martes, 23 de septiembre de 2008

REFLEXIONES PERSONALES SOBRE MARX Y EL MARXISMO






CONSIDERACIONES CRÍTICAS


Gonzalo Gamio Gehri

Siempre admiré la pluma osada de Kart Marx, su implacable espíritu crítico y su interés por conectar los temas políticos con los de la cultura y la economía. Su compleja descripción crítica del ‘trabajo enajenado’ en los Manuscritos económico-filosóficos de 1844. Su denuncia del sistema laboral deshumanizante en las fábricas de la Europa del siglo XIX, en la que los obreros – incluidos muchos niños – eran encadenados a las máquinas, y morían contaminados por el humo del carbón (Charles Dickens desarrolla una perspectiva crítica similar desde la literatura). Su esperanza por la llegada de un día en la que todos los hombres pudieran repartir simétricamente el tiempo dedicado al trabajo, al ocio, y a la actividad intelectual y espiritual. Su corrosivo escepticismo frente a los activistas que querían convertir su filosofía en una doctrina, en una caricatura (al punto que uno puede sostener sin problemas que Marx no era "marxista"). Siempre me quedé con el joven Marx, el más hegeliano, el más humanista.

Pero nunca me consideré un discípulo de Marx, y mucho menos un marxista. Leí con interés su obra – algo que muchos de sus críticos, y no pocos marxistas no han hecho -, y siempre abrigué la fundada esperanza de que muchas de sus observaciones sobre la cultura y sobre la filosofía podían ser contestadas desde Aristóteles y Hegel. Consideraba, y considero, que su “materialismo” podía ser cuestionado tomando como eje las primeras figuras de la Fenomenología del espíritu. Pensaba que constituye una contradicción fundar el conocimiento histórico en la observación de los 'hechos' – “lo que los hombres hacen” – y postular simultáneamente una concepción “dialéctica” de la historia. Que la categoría “conciencia de clase” era desmedidamente reductiva, y que la dicotomía estructura económica / superestructura ideológica transmitía la idea errónea de que los fenómenos culturales, morales y políticos no tenían vida propia, y constituían efectos de las relaciones económicas. Que la religión era un mero anestésico social, y que el ‘proletariado’ era un sujeto epistemológico privilegiado. En todo esto encontraba convicciones conceptualmente cuestionables. Por supuesto, explicar en detalle estos cuestionamientos requiere de mayor espacio del que dispongo aquí. Sin embargo, me esforcé siempre en conectar mis críticas con una lectura atenta de los textos. Lo que resulta patético es que muchos activistas que rinden culto a la personalidad de Marx y muchos de los "censores" que lo tratan como el gestor de los mayores males no conocen sus escritos. No se puede cuestionar un punto de vista sin conocimiento de causa. Esta es una regla fundamental de la vida intelectual. El debate sobre Marx y el marxismo no debe convertirse un duelo de ignorantes que confrontan sus fobias y sus slogans.

Tampoco compartía la tesis de la necesidad de una ‘salida revolucionaria’ para los problemas estructurales de la sociedad. Siempre he considerado que la violencia es antipolítica - e inaceptable desde un punto de vista moral -, como método para el cambio social. Siempre consideré que los cambios sociales y políticos debían ser fruto de reformas y consensos, y que una perspectiva progresista debía promover la inclusión de todos los ciudadanos en el espacio de las deliberaciones y decisiones públicas. No es casualidad que postmarxistas como Habermas, Fraser y Zizek hayan rechazado el determinismo económico, la pretensión de conocer la "racionalidad del curso de la historia" y la tolerancia frente a la violencia de Marx, y hayan denunciado el dogmatismo de las versiones leninista, estalinista y maoísta del marxismo. De hecho, se quedaban con una reinterpretación crítica de Marx, y rechazaban el marxismo. Las ideologías que exigen una militancia que tiende a ser irreflexiva está reñidas con la filosofía y el pensamiento crítico. Yo siempre preferí al joven Hegel - aunque aprecié muchísimo la lectura crítica de Marx -, y consideré que el pensamiento izquierdista debía trascender incluso a Marx. No se trataba solamente de procesar los sucesos de 1989: era necesario rexaminar y reformular radicalmente los cimientos ético-políticos del imaginario progresista. Eso me llevó al liberalismo de izquierda: a Sen, a Walzer, a Rawls y también a Nussbaum.

