponsables declaraciones, basadas en el prejuicio. Otros políticos de su bancada han planteado aseveraciones similares en diversos medios (twitter incluido).

Sin duda, la extrema izquierda ha generado graves daños al Perú. El conflicto armado interno – propiciado por Sendero Luminoso y el MRTA, inflamados por la suscripción de ideologías fanáticas y destructivas - se llevó la vida de casi setenta mil peruanos. Hay que recordar que el terrorismo se enfrentó a la izquierda política, asesinando a muchos líderes de Izquierda Unida, el caso más conocido es el de María Elena Moyano. IU es la segunda fuerza política con más víctimas de  crímenes perpetrados por los grupos subversivos. El primero es el APRA. Catalogar a toda la izquierda como violentista y afín a la subversión no es sólo una acusación falsa, sino un agravio a las víctimas y mártires izquierdistas, muertos a manos del terrorismo, y a quienes se enfrentaron a aquellas organizaciones delictivas en lo ideológico y en el terreno de la acción, como Henry Pease, Alfonso Barrantes y muchísimos otros militantes de izquierda.

He sostenido reiteradamente en este blog que el Perú agradecería una derecha auténticamente liberal y una izquierda estrictamente democrática. Las izquierdas deben enfrentar una profunda revisión crítica de sus ideas fundamentales a la luz de lo ocurrido en la segunda mitad de los años ochenta en el mundo. Muchos grupos progresistas lo están haciendo. Considero que el pensamiento progresista debe suscribir en lo político los principios de la democracia liberal. En lo económico ha de reconocer los fundamentos de la economía de mercado, a la vez que asumir una visión multidimensional del desarrollo, en una perspectiva humanista que, por ejemplo, Martha C. Nussbaum y Amartya Sen, liberales de izquierda,  han discutido desde hace décadas. Desde que era un estudiante, la idea de que la historia tenía un curso lineal  conforme a leyes me resultaba insostenible. Una suposición dogmática conceptualmente inaceptable.

La izquierda se define por su heterogeneidad. Lo mismo puede decirse de la derecha, por supuesto. El aire de familia que articula a las izquierdas es la preocupación por la conexión entre la libertad individual y la justicia. La suposición de la prensa de extrema derecha de que la izquierda tiene un programa único virulento resulta obviamente absurdo. Generalmente, este prejuicio grotesco viene acompañado de una tesis de complot. Hace meses que – sólo por poner un ejemplo – Víctor Andrés Ponce  ha desarrollado una lectura conspirativa de la izquierda y en general del antifujimorismo. En sus artículos, dice que el antifujimorismo es el factor negativo de la política de la historia reciente; curiosamente, fue el antifujimorismo el que derrotó a Fuerza Popular en las últimas elecciones. Si Kuczynski hubiese escuchado sus consejos, es muy posible que hubiese perdido en las urnas. Hace tiempo que  el periodista caricaturiza a las izquierdas. Indica que, una vez derrotado el terrorismo, la izquierda sigue buscando asaltar el poder bajo una estrategia cultural, pero bajo el mismo esquema de fondo. Se trataría de un 'siniestro plan unitario'. “La universidad de Huamanga de los setenta fue reemplazada por un trabajo paciente e inteligente en los predios de la Universidad Católica mientras todos los cuadros del comité central bolchevique se lanzaban a organizar sus ONG, “organizaciones de la sociedad civil” y todo tipo de agrupamientos”, declara sin ofrecer justificación alguna de tamaña acusación. Resulta realmente ridículo afirmar algo así, de una manera tan ligera, y sin ningún trabajo de razonamiento que le sirva de sustento.  Se trata de una aseveración ofensiva – que revela una contundente ignorancia respecto de la educación impartida en la PUCP y sobre el concepto mismo de sociedad civil – que no resiste el menor escrutinio racional. Su artículo entero es tan extravagante y gaseoso, que parece que en este caso – en el que parece primar el bullying ideológico y mediático - la verdad resulta ser lo de menos.

