martes, 27 de julio de 2010

VIENTOS AUTORITARIOS EN LA SOCIEDAD PERUANA / MÁS COMUNICADOS

Gonzalo Gamio Gehri

I

Mientras espero – sin mayor expectativa – el previsible penúltimo discurso presidencial de Alan García, recuerdo que hoy se cumplen diez años de la Marcha de los Cuatro Suyos, movilización ciudadana que contribuyó decisivamente a la caída del régimen fujimorista. Como ha señalado agudamente Nelson Manrique en una interesante entrevista publicada el último domingo, Alejandro Toledo tuvo la lucidez de asumir el liderazgo de la marcha – convocada por diversos sectores de la sociedad civil y de la esfera política -, contando con el respaldo de los ciudadanos que entonces se movilizaban, y los políticos de oposición le brindaron su apoyo (dicho sea de paso, en su última columna, el inefable Martín Santiváñez arremete con insolencia desde el diario de los Agois contra Manrique, recurriendo al agravio personal, sólo porque el historiador cuestiona correctamente el militarismo existente en muchos de nuestros "rituales de Fiestas Patrias". Ese lamentable incidente confirma mi impresión de que el nivel de las columnas de Santiváñez es comparable al de La Ortiga: más allá de la grosería de uno y la huachafería del otro, en ambas columnas campea la más completa ausencia de argumentos, la vana altanería y la agresión más desencarnada). Hoy en día, gracias a los esfuerzos del APRA y de parte de la prensa de derecha, estamos asistiendo a un claro intento de “restauración conservadora”: los ataques a la CVR, a la PUCP, a los organismos de derechos humanos, al sistema anticorrupción del gobierno de Paniagua, las mentiras recurrentes en torno al “rebrote” terrorista, etc.
Diez años después de la Marcha de los Cuatro Suyos, el panorama político no deja de ser preocupante. Los sectores más autoritarios en la llamada “clase dirigente” – ojo, no sólo en la política – se están reagrupando y recuperando sus antiguas posiciones de poder, con el beneplácito y la colaboración del actual gobierno. Los avances del proyecto transicional son combatidos por el oficialismo y sus aliados. Los temas de justicia y ética pública brillan por su ausencia en la agenda pública. Las cuestiones de derechos humanos son hoy sindicadas como “izquierdistas”, las apelaciones a la diversidad cultural y a la tolerancia son tachadas de “relativistas”. En el plano de las mentalidades, los esquemas basados en las jerarquías e incluso en el prejuicio étnico, cultural y social se han fortalecido. Piénsese en las declaraciones presidenciales – así como en numerosas columnas de opinión – con motivo de los sucesos de Bagua. Ha reaparecido el viejo y cuestionable discurso sobre las “élites”. Salomón Lerner ha denunciado esta situación con singular claridad y energía:

“En nuestra patria las diferencias no son solamente eso: constituyen también pretextos para la preservación de un orden jerárquico cuestionable. Por ello, estudiar al Perú de la violencia implicó también hacer las cuentas de lo que significa vivir en una sociedad donde se presume como dato natural, y por ende innecesario de justificarse, la superioridad de unos sobre otros en razón de sus orígenes étnicos. El proceso que examinamos fue, así considerado, el develamiento de nuestra propia constitución como sociedad enemistada consigo misma. Los recelos entre sectores sociales y culturales diversos y atendidos de manera muy desigual por el Estado; las presunciones altaneras de los poderosos sobre los excluidos; la vocación elitista de los poderes públicos, todo ello apareció como el sustrato de la violencia misma, como el fermento que ayuda a explicar – aunque de ningún modo lo justifique – el proceder atroz de los actores armados y la complacencia de ciertos sectores sociales con la violencia, según el lado del que ella viniera” ”[1].


Corresponde a los ciudadanos el tomar conciencia de esta situación, y ejercer la crítica contra el discurso y las prácticas fundados en la exclusión. Ellos prosperan allí donde impera el silencio y la inacción del ciudadano de a pie.


