viernes, 26 de diciembre de 2008

“VIDAS PARALELAS”: CERO EN AUTOCRÍTICA




Gonzalo Gamio Gehri


Hace tiempo que quería comentar esta película, y ahora que ha pasado un tiempo, creo que es posible hacerlo con mayor rigor. Vidas Paralelas de Rocío Lladó (2008) es, literalmente, una película-estandarte: es una película que expone la perspectiva de un sector conservador y autoritario de las Fuerzas Armadas frente al conflicto armado interno. Digo “sector conservador y autoritario” porque también existen otros puntos de vista dentro de éstas (muchos oficiales y ex oficiales colaboraron estrechamente con la CVR, unos están de acuerdo con el Informe, otros discrepan con él de manera alturada, muchos tienen una sólida formación en Derechos Humanos, muchos hacen una autocrítica sana respecto de su desempeño en ciertos períodos del conflicto, una autocrítica que debería practicarse en todos los sectores de la sociedad). La película contó con el apoyo de la Universidad Alas Peruanas (una de las universidades nuevas ("empresariales"), fruto del Decreto fujimorista 882) y con el respaldo del propio Ejército Peruano.

No se trata de un filme que busque ofrecer una mirada crítica o multidimensional al conflicto. Su perspectiva es maniquea: son los caballeros de la mesa redonda enfrentándose a los orcos de Lord of the Rings. La película tiene la complejidad de una telenovela mexicana de los años setenta: ángeles contra monstruos. Aunque tengo claro que las Fuerzas Armadas y Policiales desempeñaron un papel fundamental en la derrota de la insania terrorista, la estrechez de miras del enfoque y la trama son más que evidentes, y no sólo por lo caricaturesco de los personajes: el fornido / heroico / estoico / incomprendido militar peruano; el profesor de universidad nacional ayacuchana / hippie / comunista / asesino; la fiscal / seguro ex abogada de ONG / antimilitar (es una pena que magníficos actores de la talla de Hernán Romero y Jimena Lindo hayan sido desaprovechados). La película ni siquiera describe cómo la derrota del terrorismo supuso un cambio de estrategia (de la represión al trabajo de inteligencia policial), ni dice una palabra sobre la acción de los ronderos (un baluarte para la victoria del Estado) o de la población civil. No dice nada sobre la negligencia de los políticos de turno, que abdicaron de la función pública creando los comandos político-militares, evadiendo su responsabilidad en el proceso de pacificación. En otras palabras, la película objetivamente distorsiona las evidencias históricas en torno a una etapa compleja y amarga de nuestro pasado reciente.

Pero hay más. Esta película desaprovecha una oportunidad de oro para la autocrítica que toda institución debería hacer en torno a su rol en un proceso tan amargo como el vivido entre 1980 y 2000. En efecto, los agentes del Estado realizaron acciones heroicas protegiendo alos ciudadanos, pero también, en ciertos períodos y lugares – como observa el Informe de la CVR – se violaron los Derechos Humanos de pobladores civiles inocentes. Casos como la matanza de Putis o Cayara son ejemplos de lo que estoy señalando. La palabra “exceso” no puede ser usada con propiedad en estos casos. Sin embargo, para la película, ni siquiera existieron “excesos”, menos aún violaciones sistemáticas: no hubo torturas, ni secuestros nocturnos. Para ellos, ni Putis ni Cayara existieron, tampoco el Grupo Colina. Tampoco aparece la figura del “mal elemento” de las Fuerzas del Orden ¡No siquiera como contraejemplo, como signo de verosimilitud! Una hueste de cruzados, solamente. Ello priva de credibilidad a la propuesta, y la convierte en una caricatura. Y es una pena, porque es necesario distinguir a los verdaderos héroes de uniforme de quienes sí cometieron crímenes contra la vida. El Ministerio de Defensa y los Institutos Armados deberían ser los primeros interesados en separar el trigo de la paja, pero entorpecen las investigaciones, negándose a colaborar sistemáticamente brindando información. Lo que queremos es saber la verdad, para honrar a los héroes, y condenar a aquellos a los que se le pruebe la comisión de un crimen. Pero no es esa la idea que subyace aquí en la película. No sorprende que uno de los actores de la cinta sea Edgar Núñez, el congresista aprista que planteaba una fallida amnistía que favorecía a los uniformados investigados o procesados por delitos de lesa humanidad.

En fin. Era de esperarse que – contando con esa coproducción – la película fuese estereotipada y poco creíble en el tratamiento de un tema tan importante y sensible para todos los peruanos. Las puyas a las ONG y a la propia CVR son recurrentes. Al final, “Felipe / Lince” – el heroico soldado (encarnado por Óscar López) procesado por un crimen que evidentemente no cometió -, ofrece un discurso final sobre la “inconveniencia” de “reabrir viejas heridas” (v.g. no se metan con una "institución tutelar", un pensamiento nada democrático). Es decir, dejar las cosas como están. Una cuestionable oda final a la impunidad. Digna de una columna de opinión de la prensa autoritaria. Así el país no podrá aprender de sus errores. Necesitamos otra actitud frente a lo vivido.

61 comentarios:

Gabriel Antonio Mazzei Mancesidor dijo...

Lo lamentable de todo esto, es que hay gente muy joven que sigue con la idea de que "gracias a Fujimori, ahora podemos tomar un trago un fin de semana cualquiera"- frase de un alumno de Derecho. Por el amor de Dios! Es preocupante un panorama donde la "Lima oficial" sea tan individualista y tan indiferente a lo que pasa y pasó en el País, pero sí se inflan el pecho cuando se habla de la APEC y todo eso... bah!!

Rodrigo dijo...

Bueno, confío en su buen juicio y no veré esta película.

Por cierto, me recuerda a una muy mala película independiente
estadounidense que salió hace unos años en que los protagonistas estaban basados en Fujimori y Montesinos.

Felices fiestas profesor,

Rodrigo (un alumno de su clase de ética de hace dos ciclos en la Católica)

Jaime dijo...

