jueves, 31 de enero de 2008

LA UNIVERSIDAD Y LA BÚSQUEDA COMPARTIDA DE BIENES COMUNES



Gonzalo Gamio Gehri

He argumentado en más de una oportunidad que el “modelo empresarial” contribuye a la distorsión de los objetivos fundacionales de la institución universitaria. He señalado que la “capacitación profesional” no constituye el único fin de esta institución: la universidad debe formar espíritus críticos, que promuevan el conocimiento y la justicia. Un centro de educación superior que sólo fabrica engranajes en serie que mantienen en funcionamiento la gigantesca maquinaria del mercado no merece el título de universidad. Esta clase de negocios únicamente contribuye a que sus egresados se inserten en el mundo laboral sin cuestionar sus reglas ni las diversas formas de exclusión que éste despliega sin remordimiento alguno.

El mercado es un escenario de conflicto entre necesidades e intereses privados. Los agentes económicos persiguen aquí el logro de sus bienes individuales; no hay espacio para los bienes comunes. Entiendo por “comunes” aquellos bienes cuya adquisición no solamente requiere de la ejecución de un esfuerzo colectivo, sino que su comprensión y práctica resulta inseparable de la existencia de vínculos humanos de alta intensidad. Los bienes comunes constituyen y presuponen un “nosotros”: no pueden descomponerse en bienes individuales sin distorsionar aquello que los convierte en bienes. En contraste, los bienes individuales propios de las transacciones económicas pueden converger o enlazarse con otros bienes individuales. La configuración de empresas privadas o de sociedades anónimas implica el concurso de diferentes habilidades, necesidades, expectativas, de modo que múltiples voluntades se asocian contractualmente para la consecución de ciertos objetivos, pero estos no se convierten nunca en comunes: los fines de una asociación o transacción económica son siempre – por principio – divisibles en términos de bienes privados (como en el caso evidente de las ganancias monetarias). El móvil de la empresa es el anhelo de bienestar individual, atomizado; más aun, el egoísmo y el ejercicio de la razón instrumental constituyen la piedra de toque de la ‘maquinaria’ de las relaciones económicas. El propio Adam Smith lo ha expresado de manera muy persuasiva en Riqueza de las naciones:



“Dame lo que necesito y tendrás lo que deseas, ese es el sentido de
cualquier clase de oferta, y así obtenemos de los demás la mayor parte de los
servicios que necesitamos. No es la benevolencia del carnicero, el cervecero o
el panadero lo que nos procura nuestra cena, sino al cuidado de su propio
beneficio. No nos dirigimos a su humanidad, sino a su propio interés, Y jamás le
hablamos de nuestras necesidades sino de sus ventajas.”
[1]


¿Podemos o debemos comprender la vida y tareas de la institución universitaria desde ese horizonte? Creo que no, y estoy convencido de que si intentamos hacerlo perderemos dimensiones prácticas y valorativas esenciales a lo que significa la universidad. No es difícil reconocer en ella el cultivo sostenido de bienes comunes, intraducibles al lenguaje atomístico del mercado. Me detendré brevemente en dos casos particularmente relevantes para mi tesis: a.) El ejercicio de la teoría y del “puro saber”, y b.) La formación de una ética de la civilidad.

1. La universidad, el cultivo del humanismo y la theoría. La investigación sobre las “cuestiones últimas”.

Vivimos en un mundo al que le es cada vez más extraño el cultivo del saber por el saber mismo. La ideología dominante apunta al fortalecimiento de una mentalidad baconiana: el conocimiento es concebido como know how, saber que produce cosas que pueden ser medidas, calibradas, usadas, cosas que puedan generar confort o bienestar. El saber que no reporta una utilidad inmediata a sus productores o destinatarios, o que no repercute inmediatamente en sus condiciones de vida aparece como prescindible. Si el saber no genera poder, entonces es ilusión.

