lunes, 6 de abril de 2009

ESPERANDO LA SENTENCIA. REFLEXIONES SOBRE EL 'CASO FUJIMORI'



Gonzalo Gamio Gehri


Alberto Fujimori ha decidido – en las dos ocasiones en las que el tribunal le cedió el uso de la palabra – sustituir el recurso a la defensa legal por el del discurso político criollo. Prefirió no concentrarse en el tema legal, sino defender el ‘éxito’ de la lucha antisubversiva que se llevó a cabo bajo su mandato. Por supuesto, omitió toda referencia a que el GEIN que logró la captura de Guzmán tuvo lugar al final del gobierno de García, y que el ‘cambio de estrategia’ no se debe a su gestión. Insistió el ex autócrata en que su política de pacificación tuvo un ‘rostro legal’ y que las masacres de La Cantuta y Barrios Altos se debieron a la “traición” de algunos cuadros militares (por supuesto, no explicó en qué consistió dicha “traición” ni dio cuenta de los efectivos militares que habrían incurrido en la misma). Señaló que su “legado” (¿?) sería continuado por sus hijos Keiko y Kenyi.

En lo único en que el alegato de Fujimori coincidió con la estrategia que asumió su defensa fue en la tesis de que no existen pruebas que lo incriminen directamente. Este es un argumento que no funciona en estos casos. Si lo que se busca es un arma humeante con las huellas de Fujimori o documentos firmados y sellados por él ordenando asesinatos entonces tal búsqueda no llegará a buen puerto. Tampoco encontrarán documentos firmados por Hitler y Stalin enviando a personas a campos de concentración o contratando sicarios para asesinar a rivales políticos. Lo que se ha venido probando es la conexión del Grupo Colina con el Ejército y el SIN, y cómo la cadena de mando ascendiía hasta Salazar Monroe – ya condenado por estos casos – Montesinos y Fujimori. Su gobierno felicitó a los asesinos, obstaculizó las investigaciones sobre el tema y amnistió al Grupo Colina. Se trata de la figura del autor mediato. La justicia peruana, además, cuenta con un precedente en el uso de esta estrategia; gracias a ella condenó a cadena perpetua al propio Abimael Guzmán.

Es altamente probable que Fujimori sea condenado a una pena mayor de veinte años por delitos contra los Derechos Humanos. Él apuesta a conseguir una disminución de la pena en las instancias superiores, y quizá por lograr un triunfo electoral de su hijo Keiko el 2011, que propicie su indulto. Hasta donde sabemos, el indulto es una figura que no se admite en el caso de crímenes de lesa humanidad. Pero creo que Fujimori se arrima a un mal palo. Está claro que Keiko no tiene reales condiciones para la vida política. Tiene un pobre discurso, y casi nulos reflejos políticos. Uno se pregunta de qué sirvieron tantos años de estudios en Boston (tengo entendido que la fuente de financiamiento de los estudios de los Fujimori aun no ha sido aclarada). Su gestión congresal se ha reducido al cumplimiento de una agenda única: promover la libertad de su progenitor ¿Para eso sirven nuestros impuestos, que pagan su sueldo? Y kenyi es famoso por jugar al patanzuelo amenazando sacar a las calles a las “barras bravas” del fujimorismo si el padre es declarado culpable. Fujimori optó en los noventa por convertir la democracia peruana en un gobierno despótico; ahora pugna por convertirlo en una monarquía dinástica. Algunos medios afines se esfuerzan por hacernos creer - ¡Con dos años de anticipación! – que la segunda vuelta del 2011 habría de decidirse entre dos candidatos antisistema: el nacionalismo militarista de Ollanta Humala y el continuismo del fujimorismo corrupto con Keiko Fujimori. No nos dejemos llevar por esa clase de hipótesis.