No entiendo como puedes comparar esta película con "El Señor de los Anillos". La obra de Tolkien no es maniquea. Si se la examinas con un poco de profundidad verás que hay muchos matices. Además no pretende graficar la realidad tal cual, es una obra de fantasía, una fábula. No puedes exigirle lo que se le pide a una obra de carácter "realista". La verdad a mi, un fan de Tolkien, tu comentario me ha decepcionado mucho.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Jaime:

Me has entendido mal, Jaime. A mí me encanta la obra de Tolkien, la valoro mucho, y he escrito sobre ella. A lo que me refería es a que en "Vidas Paralelas" se enfrentan buenos-buenísimos y malvados-perversos (como los orcos son intrínsecamente crueles). No estaba emitiendo un juicio sobre "Lord of the Rings", para nada.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Rodrigo:

¡Bienvenido!

Ve la película. Pero te vas a encontrar con caricaturas y distorsiones de la historia.

Saludos,
Gonzalo.

Jaime dijo...

Gracias por la aclaración Gonzalo. Creo que fue oportuna. Ya estaba empezando a pensar que te parecías a Saruman en Blanco.

Gonzalo Gamio dijo...

Jajajaja.

No hay problema, Tolkien es de mis favoritos.

Hay un post sobre el tema aquí en el blog. El poder en "Lord of the Rings".

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Gabriel:

¡Caray, qué tal alumno de Derecho el que citas! ¡Si el gobierno de Fujimori disolvió el Estado de Derecho y convirtió el país en un botín!

Qué vergüenza.

Saludos,
Gonzalo.

Cesarolo dijo...

FELIZ NAVIDAD PROFE!!!
Ya me extrañaba que no existiera un post con este tema que fue tema de tanto debate en las clases de ética.
Sin ningún ánimo de generar debate o controversia, soy de los que piensan que si algo hay que reconocerle al gobierno de Fujimori es la lucha contra el terrorismo. Es cierto, existieron muchos abusos como la de Putis, como la Cantuta, el grupo Colina, etc. No niego la gravedad y la barbaridad de estos métodos, conozco de cerca el caso de Soccos en Ayacucho, conozco el caso de un artesano ayacuchano amenazado de muerte primero por Sendero y luego por las FA el mismo día.
Es cierto, el gobierno de Fujimori destruyó el Estado de Derecho, convirtió el país en un gran feudo y se repartió su riqueza entre la familia del señor feudal (sólo habría que señalar quién fue el señor feudal, el Chino o Montesinos) pero, no debemos ser mezquinos.
Hay que reconocer que si no fuese por el enfrentamiento que se hizo al terrorismo probablemente la historia hubiese sido otra, hubiesen existido más asaltos a comisarías, más ataques en carreteras, más incursiones en universidades, más Taratas, más apagones...
En fin, es un tema demasiado polémico y espinoso, digno no de comentarios en un post; sino, creo yo, de un conversatorio de horas donde se expongan todas las verdades, todos los ángulos, los mismos que fueron omitidos en Vidas Paralelas.
Un feliz año nuevo profe, que sea mejor que este que se va y ya estamos en contacto para ese cafecito (que por el calor lo cambio por un jugo de maracuyá) para conversar de comics, marcianos y metal.
Un abrazo

Alfredo P. dijo...

Cero en autocrítica es la nota que hay ponerle a la izquierda peruana y su CVR.
El politólogo Martín Tanaka desnuda en este artículo el apañamiento del accionar de la izquierda peruana por parte de la CVR:

http://martintanaka.blogspot.com/2008/12/el-informe-de-la-cvr-y-los-partidos.html

Es preocupante que la izquierda no haya aprendido de sus horrores y errores del pasado y que desde una pretendida superioridad moral esté criticando a otros sectores -como las FF.AA y la Policía Nacional- que sí asumieron sus responsabilidades en el combate al terrorismo comunista.

Diego García Montúfar dijo...

Hola:

Quería dejar un comentario casual (nada relacionado con este post). Se trata de una entrevista al profesor Bart Ehrman de la Universidad de Chapel Hill, en EE.UU., en la que toca el tema de cómo los escribanos cambiaron la Biblia. Es una entrevista que seguro enseñará a muchos (yo, por ejemplo, no tenía idea del tema antes de escucharla). Lamentablemente, está en inglés.

http://www.npr.org/templates/story/story.php?storyId=5052156

Me tomo la libertad de dejar este comentario pues recientemente visité el blog por vez primera y vi que, aunque éste sí tiene un enfoque definido, se tratan temas misceláneos. Así, espero que este tema también despierte el interés de los lectores. En todo caso, si hay un espacio para comentarios casuales, por favor me avisan.

Saludos,

Diego

eduardo hernando nieto dijo...

Gonzalo, tanto que te gusta el tema de los derechos humanos seria interesante que escribieras sobre el genocidio palestino que viene efectuando Israel en la franja de Gaza!!!
¿que diría tu admirado Walzer sobre el particular?, ¿guerra justa?
feliz navidad y buen año
eduardo

Gonzalo Gamio dijo...

Alfredo:

Leeré el artículo de Tanaka. Sabes bien - y puedes verificarlo con diversos posts aquí - que no he sido condescendiente frente a la ambiguedad de muchos partidos de izquierda frente al terrorismo.

El asunto es que "Vidas paralelas" distorsiona la historia de manera burda e interesada.

Gonzalo Gamio dijo...

Cesarolo:

¡Feliz Navidad! Claro, nos reuniremos para conversar.

Sobre el tema que planteas, no olvides que el cambio de estrategia se inicia en 1989, en el gobierno de García.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Eduardo:

Ciertamente, en los últimos años, el Departamento de Estado israelí viola sistemáticamente los DDHH, y propicia el incremento de la violencia. A ver qué dice Walzer.

¡Feliz Navidad, amigo!

Un abrazo,
Gonzalo.

Daniel Salas dijo...