La discusión de idearios y perspectivas es políticamente significativa. No obstante, ésta discusión precisa de razones. De lo contrario, permanecemos en el terreno de las etiquetas y de la vana caricatura. La política tiene una dimensión pedagógica que no debe desatender por ningún motivo.










viernes, 15 de julio de 2016

EL ENTIERRO DE LA RELIGIÓN





Gonzalo Gamio Gehri

El atentado perpetrado ayer en Niza ha cobrado ya 84 vidas inocentes, incluyendo mujeres y niños. El asesino, de origen tunecino, arrolló con un camión rentado a decenas de personas que celebraban el día de Francia – fecha de la toma de la Bastilla -, asociado con la proclamación de los ideales de libertad, igualdad y fraternidad como estandartes de la Revolución y la construcción de la República. Este acto terrorista no ha sido reivindicado por ninguna de las organizaciones delictivas conocidas, lo cual lleva a pensar que se trata de un atentado llevado a cabo por un criminal afín a alguno de estos grupos que actuaba por cuenta propia.

Estas personas y grupos actúan con el propósito de sembrar terror en occidente, “agudizar las contradicciones”, para usar las palabras a las que recurren a menudo diversos colectivos extremistas. Estos asesinatos buscan la eliminación de personas en países importantes del Atlántico Norte, así como empujar a la población francesa a la adhesión a la perspectiva del ultraconservadurismo francés, claramente xenófobo y contrario a la inmigración y al Islam. La idea es propiciar una confrontación radical con aquellos que denominan “los cruzados”.

Los grupos terroristas denigran el Islam, originalmente una religión de compasión. El integrismo entierra la religión, edificando en su lugar una ideología despiadada. Este envilecimiento de la fe no es exclusivo de los grupos extremistas musulmanes, pero hoy se trata del fenómeno más visible y virulento. Urge no sólo enfrentar con las armas a este tipo de organizaciones, sino solicitar que las comunidades islámicas del mundo denuncien las acciones de grupos criminales que promueven la muerte y la estigmatización de los seres humanos, prácticas que todo musulmán de buena voluntad debe rechazar. Sería saludable evitar que la extrema derecha europea consolide un discurso basado en el prejuicio contra el mundo islámico. Es preciso separar la creencia de estas actividades que la degradan. 





jueves, 30 de junio de 2016

EL VERSO Y EL ALMA







Gonzalo Gamio Gehri

A veces, escribir poesía es una necesidad humana vital; de cuando en cuando los poetas claman al cielo y proclaman que la expresión es como la satisfacción de la sed. Las palabras se agolpan en el pecho, pugnando por salir, atropelladas. Enrique de Ofterdingen es el desarrollo de la búsqueda del poeta de su propia poesía, el acceso al vocabulario que hará resonar las cosas – el universo, el amor, la pérdida – de manera radicalmente nueva. En circunstancias de agudo trance, necesitamos imágenes que retraten reveladoramente lo que afrontamos. Neruda expresa sus heridas – la ausencia de la amada – al lado de la necesidad de un verso que ponga bajo la luz las palpitaciones de su sufrimiento:


“Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella. 
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío”.


Es el recordado Poema 20 . La caída del rocío es ineludible, inevitable, tanto como el alma reclama para sí el verso que desvele su sentir. La poesía cae sobre el alma y al revelarse transparenta cada una de sus fibras, no deja nada oculto en sus profundidades oscuras. Las palabras genuinas nos acercan a lo que de veras amamos. Muestran quiénes somos en realidad, hacen explícita la dirección de nuestras vidas. En Enrique de Ofterdingen Novalis sugiere que el poeta ingresa en su interior en pos de creación como los mineros se adentran en las entrañas de la tierra en busca de oro y piedras preciosas. La imagen novaliana es genial. Los versos son extraños productos humanos que des-cubren el alma, sus pensamientos, y también sus emociones más recónditas y poderosas. Sus expresiones nos permiten contemplar las cosas como si las miráramos por primera vez.








miércoles, 29 de junio de 2016

CHARLES TAYLOR Y EL CONCEPTO DE SECULARIDAD. UNA NOTA



Gonzalo Gamio Gehri

§ Aquí un esquema breve sobre el concepto de lo secular esbozado por Charles Taylor en el libro A Secular Age (2007). Se trata de una obra relevante para entender la relación entre la sociedad democrática y la religión.
§ Existen tres dimensiones de la secularización, que Taylor examina y discute:
§1)  Alude al proceso según el cual el Estado se desconecta de la religión y de una imagen de lo trascendente / sobrenatural. Lo religioso se sitúa fuera de lo público-estatal.
§2) El aparente declive de las creencias y las prácticas religiosas en la sociedad moderna.
§3) Evoca el proceso según el cual la fe deja de ser incuestionable y se convierte en una opción de sentido. Cambio de localización de la sede de sentido.
A menudo, se ha definido lo secular sólo en el sentido segundo. El autor enfoca su trabajo en los tres, pero especialmente en el tercer sentido.

