lunes, 15 de diciembre de 2008

BREVES REFLEXIONES SOBRE LA PRENSA EN EL PERÚ


Gonzalo Gamio Gehri


El último sábado se presentó en el Círculo de Estudios Políticos y Sociales Santiago Pedraglio – notable sociólogo y periodista – para hablar en torno al tema Prensa y Poder en el Perú. El tema fue propuesto con varias semanas de anticipación, pero aquel día cobró un significado realmente kairótico: Santiago es uno de los columnistas de Perú 21 que renunció como consecuencia del controvertido despido de Augusto Álvarez Rodrich. Estos sucesos abonan la tesis de que este es quizás el momento más oportuno para pensar esta compleja relación entre el poder y la prensa. Hoy, que los múltiples y agigantados deslices verbales del Presidente de la República no cuentan con los comentarios más contundentes de parte de nuestros periodistas, tiempos en los que otros temas muy sensibles, como el de las reparaciones a las víctimas de la violencia, han desaparecido por completo del mapa político-mediático.

La conferencia exploró diversos argumentos que, por su claridad y agudeza, suscitaron un fecundo intercambio de ideas con los asistentes. Me gustaría comentar brevemente tres tesis - presentes en la ponencia de Santiago -, que me parecen muy importantes, cuya discusión podría contribuir a repensar la situación de los medios en el Perú. Los comentarios son de mi entera y exclusiva responsabilidad, por supuesto.

1.- La prensa es un poder, que asume un lugar muy importante – y a menudo polémico – en los conflictos de poder en el Perú. La prensa introduce temas en la agenda pública, incluso influye – como argumentó Santiago - en los modos de expresarse de la población (por ejemplo, “tránsfuga” es una palabra que comenzó a usarse con regularidad en el Perú luego de la difusión de los casos de corrupción fujimontesinista - el fujimorato literalmente se compraba congresistas -, y “chapapote” comenzó a usarse en España luego del hundimiento del Prestige). El poder de la prensa es muy grande, aunque en el Perú está fragmentado localmente. Pero el poder de la prensa suele ser vulnerable al contacto con otras formas de poder. El caso del poder político es sin duda el más conocido y temido, pero no es el único que resulta letal para el ejercicio ciudadano del derecho a la información. La prensa suele tener un contacto estrecho – muchas veces peligroso – con el poder económico, ubicado dentro y fuera de los propios medios de comunicación. Con excesiva frecuencia, la “línea editorial” se decide por razones que poco tienen que ver con el periodismo. El poder económico – como los restantes “poderes fácticos” – no es un poder en el que sus usuarios han sido elegidos, pero se trata de un poder posee una enorme influencia en la vida social, y los medios no suelen sustraerse a ella. En tiempos de los conflictos con las mineras, o cuando el gobierno actual intentó imponer la vergonzante “Ley de la selva”, los campesinos o comuneros que se movilizaban eran sindicados como vulgares "vándalos" - no como ciudadanos -, al punto que los medios ni siquiera consignaban en sus notas las razones que los llevaban a asumir posiciones de protesta.

2.- Plantear la existencia de un ‘Defensor del Lector’ al interior de los diarios de circulación nacional constituiría una medida de autorregulación interesante, convergente con la irrestricta libertad de prensa y de expresión. El ‘Defensor del Lector’ constituye una figura extendida en los diarios responsables de todo el mundo, incluyendo a América Latina: el Perú es una de las contadas excepciones a esta situación internacional. Se trata de un individuo – elegido por el propio diario en razón de su probidad y trayectoria profesional – que preside un equipo que recibe las reclamaciones de los lectores en materia de la rigurosidad del periodista en la elaboración de su investigación. Cuando el ‘Defensor del Lector’ detecta faltas a la veracidad, al ejercicio de la tarea periodística, o a la ética profesional, tiene la potestad de escribir un artículo de obligatoria publicación en el diario, en el que denuncia en detalle los errores de la publicación. La presencia de un ‘Defensor del Lector’ es perfectamente convergente con las libertades de prensa, expresión y empresa, contribuye a la prevención de la corrupción mediática, y constituye una medida de autorregulación que brota de cada medio (la idea de la regulación estatal de los medios, es siniestra y sencillamente inaceptable en un sistema democrático).