El conflicto en Gaza ha servido para reavivar el antisemitismo. Hay que recordar que Israel estaba respetando el alto al fuego y que Hamas estuvo atacando desde Gaza. El derecho de defensa de Israel es bastante claro. ¿Qué diría el profesor Hernando si se atacara al Perú desde Bolivia o Chile? ¿Pediría que el Estado peruano se quede con los brazos cruzados? ¿Quiénes son responsables de las muertes: los que se defienden o los que incentivan a la violencia entre una población muy pobre llamando a intifadas y al sacrificio? Hay muchas acusaciones que se puede hacer contra Israel, pero el derecho de defensa no es una de ellas.

Roberto Miranda dijo...

Hola Gonzalo:
Sólo para hacer un comentario un tanto incómodo, pero en el mejor tono. El maniqueísmo que adviertes en "Vidas paralelas" no parece ser el único, pues también tus propios comentarios en este blog son un magnífico ejemplo de ello. Por un lado están los sectores que tu calificas como "conservadores" que son los malos de tus posts, y por otro los buenos, los derechohumanistas, dueños de todas las virtudes cívicas e investidos de una autoridad casi divina para pontificar en todos los temas opinables. Es un estilo muy difundido entre los sectores a los que representas. Un estilo caracterizado por posiciones dogmáticas, en que los iluminados poseedores de la verdad derechohumanista se sienten en la ineludible obligación de difundir su pseudo-evangelio con la ciega devoción de un apóstol entre los gentiles. En fin, cada quien tiene derecho a defender su verdad.
Saludos
PD: Algunos links sobre cómo Fujimori venció al terrorismo:
1. Benedicto Jiménez: Nueva legislación con Fujimori venció al terrorismo:
http://es.youtube.com/watch?v=qaXGV2WPg1Q
2. Jiménez: Con Fujimori se logró vencer al terrorismo en 1995: http://es.youtube.com/watch?v=JELTa0rAS5E&feature=related
3. Jimenez: Directivas de Fujimori para la policìa en 1991:
http://es.youtube.com/watch?v=hHKp0tMcHvg&feature=related

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Roberto:

Podemos interpretar las cosas de diferente manera (yo no pretendo ser moralista, sólo defender la vida y la dignidad sobre la muerte), pero creo que hay un asunto HISTÓRICO que descalifica la película, y que en principio está más allá de las cuestiones ideológicas:

La película ni siquiera describe cómo la derrota del terrorismo supuso un cambio de estrategia (de la represión al trabajo de inteligencia policial), ni dice una palabra sobre la acción de los ronderos (un baluarte para la victoria del Estado) o de la población civil. No dice nada sobre la negligencia de los políticos de turno, que abdicaron de la función pública creando los comandos político-militares, evadiendo su responsabilidad en el proceso de pacificación. En otras palabras, la película objetivamente distorsiona las evidencias históricas en torno a una etapa compleja y amarga de nuestro pasado reciente.

Se trata de hechos históricos que el filme ni considera. Yo destaco el heroísmo de la mayoría de uniformados (y las maldades de algunos), la película no contempla mácula en ningún militar. el contraste es notorio.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Por supuesto, considero que reconocer DDHH en las personas es mejor - moral y racionalmente - que creer que los seres humanos constituyen instrumentos (o víctimas) para realizar propósitos de otra índole.

No se trata de una doctrina religiosa si no de argumentos que hemos logrado construir exitósamente en el tiempo.

Saludos,
Gonzalo.

eduardo hernando nieto dijo...

Curioso razonamiento el de Salas, ese mismo argumento podria usar Fujimori para defenderse de la Cantuta entonces!!!
¿por cierto cuantos israelis han muerto con los cohetes de Hamas?
¿Cuatos palestinos con las bombas de Israel?
saludos
eduardo

Daniel Salas dijo...

El asesinato de la Cantuta fue un secuestro de estudiantes, algunos de los cuales eran sospechosos de actividades subversivas. Curiosamente, el Estado podía desaparecer a los estudiantes pero no era capaz de procesarlos. No tiene sentido desde el punto de vista jurídico. Hernando, que es abogado, debería explicarnos cómo se puede volver legal lo ilegal, en vez de divagar sobre conceptos abstractos.

En el caso del conflicto Palestino-Israelí, estamos ante una guerra, producto en mayor parte de la irresponsabilidad de los líderes palestinos, a quienes la pobreza y el sufrimiento de su nación no les importa en absoluto. Hamas ataca desde Gaza y es absolutamente comprensible que Israel conteste al ataque. El número de víctimas no tiene nada que ver. Israel (y ningún país del mundo) puede esperar de brazos cruzados a que los ataques alcancen cierta magnitud. ¿No era Hernando el que defendía la razón de Estado?

Claro que el Estado de Israel debe responder por muchas violaciones. Sin duda. Pero echarle la culpa de defenderse es un absurdo, cuando menos.

Daniel R dijo...

Gracias Gonzalo por abrir las puertas de tu blog para el debate.
Valoro mucho la defensa que haces de los derechos humanos, pero discrepo en muchas de tus aproximaciones. Concuerdo con Roberto Miranda en que muchas de tus aproximaciones son muy maniqueas y bastante complacientes con una izquierda que a la hora que apareció el terrorismo, si bien lo criticó, ya había preparado el terreno para que muchos se embarcaran en ese proyecto violentista y genocida.

Lo que sí me parece sorprendente es la defensa que hace Daniel Salas de las acciones emprendidas por el Estado de Israel contra Gaza. Si han surgido grupos radicales en el mundo islámico es por las denigrantes condiciones a las que han sido sometido cientos de miles de palestinos durante décadas. Y esto no ha sido culpa de las “estructuras” ni de ninguna vaguedad como las que menciona la CVR sino de acciones sistemáticamente planeadas por el gobierno israelí durante años. Y para colmo nadie puede criticarlos porque usan el mote de antisemitismo. Realmente es una vergüenza, y muchos judíos laboristas son conscientes de esto y denuncian esta situación de verdadera opresión contra un pueblo.

Cirilo dijo...