Muchas de las críticas del joven Marx – el de los Manuscritos económico-filosóficos - a los desarrollos del capitalismo son de utilidad para comprender los niveles de inhumanidad de una concepción económica divorciada de la moral y la política: pueden ser reinterpretadas en una perspectiva humanista. En mi modesta opinión, allí encontraremos parte del legado de Marx. Es probable que no era eso lo que el tenía en mente cuando pensaba en el efecto futuro de su pensamiento. Debemos rechazar firmemente su invocación a una revolución violenta (concebida como un "imperativo categórico" según uno de sus escritos tempranos), su propuesta para una sociedad futura, su epistemología - pues las anima una impronta que podríamos considerar totalitaria -, pero saber apreciar su energía crítica. El pathos de una revolución en el sentido de Marx no cabe en el contexto de la cultura moderna de los Derechos Humanos. No obstante, esa energía intelectual sí podría tener un espacio en una sociedad democrática.

39 comentarios:

Paolo dijo...

Estimado Gonzalo,

Es cierto que existen muchos críticos infundados de la obra de Marx, se le ha comvertido en casi un demonio. Yo creo que Marx no debe ser descontextualizado, escribio en un espacio geográfico y temporal muy diferente al actual; y sus ideas sobre la deshumanización del trabajo son -creo yo- hasta ahora válidas, claro que con matices.
Entre el modelo Ford y la automatización del oficinista contemporáneo hay diferencias notables.
Así como mencionas a Dickens, Chaplin tambien abordó a su manera esta crítica.

Ahora bien, sobre su idea de la violencia como medio, tienes mucha razón al anotar que esta conducta es antipólitica. Creo que ahi se basó el concepto de "Conflicto armado interno" utilizado por la CVR antes que el de "Violencia política" Ya que la guerra o un conflicto es justamente la ausencia de la política como tal.

Tambien considero que asumir una militancia es etiquetarse, y creo que el ser humano no puede vivir bajo una etiqueta.

Yo crecí en Cusco -ciudad que se ha tildado de "roja"-, en una familia de tendencias dividas por parte del lado paterno y materno. Así en estas discuciones descubrí lo que llamaban el "liberalismo político" cuyas ideas considero de sumo provecho para estos tiempos. Luego en el curso de Elementos de Ciencia Política ví un poco más de este liberalismo de izquierda.
Aunque admito que aun no he profundizado mucho, veo que acá puedo encontrar más información sobre autores.

Un post muy interesante, sin lugar a dudas.

Saludos
Paolo

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Paolo:

Muchas gracias por tus generosos comentarios. Yo también creo que es preciso conocer a Marx si uno aspira a criticarlo. Me hace gracia que ciertos trolls lo ninguneen y rechacen sin haberlo leído, siquiera como un "clásico" de la filosofía social (como Hobbes, Kant o Tomás de Aquino).

Coincido contigo en la valoración de un liberalismo de izquierda. Será un gusto dialogar sobre este y otros temas.

Saludos,
Gonzalo.

Carlos Eduardo Pérez Crespo dijo...

Estimado Gonzalo,

Cuando Marx plantea que el Estado "ES" violencia lo dice porque reproduce una condición de explotación; por lo cual una revolución social y política se haría necesaria para cambiar dicha estructura.

Si un dictador quisiera perpetuarse en el poder, o una potencia nos coloniza, o se asesina a inocentes sin razón, dudo mucho que la respuesta violenta a esto NO tenga un carácter político (¿sino qué serían las guerras de descolonización?). En este sentido, Sendero Luminoso, por ejemplo, fue un partido político.

La violencia es antiliberal, mas no antipolítica.

Saludos,

Carlos P.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Carlos:

El asunto es que diferimos en lo que respecta al significado de lo político. Si es una 'techné, esta concepción conduce a tu punto de vista; si es 'práxis' - en el sentido clásico' entonces la violencia es antipolítica.

Tampoco comparto la visión de estructura / superestructura que preside tu razonamiento en el primer párrafo.

Saludos,
Gonzalo.

Emily dijo...

Gonzalo!

Es un bonito post; creo que refleja tus convicciones.