No siempre se pensó así. Hace mucho tiempo, Aristóteles sostenía – como muchos pensadores griegos antes que él – que el tipo de saber más alto (que él caracterizaba como la ciencia que se busca), encontraba en sí mismo su propio fin. En lugar de someterse a objetivos externos a ella, la sabiduría era perfecta y suficiente (autarkés).En uno de los pasajes iniciales de la Metafísica, Aristóteles señalaba que “entre las ciencias, pensamos que es más Sabiduría (sophía) la que se elige por sí misma y por saber, que la que se busca a causa de sus resultados”[2]. El saber mismo era su propio objetivo y realización; por ello era la ciencia libre. Esta clase de conocimiento buscaba la contemplación (theoría) de lo más universal y esencial, común a todas las cosas. De acuerdo con esta concepción, la búsqueda del saber es intrínsecamente provechosa, ella nos convierte en seres más autoconscientes, y por lo tanto, en agentes más libres.

Esta clase de investigación ‘pura’ no está reñida – en principio – con el trabajo propio de las ciencias particulares, con las artes, o con las vicisitudes de la producción y la acción. Husserl solía caracterizar este tipo de saber como ‘fundado’ en una actitud teórica “desinteresada”, que atiende a la comprensión rigurosa los sentidos que tejen la relación entre los agentes y su mundo circundante. Es precisamente desinteresada porque lo que anima a la theoría es la verdad de la ‘cosa misma’ y no su posesión o las posibilidades de su uso con miras al poder o al control sobre el entorno[3]. Se trata de una indagación que explora los ‘fundamentos’ de nuestros vínculos con lo ‘real’ que subyacen a nuestros modos de percepción, juicio, valoración, actividades y prácticas sociales. Aún los más devotos defensores de las “ciencias aplicadas” tendrían que caer en la cuenta que las formas más experimentales e instrumentales de saber requieren de una teoría crítica y general del proceso del conocimiento y de una concepción del ser humano que conoce, o que pretende conocer.

Desde luego, esta búsqueda no puede caracterizarse en términos de una actividad meramente solitaria. Tanto Platón como Aristóteles (más allá de sus discrepancias conceptuales y programáticas) denominaban “dialéctica” al proceso argumentativo que llevaba a los agentes hacia la intelección de los principios, y la caracterizaban como un diálogo abierto dentro de una comunidad de investigación. La “verdad” no es sólo, el resultado eventualmente exitoso de este proceso, es también el proceso mismo, la búsqueda inagotable y siempre renovada de respuestas y de cuestionamientos acerca de lo que nos provoca asombro y curiosidad. Esta búsqueda compartida no necesariamente nos reporta utilidades económicas, pero inaugura en el seno de lo humano nuevos horizontes de reflexión y libertad.

Esta búsqueda no es exclusivamente filosófica: concierne a toda investigación humana, a todas las ciencias y las artes. Involucra fundamentalmente al diálogo entre las diferentes disciplinas, en tanto se aspira a articular diferentes enfoques y argumentos que versan sobre lo humano. La institución universitaria vela porque la profesionalización del conocimiento no conduzca a la fragmentación del saber. En esta línea de pensamiento, la universidad – en tanto comunidad de investigación – pretende cimentar en sus diferentes organismos el ejercicio de una reflexión ‘fundacional’ e interdisciplinaria acerca de las “cuestiones últimas” que interpelan al hombre no sólo como profesional, sino también como ciudadanos y como persona. Por esta razón se le llama “universidad”: ese ha sido, por otro lado, su marca de distinción originaria respecto de otras instituciones de educación superior.