Señor Gamio,

Nunca creí que iba a estar de acuerdo en algo con usted pero me equivoqué. Es cierto que esa fascista película distorciona totalmente la realidad. Los luchadores por el pueblo son descritos como monstruos y los represores y serviles lacayos del Estado fascista peruano son presentados como héroes.
Me parece muy lúcido su analisis.

Juan Antonio dijo...

Gonzalo,

Quisiera saber si he entendido bien lo que planteas. ¿Sostienes que fue el primer gobierno de Alan García el que en realidad preparó la derrota del terrorismo y que Fujimori fue sólo un ejecutor de una estrategia ya desarrollada?

Gonzalo Gamio dijo...

Cirilo:

Creo que haces mal en considerar a SL y el MRTA como "luchadores por el pueblo". Todo lo contrario, asesinaron a la gente del pueblo. Eran grupos criminales y terroristas que practicaron el asesinato, el secuestro, la desaparición forzada e incluso el genocido (con la población ashánika). Entre 1980 y 2000, los grupos terroristas fueron los mayores violadores de los DDHH. En este punto soy tajante.

Gonzalo Gamio dijo...

Juan Antonio:

Eso está documentado. Hacia el final de los años del gobierno de García se desarrolló el cambio de estrategia y se formó el GEIN que capturó al delincuente Abimael Guzmán. De hecho, estuvieron a punto de hacerlo. El GEIN continuó el mismo trabajo al inicio del fujimorato.

Saludos,
Gonzalo.

eduardo hernando nieto dijo...

Cita textual de Daniel Salas: "el numero de victimas no tiene nada que ver"
Definitivamente Salas se ha americanizado demasiado, por eso objetiviza a los palestinos o es que hay otra razon por la que articule un discurso tan contradictorio para alguien que sacraliza la vida como el y que sin embargo aqui resulta ser tan selectivo.
Aqui no hay guerra sino una politica de exterminio de Palestina asi de sencillo y seguramente despues el objetivo sera Iran. Evidentemente en este asunto Obama sera tan o mas totalitario que Bush!!!
Gonzalo porque no escribes sobre esto en vez de dedicarte a pensar sobre Rawls ???????? (sic)
saludos
eduardo

Gonzalo Gamio dijo...

Eduardo:

Prometo escribir sobre el tema.

Saludos,
Gonzalo.

Juan Antonio dijo...

Disculpa Gonzalo pero me parece que lo que estás haciendo es reescribir la historia, al igual que la CVR. Tratemos de recordar los hechos. Ojo, historia es lo que pasó, no lo que nos hubiera gustado que pasara.

Es cierto que antes del gobierno de Fujimori existían los medios para poder combatir y derrotar a SL. El mismo documento de la CVR reconoce que los equipos de inteligencia que atraparon a Abimael ya se habían formado durante el gobierno de Alan García. ¿Qué fue entonces lo que faltó? ¿Era cuestión de tiempo? Pues no, no era cuestión de tiempo. Alan mostró ser un inútil en el combate del terrorismo. Acuérdate del túnel donde se escaparon Polay y 46 terroristas del MRTA en Canto Grande en 1990, los coches bombas, las marchas senderistas en las cárceles, los jueces amenazados y asesinados, etc. El gobierno de Alan fue ineficiente en el combate del terrorismo y además tuvo graves abusos contra los derechos humanos.

Vuelvo a la pregunta ¿Qué faltó para derrotar al terrorismo? La respuesta es: VOLUNTAD POLÍTICA. Con una represión mucho menor a la que se dio en los períodos de Belaunde y García, se tomaron varias medidas, algunas criticadas hoy en día, pero absolutamente necesarias en su momento: la ley de arrepentimiento, los jueces sin rostro, se prohibieron las manifestaciones políticas pro-terroristas en los penales, favorecer a los ronderos, intervenir en universidades públicas, etc. En el camino se produjeron hechos condenables (como lo de la Cantuta ), pero en general, en la época de Fujimori no se dieron los excesos masivos que cometieron los gobiernos militares en Chile o Argentina, ni tampoco la represión campesina que llevaron a cabo los militares durante la época de Belaunde y García.

Fue la política impulsada por el gobierno de Fujimori la que derrotó a SL. Hizo bien en no hacerles el juego a los apologistas de Sendero o, peor aún, a aquellos blandos que pensaban que sólo con paños fríos y negociaciones se iba a vencer a este flagelo. El que después Fujimori haya utilizado esta victoria para perpetuarse ilegítimamente en el poder y crear una red de corrupción es otra historia (obviamente yo condeno moralmente esto último).

Con esto NO estoy poniendo en cuestión el hecho que era importante que se formara una comisión para investigar los excesos que se produjeron en la lucha contra el terrorismo. Considero que esto era algo necesario pues entre las fuerzas del orden hubo no pocos que cometieron atrocidades contra gente indefensa. Creo además que los mismos terroristas, por el hecho de ser seres humanos, tienen derechos y no debían ser ni torturados ni ejecutados extrajudicialmente. Sin embargo, pienso que esta comisión debía ser objetiva, y no un instrumento a través del cual una serie de intelectuales de izquierda “moderada” se gastaran casi 12 millones de dólares para suscribir las mismas tesis que siempre habían defendido y para culpar de la violencia vivida en el Perú a todo el mundo menos a ellos mismos.

Si leemos el informe de la CVR podemos ver que parece un ensayo de sociología, filosofía social o ciencia política donde hay una influencia de una serie de tendencias, incluida la ideología de género. No se le debió pedir a la CVR hacer una interpretación de la realidad nacional (muy tendenciosa por cierto) sino algo mucho más delimitado: investigar los abusos concretos que sufrieron miles de víctimas inocentes para que ellas o sus familiares pudieran conseguir reparaciones y que a la vez fuera un medio para encauzar judicialmente a los perpetradores de crímenes de lesa humanidad. Las interpretaciones la podían hacer después sociólogos, filósofos, cientistas políticos, historiadores, políticos, etc. en base a los datos duros. Es decir, la CVR debió ser un instrumento para ayudar al sistema judicial y no convertirse en una propaganda ideológica ni en un trampolín para que los Comisionados, además de ganar un jugoso sueldo, se presentaran luego como los abanderados de la moral, la defensa de los derechos humanos y como los verdaderos justos del país.

