viernes, 19 de diciembre de 2008

CONSIDERACIONES FINALES SOBRE LA PRENSA Y LA CRÍTICA CIUDADANA


Gonzalo Gamio Gehri


Los últimos acontecimientos en torno a la nueva Dirección de Perú 21 y el destino de la mayoría de sus ex columnistas – y de su ex Director - me lleva a retomar muy brevemente este tema. Está claro que la elección de Fritz Dubois como el Director de del nuevo Perú 21 pone de manifiesto lo que ya se anunciaba: una diferente “línea periodística” y “política”. Dubois profesa un liberalismo de derecha, digamos ‘acentuado’, aquella posición política que no tuvo mayores reparos en colaborar con el fujimorismo. Algunos usarán la expresión “neoliberal” para referirse a quienes piensan como él, posiblemente apelando a la clásica (y acertada) ecuación: neoliberalismo = liberalismo económico – liberalismo político. Una perspectiva que otros directores de medios conservadores (sí, esos que escriben sus columnas como si estuvieran “chateando”, recurriendo al insulto y sin observar ninguna unidad narrativa) cultivan. Por supuesto, cada cual asume la pauta política que su conciencia le dicte.

No puedo dejar de pensar que los cambios de “línea” en Perú 21 y en El Comercio excede el campo de lo meramente empresarial. El argumento dado a Álvarez Rodrich sobre “una discrepancia severa en la línea” es elocuente, lo mismo que la insistencia de los actuales columnistas de El Comercio en el tema de los audios, y la prohibición “moral” de difundirlos (está claro que ellos no hubiesen difundido el vídeo Kouri-Montesinos), y las apelaciones a la “gobernabilidad” como argumento complementario. Que los cambios poseen una motivación política parece ser una hipótesis sólida; que el interés por guardar buenas y estrechas relaciones con el poder de turno es algo que no se debe descartar como móvil (pero es algo que aun no se puede demostrar de manera contundente). Que hoy una de las personas más poderosas en ambos diarios sea alguien que postuló al congreso por la lista fujimorista en la época más vergonzosa de ese régimen no es un dato que pueda mantenerse en el ámbito de lo meramente anecdótico. Habrá que permanecer pendientes en torno a cómo tratarán estos diarios el tema de las protestas sociales, el curso del juicio a Fujimori, o los fallos del Tribunal Constitucional.

Pero estos golpes de timón pueden leerse como malas decisiones de tipo empresarial. Las ventas de Perú 21 están cayendo. Se sabía que la fortaleza del diario residía en parte en que era un medio opositor. Sin sus columnistas, ha perdido atractivo para el lector. Ya no ofrece comics, lo cual empeora las cosas. No me sorprendería si el periódico desapareciera dentro de unos meses. El Comercio ha vuelto a ser un “diario de familia” aun en el contenido: las páginas de Sociales han crecido y adquirido un mayor entusiasta, la parte política ha perdido (todavía más) calorías, y bueno, tenemos las columnas insípidas y casi oficialistas de Guerra, y además las “notas científicas” de algunos miembros más lejanos del clan Miró Quesada (cómo se nota que la agudeza científica característica de Racso y de Francisco Miró Quesada el filósofo no necesariamente se hereda. De Francisco Miró Quesada el politólogo esperábamos más rebeldía política, merced a su talento, pero de rebeldía, nada). Después de un período de relativa ‘modernidad’, la situación de El Comercio se ha tornado oscura. En contraste, La República ha contratado a la mayoría de los ex columnistas de Perú 21, e incluso ha anunciado la presencia de Álvarez Rodrich con una columna diaria – “desde el 21”, aparece en la publicidad como una nota irónica -. Probablemente esto robustezca las ventas del diario.

En estos movimientos se detecta sin dudarlo la acción del marketing, y también la presencia de la política, pero no podrá descartarse del todo la influencia de la opinión y de las expectativas del ciudadano, de aquel que percibió que los golpes de timón podrían tener consecuencias sobre el ejercicio irrestricto de su derecho a la información. No me refiero al “activista indignado”, si no al ciudadano común que desaprueba que se censure a un caricaturista de El Otorongo por cuestionar las opiniones racistas del Presidente de la República, por ejemplo. El diario que defendió la libertad de expresión de Piero Quijano no puede descender a ese nivel, por principio. Plantear estas cuestiones no implica asumir una posición "moralista" - no implica "pontificar" ni nada por el estilo -, hacer visibles estas contradicciones al interior del debate público constituye una actividad cívica cotidiana. Que un sector - cada vez más amplio - de la ciudadanía se mantenga alerta respecto de este tipo de circunstancias siempre será provechoso para la sociedad entera.

3 comentarios:

FrAnK dijo...

No se hasta que punto puda influir el fujimorismo. Recuerda que tanto Rosa María Palacios y augusto Á. Rodrich, trabajaron - de alguna manera- para dicho régimen. sobre todo doña Rosa María que apoyó al Miller.
En todo caso, recuerdo que hasta el año 99, el diario El Comercio no dijo casi nada sobre el fujimorismo. No recuerdo si en esa época Miró Quesada Cisneros estuvo en esas filas. Asimismo Martha Meyer postuló como congresista de las filas fujimoristas.

Ahora, no quiero pecar de exagerado. Ya se acerca la navidad y de buena fe podría decir que lo hicieron sin saber. Es decir, la misma excusa de Fujimori sobre el grupo Colina.

No he revisado La República hoy, pero tendría que ver si las páginaas han aumentado o disminuído. No tengo nada con los columnistas que pasaron de Perú21 a este diario, aunque creo que exageraron al llevar a tantos. Pero eso sí, dejemos en claro que un diario lo hacen las notas informativas, las crónicas, los reportajes, el periodismo de investigación y el editorial. Es decir, los hombres que se amanecen en los cierres, hasta en día de navidad y año nuevo. Casi casi como un policía, y a veces mal pagados.

Hay mucho gato encerrado en este asunto Para muchos fue un exceso "botar" a Rodrich, para otros "son posturas empresariales de índole privado".

A Hildebrandt lo botaron innumerables veces. No muchos saltaron.

Saludos!!!

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Frank:

Esperemos que estas movidas en el Grupo El Comercio no busquen agradar a los poderosos. No soy optimista en este tema.

Saludos,
Gonzalo.

Escuela Virtual dijo...

Hola. ¿Cómo está?. Un gusto saludarlo Sr. Gonzalo. Le escribimos porque nos pareció interesante su blog y nos gustaría realizarle una entrevista entre la quincena y fines de enero para nuestro portal educativo Escuela Virtual Backus, www.escuelavirtualbackus.edu.pe
Nuestro portal tiene como objetivo difundir toda actividad relacionada con la educación y cultura, por ello esperamos su pronta respuesta.
Nuestro correo es: escuelavirtualbackus@hotmail.com
Teléfonos: 989940063 / 471-4001
Saludos
Catherine Humel