Estas consideraciones revelan la enorme relevancia de una formación integral – y no sólo especializada – para un currículum universitario de calidad. El compromiso de la institución universitaria es con la comunidad y con la cultura, y no sólo con el mercado. La universidad tiene que ser un foro en el que se pueda cultivar sentido de humanidad y pensamiento riguroso[4]. Los Estudios Generales como previos a los estudios especializados en las facultades han apuntado siempre al fortalecimiento de esta clase de educación ‘fundacional’ e interdisciplinaria, que aliente tanto la profundidad de la meditación tanto como a la “eficacia” de los conocimientos adquiridos. En nuestro medio a lo largo de décadas, la Pontificia Universidad Católica del Perú ha reconocido y reconoce en sus dos años de Estudios Generales una base decisiva para la formación de sus estudiantes y un rasgo crucial de su identidad como institución académica. La Universidad Antonio Ruiz de Montoya, en una línea convergente, entiende los Estudios de Humanidades como esenciales para la formación de los futuros pedagogos, periodistas y cuentistas políticos. La Universidad Mayor de San Marcos ha luchado por preservar los cursos básicos de educación humanística y científica como horizonte fundamental del proceso de formación profesional y académica del estudiante.

2. La formación de ciudadanos comprometidos.

La universidad se ha caracterizado por ser - en diferentes épocas y latitudes (también en el Perú) – una especie de ‘conciencia moral y social’ para las sociedades y culturas en las que se inscribe. Constituye un espacio público y académico en donde se ha sometido a reflexión crítica los diferentes proyectos políticos que los ciudadanos han querido aplicar o promover, así como, desde un punto de vista humano y científico – social, aquellos problemas que interpelan a la comunidad: cuestiones relativas a la construcción de la ciudadanía democrática, el reconocimiento intercultural, la pobreza y las formas de exclusión de diverso cuño. Conocemos la relevancia de la configuración del pensamiento social y político en el Convictorio de San Carlos y la Universidad Nacional de San Marcos en el período de la emancipación y los primeros siglos de la República, así como el rol decisivo de la Universidad Católica en los debates intelectuales y políticos de la segunda mitad del siglo XX (pensemos, por ejemplo, en la caída de la dictadura de Fujimori y en el contexto del trabajo de la CVR).

Pero esta dimensión de la vida universitaria no parecen entenderla los promotores de la universidad – empresa: en cierto sentido, de acuerdo con ellos, la vindicación del pensamiento y la acción política es el elemento que más “entorpece” la buena marcha de las empresas educativas en su modelación de profesionales eficaces del mercado. En ciertos casos, la ‘investigación pura’ podría ser “tolerada” como una especulación ociosa que puede encontrar su lugar acaso en los cursos electivos, o quizá en el contexto de conferencias magistrales extracurriculares “con gancho comercial” en hoteles de lujo u homenajes públicos a intelectuales o literatos de renombre como parte del necesario marketing universitario. El tema ‘político’, en contraste, está “vetado” de diversas formas en estas modernas instituciones, pues representa la evocación recurrente de viejos sentimientos ‘comunitarios’ y formas de participación colectiva en los estudiantes, afectos reñidos con los vientos individualistas que soplan en la modernidad. Sea como fuere, la universidad es sólo para “estudiar”. Curiosamente, los defensores del ‘modelo gerencial’ no se percatan – dado su desconocimiento respecto de la historia de las ideas - de que la vindicación del ethos político constituye precisamente un elemento central de la agenda liberal, al menos desde Montesquieu y Tocqueville. No sólo cuenta la vigencia de las libertades individuales, un auténtico liberal alienta también el ejercicio de las libertades cívicas en los espacios públicos con que la sociedad cuenta (la universidad incluida, por supuesto).