Gonzalo Gamio dijo...

Juan Antonio:

Lo que digo está registrado en la historia. El día en que el GEIn formado al fin del gobierno de García incautó el video de "Zorba el griego" estuvo a escasos 20 minutos de capturar a Guzmán. La historia pudo ser otra.

Sobre tu perspectiva sobre la CVR, te invito a dar una lectura completa del "Hattun Willakuy". Ayudará a despejar malos entendidos externos al Informe Final. El mandato de la CVR pedía la elaboración de la explicación del conflicto, como una interpretación de la Realidad Nacional.

Saludos,
Gonzalo.

Daniel Salas dijo...

Para Eduardo Hernando:
No tiene nada que ver, en efecto. El hecho de que los misiles de Hamas sean malos no quiere decir que los israelíes no deban tener buenos.
Lo que es evidente es la repudiable estrategia de Hamas de escudarse en la población civil para atacar a población civil, en lugar de dar la cara y pelear abiertamente.
Menos mal que Hernando no es general de nuestro ejército, porque razonaría de esta manera: si el enemigo ataca con artillería anticuada, nosotros no podemos atacar con artillería moderna y precisa.
Es increíble que ahora se culpe a Israel de defenderse de un ataque. Quienes tienen un doble discurso son los que apoyan ferozmente la violencia siempre y cuando sea ejercida por los Estados reaccionarios.
Hay que defender los derechos humanos aquí, en Israel y en Palestina, en Venezuela y en Estados Unidos, en Cuba y en Japón. Sobre ese punto, yo jamás he discriminado.

eduardo hernando nieto dijo...

Parece que nuestro amigo Salas es patrocinado por el lobby sionista pues de otro modo no se entiende la defensa que realiza de un ataque tan brutal y desproporcionado!! aun nosotros "los reaccionarios" guardamos ciertas reglas de prudencia y de respeto entre combatientes, pero en este caso no se trata de que los "misiles" (artesanales) sean malos sino de que esto es una lucha tan desigual que me hace recordar el argumento de Bush para arrazar con Irak, el argumento de la amenaza de Irak sobre los Estados Unidos, ¿que amenaza puede sentir Israel que tiene bombas atomicas frente a los palestinos que tienen piedras, misiles artesanales y hombres bomba como ultimo recursos?. Insisto esto no es una guerra y mucho menos una "legitima defensa", es simplemente fuerza bruta e inhumana.
Aguardo el texto de Gonzalo!
saludos
eduardo

Juan Antonio dijo...

Gonzalo,

Lo que quisiera discutir no es la historia que pudo haber sido sino la historia que fue.
Yo mismo he reconocido que existía un equipo técnico capaz desde la época de Alan García. Lo que sostengo es que no existía la voluntad política necesaria para derrotar al terrorismo y que en el gobierno de Fujimori sí se desarrollo una legislación para combatir a SL, la cual fue finalmente exitosa. Quisiera saber tu opinión sobre este punto.

Con respecto a lo de la CVR, también quisiera que respondieras mi inquietud y que no evadas la respuesta aludiendo a que yo no he leído las conclusiones (aunque reconozco que siendo este tu blog eres libre de responder lo que quieras). Tienes razón cuando dices que el gobierno de Paniagua sí le dio el mandato a la CVR de hacer una interpretación de la realidad. Yo considero que eso fue un error. Sostengo que la CVR debió ser un auxilio especializado del poder judicial para poder denunciar los casos concretos de violaciones de derechos humanos y no caer en una interpretación ideologizada y cuestionable de la tragedia que vivió el Perú (interpretación que ha generado tanta división). La labor de interpretación le debió corresponder luego a intelectuales y actores políticos, NO a la CVR. Quisiera también saber tu opinión sobre este punto.

Gonzalo Gamio dijo...

Juan Antonio:

1) Creo que la historia ha demostrado que lo que gravitó para la victoria del país sobre SL y el MRTA fue el trabajo de inteligencia policial y la acción de las rondas campesinas. Ambos fenómenos son anteriores al fujimorato.

De hecho la legislación fujimorista (jueces sin rostro, leyes de amnistía) a la larga fue nefasta. Lo mismo su apoyo a acciones del Grupo Colina.

2) El trabajo meramente judicial, pericial no compete a una Comisión de la Verdad, que no es juridiccional. En las diferentes comisiones de la verdad, de lo que se trataba es de elaborar una investigación interdisciplinaria - no sólo legal - que reconstruyera la historia de lo vivido y aportara una interpretación de sus causas y seruelas (una lectura de la Realidad Nacional). Existen muchos ejemplos que sirvieron de inspiración a nuestra CVR.


Saludos,
Gonzalo.

Juan Antonio dijo...

1) Sobre este punto no creo que nos pongamos de acuerdo. Pareciera que hubiéramos vivido en dos países distintos. Mi impresión es que tu aversión a Fujimori te impide ser objetivo en este punto. Yo también soy un crítico duro del Chino pero trato de entender lo que realmente pasó a partir de los acontecimientos que se dieron en el país.

2)Si la CVR hubiera sido menos pomposa, sesgada y categórica desde el punto de vista ideológico y se hubiera limitado a la investigación de los casos concretos de violaciones de derechos humanos probablemente los informes de la CVR hubieran causado menos rechazo y las víctimas se hubieran beneficiado mucho más. Pero para que eso pasara los comisionados deberían haber renunciado a un protagonismo como el que tuvieron y probablemente no estaban dispuestos a hacerlo.

Lamentablemente mucha gente de izquierda tiene una gran habilidad de lucrar con el tema de los derechos humanos pero pocas veces esto redunda en beneficios concretos para las víctimas.

Gonzalo Gamio dijo...