Estoy de acuerdo con Paolo cuando dice que Marx no debe ser descontextualizado. Puedo imaginar a Marx tratando de construir una medida radical para cambiar la terrible situacion de la clase trabajadora. Era su deseo desenfrenado de cambiar las cosas.

Ahora, de repente si Marx viviese en este momento, apelaria a la no-violencia, no lo se; no obstante, estoy segura que de igual manera buscaria una forma de cambiar la situacion actual.

Lo que me encanta de Marx, ya sea el Marx del siglo XIX o ese Marx que imagino actualmente, es lo que tu dijiste: esa energia intelectual. Esa energia que es tan admirable y necesaria para cambiar el mundo.

Nos vemos el viernes en clase!
Un abrazo,
Emily.

P.D: Y no, no soy marxista.

[tildes omitidas]

WAAA dijo...

AJJ escribí un comentario larguísimo para que luego apretara suprimir de casualidad :'(..WAAAAAAAA.

Oiga señor Paolo, el concflicto está en la relación capital/ trabajo. En como se genera la ganancia. El obrero y el capitalista pueden tener una relación inclusive de amigos del alma, pero para que se genere esa ganancia Marx se pregunta...y ¿cómo se genera? Ahí da la respuesta del plusvalor. Con lo que hablas de la deshumanización, Hmm a Marx no le importa mucho la intensidad con la que se den los hechos, sino porqué es que se dan, y eso va mas allá de que ahora se emplee un modelo fordista o un modelo japonés en el que el empleado se siente de la PM con su accionista.

Bueno, no se si te interesa lo que estoy diciendo, así que lo dejo ahí no más.

Por otro lado,
Gonzalo, Rochabrún tiene una visión interesante sobre Marx. Él muestra de que eso de que la estructura determina la superestructura no es tan cierta, pues auqneu en algunas partes Marx dice textualmente que las determina, en otras partes dice lo contrario. Si te interesa te paso la info con libro y numero de pagina, pero entiendo de que eso no es lo central de tu post y de tu interés.

Gonzalo Gamio dijo...

Emily:

Gracias por tu mensaje. Creo que es difícil saber qué postura asumiría Marx hoy. Me gustaría profundizar el paralelo entre su trabajo y el de Dickens.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Waaa:

En "La ideología alemana" y otros textos Marx es enfático en lo de la estructura. Me gustaría conocer la posición de Rochabrún.

Saludos,
Gonzalo.

Emily dijo...

Para Waaa:

Creo que Paolo se referia, cuando habla de la deshumanizacion, al "trabajo enajenado". Marx se enfoca en ello.

Emily.

Anónimo dijo...

¿Qué queda de Marx entonces? Según el profesor Gamio, Marx es muy valioso pero hay que quitarle... casi todo.

Es como decir, me considero católico, pero no le creo al Papa ni a la iglesia.

O como los EEUU: soy demócrata, pero no sigo los compromisos internacionales.

La izquierda en este país está muerta por la pusilanimería.

Anónimo dijo...

Muy buen post y necesario tambien por todos los comentarios de los post anteriores. Creo que esto es una muy buena respuesta para los que critican a la CVR desde ese lado:

"Lo que resulta patético es que muchos activistas que rinden culto a la personalidad de Marx y muchos de los "censores" que lo tratan como el gestor de los mayores males no conocen sus escritos. No se puede cuestionar un punto de vista sin conocimiento de causa. Esta es una regla fundamental de la vida intelectual."

Sería bueno que conozcas la postura de Rochabrún... muchos me han dicho que es uno de los mejores especialistas en "El capital" que hay en nuestro país.

Una vez más te felicito, siempre resaltando los aportes a las ciencias sociales que Marx realizó desde sus escritos.

Saludos

Gonzalo Gamio dijo...

Anónimo de las 13:28:

Muchas gracias por tu generoso mensaje. Voy a revisar el libro de Rochabrún.


Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Anónimo de las 11:39:

La virulencia de tu comentario es innecesaria. He dicho que Marx aporta mucho al pensamiento social: incorporó el tema de la dominación y la cosificación del hombre, destacó la conexión entre cultura, política y economía, le dió un giro a la crítica social. Sus errores fueron valiosos, nos enseñaron a prevenirlos.