II
Llama la atención el comunicado de saludo que – a página entera – publicó El Comercio en la p. A 3, una carta de saludo al Cardenal Cipriani, firmada por empresarios cuya “línea” es conocida, y políticos en actividad en el gobierno actual y en el régimen de Fujimori. Y periodistas de una clara tendencia ideológica (Delta, Vargas, Prieto Celi, etc.), así como los abogados del Arzobispado en el litigio contra la PUCP, y algunos miembros del Opus Dei (uno se pregunta cómo entender la presencia de la firma de Javier Villa Stein, que no contribuye a garantizar la neutralidad del Poder Judicial ante un proceso judicial en curso). Es posible que el ‘saludo’ constituya un nuevo gesto frente a la PUCP, puesto que se señala expresamente el título de Gran Canciller que ostenta el Arzobispo de Lima. Se toca allí el tema de la trayectoria del Cardenal al frente de las Diócesis de Ayacucho y Lima. El lector – par a formar su propia posición sobre el tema – tendrá que contrastar los términos de ese documento con otras lecturas de las circunstancias evocadas. El Informe Final de la CVR y otras fuentes presentan estos hechos de un modo diferente, a partir de la exposición documentada de las declaraciones públicas de las autoridades mencionadas y sus acciones en torno a los temas relativos a la defensa de los derechos humanos y la democracia. Se trata de un tema controversial en el que, mucho más que las expresiones de adhesión, cuentan los argumentos y las evidencias. Que el lector examine los documentos a su disposición y juzgue de acuerdo con los hechos. El Informe Final de la CVR exhibe documentos y argumentos que respaldan sus conclusiones sobre el controvertido papel de la jerarquía eclesial ayacuchana en esa trágica etapa de nuestra historia, el texto publicado en El Comercio solo declara las meras convicciones subjetivas de quienes lo suscriben. Yo tengo un juicio propio sobre el asunto, que el visitante habitual de este blog conoce bien. Considero personalmente que textos tendenciosos y racionalmente cuestionables como El Trigo y la Cizaña no pueden tapar el sol con un dedo, ni confundir al lector informado sobre lo ocurrido en aquellos años de dolor y violencia. La verdad histórica cuenta.

Con todo respeto, no entiendo esta saturación de comunicados de tendencia contraria a la Universidad y en clara alusión al litigio con la PUCP (son ya cerca de cinco y seis, cartas de autoridades eclesiales de Lima, algunos obispos, familiares, etc.). No puedo sino pensar que el documento de apoyo a la autonomía de la PUCP firmado por 300 académicos de enorme prestigio intelectual constituyó un duro golpe moral a quienes quisieran ver intervenida la Universidad. Una amplia mayoría de profesores, alumnos, trabajadores, así como las autoridades democráticamente elegidas en la PUCP queremos una universidad plural y moderna, que es la que nos ha formado. Esas formas de presión externa no prosperarán.

[1] Lerner, Salomón “Prefacio” en: Comisión de la Verdad y Reconciliación Hatun Willakuy Lima, CVR 2008 (segunda edición) p. I.


39 comentarios:

Anónimo dijo...

si, y mientras tanto aumentan las boletas y nos cobran 3 ojos de la cara. Cuantos amigos he tenido que han dejado la universidad por una cuestion economica, por no poder pagar escala; y cuantos amigos he tenido que pudiendo pagar mas, estan en menores escalas. Por dios quienes hacen la clasificacion de escala estan remal y eso es vox populi.

Por lo demas, me parece que el retorno del conservadurismo se esta dando en muchas partes del mundo (estoy pensando en europa y usa). Me gustaría saber por qué hemos fracazado así.

aldo dijo...

En artículo anteriores, sugirió que El Comercio estaría dando un vuelco hacia la derecha y mostrando su complacencia a Cipriani le diria que no. Canal N y América, practicamente los apoya. Mire si no a Tola y Carreño despotricar contra el cardenal. Ciertos reportajes de Canl N contra la iglesia y en pro de los cavaires.

Gonzalo Gamio dijo...

Voy a pedir que los comentaristas no recurran al anonimato.
La PUCP es una universidad privada en donde las políticas de escalas sí funcionan, a diferencia de muchas universidades empresa e incluso algunas universidades confesionales.

En lugar de deslizar impresiones generales sobre las escalas en la PUCP, examine casos concretos.

Dicho sea de paso, el litigio con el Cardenal no tiene NADA que ver con las pensiones.

Creo que tenemos el derecho de una universidad plural y de calidad, como es la PUCP. Una intervención cardenalicia debilitaría la excelencia que ostenta la PUCP.

Finalmente, no hemos fracasado. Hay muchas batallas que librar por una PUCP libre.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Ya sería el colmo que no se permitiera a Tola y a Carreño pronunciarse en favor de su Alma Mater.

Me refiero al diario. Ahora que M. Meier tiene una enorme influencia, su entrega a la causa conservadora es evidente.


Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Algunos "anónimos" parecen claramente identificables por su redacción y ortografía. Si tienen blogs personales y colectivos, no sé qué hacen paseándose por aquí, intentando deslizar "trascendidos" sobre una institución que desconocen.

saludos,
Gonzalo.

Lucio C. dijo...