El estudio y la discusión en torno a las fuentes de las identidades políticas y los principios democráticos ponen énfasis no en lo que nos enfrenta en escenarios competitivos, sino lo que compartimos como ciudadanos. Desde la matriz unitaria del mercado no es posible vislumbrar espacios comunes en los que interactuar, pensar juntos y deliberar. Los apologistas de la universidad - empresa pueden argüir que ellos ‘capacitan’ técnicos y empresarios “con valores” (¿?), pero por lo general esta referencia parece converger con la tarea de la inculcación – básicamente acrítica – de un catálogo de principios vinculados al trabajo de calidad en el sentido de los textos de autoayuda y motivación que difunden (y que suelen recordarnos que, por si acaso, “los valores también venden”), fundamentalmente un discurso de raquítica profundidad y de discreta relevancia pública. El relato del ‘individuo emprendedor’, celoso observante de sus intereses económicos y sus libertades exclusivamente privadas, es insuficiente respecto del tema de la responsabilidad cívica de las personas para con sus conciudadanos e instituciones. El saber práctico propiamente cívico nos interpela como agentes políticos, y llama la atención acerca de nuestra responsabilidad histórica en torno a los mecanismos sociopolíticos de exclusión, los vínculos entre Estado y sociedad, los problemas y retos vinculados a la defensa de los derechos humanos y el multiculturalismo. Más que promover el activismo partidario, la universidad estimula el sentido de ciudadanía y la cultura constitucional. Nos invita a reconsiderar reflexivamente nuestros lazos comunitarios, y a estar dispuestos a comprometernos con ellos.

La universidad forma parte de la sociedad civil, y como las otras organizaciones que la componen, está comprometida a velar porque el poder político no se concentre en pocas manos, antes bien, procura se distribuya conforme a los principios del Estado de Derecho y al ejercicio de las libertades políticas (distribuir el poder y las responsabilidades no significa “diluirlos”, sino más bien considerarlos sobre la base del esfuerzo común y el respeto y el cultivo de la libertad). Estas instituciones y asociaciones voluntarias apuntan a la promoción de espacios de vigilancia e influencia ciudadana frente al Estado, así como a la configuración de espacios de conversación cívica y formación de corrientes de opinión pública. La forma en la que la universidad contribuye a que se cumplan estos objetivos consiste en la creación de círculos académicos y centros de investigación que fomenten la producción del pensamiento ético – político, tanto como la educación de ciudadanos ilustrados y comprometidos con la institucionalidad democrática.





[1] Smith, Adam Investigación sobre la naturaleza y causas de la a riqueza de las naciones México, FCE 1987 p. 17.
[2] Metafísica 982ª 14 – 15.
[3] Cfr. Husserl, Edmund La crisis de las ciencias europeas y la fenomenología trascendental Barcelona, Crítica 1991, § 73 y Anexo III.
[4] Lerner Febres, Salomón “La naturaleza de la universidad” en: Reflexiones en torno a la universidad Lima, PUCP 2000 p. 7.

13 comentarios:

Susana dijo...

Gonzalo,
Muy bueno tu post.Voy a enlazarlo a mi blog. De vez en cuando vale la pena retomar estas viejas ideas una y otra vez para darles difusión y ver si calan entre la gente que se siente inclinada a verle solamente ventajas a las universidades-empresa (esas que se anuncian diciendo que alli los estduiantes no pierden el tiempo con las humanidades). Debo decir, para ilustrar un poco lo que propones ene l post que la UPC es el ejemplo por excelencia de lo que describes: allí las ascoiaciones estudiantiles estaban vetadas porque "pasaron de moda" (en palabras del rector, escuchadas con mis propios oidos), pues el rol del estudinate se asume como unicamente estudiar.

Gonzalo Gamio dijo...

Susana,

Completamente de acuerdo contigo. Ningún Rector puede dictarles a los jóvenes cómo deben pensar o asociarse, sin dejar espacio al debate y a la confrontación de ideas.

Excluir las humanidades en una institución que aparentemente ofrece la carrera de derecho y comunicaciones es pavorosamente contradictorio. Que se le reconozca a la empresa que mencionas el estatuto de "universidad" es bastante discutible. Todo ello es herencia del Decreto 882 que aprobó la dictadura de Fujimori.

Saludos,
Gonzalo.

Pepe Bacigalupo dijo...

Gonzalo:

He disfrutado mucho leyendo este articulo porque coincido contigo acerca del rol de la universidad.