lunes, 27 de junio de 2016

NERUDA: SONETO LXV Y SENTIDO DE NOSTALGIA







Gonzalo Gamio Gehri

Neruda es un escritor extraordinario. El sentido de la ausencia lo percibe y lo transmite en palabras como nadie antes que él. Sus imágenes cotidianas retratan con simplicidad y lucidez la nostalgia y el dolor de la pérdida, episódica o permanente. Dos formas de dolor que el poeta distingue pero - que  a su vez - padece.

No estés lejos de mí un solo día, porque cómo, 
porque, no sé decirlo, es largo el día, 
y te estaré esperando como en las estaciones 
cuando en alguna parte se durmieron los trenes”. 

”Es largo el día” podría ser una metáfora de la vida entera.

Podría ser una espera infinita, desgarradora, como la de las suplicantes que aguardan a Atenea. O es quizá el plazo que parece no cumplirse el que se percibe como eterno. Como la del muchacho que vela las armas a la espera del Alba.

“Ay que no se quebrante tu silueta en la arena, 

ay que no vuelen tus párpados en la ausencia: 

no te vayas por un minuto, bienamada, 



porque en ese minuto te habrás ido tan lejos 

que yo cruzaré toda la tierra preguntando 

si volverás o si me dejarás muriendo”.

El poeta hace que el amor sea como una experiencia de lo divino, en la que los periodos de ausencia producen verdadera agonía. “Que yo cruzaré toda la tierra preguntando si volverás o si me dejarás muriendo”, es un verso de veras intenso. Inclusive recuerda a esos caballeros de los mitos corteses que alguna vez atravesaron bosques y enfrentaron al enemigo en nombre de la amada. 





lunes, 20 de junio de 2016

LAS VISCISITUDES DE LA VIDA







Gonzalo Gamio Gehri

Lo he dicho varias veces, me interesan las películas  - y en general las historias – en las que las contingencias de la vida desafían las acciones, los anhelos y los pensamientos de los individuos. Ayer ví fortuitamente Love, Rosie (2014) Basada en el libro de Cecilia Ahern Donde termina el Arco Iris (2994). Más allá de la calidad de la película – que me ha parecido aceptable – me conmovió la trama, me llevó a pensar con detenimiento los conflictos de la vida. Alex y Rosie son, la mayor parte de sus vidas, los mejores amigos; ambos guardan dentro de sí un profundo amor por el otro. Sin embargo, la vida los zarandea con singular saña. Viven en el Reino Unido, pero una beca en Harvard lleva a Alex a un mundo completamente diferente, conociendo a otras personas y siguiendo otros proyectos. Ella se convierte en madre y la vida la lleva por otros rumbos. Pero con el paso de los años los sucesivos encuentros logran que los sentimientos recíprocos no lleguen a diluirse del todo. Las decisiones que toman (y las ausencias que provocan) dejan una profunda huella en ambos.

La película nos recuerda – una y otra vez – la importancia de cuidar el bien de las personas que cuentan en la vida, aquellas que echas en falta en situaciones difíciles o aquellas con las que quieres compartir (y comunicar en primera instancia) tus victorias en la vida, así como manifestar tus fracasos y pesares. Para Aristóteles, eso es estríctamente la philía, cuidar el bien de las personas que te importan. Cuidar la philía es un verdadero desafío, complicado, porque es un desafío vulnerable a las vicisitudes de la vida, así como evidentemente frágil frente a la incomprensión, la ira y el dolor de los propios individuos. 

Pero el carácter y el juicio de las personas son frágiles. Alex y Rosie se alejan el uno del otro, el tiempo y la distancia conspiran contra el vínculo que tienen (y valoran). Pierden seres queridos, cometen errores el uno con el otro, se ausentan en momentos en los que su presencia resulta verdaderamente esencial. Se hieren mutuamente. Curiosamente, la misteriosa tyché echa sus cartas y esa distancia no termina de cuajar. La agonía de la ausencia no tiene la última palabra. La historia recuerda a One day (2011) y a Flipped (2009). La trama tiene la virtud de mostrar la vulnerabilidad de la vida de las personas, así como la delicadeza y el  cuidado que requieren los lazos de genuino afecto entre los seres humanos.