Es cierto Gonzalo. La entrega de M. Meier a una causa conservador es evdente. Se le debería prohibir tenerla y expresarla públicamente en ""EL Comercio". Todos los medios de comunicación debería ser caviares como tú sugieres. Viva la tolerancia caviar y no dejemos que los "conservadores" tengan forma de expresarse.

Gonzalo Gamio dijo...

Lucio;

Jajaja. qué gracioso eres. Se supone que "El Comercio" era un diario serio. Ahora escribe editoriales que distorsionan los hechos (revisa los posts) y condena a la "congeladora" - o no publica los artículos que están a favor de la PUCP. Bo se trata de 'juegos de poder': o admites diversas perspectivas respetando los hechos, o sacrificas la credibilidad ganada en años.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Daniel Salas hizo bien al distinguir entre el conservadurismo (una corriente respetable, que interviene en el diálogo) y la canalla antidemocrática que se sirve de lobbies y componendas para anular al rival.

Aquí admitimos argumentos, en un lado y otro, quien quiera consignas reaccionarias, que vaya a sus propios blogs.

Saludos,
Gonzalo.

Carlos Cuadros dijo...

Estimado Gonzalo. He seguido muy de cerca sus artículos en su blog y confieso que los leo con mucho agrado dada la impronta académica y la objetividad con la que escribe.
Uno de los temas que más le sigo, es el del liberalismo de izquierda. Al respecto escribí algunas líneas en mi blog, el cual quiero compartirle:

www.perpetuoinconforme.blogspot.com

Un fuerte abrazo.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Carlos:

Muchas gracias. El tuyo es un excelente blog. Ya lo añadí a mi Reader.

Un abrazo,
Gonzalo.

Pensar la Iglesia Protestante dijo...

Hola Gonzalo:

Siempre es bueno leer tu posición respecto a la PUCP. La verdad, sé que les molesta a muchos de izquierda que se les llame "caviares", pero debes reconocer que hay varios que se han ganado ese título. Insisto, la PUCP no es "santa de mi devoción", para ser sincero, alguien en la situación económica que yo vivo jamás accederá a ese tipo de educación privilegiada y sólo me queda combatir por una plaza en San Marcos, donde 1 de cada 15 ingresan. Pero, aunque a veces me fastidie la soberbia de la PUCP, la considero una fuerza política y social necesaria para contrarrestar la fuerza del conservadurismo en el Perú. De que la necesitamos, la necesitamos y hay que unir esfuerzos para que su voz no sea silenciada, menos por un cardenal tan lindo como el que tenemos (ja ja ja). Bueno, te cuento que hay sectores evangélicos conservadores que estarían dispuestos a defenderlo en nombre de los "valores cristianos", así que concuerdo con uno de los comentarios que alude a la fuerza de los conservadores. La verdad, esto también es responsabilidad de los sectores intelectuales, que lejos de lograr resultados concretos se retuercen en triunfos antiguos, en sueños del pasado y no han construido o sostenido - desde el ámbito educativo - una propuesta clara y accesible para todos los sectores sociales. Por ello, quienes se dedican a señalar a la PUCP como una "universidad caviar" lo hacen en nombre de sectores que, en nombre de la izquierda y el libre pensamiento tienen ahora autos último modelo, viajan por todo el mundo, comen en restaurantes carísimos, tienen acceso a una educación privilegiada, etc. (lol cual no considero malo pero, tú sabes, por alguna extraña razón resulta fastidioso). Obviamente no todos - hay honrosas excepciones. Pero, valgan verdades ¿quienes pierden en cada lucha? ¿pierden los intelectuales? ¿se queda vacía su cocina? ¿Se quedan sin pasaje para tomar su carro? ¿Se quedan sin dinero para pagar sus estudios? No, en realidad ellos no pierden. Creo que la PUCP debió ser más precavida, si pensamos un poco ¿donde está la gente que apoya a la PUCP? ¿no es su misma gente la que la defiende? ¿Acaso no es tiempo de reflexionar sobre lo que dice que hace y lo que hace realmente? Es justo lo que la PUCP defiende, está en su derecho, pero ¿quienes pueden defender verdaderamente su derecho en el Perú? ¿Será por eso que a casi nadie le interesa el tema o sólo compete a una clase intelectual? ¿Dónde están las marchas en defensa de la PUCP? ¿Ha hecho algo por el país? En todo caso ¿el país es consciente de su rol? Yo, que tuve una formación medio-intelectual lo reconozco, pero el que menos ve a la PUCP como a la San Martín, la U de Lima, la UPC, etc. Es decir, la ven como un sueño inalcanzable al que sólo pueden acceder los que tienen dinero.