Tu ejemplo del católico y del demócrata revela que para tí - hasta donde se ve - el marxismo es una especie de "credo devocional". No comparto esa tesis.

Lo de la "la pusilanimería" te lo has podido guardar: no contribuye a la discusión, sólo destaca tu dogmatismo. Donde tu ves pusilanimería yo veo disposición a la autocrítica y un esfuerzo por pensar la justicia desde derroteros más razonables.

anónimo 13:28 dijo...

¿Por qué no permites que tus lectores escriban sin tu intervención?

Propiciarías un ambiente democrático y no censurador.

Anónimo de las 13:28

anónimo de las 11: 39 dijo...

¿Por qué no permites que tus lectores escriban directamente sin tu mediación?

Sería un gesto democrático de tu parte y eliminarías la censura.

El espacio de tu blog es exceltente para discutir con diversas personas. Quizá no tengas que tener siempre la última palabra.

Anónimo de las 11:39

Gonzalo Gamio dijo...

Yo nunca he censurado un comentario, a menos que contenga explícitamente insultos.

¿Te refieres a que no intervenga o conteste los comentarios? Podría ser, pero había que consultarlo con los lectores.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Lo de la mediación es para prevenoir el lenguaje ofensivo y a los trolls (algunos excesivamente intolerantes).

Saludos,
Gonzalo.

Waaaaaaaaa dijo...

Gonzalo, espero que para la noche te pase la info que prometí. No contaba con el libro a la mano (ahora ya cuento con él) y solo recordaba las clases de Rocha y mis apuntes.

Espero comentar en la noche.

¿Creo que Alfredo se ha deprimido? xD. Ya me había acostumbrado a su presencia incómoda jajaja.

Waaaaaaa dijo...

Ah... y de verdad que prefiero que los comments en específico de este blog, pasen por un filtro. Desde hace ya un buen tiempo me ahorras la molestia de amargarme con comentarios groseros.

Hector Naupari dijo...

Lo que revelan los posts anteriores es que muy pocas las personas se toman el trabajo de leer lo que Marx ha escrito y confrontarlo con su epoca y sus criticos.
Quienes sostienen que Marx no debe ser descontextualizado no saben que, en su tiempo, Marx vivio mucho tiempo de la caridad, sus predicciones resultaron erroneas (el concepto de la miseria creciente del proletariado y que el socialismo se iniciaria en Inglaterra son dos botones de muestra), sus escritos fueron ignorados por los criticos de la epoca y la mayoria de sus libros permanecieron ineditos. Hacia el fin de su vida, le dijo a su heredero politico, Paul Lafargue: "de lo que estoy seguro es que yo mismo, no soy marxista".
Se escribio que hoy Marx apelaria posiblemente a la no violencia. Eso revela cuanto NO se le ha leido. Marx denuncio a socialistas como Moises Hess quienes hacian un llamado al sentido de la compasion y de la moral de todos los hombres de buena voluntad (la no violencia de la que se habla con entusiasmo). Les llamo "sentimentalistas, reaccionarios y, objetivamente hablando, agentes de la clase capitalista".
Es ademas, ironico que sea una joven mujer la que se muestre "encantada" por Marx, cuando este sostuvo sus Manuscritos Economicos y Filosoficos de 1884 (inedita duramente muchos años) que la mujer, en la dictadura del proletariado en su fase comunista, se convertiria en una pieza de la propiedad comunal, y pasaria del matrimonio a la prostitucion general.
Para quienes creen que sus ideas economicas son validas, les sugiero, para empezar, revisar "Valor y precio de produccion" y "Capital e interes" de Bohm Bawerk. Alli se revela claramente que, al ser refutado por la evidencia estadistica EN EL TIEMPO en que Marx escribio Das Kapital, Marx soluciono el problema de datos estadisticos inconvenientes de una forma netamente marxista: eliminando la evidencia. Por eso los dos ultimos tomos de Das Kapital fueron publicados luego de la muerte de Marx. Pienso, Gonzalo, que esa deshonestidad intelectual no es el tipo de energia que quieres destacar.
En todo caso, insisto nuevamente en que se deberia hacer un debate claro entre quienes efectivamente han leido a Marx y lo que han confrontado con sus criticos.
Y sostengo que no hay ningun fundamentalismo de mi parte en ello. Es solamente confrontar sus conclusiones y predicciones con la realidad, la de su tiempo y la actual.
Atentamente
Hector

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Héctor:

La frase: "de lo que estoy seguro es que yo mismo, no soy marxista" es cierta, pero alude al rechazo filosófico de Marx a los "marxistas".