Juan Antonio:

1)No creo que nos pongamos de acuerdo en este punto. Yo no creo en violar los DDHH (o en vulnerar el debido proceso) en pro de la pacificación.

2) No sé de que pompas hablas. La CVR ha tenido contadas intervenciones públicas antes de la presentación del Informe, y luego se lo ha defendido contra la campaña de demolición de periodistas y políticos que ni siquiera lo han leído. Se trata de un documento lúcido y perfectible, particularmente riguroso.

Creo que la derecha debería comenzar a interesarse por los DDHH, pero no suele ser de su interés. Lo que debería ser patrimonio de todos, simplemente no es tratado como tal.


Saludos,
Gonzalo.

Juan Antonio dijo...

Gonzalo,

Me parece saludable que debatamos un punto si es que es discrepamos. Pero no me parece serio que distorsiones lo que digo. Por favor no manipules mis palabras, no es ético. No me interesa ganar la discusión sino buscar la verdad. En ningún momento he sostenido que sea legítimo violar los DDHH (o en vulnerar el debido proceso) en pro de la pacificación.

Por otro lado, veo que con respecto a la CVR tienes un cero de autocrítica. Decir que es un documento perfectible es no decir nada. Todo documento es perfectible salvo que lo consideres un texto sagrado, como parece ser tu caso. ¿Ni siquiera aceptas que muchas de sus aproximaciones e interpretaciones son por lo menos discutibles? Yo rescato de este documento algunos estudios de caso concretos, que están más claros en los tomos más extensos. Pero el documento sí me parece bastante ideológico y lleno de frases pomposas.

Con respecto a tu último comentario, yo también tengo críticas muy duras a la “derecha” peruana (aunque no existe ninguna organizada). Pero en mi comentario me estaba refiriendo a la izquierda. Me parece falaz tu forma de refutar mi argumento: responder a la crítica no refutándola sino haciendo referencia a las faltas del contrario. El hecho que la mayor parte de la frívola derecha peruana no se haya preocupado de los DDHH no justifica la manipulación de los mismos por parte de mucha gente de izquierda que los ha utilizado para lucrar sin un beneficio concreto para las víctimas.

Roberto Miranda dijo...

Hola Gonzalo:
En relación con la lucha antiterrorista, concuerdo con lo expresado por Juan Antonio. Está totalmente claro que fue el liderazgo y la voluntad política del presidente Fujimori lo que nos permitió vencer al terrorismo. Eso ha sido completamente demostrado en el juicio a Fujimori, los testimonios de Benedicto Jiménez, de Ketín Vidal, son tajantes al respecto (Sobre este punto, puedo mandarte algunos links esclarecedores). Además, el juicio ha permitido dejar en evidencia el sesgo antifujimorista de la CVR, de manera que el IF no sirve mucho, por su parcialización, para analizar la estrategia antiterrorista que fue exitosa en derrotar a SL y el MRTA.
También concuerdo en que mucha objetividad no tienes al momento de opinar sobre Fujimori. Es tan completa tu falta de perspectiva que, como dijo Juan Antonio, percibo un intento de reescribir la historia para que ésta concuerde con tus postulados ideológicos. El caso es que quienes vivimos y sufrimos los ataques terroristas sí sabemos cómo sucedieron las cosas y eso explica el gran apoyo a Fujimori en zonas como Ayacucho, por ejemplo.
En relación con la defensa de los DDHH, opino que el mayor descrédito es el uso político y discrecional que la izquierda hace de los DDHH.
Para finalizar, me gustaría saber tu opinión sobre Belaunde (Que tuvo como ministro a Paniagua) ¿Fue Belaunde un violador de DDHH?
Saludos

Gonzalo Gamio dijo...

Juan Antonio:

En ningún momento he dicho que creas en las violaciones de DDHH. Estaba hablando del fujimorato. La legislación fujimorista lesionaba los derechos básicos y el debido proceso.

El IF de la CVR fue elaborado para ser discutido al interior del Estado y la sociedad, para enriquecerlo, extenderlo, contrastarlo, corregirlo ¡Eso lo dice el propio Informe! Nunca se planteó como última palabra. Tiene que ser discutible.

Lo que echo de menos es un debate con el texto en las manos: señalen qué puntos son "ideológicos", por ejemplo. Los "críticos" (no me refiero a tí) suelen tener a la mano "Correo", "La Razón", pero no el documento ¿Ni siquiera Chacón y Alcorta! Allí está el detalle.

Cuando la derecha se ocupe de los DDHH habremos avanzado.


Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Roberto:

Lo mismo. Hay que discutir el Informe en detalle. Y sí, la negligencia de Belaúnde propició la violación de DDHH.

Saludos,
Gonzalo.

Roberto Miranda dijo...

Hola Gonzalo:
No dudo que tienes una gran capacidad de polemista, y sabes esquivar elegantemente algunas preguntas incómodas, pero por favor no subestimes mi inteligencia. La pregunta sobre Belaunde era: ¿Fue Belaunde un violador de DDHH?
Saludos

Gonzalo Gamio dijo...

Roberto:

Mi respuesta no es sencilla. Su gobierno creó los gobiernos políticos militares, que fueron caldo de cultivo de terribles violaciones a los DDHH; dió carta blanca en un sentido. Su gobierno bloqueó toda forma de fiscalización al respecto. Pero no apoyó directamentela formación de comandos de la muerte.

Saludos,
Gonzalo.

Juan Antonio dijo...

Bueno, ese es justamente el problema: es un documento demasiado discutible. Yo pienso que hubiera sido sano que el IF de la CVR fuera un documento tan contundente que casi NO fuera discutible. Que en vez de que un grupo de intelectuales debatiera sobre los orígenes de la violencia ayudara de manera efectiva a reparar a las víctimas y a encauzar judicialmente a los culpables. Que señalara aspectos muchos más concretos en vez de interpretaciones sociológicas. Casos concretos como que un militar haya violado a mujeres en una población determinada, que un general haya ordenado una matanza indiscriminada en un pueblo, que el terrorista XYZ fue torturado de tal manera y luego ejecutado sin tener un juicio, o que tal ministro bloqueó una investigación o encubrió un caso concreto de violación de derechos humanos. Esos casos sí son contundentes y no son discutibles salvo que exista una ceguera moral muy grande o la intención de evadir la ley. Obviamente siempre se hubieran tenido que discutir las pruebas, las circunstancias y los atenuantes, pero la inmoralidad de esos actos no deja mucho espacio para la discusión.