Bueno, creo que sí se abriera el debate a todos los sectores de la población se lograría mayores éxitos, pero a veces parece que la gente que no quiere que entre Cipriani lo hace más por no perder su chamba que otra cosa, lo cual es válido también, pero a veces me pregunto sino están usando el floro de la "libertad" y de los "derechos humanos" para no perder su trabajo.

En todo caso, saludo tus esfuerzos, yo por mi parte, convocaré a quienes estén interesados en concretizar la lucha por un auténtico ESTADO LAICO para quitarle poder a Cipriani, quien debe entender de una vez por todas que el Perú no es su "chacra", mucho menos la PUCP.

Un abrazo fraterno, nos vemos luego

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Michael:

Lo de los autos último modelo y los viajes es un mito. La docencia universitaria a nadie a convertido en millonario. Cuidado con el estereotipo. Los infundios de "Correo" y "La Razón" no deben calar en el espacio público, porque no se habla con verdad.

¡Quién pierde si la PUCP es tomada por manos integristas? Pierden los estudiantes, que tienen derecho a una sólida formación científica y pluralista. Pierde el país, porque se apagaría un foro de educación democrática.

Un abrazo,
Gonzalo.

aldo dijo...

Todos sabemos que El Comercio ha dado un vuelco hacia el conservadurismo (mas por conveniencia que por ideologia). Pero Canal N y Canal 4, dos de los mas importantes de este pais, demuestran su clara posicion favorable hacia la PUCP. Incluso La Republica los apoya abiertamente. De cierta manera hay un contrapeso. El Comercio, Peru21 y Gestion muestran visos a favor del Cardenal (aunque algunos columnistas respaldan a la PUCP, Salinas, Vasquez Kunze), mientras que Canal N y el 4 junto con La republica se deshacen en proclamas por la autonomia universitaria y los vientos de guerra conservador. Acaso no es bueno los checks and balances

Gonzalo Gamio dijo...

Aldo,

No se trata de "balancear", sino también de la verdad. Es evidente que el rol de la jerarquía eclesiástica en Ayacucho fue controversial; allí están los adocumentos y los hechos. Que las expectativas cardenalicias van más allá del tema testamentario parece sustentarse muy bien tanto en sus declaraciones como en las de sus colaboradores.

Ahora se está presionando al PJ para resolver bajo este gobierno. Véase al respecto el texto de Adrianzén sobre el tema.

Saludos,
Gonzalo.

aldo dijo...

Bueno, que haya presiones al PJ para que resuelva cuanto antes este tema puede ser real. Sin embargo, no todo está dicho. Muchos creen y quieren que Toledo gane el próximo año para que su gran cantidad de amigos caviares (García Sayán, Merino) vuelvan al poder y así la PUCP esté mucho mejor blindada que hoy en día. O acaso me va a decir que antes no lo estuvo. Cipriani no inició esta demanda en el gobierno de Toledo porque sabía que iba a perder. Karp no lo quería en lo absoluto e ingetes cantidades de caviares estaban en todos los rincones del Estado. Así que puede ser que antes de fin de año el PJ resuelva el asunto (a medias, porque en el siguiente gobierno, y ustedes quieren a Toledo en el poder, puede ocurrir cualquier cosa).

Gonzalo Gamio dijo...

Aldo,

Interesnte análisis. Sin embargo, soslayas lo principal: la PUCP nunca perteneció al Arzobispado de Lima (de hecho, ningún arzobispo pretendió jamás intervenir en la vida de la PUCP como JLC pretende hacerlo - véase las declaraciones de Prieto Celi sobre lo que "no le gusta" de la PUCP). Si quiere generar una institución de su "línea", podría fundar una universidad.

Saludos,
Gonzalo.

Jorgesp dijo...

Estimado Gonzalo

Me resulta interesante leer la carta de apoyo que recibe Cipriani (no le digo Cardenal, porque la jerarquia eclesiastica, al igual que cualquier jerarquia militar en mi opinion, implica que aquellos que nos subordinamos a tal o cual autoridad la respetemos y... en mi caso si bien soy católico, no tengo ningun respeto por Cipriani, al menos Escriva Balaguer reconocia que la politica de Franco era de su gusto, mientras que Cipriani esconde su pasado Fujimorista cada vez que puede). En tal carta se aprecia a "personalidades" que dejan mucho que desear y que en gran medida, dicen mucho de la propia carta.