3.- El principal valor de la prensa es la veracidad de la información. Este es un principio elemental, pero que tantos medios peruanos han olvidado – piénsese en la proliferación de “carnecitas”, “chiquititas” en los diarios conservadores, o en las campañas de demolición contra la CVR en la que participaron columnistas inescrupulosos y serviles -. En general, el formato "notitas sin confirmar" (presente en la mayoría de diarios) introduce elementos que enrarecen el compromiso con la veracidad, en tanto no suelen exhibir sustento probatorio, las notas no se firman y suelen abonar el terreno para el ataque personal (que sale del cauce de la información propiamente dicha). El principio de veracidad no está reñido con el razonable deseo de los medios de vender y ganar dinero. Sería aun mejor si al cumplimiento del principio de veracidad se le sumara la promoción del sentido crítico, pero resulta fundamental y vital esperar que los medios digan la verdad. Ellos tienen derecho de lucrar – cierto, funcionan como empresas – pero el ciudadano tiene derecho a informarse, y se trata de un derecho consignado en la Constitución. Ciertamente, los ciudadanos tendríamos que estar mejor dispuestos a reconocer cuándo los medios distorsionan los hechos, no contrastan los testimonios, o incurren flagrantemente en la búsqueda de manipulación del lector. Tendríamos que reconocer y denunciar los casos en los que la condescendencia con los poderes constituidos está por encima del compromiso ‘natural’ de los medios con la información.

Desde el surgimiento de los medios de comunicación social – no en vano proliferaron en la época de la Ilustración –, la prensa estuvo al servicio de la construcción de opinión pública acerca de asuntos relevantes para la sociedad. Los medios generaron desde el principio incomodidades en quienes detentaban el poder. Si de un tiempo a esta parte esto ya ha dejado de ser así, es porque – parafraseando a Hamlet – algo huele muy mal en nuestro país.

16 comentarios:

Alonso dijo...

Los medios de comunicación, creo yo, han perdido su rol socializador al enfocarse en otros auntos. Lamentablemente en un país donde la educación es deficiente y encima no todos pueden acceder a ella, se hace muy difícil que la gente tome conciencia de muchos problemas que nos aquejan como país y esto hace que pueda interiorizar fácilmente los mensajes y símbolos que los medios transmiten, muchas veces como sabemos son mensajes que no favorecen en nada para la creación de una sociedad democrática. Los únicos beneficiados ahí son los gobernantes a los que les conviene tener las mentes de las personas concentradas en otras cosas y de esta manera se abren paso las prácticas autoritarias.

Saludos y felicitaciones por el blog. Muy bueno

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Alonso:

Gracias por tu mensaje. Efectivamente. En un país en el que el medio de ‘información’ por excelencia es la TV y las portadas de los diarios, muy poco podemos esperar en materia de democracia y acceso a la información. Es el imperio del ‘miente, miente, que algo queda´. El las campañas de difamación contra la CVR es elocuente. Hay que abrir otros espacios.

Saludos,
Gonzalo.

Silvio Rendon dijo...

"El principal valor de la prensa es la veracidad de la información. Este es un principio elemental, pero que tantos medios peruanos han olvidado – piénsese en la proliferación de “carnecitas”, “chiquititas” en los diarios conservadores, o en las campañas de demolición contra la CVR en la que participaron columnistas inescrupulosos y serviles -. El principio de veracidad no está reñido con el razonable deseo de los medios de vender y ganar dinero."

Las "Chiquitas", de Correo, las "Carnecitas", de La Razón, no son únicas. Quienes comenzaron con esto fueron los de El Comercio con "Sin confirmar". Luego otros diarios como La República, "El ofidio", Perú 21, "Plaza de Armas", La Primera, "Pataditas", y a los que has aludido, siguieron con ese formato. En ningún caso son un ejemplo evidente de falta de veracidad.

Para criticar a la CVR, que al parecer es tu estándar que ubica a la gente en un lado o en otro, no se necesita mentir. Hay cosas criticables, que desde luego son más señaladas por los sectores políticamente adversos a los sectores políticos que tuvieron presencia estelar en la CVR. Que haya "ataques" entre sectores políticos es normal en un sistema democrático.

Claro, las críticas son incómodas a veces y caen en ataques personales, dichas en mal estilo, incidiendo en el pasado o a la vida personal de los personajes o su familia. Insultos. Es el periodismo amarillo. Pero, una vez, más, ese no es un tema de falta de veracidad. Y más aún a esta práctica recurren tanto derechas como izquierdas, no sólo los "medios conservadores". Lanzar la primera piedra y politizar así el tema no es muy conducente a su solución.