Si dejas la cita de los Manuscritos (son de 1844, no de 1884), te lo agradeceré. Los he leído, y no recuerdo ninguna alusión a la prostitución.

Lo de la dictadura del proletariado es posterior a 1844.

Envíanos lo de los datos estadísticos y El Capital. De ser cierto, sí se trataría de una actitud deshonesta.

Como señalé en el post hay una serie de argumentos sobre la enajenación del trabajo (1844) que me parecen destacables y agudoos (y convergen con otros críticos). Sobre el Marx "materialista", creo haber indicado lo que me resulta cuestionable.

Saludos,
Gonzalo.

Alfredo P. dijo...

vaya! uno se retira un tiempo por andar metido en el trabajo y hay un relanzamiento de la Comisión de Limpieza del Marxismo y el Maoísmo, al parecer la labor de limpieza realizada por la CVR no fue suficiente y ahora los nostálgicos de la izquierda buscan retomar su vigencia.
El marxismo en lo político ha sido -de lejos- la ideología con mayor cantidad de cadáveres en su haber; algo que parecen obviar los nostálgicos.

"¿Creo que Alfredo se ha deprimido? xD. Ya me había acostumbrado a su presencia incómoda jajaja."

Amiguito, yo tengo un trabajo y una vida como para andar metido en la computadora, pero no se preocupen: el zurdaje no se librará de mí fácilmente.

Hasta luego camaradas!, creo que es cuestión de tiempo para el post en donde se ponga como ejemplo la "energía intelectual" de Pol Pot y de Abimael Guzmán

Gonzalo Gamio dijo...

Alfredo:

Cuando pienso en los ignorantes que alaban o rechazan el marxismo sin leer a Marx, tú eres uno de los ejemplos más nítidos. Es lo que has hecho con el IF CVR. Yo critico duramente a Marx, pero sí he leído sus escritos con detenimiento. O no has leído mi post, o no lo has entendido (lo cual no me sorprende). Ya lo he dicho, eres un troll. Uno que busca confundir a las personas infundiendo prejuicios ridículos. Es una verguenza.

Tu ignorancia y tu insolencia son un mal ejemplo para la gente. Si no tienes nada constructivio que decir, mejor dedícate a tus asuntos.

Anónimo dijo...

Vamos que la derecha en su historia política tampoco tiene las manos sin sangre. ¿Qué diferencia ética hay entre un genocida como Guzmán o Pol Pot y un dizque consultor de un banco de inversiones que impone programas que no han sacado al tercer mundo de la pobreza en 25 años?

valdivieso&necochea dijo...

Gonzalo:

Hay algo que es muy cierto, y en alguna parte de tu texto lo mencionas. Marx no debería ser considerado marxista. Y ahí hay un problema cuando se realizan críticas:

Cuando uno realiza una crítica sobre el marxismo, y no conoce del tema, creo que todo esto es "culpa" de Marx. y ahí hay un error gravísimo cuando queremos hablar sobre el tema.

Yo en lo personal, no he leido toda la obra de Marx, sin embargo, mi posicion es abiertamente opuesta al marxismo.

Primero, en los libros de Marx, no he encontrado lo que profesan los famosos marxistas en su totalidad. Yo siento que el marxismo es una aplicacion tergiversada de lo planteado por Marx.

Segundo, la tergiversacion de cualquier teoria es dable cuando debe ser aplicada, ahora, el marxismo que conosco actualmente, en muchos casos, es profesado por personas que no han dedicado nisiquiera un tiempo lo suficientemente coherente para leer las obras de Marx, sino se basan en tradiciones orales de lo que es el marxismo, o en el peor de los casos leen "MARX PARA PRINCIPIANTES" por así decirlo.

Yo creo que tienes mucha razon al criticar que los criticos de marx no saben dónde se meten, y lo ningunean. Sin embargo, creo que es aceptable criticar el marxismo si es como te lo planteo lineas arriba.