Pero lo más pintoresco del asunto es que – de acuerdo con el alegato de Fujimori y con las declaraciones de Keiko Fujimori – Montesinos no formaba parte de esta historia. Si antes la estrategia era disociar a los hermanos siameses – “Fujimori no sabía nada de lo que hacía Montesinos” -, ahora Montesinos es una variable ajena a la defensa fujimorista. Deslizar la idea de un Fujimori ignorante de la compra de congresistas y de medios de comunicación, y de crímenes contra la vida constituye una hipótesis que ofende a la inteligencia humana (ni siquiera Martha Chávez podía creerse ese cuento). La estrategia fujimorista es ahora no mencionar a Montesinos ¿No será porque se están aliando nuevamente con él (si acaso alguna vez se distanciaron)? Este conveniente silencio parece bastante revelador.

La sentencia de mañana constituye un valioso precedente para el Perú y para el mundo: un ex Presidente respondiendo ante la justicia por violaciones a los Derechos Humanos. El mensaje es evidente: todos somos iguales ante la ley, aquí no hay políticos todopoderosos que puedan burlarse de ella. Antes que pensar en torno al diseño de la campaña de su hijita en pro de su impunidad, Fujimori debería meditar seriamente sobre su responsabilidad frente a los terribles delitos cometidos. Una condena larga lo ayudaría a purgar sus culpas. Se merece el castigo, qué duda cabe. Al menos tiene la oportunidad de pagar serenamente su deuda con la sociedad.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

y puedes decirnos cuáles son las pruebas qué demuestren que fujimori ordenó los asesinatos de la cantuta y barrios altos.
Según tu texto el hecho de que su gobierno haya felicitado a los asesinos, obstaculizó las investigaciones sobre el tema y amnistió al Grupo Colina son pruebas discutibles. En el último caso, la amnistía la dio el Congreso.
En el primer y segundo caso, más parecen que fuera encubrimiento que autoría en el caso de asesinato. Creo que el caso iba más por este lado, que por el lado de haber ordenado los asesinatos.
tú qué piensas.
césar

Gonzalo Gamio dijo...

César:

Al concentrar todos los poderes luego del golpe del 5 de abril, la cadena de mando del Grupo Colina lo alcanza. Ningún movimiento en las FFAAA tenía lugar sin su decisión - declaración suya -. El Congreso de entonces actuaba siguiendo el beeper de Montesinos ¿Ya lo olvidaste?

Saludos,
Gonzalo.

LuchinG dijo...

César: quienes defienden a Fujimori suelen argumentar que no se ha podido probar nada (de hecho, acabo de discutir amablemente con un compañero de trabajo sobre lo mismo), pero nunca están al tanto de qué pruebas son esas y cómo es que han sido fraguadas; eso se debe a que en realidad lo que quieren defender es la justicia de los actos de Fujimori. Por eso creo que deberías centrar tu crítica a lo moral o ético, no a detalles legales que ninguno aquí maneja. ¿Por qué crees que es injusto (repito, no me refiero a lo legal) que condenen a Fujimori?

casio falla carrillo dijo...

Estimado Gonzalo:

Concuerdo contigo. Pero siempre me pregunto qué demonios hay en la cabeza de aquellos que aun defienden a Fujimori. ¿Qué tipo de ser humano es aquel que sigue negando lo evidente? ¿Cómo nuestra historia pudo haber parido a un Fujimori y, peor aun, a los llamados "fujimoristas"?.¿Cómo definir a un fujimorista? ¿De qué vida proviene? ¿Qué arrastra en su conciencia? Tendríamos que elaborar una tipología del fujimorista para comprender, de mejor manera, la relación terrible entre el mal y la estupidez.

Saludos
Ricardo

casio falla carrillo dijo...

Estimado Gonzalo:

Concuerdo contigo. Pero siempre me pregunto qué demonios hay en la cabeza de aquellos que aun defienden a Fujimori. ¿Qué tipo de ser humano es aquel que sigue negando lo evidente? ¿Cómo nuestra historia pudo haber parido a un Fujimori y, peor aun, a los llamados "fujimoristas"?.¿Cómo definir a un fujimorista? ¿De qué vida proviene? ¿Qué arrastra en su conciencia? Tendríamos que elaborar una tipología del fujimorista para comprender, de mejor manera, la relación terrible entre el mal y la estupidez.