Tampoco es que las "Pataditas" se hagan por "el deseo de los medios de vender y ganar dinero". Dudo mucho que algo aporten a cualquier medio a la hora de pagar planilla...Para eso han recurrido más a los cuerpos femeninos desnudos y semidesnudos. En eso los "medios conservadores" han recurrido menos a ese fácil recurso, comparados, por ejemplo, con Perú 21. Recién Correo se ha puesto las pilas con "la chica Correo".

Gonzalo Gamio dijo...

Silvio:

Las Carnecitas datan - al menos - de 2003, el año de la campaña del alcantarillesco La Razón contra la CVR, que involucró alteración de audios, ataques personales, etc. Por supuesto que se puede criticar al IF CVR, pero una cosa es la discusión Ñopo-Manrique sobre las cifras, y otra los ataques personales e infundios contra los comisionados.

El peridismo amarillo o falta a la veracidad, o introduce elementos irrelevantes para la noticia. Por supuesto, cualquier elemento "sin confirmar" es perfectamente cuestionable.

Saludos,
Gonzalo.

Mah dijo...

Buenos Dias.

Creo que el caso de corrupción en la prensa sea muy grave, pero pienso que el "Defensor del Lector" (por ser elegido por el proprio diario) pode "facilitar" las cosas para el diario.


Tengo que justificarme: Yo soy Brasileira y mi español no es lo más apropriado, pero me gusta mucho lo que escribes en su blog.
^^'

Congratulaciones.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Mah:

Muchas gracias por tu mensaje. Bienvenida al blog. Tu español se entiende muy bien.

Justo pensaba en la experiencia brasilera del defensor del Lector. sería interesante que nos contaras cómo se afronta esa experiencia.

Saludos,
Gonzalo.

Roberto Miranda dijo...

Hola Gonzalo:
Puedo decir que suscribo prácticamente el íntegro de tus reflexiones sobre la prensa en el Perú, y me alegro por ello. Sólo me gustaría poner algunos ejemplos sobre cómo la mayor parte de la prensa ha pisoteado impunemente el derecho a la información, silenciado vergonzosamente los pasajes del juicio a Fujimori, en los que claramente se desmoronan las principales tesis de la fiscalía. Ayer envié estos mismos ejemplos al blog de Ocram, y hasta ahora no los ha publicado (veremos qué pasa después), te mando el comentario completo:

"Ya que tuviste problemas para colocar alguna imagen o videito en este post, te mando algunas humildes sugerencias que muestran pasajes interesantes del juicio a Fujimori (Advertencia: son videos prohibidos para caviares).
1. La manera como el general Robles se quedaba mudo cuando había alguna pregunta que no estaba en su libreto:
http://www.youtube.com/watch?v=Tt4fFK3cdTo
2. El mismo Robles aquí, afirmando no conocer directivas de guerra sucia en el gobierno de Fujimori (lo hilarante es la manera desesperada como Robles trata de vincular a toda costa a Fujimori con la guerra sucia, sin éxito):
http://www.youtube.com/watch?v=M114YtMUJ9o&NR=1
3. El rídículo que hizo San Román frente a Nakasaki, cuando tuvo que aceptar que nunca mencionó a la Comisión del Congreso que Fujimori tenía conocimiento del grupo Colina, aun cuando se lo preguntaron expresamente:
http://www.youtube.com/watch?v=RJFLNbutNbg
4. Podría ser también este videito, donde aparece Nakasaki masacrando el famoso plan sipango:
http://www.youtube.com/watch?v=a5fptJ5mENI
5. Otro videito interesante es éste, que muestra a un Degregori acorralado y admitiendo el sesgo antifujimorista de la tristemente célebre Comisión de la Verdad y la Reconciliación:
http://www.youtube.com/watch?v=5fe1hUOW7Lw
6. Sobre los guiños de Fujimori, este video que nunca verán en algún canal de TV (pongan atención los televidentes asiduos de Rosa María Palacios):
http://www.youtube.com/watch?v=AaWtkIPpWOc
7. Este pasaje sabroso entre Martin Rivas y el excomunista, y ex defensor de terroristas, Ronald Gamarra:
http://www.youtube.com/watch?v=qzzeQeK4Ih4
Hay muchos otros ejemplos de cómo han sido pulverizadas las posiciones de la fiscalía (claro, mucho no se puede esperar de Avelino, quien tiene gran experiencia en reprobar exámenes), y que nunca aparecerán en los blogs de mis amigos caviares (Veamos qué pasa ahora)."
Saludos

PD: Disculpa el uso de la palabra "caviar", pero escribía para el útero.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Roberto:

Gracias por tu mensaje. Aunque discrepamos radicalmente (considero que Fujimori es culpable y le darán justamente unos veinte años / creo que el IF CVR es una investigación notable sobre la violencia y la desigualdad en el país), doy fe que nunca rehuyes la polémica y argumentas, cosa que no es común entre los fujimoristas (¡Eres casi un contraejemplo!),.