Si bien un argumento ad hominen, nunca es la herramienta adecuada de llevar una conversacion, considero pertinente señalar que en tanto el presidente del Poder Judicial (quien acaba de prometer sentencias mas rapidas, como si las que actualmente salen fueran buenas con tanto tiempo de demora, imaginen como serian si las fuerzan a salir como caramelos de una maquina dispensadora) y el presidente del INDECOPI (quien usa la direccion de derechos de autor para congraciarse con Microsoft y Warner), al ser autoridades con cargos referidos a temas de justicia (y con clara posibilidad de inferencia en temas bajo competencia de las instituciones a su cargo) no deberian pronunciarse sobre estos temas en ningun momento previo a la emision de una resolucion final sobre un determinado conflicto. Lo anterior deja mucho que desear con respecto a la etica que manejan tales funcionarios.

Con respecto al comentario de Aldo sobre Garcia Sayan y Merino me gustaria indicar algo. Parece que Aldo desconoce que incluso estos dos "caviares", como el los llama, tienen discrepancias en diversos puntos. Ello se pudo apreciar en el pronunciamiento de la Defensora del Pueblo sobre el pago a condenados a terrorismos, el cual indico debia darse unicamente luego de haberse saldado la deuda con las victimas de los mismos, no antes ya que de lo contrario se estaria frente a una perversion de la justicia. Por lo anterior, no implica que este de acuerdo en meter a todos los que discrepan con Cipriani en el saco de "caviar", porque... dudo mucho que todos encajen en el mismo perfil (me incluyó en esa duda).

Sobre el Comercio en la actualidad, me parece pertinente citar una conversacion que sostuve con un amigo hace poco al pedirme que le pase un periodico de la mesa: me dijo "pasame el tromercio" le dije "el que? el trome o el comercio?" a lo que me respondio "existe alguna diferencia en estos dias donde sus noticias principales o son sobre Paris Hilton o sobre algo bueno que ha hecho Alan?". La calidad de investigacion de el Comercio ha decaido bastante, quien no lo note, bueno... puede acusarme de tendencioso.

La mayoria de mis amigos diria que soy de "derecha" o "conservador", sin embargo, jamas he encontrado en Gonzalo algun tipo de barrera o limitacion para debatir temas a nivel academico. Quizas aquellos que se hacen llamar
"reaccionarios" o "conservadores" y que apoyan a Cipriani, desconozcan en realidad que una "reaccion" en la historia (pensemos en el tiempo en forma lineal, para ser "modernos") implica un movimiento hacia adelante, no hacia atras. Por ello, apelar a visiones monarquicas, nobiliarias o de subordinacion por cualquier "titulo" como el de "cardenal", no seria mas que una lectura erronea corrientes que tienen mucho que ofrecer al debate, tales como el "conservadurismo". O quizas (siendo algo optimistas) no se den cuenta que estan defendiendo una "derecha economica" que no tiene absolutamente nada que ver con una "derecha politica". En fin, interesante post.

Un fuerte abrazo

Jorgesp

aldo dijo...

Creo que te equivocas Gonzalo. Según tengo entendido, hubo algún conato de bronca entre Landázuri y la PUCP por algunos estudiantes comunistas. No lo recuerdo bien, pero algunos profesores (alumnos por aquel entonces, saben muy bien la historia), incluso se opuso a que Avendaño ocupara el cargo de Decano de la Facultad de Derecho, porque se había divorciado y vuelto a casar sin las dispensas papales, lo que arruinó el prometedor futuro de Avendaño en los cargos más importantes de la PUCP (muchos decían que de hecho hubiera sido rector si fuese por el incidente cardenalicio). Además, como le hicieron caso, Landázuri renunció a su cargo de Gran Canciller. Hay sin dudas historias pasadas de intervención.
Simplemente nos acordamos más de Vargas Alzamora que tenía una ideología más afín a la caviar. Cipriani no creo que quiera controlar la ideología, más bien, ve el dinero que tiene la PUCP (Plaza San Miguel, Idiomas Católica, Centrum, etc). Los curas tienen fama de ambiciosos. El Opus tiene varios colegios, una universidad y ahora quieren unas cuantas propiedades más.

Jorgesp dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorgesp dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jorgesp dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Torquemada dijo...

LAs fuerzas ultraconservadoras ganaremos e impondremos el dogma en la PUCP. Gonzalo, tendrá la oportunidad de arrepentirte y hacer penitencia... Si no lo haces serás expulsado a una universidad laica... Llorarán pero la verdad absoluta se impondrá sobre la herejía...

Gonzalo Gamio dijo...

Aldo:

Creo que te equivicans. Es cierto que Landázuri protestó por un caso de divorcio, pero él JAMÁS pretendió controlar la administración o la línea académica de la PUCP. No hay precedentes en cuanto a las pretensiones actuales.