Saludos
Ricardo

Frank Casas dijo...

Pues se ha dicho mucho acerca de esto. En todo caso, la ley ya lo sentenció culpable. Ahora debemos esperar las apelaciones respectivas y el siguiente juicio por actos de corrupción.

Espero que con esto no se detenga la dura batalla por encontrar a todos los asesinos, con Fujimori no termina el juicio, por el contrario debe empezar la lucha incansable.

Saludos

YO, SI OPINO dijo...

Felicitaciones a los intelectuales que pusieron su capacidad y conocimientos para esclarecer la verdad sobre la mafia fujimontesinista y a la prensa democrática que luchó contra el poder alanista y fujimontesinista y a los periodistas que lucharon contra la dictadura fujimontesinista sin ambages sin medias tintas y sin remilgos, de ellos también es ésta victoria contra la corrupción y el crimen … Que viva el Perú democrático !!! … Ahora falta Alan García que también sea sentenciado y condenado y que vaya a prisión.

Gonzalo Gamio dijo...

Excelente noticia. La justicia se abre paso.

Saludos,
Gonzalo.

Anónimo dijo...

Por qué es injusto condenar a fujimori? por qué sin pruebas no se debe condenar a nadie. Para aplicar una norma es necesario que se acredite lo que dice la norma. Si no, no estoy juzgando, sino ajusticiando. Si yo digo que alguien cometió un delito, tengo que probarlo.
Ahora bien, otro es mi opinión sobre el Gobierno de Fujimori.
Yo creo que el gobierno de fujimori destruyó las instituciones políticas, pero a él no se le condena por eso, que quizás se le deba juzgar por eso. En todo caso, ahora hay que leer la sentencia, y veamos que tan sólida es.
César

Gonzalo Gamio dijo...

César:

Hoy en “La República” aparece la reconstrucción del fallo punto por punto, para que lo revises.

Saludos,
Gonzalo.

Uriel dijo...

Es irónico. Sentencian a Fujimori con la misma teoria legal que se aplicó en su gobierno a Abimael Guzman, la tesis del "hombre de atras" de Claus Roxin (o autor mediato). Así que en terminos juridicos si hay un presedente el cual sirve de base para el tribunal. En general la tesis postula que un sujeto puede usar un arma (cuchillo, pistola o usar sus propio cuerpo como arma, etc), como instrumento para cometer un delito. De las misma manera se puede usar a otro sujeto como instrumento (del delito), y ahí no se necesitan pruebas, ya que para que se realice el delito se necesita un orden jerarquico y estatal o el "agente de escritorio", dentro de una cadena de mando. ¿Porque no sería culpable si el como presidente constitucional es el jefe del ejercito peruano y como tal, realiza las ordener y el plan general del ejercito? mas aún el ejercito está subordinado a él?. Así como un comandante responde a su superior por los actos cometidos en su ámbito de mando. De la misma manera el presidente responde ante los ciudadanos, que le dieron la potestad de gobernar el país, de sus actos.

Por ello excusarse en falta pruebas es absurdo. Ya que en una cadena de mando no hay pruebas, como ya lo demostró el tribunal, con los comentarios de reputados abogados internacionales (y si no hay pruebas entonces serían inocentes Hitler, Stalin hasta Abimales Guzman? espero que "Anonimo" no postule eso). La garantía de las pruebas es la base de nuestro orden juridico, pero eso se dá en delitos donde no hay una cadena de mando o jerárquica.

Claro, todos estarían de acuerdo de que si una persona cometió un delito entonces hay que sancionarlo. Eso implica a un presidente, un rico o a un pobre. Garantizado por nuestro "estado de dercho", cosa que no hubo en el gobierno de Fujimori, por más que haya "pacificado" el país.