Sin embargo debo agregar una preocupación que, como estudiante universitario, ha surgido en mi en los últimos años. No existe solo una creciente oferta de enseñanza "práctica" , sino que además hay un buen número de alumnos que la están prefiriendo(demandando).

Quisiera saber tu opinion al respecto.

PePe

Gonzalo Gamio dijo...

Pepe:

Creo que es deber de toda Universidad que se merezca tal nombre enseñar lo que significa el estudio de la ciencia y las humanidades, su relevancia para el profesional y el ciudadano.

Siempre habrán quienes prefieren las carreras prácticas y contas: para eso están los institutos superiores técnicos (lo digo en honor a la verdad, no estoy ironizando).

Los egresados de estas universidades-empresa se dan cuenta tardíamente de que les han dado gato por liebre (¿Cómo estudiar derecho y no llevar derecho romano, constitucional o Acto Jurídico?).

Saludos,
Gonzalo.

jaime dijo...

Estas universidades llamadas empresa, son justamente creadas por empresarios que buscan la producción de cerebros en serie, cerebros que como bien dices no están a la altura ni tienen la capacidad de criticar el sistema.
No he podido averiguar si en otros países se han creado tantas universidades como en este, lo cual demuestra el déficit de democracia que existe en el Perú de proporcionar a los jóvenes ciudadanos una educación superior basada en formación humana.
Pero esto no es solo un problema de universidades, también existen colegios con los mismos principios. El problema es que, lamentablemente en el Perú, al igual que la economía, también se liberalizo la educación. Dejando la buena educación en manos de gente que solo puede pagar ese tipo de educación. Me refiero a “tipos de educación”, porque en el Perú según el presupuesto del bolsillo, encontraremos el combo adecuado.
A mi parecer el problema de la educación en el Perú se ha convertido en un problema estructural, sin embargo este reto debemos asumirlo nosotros, si, nosotros los ciudadanos y estudiantes que aun estamos en la capacidad de criticar a nuestros gobernantes, nosotros que conocemos nuestros derechos y deberes, y que ala vez reconocemos los de los demas.

jaime dijo...

Estas universidades llamadas empresa, son justamente creadas por empresarios que buscan la producción de cerebros en serie, cerebros que como bien dices no están a la altura ni tienen la capacidad de criticar el sistema.
No he podido averiguar si en otros países se han creado tantas universidades como en este, lo cual demuestra el déficit de democracia que existe en el Perú de proporcionar a los jóvenes ciudadanos una educación superior basada en formación humana.
Pero esto no es solo un problema de universidades, también existen colegios con los mismos principios. El problema es que, lamentablemente en el Perú, al igual que la economía, también se liberalizo la educación. Dejando la buena educación en manos de gente que solo puede pagar ese tipo de educación. Me refiero a “tipos de educación”, porque en el Perú según el presupuesto del bolsillo, encontraremos el combo adecuado.
A mi parecer el problema de la educación en el Perú se ha convertido en un problema estructural, sin embargo este reto debemos asumirlo nosotros, si, nosotros los ciudadanos y estudiantes que aun estamos en la capacidad de criticar a nuestros gobernantes, nosotros que conocemos nuestros derechos y deberes, y que ala vez reconocemos los de los demas.

jaime dijo...

Estas universidades llamadas empresa, son justamente creadas por empresarios que buscan la producción de cerebros en serie, cerebros que como bien dices no están a la altura ni tienen la capacidad de criticar el sistema.
No he podido averiguar si en otros países se han creado tantas universidades como en este, lo cual demuestra el déficit de democracia que existe en el Perú de proporcionar a los jóvenes ciudadanos una educación superior basada en formación humana.
Pero esto no es solo un problema de universidades, también existen colegios con los mismos principios. El problema es que, lamentablemente en el Perú, al igual que la economía, también se liberalizo la educación. Dejando la buena educación en manos de gente que solo puede pagar ese tipo de educación. Me refiero a “tipos de educación”, porque en el Perú según el presupuesto del bolsillo, encontraremos el combo adecuado.
A mi parecer el problema de la educación en el Perú se ha convertido en un problema estructural, sin embargo este reto debemos asumirlo nosotros, si, nosotros los ciudadanos y estudiantes que aun estamos en la capacidad de criticar a nuestros gobernantes, nosotros que conocemos nuestros derechos y deberes, y que ala vez reconocemos los de los demas.