Si la PUCP es intervenida, sacrificará su condición de universidad libre y excelente.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Jorge:

Tienes toda la razón. El Comercio es un diario venido a menos. Su Dominical se cae a pedazos, y su página editorial está cada vez peor, muy pobre.

De acuerdo, una cosa es ser de derecha y otra ser devoto de esas tonterías sobre la realeza y la aristocracia. Conozco gente de derecha cuerda, respetable y de la que uno aprende siempre.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Anónimo:

Jajajaja. Vale el humor. La verdad es que no me arrepiento de la posición que asumo ni lo haré, pues mi defensa del pluralismo es perfectamente compatible con mis creencias políticas y religiosas. Lucharé siempre por una PUCP plural, y no pienso claudicar en ello.

Saludos,
Gonzalo.

Anónimo dijo...

Estimado Gonzalo;

Estoy de acuerdo en que El Comercio
se está volviendo un diario alcantarillesco con fachada de serio.
Lamentablemente las directrices dadas por la nueva administración es que la crítica al gobierno, no vaya más allá
de una foto cómica a algún político, haciendo alguna mueca o gesto gracioso para que la gente diga"pucha qué malos,le dan con palo al gobierno",y por lo bajo están las negociaciones.

Saludos,
Marcelo

Daniel Salas dijo...

Estimado Gonzalo:

Uno de tus comentaristas vuelve a un argumento que ya he escuchado y leído muchas veces: que los pobres no puede acceder a la educación privilegiada que ofrece la PUCP.

Este argumento olvida que la educación pública es responsabilidad del Estado y que el Estado no está en poder de los llamados "caviares" de la PUCP. También soslaya el hecho de que muchas otras destacadas universidades privadas son abiertamente negocios muy lucrativos en donde el humanismo y la ciencia están ausentes. Esas universidades tampoco son manejadas por los "caviares".

La PUCP tiene el raro mérito de mantener una educación de calidad a pesar de la pobre competencia tanto de las universidades públicas como de las universidades empresa.

Entonces, en vez de quejarse del elitismo de los "caviares" (hay que reconocer que, lamentablemente, la PUCP no es y difícilmente puede ser una universidad al alcance de todos debido a cuestiones de costos), quienes así piensan deberían más bien que el Estado potencie las buenas universidades que todavía mantienen un mínimo de calidad como San Marcos, la UNI o la Universidad Agraria. Es el Estado, que indudablemente está en manos de la derecha y de los sectores que ahora combate agriamente a los "caviares" quien ha abandonado la universidad pública. La misma PUCP se beneficiaría si hubiera más competencia en las universidades públicas, con profesores mejor pagados y más inversión en la investigación.

Es justamente un buen profesor de la PUCP. el ingeniero Eduardo Ismodes, quien ha escrito más vehementemente sobre la necesidad de invertir en educación e investigación y ha demostrado los grandes beneficios que ello produce. El libro de Ismodes sobre el tema (Países necios) es una demostración de que el sectarismo de la PUCP es un mito. Por el contrario, él quisiera que hubiera más universidades involucradas a fondo en investigación y desarrollo.

Ciertamente, quienes apoyan, auspician y elogian el modelo de la universidad-empresa no tienen ninguna autoridad moral para acusar a la PUCP de elitismo. Su propio modelo de universidad (es en realidad un abuso usar este término para dichas instituciones) es notoriamente excluyente, señaladamente anticientífico (¿dónde están sus laboratorios) y descaradamente antihumanista.

Si alguno de los que tanto critica a la PUCP quiere crear una universidad de verdad que sea una alternativa y una buena competencia y que a su vez ofrezca pensiones asequibles a más sectores sociales, yo lo apoyaría de inmediato. Pero a ver si lo pueden o lo quieren hacer.

Saludos.

Anónimo dijo...

Daniel, tal parece que el ideal que algunos tienen de lo que debe ser una universidad es la Universidad Telesup, cuyo único aviso se limita a informar del costo del derecho de admisión y la mensualidad. El título viene por si solo, jejeje.

aldo dijo...

Creo que nadie quien haya estudiado en la PUCP puede decir que sea una mala universidad (salvo mi tocayo Aldo Mariátegui quien dice que la paso facilísimo), sin embargo, se siente una fuerte carga caviar. La universidad está muy politizada y debe reorientarse hacia la investigación, en mejorar la calidad y exigencia del profesorado y evitar la superpoblacion que los alumnos padecen. Miren nomas la ineptitud para mejorar las cafeterías, las fotocopiadoras y la ingente cantidad de trabajadores que imposibilitan la mejora de salarios de los buenos profesores que huyen a otras universidades cuando deberian ser exclusivos de nuestra casa de estudios (yo estudie Derecho y padecí por los horarios, ya que muchos docentes en vez de ser a tiempo completo tenian que mantener sus estudios para vivir por los salarios tan bajos)

aldo dijo...

