viernes, 25 de abril de 2008

UN ERROR FUNESTO


Gonzalo Gamio Gehri


La negativa del Parlamento Europeo al pedido de incluir al MRTA en la lista de organizaciones terroristas ha desencadenado una ola de indignación en el país. Resulta profundamente decepcionante que esta decisión haya sido aparentemente tomada luego de recibir una carta, firmada por Francisco Soberón y Miguel Jugo, directivos de APRODEH. En dicha carta se sostiene que "no se debe sobredimensionar la existencia y actividad de un grupo como el MRTA, algo que puede servir para perseguir a activistas sociales y opositores políticos, acusándolos injustamente del delito de terrorismo". El documento señala que "desde hace 8 años no se conocen actividades del MRTA, sus principales dirigentes están en prisión, algunos cumplieron sus penas y decenas se encuentran desvinculados viviendo en muchos lugares del mundo".

Vayamos por partes. Es cierto que hoy impera en el Perú la criminalización de la protesta. Los campesinos que manifiestan públicamente su posición frente al caso Majaz, o que asisten a reuniones políticas en la Casa de la Cultura de Quito pueden convertirse en acusados de terrorismo o ser víctimas de detenciones arbitrarias (el caso de Melissa Patiño y de Carmen Azparrent son los casos más sonados, pero no son los únicos). Tales acusaciones y detenciones están a la orden del día y cuentan con un soporte mediático escasamente responsable (como el lamentable “informe” de César Hildebrandt Chávez). Es cierto también que el brazo militar del MRTA está básicamente vencido y desactivado. Sin embargo, no es cierto que el grupo terrorista haya desaparecido del todo. Aun opera “políticamente” en la web, y – hasta donde se sabe - trabaja en un nivel ideológico en otros países. Polay ha renunciado a la prédica de la “lucha armada” – y cuenta con el respaldo de políticos apristas en actividad, como el controvertido y pintoresco Javier Valle Riestra -, pero resulta precipitado declarar ‘oficialmente muerto’ al MRTA. Que se trataba de un grupo terrorista particularmente sanguinario y cruel, no cabe la menor duda. Tanto las crónicas de la época como el propio Informe Final de la CVR ponen de manifiesto la entraña criminal del MRTA, evidenciada en la práctica del secuestro sistemático y el homicidio (Conclusiones 34 y 35). Es cierto que APRODEH no niega tal condición, pero su sugerencia limita de facto el control que pueda establecerse sobre este grupo delictivo en tierras europeas.

Publicado en su integridad en el Gran Combo

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La gran movida que ha habido entorno a este tema me parece errónea. Si bien, el MRTA como tal ha sido un movimiento subversivo y terrorista, las medidas de opresión que estan habiendo en el Perú, son un claro ejemplo de una "máscara gubernamental". Aceptar que grupos tales como el MRTA siguen ejerciendo actos de lesa humanidad, seria a su ves empezar a tomar medias (inecesarias) para que estos actos no sigan ocurriendo. Tomar las precauciones del caso, no significa arrestar a cada sospecho que se le ocurra al "lúcido" gobierno. Hay una necesidad de opacar toda manifestación política de oposición, y la única forma que parecen encontrarse es acusarla de "terrorismo"

Ricardo M. T. dijo...

Hay pruerbas de la actividad del MRTA.
Y, Gonzalo, creo que ya debes saber que pienso de ese tipo de ONG =)
No que no habían ONG proterrucas... jajaja... sé que lo negarás... pero en fin..

Saludos,
Ricardo.

Ricardo M. T. dijo...

Ah! y es cierto que ahora está de moda, por culpa de gringolandia, estar diciendo que todo el que es antisistema es terruco, imaginate! Qué somos todos los filósofos entonces!? Una sarta de terrucos! todos! Por amor a Dios... Estos estados disque occidentales disque demócratas liberales... Estamos en Mayo, mes de la anti-cultura.

Saludos

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Ricardo:

Un principio importante en filosofía es no dejarse engañar por quienes manipulan la información. Recuerda la alegoría de la caverna. No olvidemos que en la carta completa APRODEH sí condena el terrorismo del MRTA. Igual APRODEH ha errado terriblemente, pero este es un dato que omiten grupos políticos y los medios próximos al gobierno y al fujimorismo.

Saludos,
Gonzalo.