OJO: No digo que en la CVR no haya denunciado varios de esos abusos. De hecho, la documentación de actos como esos es una de las pocas cosas valiosas que encuentro en la CVR. Sin embargo, está sesgada por interpretaciones tan caprichosas como cuando se afirma que Cipriani “no cumplió con su deber pastoral” en Ayacucho, se alaba a la Teología de la liberación, o cuando hace un juicio político al gobierno de Fujimori, cosa que considero debió estar fuera de la competencia de la CVR, muy al margen que estemos de acuerdo o en desacuerdo con esos juicios. Al mismo tiempo un reciente artículo de Tanaka demuestra la complacencia de la CVR con los partidos de izquierda, a pesar de algunas muy insuficientes declaraciones críticas. Por otro lado, desde el punto de vista técnico al parecer han habido grandes falencias como en el cálculo del número de víctimas, como lo ha señalado Hugo Ñopo (un genio en las matemáticas).

La ideologización de la CVR les ha dado un arma muy poderosa a los violadores de DDHH para evadir sus responsabilidades. Acusan con razón a la CVR se estar politizada e ideologizada y por lo tanto de impartir un juicio altamente parcializado. A partir de eso tienen un argumento astuto para zafarse de la ley pues presentan todas las acusaciones en su contra como una vendetta política. En ese sentido la labor de la CVR ha tenido efectos contrarios a lo que debieron ser sus objetivos iniciales.

Al mismo tiempo, considero que la CVR debió haber estudiado más minuciosamente la situación en la que quedaron los militares y policías que defendiendo al país. Hombres que murieron, fueron mutilados, heridos o quedaron traumados. Se debió exigir con la misma fuerza al Estado no sólo un vago reconocimiento sino una reparación económica para ellos (en caso de estar vivos) y sus familiares. Es cierto que la CVR hace un reconocimiento a los mismos, pero el estudio de los casos me parece totalmente insuficiente y no ha tenido ningún tipo de efecto práctico positivo.

Gonzalo Gamio dijo...

Juan Antonio:

El tema de las cifras de la CVR lo vieron científicos extranjeros que han trabajado con otras Comisiones de la Verdad. La genialidad de Ñopo por sí misma no me dice nada en contraste con ese background. En todo caso, que ´nos ofrezca una fórmula mejor que la que aportaron estos especialistas.

Lo de los policías y militares muertos o mutilados, eso está documentado, no es sólo un reconocimiento.

Lo que pides - un estudio judicial-pericial "carente de interpretación" -, de poder elaborarse, no es materia exclusiva de una Comisión de la Verdad. Una Comisión de la Verdad
explora casos y aporta indicios y evidencias, pero tiene la OBLIGACIÓN de hacer una interpretación sociológica e interdisciplinaria de los procesos de violencia vividos.


Saludos,
Gonzalo.

Juan Antonio dijo...

Justamente esa OBLIGACIÓN de las CVR es la que las desacredita, las vuelve ideológicas y las hace inefectivas. Como ya he dicho, la interpretación y discusión es un deber posterior de intelectuales, políticos y otros actores sociales.

Gonzalo Gamio dijo...

Justamente esa OBLIGACIÓN de las CV es lo que las legitima y justifica en los procesos de justicia transicional y reconstrucción democrática. En el caso de las tragedias comunitarias, es importante el qué y el cómo se vivieron, el quiénes (víctimas, responsables, etc.), pero también el PORQUÉ (las causas) para erradicar sus condiciones, y evitar que vuelvan a repetirse.

Saludos,
Gonzalo.

Juan Antonio dijo...

Gonzalo,

No concedes absolutamente nada. Muchas (aunque no todas) de las explicaciones del "PORQUE" de la CVR son muy cuestionables e ideológicas y ciertamente no han generado ningún consenso en el Perú. Mi punto es que la CVR se debió preocupar más por las personas concretas que por las interpretaciones ideológicas. Primó el protagonismo ideológico sobre el interés real por las víctimas.

Si el trabajo de la CVR hubiera sido un estudio judicial-pericial y técnico, ni siquiera Aldo Mariátegui se hubiera podido oponer a sus conclusiones sin caer en descrédito.

Bueno, ya he repetido este argumento varias veces. Creo que no vamos a llegar a ponernos de acuerdo. A pesar de que creo que en muchas de tus interpretaciones estás muy equivocado, valoro y respeto tu honestidad intelectual y tu afán por buscar el bien común. De todas maneras gracias por el debate y que pases un feliz año.

Saludos,

Roberto Miranda dijo...

Gonzalo:
Veamos lo que dices respecto a Belaunde (donde Paniagua fue uno de los principales colaboradores):
1. Creó los gobiernos políticos-militares, lo que devino en graves violaciones a los DDHH.
2. Dio carta blanca.
3. Bloqueó toda forma de fiscalización al respecto.
¿Entonces fue un violador de DDHH?

Gonzalo Gamio dijo...

Gracias por tu mensaje. Yo también creo que disentimos fraternalmente, como debe ser. Creo que la CVR se preocupó por que pudiese escucharse la propia voz de las víctimas (¡17000 testimonios!). La voz de aquellos que el "Perú oficial" no escucha: no hispanohablantes, campesinos, andinos o selváticos, etc.

Creo que una lectura integral del IF resolverá dudas.

Feliz año.

Saludos,
Gonzalo.

Roberto Miranda dijo...

Una cosita más, en relación a los comandos de la muerte. No puedo entender cómo el ejército haya arrasado comunidades enteras sin que el arquitecto pestañease y no se puede ni sospechar que Belaunde haya formado los comandos de la muerte, en todo caso sí los encubrió. Gran parte de las fosas comunes pertenecen a ese periodo (las otras pertenecen al periodo de García), incluso esa política genocida era ampliamente divulgada en los medios de prensa. Y el concepto que Belaunde tenía de los famosos organismos de DDHH quedó plasmado en su inmortal frase: "los informes de AI los tiro al tacho de la basura".

Gonzalo Gamio dijo...

Indirectamente, es posible. De hecho, tiene responsabilidad política. Un cuadro de responsabilidad penal es más discutible.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Pero no imposible, sobre todo si surgen evidencias al respecto.


Saludos,
Gonzalo.

Roberto Miranda dijo...

Pues a mi me parece claro que hay más evidencias de Belaunde como violador de DDHH (por el número de víctimas, la estrategia de tierra arrasada empleada, y sus irrespetuosas palabras sobre los organismos de DDHH, que por supuesto nadie se las recordó), que en el caso de Fujimori. Por el contrario, del tiempo de Fujimori están ampliamente documentadas la alianza del ejército con la población, la abundante obra pública en las zonas más atacadas por los terroristas, el gran apoyo presupuestario y logístico que dio a la policía para la captura de los principales cabecillas (todo esto definitivamente aclarado en el juicio por Jiméz y el propio Vidal). Claro que la CVR, con clara intencionalidad política, no hizo el seguimiento a esa exitosa política antiterrorista, mientras que cerró los ojos a las múltiples violaciones de DDHH de Belaunde (que no tuvo ni siquiera un juicio abierto por las masacres de su gobierno, posiblemente porque Paniagua estaba de presidente), ni de Alan García (en quien no se encontró responsabilidad penal ni el el caso del Frontón, quizás para no enojar a los apristas, que dominaban gran parte de congreso).
Siendo que las violaciones a los DDHH del gobierno de Belaunde estaban ampliamente documentadas ¿Por qué nunca se cuestionó a Paniagua el haber colaborado con un gobierno violador de DDHH?
Ese es un pequeño ejemplo del uso discrecional y político que los sectores derechohumanistas hacen de los DDHH.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Eduardo:

Olvidé señalar algo: no veo en la posición de Daniel Salas "sionismo" alguno, sino matices. Creo que siempre son bienvenidos los matices. Eso no cambia el hecho de que en Israel esta actitud sumamente cruel sea sistemática.

Saludos,
Gonzalo.

Christian dijo...

Gonzalo:

Existe una continuidad entre las acciones y el programa de los sionistas (entre ellos Ben Gurion) que crearon el estado de Israel y las actuales acciones de este estado contra el pueblo palestino. Así que lo que hace Daniel Salas con sus opiniones es refrendar el programa sionista que ha sido retomado por distintos partidos políticos israelies cuyos únicos cambios significativos son sus nombres.

Acerca de la legítima defensa, el desechar la proporcionalidad como hace Daniel Salas es confundir dos ámbitos distintos en el que la noción de legítima defensa es aplicable: el interpersonal (propio del Derecho Penal, que es el presupuesto de Daniel Salas) y el que se invoca entre sujetos del Derecho Público Internacional. La proporcionalidad en el ámbito interpersonal, entendida como estricta correspondencia en los medios usados, ha sido desechada. En cambio en el ámbito internacional se sostiene que la respuesta del estado agredido debe ser suficiente para detener o rechazar la agresión. En el caso de Gaza es evidente la desproporción de medios.

Ahora bien se podrían invertir los términos del problema, si bien no calzarían con los esquemas conceptuales del Derecho Internacional Público vigente, y señalar que quien está ejerciendo su legítima defensa son los habitantes de Gaza a través de sus representantes legítimos: Hamas.

Saludos,
Christian

Gonzalo Gamio dijo...

Christian:

No creo que el uso de expresiones como "sionista" o "antisemita" nos ayude a avanzar en el debate, pero te doy la razón en tu afirmación que en el caso de Gaza es evidente la desproporción de medios.


Saludos,
Gonzalo.

eduardo hernando nieto dijo...

Curioso Gonzalo, "sionista" o "antisemita" , "comunitarista" o "caviar" no funcionan, sin embargo, "reaccionario" si?
sic!!!
saludos
eduardo

PD: definitivamente estas en la linea liberal! la famosa neutralidad que inaugura Maquiavelo con conceptos como el de "Principe" para evitar llegar al concepto de Tirano!

Gonzalo Gamio dijo...

Eduardo:

Yo sólo uso "reaccionario" porque ustedes mismos lo usan para describir su propia posición, no de forma peyorativa.

No creo en neutralidades, para nada.

Saludos,
Gonzalo.

Christian dijo...

Al contrario Gonzalo, creo que en el caso palestino el término sionista ayuda a contextualizar el problema, sino podemos caer en el error de intentar enjuiciar este sangriento episodio aisladamente. Si hacemos eso corremos el riesgo de no poder comprender las razones últimas del accionar israelí. Y sobre el calificativo "antisemita", una vez que situamos históricamente el conflicto palestino-israelí podemos entender que el uso que del término hacen los defensores de la conducta del estado de Israel
es una maniobra más del combate en el campo de la lucha semántica por la que los israelíes intentan resignificar ciertos términos con carga polémica a fin de deslegitimar cualquier crítica a su política palestina.

Saludos,
Christian

Christian dijo...

Lo del uso de los términos con tal o cual significado justamente evita ser neutrales.

Saludos,
Christian

Gonzalo Gamio dijo...

Christian:

Me refería estrictamente al debate puntual Salas-Hernando en torno a este tema. No veo "sionismo" a secas en lo que Daniel ha dicho.

Desde la epistemología de la praxis puede sostenerse que la "neutralidad" es una ficción teórica.

Es una pena que la muerte de Rabín haya arruinado la posibilidad más poderosa para lograr la paz.

Saludos,
Gonzalo.