De hecho, tu honestidad y tenacidad son dignas de una mejor causa política. Tus argumentos son bienvenidos, que siga la discusión. Así da gusto debatir.

Saludos,
Gonzalo.

FrAnK dijo...

Estimado Gonzalo, sin duda las reflexiones sobre el papel de la prensa y su influencia en la formación de la Opiníón Pública es importante y vital, sobre todo para cualquier académico, no sólo para los comunicadores.

Hay múltiples escritos acerca de ello, desde el muy conocido "Para leer al pato Donald" de Mattelart, hasta los libros densos de Harold Lasswell, Laszarfeld, y otros tantos teóricos de la comunicación pertenecientes a la "Mass Comunnication Research".

Otra de las cosas que rescato de tu texto es que no has caído en la ambigüedad de llamar comunicación como analogía de medios de comunicación o sistemas de información.

Vale decir, la comunicación es una disciplina mucho más compleja que sólo referirnos a los medios de comunicación de masas. Son importantes, pero no es lo único.

Saludos!!!

Mah dijo...

Acá en Brasil no tenemos el Defensor del Lector pero hace mucha falta. Las pricipales(?) prensas no presentan notícias muy parciales(?) y las pocas buenas prensas no son famosas. Es una situación muy difícil por aquí y no hay muchas personas interessadas en tentar cambiar la situación o que la dificulta más.


Hoy las prensas sólo tenem notícias de acidentes(?), muertes, desastres. No se recuerdan que tenemos una parte cultural que deve estar presente(?) en sus páginas. Esto me deja muy triste.


(Espero que entendam....)

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Mah:

Creía que en algunos medios de la Red O Globo había un Defensor del Lector....

Aquí en el Perú es lo mismo. Muertes, escándalo...¡Eso es el centro de la noticia! Incluso la política se convierte en secundaria.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Frank:

Interesante la distinción entre comunicación y medios que propones ¿No te parece que en el Perú la teoría de la comunicación no ha sido muy cultivada? Es un vacío que la presente generación debe contribuir a llenar.

Saludos,
Gonzalo.

Hector Naupari dijo...

¿Defensor del lector?
Mas bien seria necesario un defensor de la libertad de prensa e informacion....
le dira a los lectores que se debe o no leer?
condenara una noticia que no este de acuerdo a que criterios?
las fiscalizaciones de este tipo siempre son riesgosas Gonzalo y conducen justamente a la perdida de la libertad....
Hector

Gonzalo Gamio dijo...

Héctor:

No nos estamos entendiendo. El Defensor del Lector es elegido por el propio diario, y su función NO ES CENSURAR, es señalar en un artículo si los periodistas han alterado la verdad o no cumplido con las condiciones de la investigación.

No tiene nada que ver con la regulación externa o con la censura. los mejores diarios del mundo cuentan con uno.


Saludos,
gonzalo.

Roberto Miranda dijo...

Hola Gonzalo:
Aunque no hiciste ningún comentario sobre los contundentes videos que presenté, me colocaste como un contraejemplo de lo que crees que es un fujimorista (según el estereotipo que has construido), y crees que mi tenacidad no es digna de la causa que defiendo (lo que no me parece muy tolerante, debido a que todos pensamos que la causa que defendemos es digna de la tenacidad con que la defendemos); podría decir que siempre es un gusto discrepar contigo (dicho en el mejor sentido, por supuesto).
Saludos

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Roberto:

No quise sonar intolerante. Respeto tu tenacidad y honestidad. Creo que, incluso si hacemos a un lado los casos de corrupción y violaciones a los DDHH del fujimorismo, se trató de un régimen que debilitó y utilizó malsanamente las instituciones, y lesionó la democracia. Por eso digo que tus virtudes son dignas de una mejor causa.

Saludos,
Gonzalo.