Gonzalo Gamio dijo...

De acuerdo contigo, Jaime. Nuestro siguiente paso tiene que ser examinar la pedagogía de los llamados "colegios pre-universitarios" (que los hay, y a montones).

Saludos,
Gonzalo.

Silvia Velarde dijo...

Gonzalo,

El análisis que haces sobre la orientación materialista de estas instituciones superiores mal llamadas Universidades me hace remontar al inicio de la educación formal en la edad pre-escolar. Basada en las experiencias de padres de familia que buscan el centro más “adecuado” para el inicio de la etapa escolar de sus hijos, he podido observar que existe una tendencia hacia la valoración de la inoculación de conocimientos prácticos. Creo que las expectativas de estos padres esta muy influenciada por la concepción simplista del termino “school readiness”. Muchos centros pre-escolares se enfocan sólo en la enseñanza de los contenidos curriculares de los primeros grados como el reconocimiento del alfabeto, el reconocimiento de los números, y otros que, lamentablemente, son enseñados a través de la repetición y la memoria. Sin embargo, se deja de lado el aprendizaje basado en la exploración y el descubrimiento. Este tipo de aprendizaje forja las bases para el desarrollo de individuos autónomos, capaces de controlar y modificar no sólo las acciones propias, sino también el entorno. Forja individuos con capacidad crítica donde el cuestionamiento y la formación de ideas novedosas son características de su proceso de aprendizaje. Creo que el mal que describes también esta insertado en instituciones de formación más temprana, lo cual es alarmante.

Silvia.

Gonzalo Gamio dijo...

Gracias Silvia, por tu comentario. Estoy completamente de acuerdo con tus argumentos.

Saludos,
Gonzalo.

Jose dijo...

Profesor Gamio,
Primero un saludo cordial, leo su blog con mucho interes desde que comenzo el año pasado.
Lo felicito tambien por la tarea de aumentar entradas de vez en cuando.
En cuanto a las Universidades Empresa, concuerdo directamente con lo que usted dice, una universidad que no cultive el espíritu critico no merece ser llamada asi. Sin embargo hay dos cuestiones, como es posible que estas universidades empresa, con el caso específico de la UPC, pueda lograr altas distinciones a nivel internacionales, como pertenecer al Laureate Internacional Universities. ¿Cual es su opinión al respecto?¿Es acaso ese un grupo internacional de universidades empresas?Puede que el contenido académico de la UPC sea muy alto, pero sin la critica y los puntos importantes que usted explica en el post, como universidades internacionales con tradiciones mas antiguas pueden valorar a la UPC.Eso es lo que me intriga.
Por otra lado, como miembros de la comunidad PUCP, veo con preocupación como nuestra universidad va tomando algunos razgos de estas universidades empresas. Cuando yo ingrese, para la entrevista tuve que leer una selección sobre el medio ambiente, y una de las lecturas era sobre como la pucp respetaba el ecosistema del campus y que por eso no construía edificaciones muy grandes(más sobre esto en mi blog). Ahora veo con sorpresa como este antiguo espiritu conservacionista se ve opacado por el nuevo gran edificio mcgregor.Creo que una universidad si debe adaptarse a los cambios pero sin perder su espíritu en el camino. El tema de los ingresos es tambien "llamativo", ahora existen muchas facilidades para el ingreso, se ha eliminado el ciclo inicial para aumentar las vacantes en los estudios generales (En el 2007-1 hubieron más de 21 horarios de cachimbos) y el infame ITS que favorece a un sector de colegios grandes y algo acomodados (salvo pocas excepciones). