miércoles, 1 de septiembre de 2010

¿QUIÉN (DIJO QUE) ERA LIBERAL?



Gonzalo Gamio Gehri


Sorprenden los dos últimos editoriales de Correo. No por la cuestionada calidad de sus argumentos, sino por lo reveladores que son, pues ponen de manifiesto los espantosos prejuicios de su autor. Se explica porqué es el “líder de opinión” más querido por quienes cultivan el conservadurismo político de corte autoritario y el militarismo, los religiosos ultramontanos "reaccionarios", los fujimoristas nostálgicos, los predicadores de Facebook contra los derechos humanos, etc. Probablemente estas dos notas muestran de un modo particularmente cristalino el antiliberalismo del autor.

Las dos columnas han sido escritas contra la candidatura de Susana Villarán, que está consolidándose en las dos últimas semanas. Aunque está en un segundo lugar, a cierto sector de la opinión pública le aterra la posibilidad de que Villarán se convierta en alcaldesa de Lima (paradójicamente, ese pánico refuerza su posición y legítimas pretensiones políticas). Inicialmente, Villarán era blanco de bromas generadas desde ese diario inspiradas en el improvisado rótulo “caviar”. Se la sindicaba como izquierdista Light, como una lideresa de una izquierda que había abandonado la seriedad del marxismo para abrazar “causas cívicas”, consideraciones ecológicas, etc. Ahora, cuando la campaña arrecia, han cambiado la estrategia: se la acusa de cavernaria, marxista “premoderna”, supuestamente próxima a los sectores pro-subversivos. Quien lea Correo con frecuencia podrá detectar el cambio de discurso con precisión.

En la columna del 31, el periodista se lamenta con cierta desesperación de que un segmento del “sector A” tenga pensado votar por Villarán. Primero se apela al viejo argumento (‘comunista’) de la “conciencia de clase”: el 'sector A' no debería votar contra sus intereses (de clase), pues sería un “voto suicida”. Luego intenta “explicar” esa actitud “argumentando” (en realidad, no ofrece ninguna prueba para sustentar sus "intuiciones") que ese sector acomodado de la población ha practicado la endogamia, que se han reproducido entre ellos, generando una serie de “taras” físicas y mentales (por eso describe ofensivamente a ese grupo como “el otro electarado”). Es decir, pretende “explicar” una posición política que no comparte invocando espurias hipótesis “biológicas”. La presunta victoria final de la materia sobre el espíritu. Esta clase de discurso ligero, infundado y agresivo resulta no sólo cuestionable, sino francamente irresponsable y de una mala fe infame. Estas opiniones suyas han sido calificadas como racistas; Gustavo Faverón las ha identificado con el punto de vista de una especie de Goebbles inarticulado. Las penosas consideraciones "genéticas" de Mariátegui son torpes y malintencionadas. Sea como sea, no se trata de una interpretación que calce - para nada - con los principios del liberalismo político.

En la nota de hoy, el director de Correo intenta sostener que Villarán es una radical que levanta el puño como Abimael Guzmán. Así de simple y de invertebrada es su "idea". Ni una palabra sobre su plan para Lima (descalifica sus ideas, pero no dedica ni una línea a exponer su crítica). Su posición ha sido descrita con razón como macartista, pues apunta a descalificar a Villarán etiquetándola como “izquierdista”, incluso intentando mezclarla maliciosamente con grupos vinculados a la subversión. Pretende que imponerle el rótulo bastará para descartar su candidatura como una alternativa política con sentido. La trayectoria de Villarán revela su compromiso con la paz y los derechos humanos, no tiene sentido intentar erosionar su candidatura apelando a ese tipo de murmuraciones, que ensombrecen esta campaña. Del mismo modo, animalizar a quien discrepa constituye una argucia malsana que nada tiene que ver con la deliberación liberal. Olvida Mariátegui que el liberalismo político intenta configurar un espacio público en el que estén presentes todas las ideologías y concepciones de la vida (“doctrinas comprensivas”) que suscriban una concepción política de la justicia fundada en los principios del estado constitucional de derecho (incluidos los derechos humanos y las libertades públicas). Quedan excluidos aquellos grupos que predican la violencia como método para la captura - o la preservación - del poder. En ese sentido, realmente se sitúan fuera del juego democrático tanto la extrema izquierda como la extrema derecha. Si lo que el autor busca es confrontar a Susana Villarán, que recurra a otra estrategia, que discuta su programa. En lugar de intentar atemorizar a la población con el "cuco socialista", debería examinar las ideas y las propuestas. El antiliberalismo de sus últimas notas se divisa desde lejos.

35 comentarios:

Te amo, espíritu mío dijo...

Villarán es genial. Yo votaré por ella.

Lo único que no me agrada de ella es que esté a favor del aborto.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Sofía:

Sí, a mí me parece que Villarán es una buena candidata. No me he decidido aún, pero es altamente probable que vote por ella.

Yo también estoy, en principio, en contra del aborto.

Saludos,
Gonzalo.

Alejandro León dijo...

Hola Gonzalo, muy buena réplica. Las últimas columnas de Mariátegui son alarmantes -más que de costumbre-. Inclusive, me parece, coquetea con el delirio. Pareciera que está construyendo una historia de ciencia ficción con todos esos argumentos genéticos. Por otro lado, sus generalizaciones apresuradas, en las que incluye en la misma categoría a terroristas, marxistas, etc., también son de una simpleza sorprendente. Y, finalmente, construir un argumento crítico sobre un gesto -levantar la mano con el puño cerrado- solo muestra un pensamiento absolutamente reduccionista y sesgado.

Justo hoy por la mañana publiqué sus últimas columnas en mi Facebook para compartir y evidenciar la fragilidad y la falta de ética de su "pensamiento". Me tomaré la libertad de compartir tu columna para reforzar la crítica.

Saludos desde Francia, Alejandro.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Alejandro:

De acuerdo con lo que señalas. Efectivamente, el discurso de Aldo Mariátegui es delirante e irresponsable.

Encantado de que publiques mi post, muchas gracias.

Un abrazo,
Gonzalo.

Anónimo dijo...

Por supuesto, ni una palabra al hecho de que esta señora llevaba a un violentista con dos procesos penales pendientes por posesión de explosivos.

Si esa es la izquierda "moderada", mejor no me quedo a ver cómo es la "radical".

Nadie que esté aliado con Patria Roja puede decirse que es izquierda "moderna" y "moderada".

Ojalá no censuren mi comentario

Zimmerman dijo...

En realidad, sus últimas columnas no sobrepasan un nivel que desde hace ya bastante tiempo mantiene, con todo lo que eso implica.

No me parece exagerado preguntar si es que sus argumentos están cerrados completamente a cualquier posibilidad de diálogo, pues descalifica agresivamente de antemano cualquier réplica que se le pueda hacer (se me ocurre que él diría que lo que estamos comentando en este espacio es "basura caviar", o algo así).

Lo que hace es básicamente propaganda fascistoide.

En fin, concuerdo en lo de delirante, aunque no diría simplemente que "coquetea"... hasta causaría gracia si no fuera de tan mal gusto.

Saludos.

Roberto Arriola dijo...

Oye Gamio, deja de calumniarnos. La mayor parte de los católicos ultramontanos no tenemos ninguna simpatía ni por Aldo ni por José Carlos Mariátegui. Cuídate de las generalizaciones infundadas y por favor no nos pongas en las listas de sus fans.... ¿Cómo podemos estar de acuerdo con alguien que es crudamente neoliberal y que es tolerante con el matrimonio homosexual y el aborto (en esto Mariátegui coincide plenamente con la Villarán)?

Ahora, a pesar de que consideramos a los Mariátegui muy nocivos, eso no quiere decir que no sea cierto que es bastante cuestionable que la Villarán incorpore en sus filas a los energúmenos de Patria Roja... No le tenemos ninguna simpatía a esa señora...

Eduardo Hernando dijo...

"...pero es altamente probable que vote por ella... no seas gracioso gonzalo que esta señora es tu candidata como en mi caso lo es Fernan Altuve :)

El comentario de "te amo, espiritu mio" creo que refleja bien lo acertado de correo respecto a la confusion mental de la clase alta limeña
un abrazo
eduardo

Ricardo Falla Carrillo dijo...

Estimado Gonzalo, como sabes coincidimos en muchas cosas y somos compañeros en la lucha contra la mafia fujimorista. Igualmente me parece nauseabundo el marcartismo de Mariátegui y de ese sector de la ultraderecha.

En lo personal no me convence Fuerza Social. Pienso que Susana Villarán carece de estatura política, de capacidad de negociación ante los poderes fácticos. Sus credenciales políticas son deplorables. Fue asesora de la peor alcaldía de Lima, la de Alfonso Barrantes, aquella que generalizó el caos de la horrible Lima de los ochenta. Fue propulsora de un sistema asistencialista y populista como los comité de vasos de leche, cuya metástasis vemos hoy. Como ministra de la mujer, tuvo el tiempo que duró el gobierno de Paniagua, es decir, nueve meses. En términos temporales, nada.

Me preocupa su plan de gobierno. Considero que sigue siendo una "alma bella", una persona que es incapaz de comprender las tensiones del mundo político y social, y de una ciudad tan compleja como Lima. Su plan de gobierno municipal tiene enormes vacíos en temas como transporte y seguridad. No dice nada sobre la necesidad de continuidad de obras que están en curso.

Me preocupa que la izquierda que ella intenta representar, es esa izquierda que es incapaz de ofrecer orden, eficiencia y modernización de infraestructura, de sistemas de organización y procesos. Cuando la escucho soy consciente, una vez más, del drama de la izquierda peruana, su incapacidad de ofrecer un proyecto de orden social, eficiencia y modernización. Monopolizándose esos discursos en la ultraderecha.

Se que muchos de nuestro entorno votarán por Susana Villarán. Lo que es legítimo desde cualquier punto de vista. Sin embargo, en este caso, me permito discrepar con muchos queridos amigos. Votaré por una opción diferente, cercana a mis convicciones liberales.

saludos

Ricardo

Gonzalo Gamio dijo...

Arriola:

Mira los blogs ultramontanos (y las péginas de "Montealegre", y fíjate cómo recitan con devoción a Aldo M. y a Santiváñez.

Gonzalo Gamio dijo...

Eduardo:

Igual debo revisar a conciencia su programa para ver si voto o no por Villarán.

Un abrazo,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Zimmermman:

Efectivamente, Aldo M. usa retórica fascistoide, incluso ahora con alusiones "biológicas". Lo suyo es el insulto y la patada, no el diálogo.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Ricardo:

Entiendo tu punto, aunque creo que Villarán actuó bien como ministra.

Se requiere una renovación del discurso de la izquierda. Creo que es un proceso que está a medio camino.

Un abrazo,
Gonzalo.

Roberto Arriola dijo...

Esos blogs de autodenominados "ultramontanos" son bien cuestionables desde el punto de vista de la ortodoxia católica. Algunos son abiertamente cismáticos (lefrevristas)-ser cismático es lo contrario a ultramontano, término que hace referencia a la fidelidad al Papa- y otros son de una confusión mental enorme como los de los señores Rivera y Milla, seguidores de Vattimo!!! (¿En qué pensarán estos pobres tipos? Tienen contradicciones tan profundas como los teólogos de la liberación). Así que por favor, por unos personajes estravagantes falsamente autodenominados "ultramontanos" no nos pongas a los verdaderos ultramontanos en el mismo saco...
El que tengan blogs no significa que sean una mayoría...

Rogelio el Grande dijo...

"Igual debo revisar a conciencia su programa para ver si voto o no por Villarán"... Con razón Mariátegui se exaspera... Hay una ingenuidad tan ilusa detrás de estas palabras... Aunque el programa de Susy fuera una maravilla no podría hacer nada por sus colaboradores simpatizantes de las FARC... Y sus amigos del SUTEP seguro que serían una garantía para mejorar la educación...
Mariátegui tiene razón.. Nuestra gente que deberían estar mejor preparada para orientar al país ha perdido la razón y está más desorientada que el pueblo.... Pobre Perú...

Daniel Salas dijo...

Recuerdo que tenía un debate pendiente con el profesor Hernando. ¿Sigue animado? ¿Cuándo lo hacemos?

Geviert-Kreis dijo...

"...supuestamente próxima a los sectores pro-subversivos".

Estimado Gonzalo:

Sobre la línea de Correo no hay mucho que decir, creo yo. Es una "fuerza de choque", un barrabravismo que utiliza la misma estrategia de la guerrilla (información-desinformación), pero contra las izquierdas. Que el director sea precisamente un pariente de Mariategui debe ser un "espina" para los político-románticos más puristas, los javier Heraud 2.0. Por el lado del personaje, no cre que sea comparable el manejo táctico de la historia peruana que hace Mariategui en sus artículos con el manejo de la historia que hace Faverón (ni la propia, ni mucho menos la de los alemanes, por favor). Los de Correo son, pues, una "barra" más impúdica, menos politicamente correctos, saben rebotar "un dato" cuando la coyuntura manda. En pocas palabras, son unos perfectos malcriados. Creo, por lo mismo, que les interese bien poco aprobar o no un examen de doctrina liberal (tanto menos sentirse aludidos por tener una prosa "eugenética").

Lo que quiero decir es que cada medio de prensa tiene su perfil político, sus "poderes fácticos", su estrategia gramsciana, como sabemos. Desde este estricto punto de vista (el lector haga un esfuerzo), Correo vale el Comercio o la República. Cuestión de nuance, estilo y metaforología, como diría mi amigo Salas. No creo finalmente que sea necesario poner a Correo "en un sólo saco" con los ultramontanos, reaccionarios y conservadores de Facebook, como bien ha protestado un comentarista. Los últimos podrán apoyarse en Correo, dudo mucho que sea viceversa. No es correcto, porque estamos haciendo la misma operación retórica que hacen ellos: poner a los denominados "caviares" (la sociedad civil) con los senderistas (la sociedad política) en un sólo saco. Esta lógica no es sana, como sabemos. Ambas retóricas no ayudan al debate. Al menos no ayuda a distinguir la necesidad de una futura Nueva Derecha, que es la que yo pretendo.

Sobre Villarán ahora. Personalmente no me gusta la candidata en cuestión Gonzalo y no por obvias diferencias ideológicas. La persona podrá ser honesta e interesante (no lo pongo en duda, si tú lo piensas), lo que me preocupa es la elite anti-sistema que se mueve detrás de ella. Que consideres un supuesto el nexo con el viejo "Comité Político Militar Patria Roja" me sorprende un poco, mi estimado. Si tal supuesto no fuese un hecho, los jefes de campaña de Villarán no le hubiesen aconsejado sacar del escenario electoral a un violentista anti-sistema, peor aún procesado, como Amaya.

Villarán afirma que Amaya "es un procesado, pero que no ha sido juzgado". Este eufemismo del "Sí-pero-no-señores" cambia poco las cosas, más bien preocupa el sibaritismo político-realista de la frase. Mis respetos. Se criticaba así precisamente el pasado de los ex-fujimoristas reciclados post-transición, no veo por qué cambiar la medida de la balanza ahora (o peor, callar estratégicamente) en el caso de Amaya y cuantos más camuflados como él estén detrás de Villarán.

Villarán no tiene la estructura partidaria y territorial que tienen los comunistas, "viejos lobos" con su buena historia (de derrotas), como a su modo el Apra. No le dan la estructura partidaria por nada a cambio. Qué pueda ofrecer el programa de la candidata Villarán ahora, puede ser interesante, no lo pongo en duda. Sin embargo, hasta que no se llege en el Perú a esos auténticos "contratos cívicos" con el electorado, como en el caso de los partidos europeos, todas las propuestas electorales no valen nada (el candidato-alcade europeo, por ejemplo, literalmente firma su programa y si no cumple paga).

Sobre qué no hizo antes Villarán (e hizo al final), pienso que el comentario del señor Ricardo Falla Carrillo ha sintetizado muy bien la cuestión de fondo. No se puede no estar de acuerdo con él.

Geviert-Kreis dijo...

(...)

Si Villarán ha logrado generar simpatías, sus buenos motivos tendrá, no lo dudo. Me parece que Villarán está canalizando el voto juvenil anti-Lourdes, el voto "viejo", el voto pro-sistema. Es pues, principalmente un voto negativo de las izquierdas moderadas 2.0. más desganadas, en el peor del los casos un voto desmemoriado, hasta antropológico diría: el estudiante nace izquierdoso a punta de tanta correa en familia, primero, y tanto "análisis ideológico" después. Lamentablemente un izquierdismo natural, fisiológico, un carnet de "rebelde", un futuro chocherita. Es natural, entonces, que el electorado juvenil pro-Villarán sepa siempre decir "no". No al viejo "sistema" que encarna Lourdes en este caso (¿dónde están la nuevas generaciones de derecha?, ni la sombra). Acá solo la educación puede remediar.

"Macartismo nauseabundo" o no, mi estimado amigo, es una candidata, al igual que Humala y el fenecido Arana, que va neutralizada con todos los medios electorales legales. Permíteme la sinceridad. Con esto no quiero decir que sea un descarado pro-Lourdes. Sabes que la vieja derecha no me seduce, me aburre. En otras palabras, nada de "saltos al vacío" con las instituciones (el alcade y el presidente pasan siempre, deben pasar siempre) al menos hasta los próximos veinte años, que las instituciones "cuajen", para bien o para mal, perfectible o no que sean. Luego, podemos votar a todas las Susanas que quieran, la voto yo y le hago la propaganda con gusto y gratis (tanto no cambiará nada para las instituciones consolidadas, con una cultura política antagonista-cooperativa, que no es la de patria roja). Una candidata como ella, más bien añadiría, en el futuro, el "rostro humano". Dicho sutilmente ahora y sinceramente: visto desde el institucionalismo, el tipo de candidato Villarán es una candidata del futuro próximo, ahora es un peligro, un "caballo de troya" de los patria roja y el nacionalismo contiguo. No veo supuestos, mi amigo. Es mi punto de vista.

mis saludos,

Ricardo Falla Carrillo dijo...

Estimado Gonzalo, concuerdo con el señor Geviert-Kriest en cuestiones de fondo.

Hay datos de la realidad que debemos aprender a leer sin los anteojos postestructurales (tan caros a los "teóricos" de "izquierda"). Antes de pensar al modo postindustrial debemos aprender a ser y hacer una sociedad que funcione en términos de racionalidad administrativa, bajo coeficientes de calidad de gestión.Eso, considero, es modernizar al país.

Una vez que seamos un país que funcione, cuyos sistemas funcionen realmente, ya podremos teorizar sobre "dinámicas" "imaginarios" "discursos del poder" "otredad-oficialidad" , etc. Obviamente financiados por recursos públicos y privados.

Hoy escuche a Susana Villarán en la radio. Se refería al caso chileno y establecía un paralelo entre la Concertación Democrática y su Fuerza Social. Nada más falso. La Concertación Democrática, que gobernó muy bien a Chile, fue una alianza entre la centro derecha y la centro izquierda (DC y PS). Una alianza concebida originalmente para derrotar al pinochetismo. La Concertación excluyó al Partido Comunista Chileno porque salía del proyecto modernizador que esta gran coalición construyó. Y la lección de la Concertación fue enseñarnos en términos prácticos que los Derechos Humanos, la democracia y la Economía de Mercado pueden coexistir en sólo discurso. Y que para que sirvan a la gente, deben ser organizados desde criterios sistémicos y funcionales. Racionalidad Instrumental, así de simple. La izquierda peruana renunció a eso.

Un abrazo

Ricardo

eduardo hernando nieto dijo...

Para Daniel Salas: Siempre listo para debatir mas aun ahora que se acelera el proceso de descomposicion civilizatorio!!
saludos
eduardo

Daniel Salas dijo...

Pues entonces que se ponga hora y fecha. Yo puedo finales de setiembre o principios de octubre. Por cierto, para debatir hay que ponerse de acuerdo sobre en qué estamos en desacuerdo. Si fijamos un tema, lo puedo preparar bien. Gonzalo puede ser el mediador.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Giovanni:

Sí, es probable que poner en el mismo saco a los ultramontanos y a los reaccionarios de Facebook puede haber resultado excesivo.....ellos se describen como ultramontanos, pero existen distancias importantes.

A mí también me preocupa la presencia de algunos elementos de Patria Roja en el frente de Susana Villarán. Mi voto dependerá de las precisiones que ella haga.

Respecto del institucionalismo, la nueva izquierda (¡No el MNI!) y la nueva derecha, estamos completamente de acuerdo.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimados Daniel y Eduardo:

Hagamos el debate. Seré el moderador con mucho gusto, amigos.

Un abrazo,
Gonzalo.

eduardo hernando nieto dijo...

acepto la moderacion de gonzalo, me viene bien octubre y si quieren debato de visitante esto es, en la ruiz de montoya!!
saludos
eduardo

Te amo, espíritu mío dijo...

Eduardo Hernando Nieto:

Si desconoce los motivos personales por los cuales votaré por una persona que en apariencia no comparte mi ideología política, preciso es que no departa sobre decisiones que le son ajenas, que no le competen y cuya coyuntura ignora. Los juicios apresurados, sin conocimiento de causa ni de las motivaciones subyacentes a una decisión personal, no sientan nada bien a una mente crítica.

Saludos.

Román dijo...

Estimado Gonzalo, más allá de lo que haya escrito un señor llamado Aldo, creo que usted ha colocado un tema importante que las nuevas generaciones apuestan: el liberalismo, y sus argumentos me convencen cada día más que a pesar de no haber calado en el conciente de la ciudadanía como teoría o como opción en la práctica cotidiana y el quehacer la hemos asumido (división de poderes, creencia en la democracia, insituciones políticas, otras). abrazos

Román dijo...

Estimado Gonzalo, más allá de lo que haya escrito un señor llamado Aldo, creo que usted ha colocado un tema importante que las nuevas generaciones apuestan: el liberalismo, y sus argumentos me convencen cada día más que a pesar de no haber calado en el conciente de la ciudadanía como teoría o como opción en la práctica cotidiana y el quehacer la hemos asumido (división de poderes, creencia en la democracia, insituciones políticas, otras). abrazos

aldo dijo...

delirante y estólido me parece la posición de susy villarán proclamandose como la nueva izquierda, la verde, pero a la vez se alía con esa vieja y trasnochada izquierda violentista y recontra rojaza. ahì deben haber una serie de rojimios en su lista de regidores bien encubiertos.

no entiendo como una persona tan culta como el señor nieto vote por huevoduro altuve. es un buen historiador y profesor-investigador, pero como politico es un fracasado, un looser, por favor!!! la mejor de todos es a legua lourdes flores y todos esperamos que gane para evitar que la amarilla municipalidad de lima se tiña de rojo carmesi.

Gonzalo Gamio dijo...

Aldo:

Si esperas que tus comentarios sean en serio, tendrías que dejar ese estilo "Carnecitas" y "Chiquitas", dejar las etiquetas y argumentar.

Eduardo Gonzalez dijo...

A todo esto, es muy curioso que la derecha se mese las barbas por la supuesta, que no real, hincha de las FARC en la lista de Susana Villaran y no reparen en que -oh sorpresa!- el unico peruano condenado por la justicia por cooperar con las FARC es un ultraderechista y traficante de armas llamado Vladimito Montesinos.

Chapulina dijo...

Creo que leer la columna de Aldo Mariátegui no es ningún ejercicio saludable para la mente, para el espíritu ni para el hígado. Sinceramente no encuentro ningún sentido en las aberraciones que escribe. Me pregunto qué tan propicio y oportuno es invertir esfuerzo, concentración, tiempo en siquiera pensar qué se le puede responder al sinsentido y al más subterráneo absurdo. Para mí sus últimas columnas rozan con lo patético.

Siento que el discurso de A. Mariátegui es concientemente cínico e irresponsablemente inescrupuloso porque con sus desafortunadas opiniones está llevando una celebración electoral a niveles nauseabundos.

Denominar “electarado”; tildar de imbéciles, suicidas, estúpidos a aquellas personas que deciden votar por una opción democrática que no es la del gusto de A. Mariátegui; recurrir a justificar esta intolerancia con conceptos como 'inbreeding' y racismos disfrazados; es francamente insoportable y vomitivo.

¿No es visiblemente lógico y notorio que lo que él dice es un contrasentido y que las personas notarán que el señor está desvariando?¿Por qué le hacen caso? ¿Por qué le prestan atención? ¿Acaso la indiferencia y la evitación no sería la mejor solución para evitar que consiga llamar la atención?

Puedo comprender y entender los móviles de algunas personas para transformar toda su sincera indignación al leer los artículos del señor en mención, en una respuesta que anhela confrontar la sinrazón de una manera prudente y argumentada, sin caer en “el nivel discursivo” de A. Mariátegui. Lo entiendo, porque alguna vez me irrité hasta el extremo al leer un artículo discriminatorio y ofensivo que escribió el Sr. Bedoya Ugarteche y la única respuesta humana que encontré fue responderle, a pesar de que sabría que nunca me leería. Ahora sé que esa respuesta fue una catarsis saludable... y nada más. No sé las consecuencias inmediatas y de largo plazo de ese escrito, aún.

Por eso insisto con mi pregunta, ¿por qué continuar leyendo y comentando a A. Mariátegui? Creo que con la columna del día de hoy, él se ha ganado un puesto a pulso y meticulosamente trabajado diariamente, en el sillón del pensamiento absurdo, procaz y pueril.

Saludos cordiales,

PD: Aldo Mariátegui es peor que la Tía Paca http://chapulina.tumblr.com/post/999073064/aldo-mariategui-es-peor-que-la-tia-paca

Chapulina dijo...

Creo que leer la columna de Aldo Mariátegui no es ningún ejercicio saludable para la mente, para el espíritu ni para el hígado. Sinceramente no encuentro ningún sentido en las aberraciones que escribe. Me pregunto qué tan propicio y oportuno es invertir esfuerzo, concentración, tiempo en siquiera pensar qué se le puede responder al sinsentido y al más subterráneo absurdo. Para mí sus últimas columnas rozan con lo patético.

Siento que el discurso de A. Mariátegui es concientemente cínico e irresponsablemente inescrupuloso porque con sus desafortunadas opiniones está llevando una celebración electoral a niveles nauseabundos.

Denominar “electarado”; tildar de imbéciles, suicidas, estúpidos a aquellas personas que deciden votar por una opción democrática que no es la del gusto de A. Mariátegui; recurrir a justificar esta intolerancia con conceptos como 'inbreeding' y racismos disfrazados; es francamente insoportable y vomitivo.

¿No es visiblemente lógico y notorio que lo que él dice es un contrasentido y que las personas notarán que el señor está desvariando?¿Por qué le hacen caso? ¿Por qué le prestan atención? ¿Acaso la indiferencia y la evitación no sería la mejor solución para evitar que consiga llamar la atención?

(continúa...)

Chapulina dijo...

Puedo comprender y entender los móviles de algunas personas para transformar toda su sincera indignación al leer los artículos del señor en mención, en una respuesta que anhela confrontar la sinrazón de una manera prudente y argumentada, sin caer en “el nivel discursivo” de A. Mariátegui. Lo entiendo, porque alguna vez me irrité hasta el extremo al leer un artículo discriminatorio y ofensivo que escribió el Sr. Bedoya Ugarteche y la única respuesta humana que encontré fue responderle, a pesar de que sabría que nunca me leería. Ahora sé que esa respuesta fue una catarsis saludable... y nada más. No sé las consecuencias inmediatas y de largo plazo de ese escrito, aún.

Por eso insisto con mi pregunta, ¿por qué continuar leyendo y comentando a A. Mariátegui? Creo que con la columna del día de hoy, él se ha ganado un puesto a pulso y meticulosamente trabajado diariamente, en el sillón del pensamiento absurdo, procaz y pueril.

Saludos cordiales,

PD: Aldo Mariátegui es peor que la Tía Paca http://chapulina.tumblr.com/post/999073064/aldo-mariategui-es-peor-que-la-tia-paca

aldo dijo...

no tengo ningun estilo chiquititas, carnecitas porque jamas he laborado para esos diarios (correo y la razon) porque creo, como algunos de ustedes, que no realizan periodismo de investigacion, pero las columnas de aldo mariategui sí me gustan. es claro, directo, dice la cosas sin regodeo, es politicamente incorrecto, expresa lo que piensa.

con relacion a villaran, puede ser todo lo buena que quieran, pero esa alianza con el sutep, es catastrofica. un sindicato retrogrado y funesto. la vieja izquierda comunista y violentista con la que el propio barrante tuvo que lidiar y no pudo gobernar correctamente. si gana villaran, espero y ruego a dios que eso no pase, no creo que sea lo suficientemente neutral para frenar las huelgas y paros que destruyen lima de esos delincuentes de la cgtp y del sutep.

alan casi, casi a apoyado a lourdes y recordemos que él no coloca al candidato que quiere, pero puede impedir que gane el que no quiere. villaran, es obvio, la candidata que no quiere.
aldo

Anónimo dijo...

Creo que olvidamos algo: la candidatura es para la alcaldía... y nada más. Básicamente, se trata de elegir administradores de gobiernos locales, cuya competencia acaba ahí. No creo que la ideología de quien gane la alcaldía de Lima Metropolitana afecte gran cosa su quehacer. Derechista o izquierdista, avanzado o retrórgrado, lo que queremos es: que no robe, que trabaje y haga de la ciudad (o del distrito) un buen lugar para vivir.

No esperemos mucho de un cargo como el de Alcalde...