Yo no podría criticar a Marx, pero creo que, moralmente cualquier persona está en la condicion de criticar a un Marxista que se muestra cerrado al dialogo (que es lo que pasa con muchos) y tienen ideas violentas del cambio.

Esa es mi humilde opinion y seguramente podré explayarme más cuando termine de leer a Marx.

Saludos.

Troll democrático dijo...

Gonzalo, dos puntos:


1-. Leer a un autor no garantiza mucho en la interpretación. Si no me crees, mira la Biblia: no hay fanático que no la haya leído y, sin embargo, abundan las interpretaciones.
Como soy derrideano, no diré "las malas interpretaciones" (adjetivo que quizá a ti sí te guste usar).

2-. ¿Es un mérito leer a Marx? ¿Se necesita una inteligencia especial? ¿O sólo tiempo?

El nivel de lecto-escritura en el Perú es tan mísero, que ahora resulta una virtud leer a un autor.

¿Ese es el nivel?

Anónimo de las 11:15
Troll a mucha honra

Gonzalo Gamio dijo...

Creo que si uno va a hablar de Marx tiene que leerlo. Eso vale para cualquier autor o texto. Sí, los fundamentalistas suelen leer la Biblia como quieren, pero sería patético hablar de la Biblia sin haber visto ni siquiera la contratapa.

No entiendo qué es lo que quieren decir ¿Es válido para tí pronunciarse sobre algo que se desconoce completamente?

Creo que no sabes lo que es un troll. Un troll virtual es alguien que interviene sólo para denigrar el diálogo con insultos o insinuaciones ofensivas y que suele ampararse en el anonimato o disfrazarse.

¿Eres un troll?

Saludos,
Gonzalo.

valdivieso&necochea dijo...

Gonzalo:

primero, no conosco al troll democrático. Y tampoco comparto su idea de ser totalmente agresivo
y prepotente con la postura que uno pueda tener sobre un autor, corriente u obra, o siendo más general,
de cualquier tema del que se pudiese hablar. Más que democrático señor troll, eso me parece arcaico.

Por otro lado, no creo que hacer una crítica al marxismo -que es lo que yo veo en San Marcos y creo no debí generalizarlo-
implique necesariamente estudiar a Marx a profundidad. Mientras más estudio a Marx, me doy cuenta que ellos realmente
no tienen fundamentos de los libros de Marx, sino pasiones del momento y del recuerdo
porque creo que ellos necesitan sentirse emblematicos reconstruyendo a los alumnos "democráticos" de los 80's

Desde ese punto puedo entender que no es necesario leer a todo Marx, pero si leer algunas de sus obras.

Por otro lado, en lo personal, no te considero Marxista. Defiendo esa idea porque tú si eres más abierto al dialogo
y puedes hacer uso de otros autores que no necesariamente se los metió al mismo saco que Marx. por otro lado, como me dijiste
en un comentario anterior. El querer volver al marxismo hegemonico no es saludable.

Sí me molesta un poco la actitud prepotente y cerrada de los que se hacen llamar Marxistas, y no pueden ver
más que a Marx como icono a seguir. Tú mismo mencionas que la violencia es antipolitica y estás en contra de ello.
Un marxista, como los que conosco, se ciñen a lo dicho por Marx, y no tienen la más mínima intencion para criticar su obra.

Sin embargo, defiendo mi postura, al decir que ese tipo de marxismo -no generalizo- debe ser condenable.
El motivo es porque los actores de esa postura son irracionales (por no usar la razon y crítica).

Por último, sí, tienes razon: el señor anónimo es un troll.

Porsiacaso, mi nombre es Cesar Valdivieso.

valdivieso&necochea dijo...

fe de errata

"Cuando uno realiza una crítica sobre el marxismo, y no conoce del tema, creo que todo esto es "culpa" de Marx. y ahí hay un error gravísimo cuando queremos hablar sobre el tema."

no es CREO es CREE.

Troll democrático dijo...

Pues, Gonzalo, tengo todo el derecho a ejercer mi trollismo. ¿O no?

Gonzalo Gamio dijo...

Bueno, si no te interesa argumentar y dialogar, creo que este no es el mejor espacio para ejercer el trollismo. ¿No?