Creo que nadie quien haya estudiado en la PUCP puede decir que sea una mala universidad (salvo mi tocayo Aldo Mariátegui quien dice que la paso facilísimo), sin embargo, se siente una fuerte carga caviar. La universidad está muy politizada y debe reorientarse hacia la investigación, en mejorar la calidad y exigencia del profesorado y evitar la superpoblacion que los alumnos padecen. Miren nomas la ineptitud para mejorar las cafeterías, las fotocopiadoras y la ingente cantidad de trabajadores que imposibilitan la mejora de salarios de los buenos profesores que huyen a otras universidades cuando deberian ser exclusivos de nuestra casa de estudios (yo estudie Derecho y padecí por los horarios, ya que muchos docentes en vez de ser a tiempo completo tenian que mantener sus estudios para vivir por los salarios tan bajos)

Anónimo dijo...

La generalización es torpe en cualquier circunstancia... yo soy alumno de la PUCP, y respaldo los oficios del Cardenal Cipriani para que la administración de la universidad tenga en el representante del arzobispo y en la junta, instaurada en el quinto testamento firmado por Don José de la Riva Aguero, un respaldo de eficiencia administrativa.
Asímismo, considero necesario que puntos de vista diversos sean respetados y admitidos en la catedra universitaria, pues como alumno considero que existe una tendencia ideológica asentada, que se cree y inamobible y absoluta.
También vale la pena recordar que en la universidad suelen levantarse voces de protesta en favor de procesos democráticos... y me pregunto si la última elección de rector y vicerrectores fue democrática, en tanto cada vez con más claridad parece constituirse un régimen de "partido único", donde la elección de autoridades parece una mera formalidad y no implican necesariamente ejercicios éticos, democráticos y pluralistas... lo que configura probablemente la humorada más paradójica de la historia de los académicos en el Perú... pues muchos salen a defender la democracia y siendo en "casa" al parecer poco practicada.

Luis Carlos Malca Caballero

Gonzalo Gamio dijo...

La opinión del Sr. Malca ha sido publicada. Por supuesto, conocemos su punto de vista sobre el tema, y no tenemos dudas de que apoya la intervención del Cardenal Cipriani en los asuntos de la PUCP..

Alonso Campos Z dijo...

Gonzalo, Todos bien sabemos la opinión del Sr. Malca sobre el tema, lamentablemente no la defiende como un intelectual coherente lo haría. Un académico, como siempre trata de promocionarse el susodicho señor, no atacaría de ese modo. Buscaría argumentos coherentes y de raíz y no ataques superfluos a figuras ajenas.
Sobre la enseñanza recibida en la PUCP, si eso es lo que piensa el Sr. Malca entonces no ha estudiado en la PUCP. La universidad se caracteriza por la diversidad de pensamiento. En su plana docente hay numerarios del Opus Dei, ateos, agnósticos, no creyentes, partidarios de la Teología de la Liberación, etc. De este modo, no puede argumentar que se esté dando un monólogo ideológico. El Sr. Malca busca distraer la atención mencionando las elecciones del rector. El sistema de elecciones del rectorado es único hace buen tiempo.

Alonso Campos dijo...

(Segunda Parte)

Los argumentos agresivos del señor Malca son infantiles y de bajo nivel intelectual. No apela a teorías ni argumentos sostenibles. De este modo, decae en la inmadurez intelectual. Creo que debería repensar sus bases que sostienen su defensa al señor Cipriani. Defender al señor Cipriani es legítimo, pero si va a intervenir en un debate como es lo que fomenta ese blog, que lo haga con ideas clases y coherentes, no con pataletas preadolescentes. El sí por el sí a su edad ya no debería funcionar. Mis más respetuosos saludos

Alonso Campos

P. D. La palabra susodicho significa la persona mencionada anteriormente. En este caso, el señor Malca. No vaya a creer que lo ofendo. Yo sí se respetar y pedir disculpas si lo es necesario

Anónimo dijo...

No conozco al individuo de apellido Campos, quien por el contrario asegura conocerme; pero me veo compelido a contestarle solo una de las tantas aseveraciones imprecisas que presenta en sus comentarios; pues yo jamás me he "promocionado" como un "intelectual"... yo soy un esteta que estudió historia para hacer amena la sobremesa de mis contertulios.

Saludos cordiales,

Luis Carlos Malca Caballero

Señor Gamio:

Lamento que el tenor de mi comentario sea tan personal, sin embargo no fui yo quien "se introdujo" como tema, sino el individuo de apellido Campos, lo deseable sería proporcionalidad por lo que le pido publique mi comentario en tanto considero necesaria la precisión hecha.

Anónimo dijo...

Estimado profesor
Sobre el tema de la universidad pública debo argumentar que la calidad de ésta no debe estar en función del mercado ni tampoco concebida como una política subsidiaria para "pobres que no pueden estudiar en privadas como en la pucp".
Lo mejor para un país democrático y para contener vientos autoritarios es que su educación pública superior sea pluriclasista. Es decir, que todas las clases sociales (o de sectores socioeconómicos)puedan estudiar ahí. No que sea una cuestión nominal sino que las élites (de izquierda o derecha) vuelvan a sentirse atraidas por la calidad de la universidad pública. Ese día el Perú será 3 o 4 veces más democrático que teniendo a casi toda la masa crítica en la pucp.
Bueno, soñar no cuesta nada.

Alonso Campos dijo...

Estimado Gonzalo:
lamento caer en cuestiones personas en tu blog, pero creo que necesito dar una respuesta. El señor Malca cae en algunas imprecisiones que debo refutar. Con el señor Malca he compartido al menos dos cursos en la Especialidad de Historia, además hemos tenido cruces de palabras. Desconocer que me conoce o que al menos sabe de mi existencia es un acto ridículamente cobarde.
Parece que el señor Malca tiene problemas con la Memoria, mejor dicho con Mnemosine. No recordar, en un círculo reducido de personas, o negar la existencia de alguna persona resulta es, insisto, cobarde. Bueno tampoco quiere a Mnemosine desde que considera que no debería haber memoria histórica.

(Parte 1)

Alonso Campos

Alonso Campos dijo...

(Parte 2)
Señor Esteta, quien desvió la temática fue usted cuando metió sin motivo alguno las elecciones rectorales de la PUCP. Tal vez en sus sobremesas "históricas" no habla de otro tema. Qué aburridas deben ser. Si de verdad estudió historia para amenizar sus sobremesas, creo que se equivocó de carrera. En ese caso, gracias por la donación que hizo a la PUCP con sus pensiones que sí que las sabremos aprovechar.
Sobre si es intelectual o no, bueno eso es bien relativo. Habrá que revisar sus escritos anteriores. Hablando de ellos, creo que usted habló en el PUNTO EDU, sobre la diferencia de Humanistas y Humanoides. Definitivamente, esa diferencia darwinista es irracional e ilógica. Podría decirse que usted está en la segunda categoría, pero ya que no es intelectual, no es humanista tampoco. En conclusión, un simple aficionado falto de memoria. Yo al menos acepto mis errores y soy conciente y coherente de mis palabras y pensamientos.
Gracias Gonzalo por el espacio para la aclaración. Saludos

Alonso Campos

Osama Bin Laden dijo...

El budismo ZEN dice: "el maestro señala a la luna y el discípulo, insipiente, mira al dedo"...

En nuestro caso, la Realidad ("maestra vida") nos está dando, en este "presente", un asiento de primera fila para lo que será el futuro...

El Fascismo, tal como lo presenta Igmar Bergman en "El huevo de la serpiente", es TRANSPARENTE: crece ante nuestros ojos y NO hay ninguna DUDA acerca de lo que en él (ad)viene...

La "batalla" por la PUCP es sólo medio, NO fin - una "probeta" para el verdadero objetivo "final" de esta guerra:

la toma del PODER (económico + ideológico = ABSOLUTO) por parte del nacional-catolicismo teo-crático con el fundamentalismo "islámico" de sus "talibanes" (¡tiembla, Irán!) y el total(itario) retro-ceso histórico al feudalismo pre-renacentista y pre-moderno; una vez allí, re-comenzará la Re-Conquista "española", es decir, todo un ejercicio de sinceramiento histórico...

La "toma" de la PUCP es sólo un hito (aunque significativo) en este "camino": "comunistas" y "caviares" (¿acaso hay diferencia sub especie aeternitatis?) serán apenas el "aperitivo" en el banquete de este Leviatán que tendrá como plato "fuerte" a los evangélicos, quienes muy difícilmente llegarán a tener el deseado apoyo del Estado; pues este "botín" YA pertenece, desde la Conquista, a los católicos... esa "herencia", también será defendida... y no sólo con la "doctrina"...

Esta será la verdadera "Guerra del Fin del Mundo"... lo que quede después de eso, se parecerá bastante al pueblo de Israel en el desierto...