Saludos,
Gonzalo.

valdivieso&necochea dijo...

Gonzalo:

disculpa, quiero hacerte una pregunta al respecto del "trollismo" que se expresa aquí:

hasta qué punto uno es libre de tener libertad de expresión en un espacio donde al publico en general y a los moderadores les parece inoportuno?
En un comentario mencionas que publicas sus comentarios para que no se diga que le han privado su libertad de expresion y te critiquen.

Pero hasta qué punto se tiene que aguantar ello?
No soy de aguantar "muchas pulgas" y creo que mucha gente que entra a tu blogger entra a culturizarse a hablar de temas que son de interés. Y ese señor ya se pasa.

Por eso vuelvo a preguntarte: hasta qué punto tenemos, en general, que sentirnos incomodos con comentarios que llegan incluso a ser ofensivos por dar libertad de expresion?

Si pudieses hacer un articulo sobre la libertad de expresion, por cierto, sería genial. Y si ya lo tienes pues, tendré que buscarlo. NO he revisado aun todos tus post porque reviso tu blogger desde mi trabajo, y no tengo mucho tiempo =)

Saludos.

Gonzalo Gamio dijo...

valdivieso&necochea:

Creo que el troll democrático no nos hostiga realmente - a diferencia de Alfredo P. y de algún otro fundamentalista -. Creo que no se debe aceoptar el lenguaje ofensivo y la distorsión del diálogo.

Muchas gracias por tu mensaje.

Saludos,
Gonzalo.

Troll democrático dijo...

El espacio de Gonzalo también es celebrado por mí. Cualquier otro blog, por intolerancia, habría suprimido mis comentarios. Pero hasta la fecha Gonzalo no me ha censurado.

¿Por qué?

Porque actuar censurando aquello que no es de nuestro agrado es típico del fundamentalismo.

Podrá parecer (y ser) superficial lo que escriba, pero en una democracia inteligente nadie puede asumir el rol del Gran Hermano que cuide a sus ovejas.

De modo que, señor César Valdiviezo, busque en otro lugar la secta que lo despersonalise.

Atentamente,

Troll democrático

Gonzalo Gamio dijo...

Troll democrático:

Creo que es innecesario cargar las tintas y propiciar un enfrentamiento. Se trata de una diferencia de matices y de opiniones, que hay que valorar. ambos son bienvenidos a mi blog.

Saludos,
Gonzalo.

Anónimo dijo...

gonzalo: He leído algo de Marx y a algunos "marxistas". No creo que sea homogenea, siempre hubieron muchos marxismos, lastimosamente desde los años 30 del siglo pasado se impuso el marxismo de "estirpe sovietica", bastante determinista. Por otro lado, cuando una "corriente Teórica" pretende ,y lo hace, hacerse concepción del mundo y "masificarse" nunca permanece "intacta". El "socialismo es fé" (mariátegui) además de ciencia, eso no quita la responsabilidad de los teóricos.
Además, el tema de la violencia como elemento de la revolución se ciñe a un análisis histórico: las clases (o grupos) dominantes no "renuncian", no lo hicieron antes (revoluciones liberales o buerguesas)a sus beneficios (productos dela explotacion) de manera caritativa o consensuada. Y el mundo de hoy es tan violento y desigual que el de la época de Marx.

Gonzalo Gamio dijo...

Anónimo:

Las razones que presentas confirman mi impresión de que hay que abandonar el marxismo (por su deficiente concepción de ciencia, su teoría económica, su violentismo). Las lecciones de 1989 hay que procesarlas.

El pensamiento progresista debe transitar otras vías.

saludos,
Gonzalo.

Christian dijo...

Creo que Marx aun tiene mucho que decir en varios campos, incluyendo el de la economía, un ejemplo son las interpretaciones marxistas de la actual crisis financiera y económica. Para quien le interese ahí va un enlace a un artículo que de un académico mexicano que utiliza categorías marxistas para analizar el escenario económico actual:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=74485

Saludos,
Christian

jose zevallos vera dijo...

estimado gonzalo gamio

saludos. he oido mucho acerca de el jesuita BERNARDO HAOUR como especialista sobre marx. tienes alguna referencia sobre el pensamiento de este profesor? que tal es su estudio sobre marx?.
gracias.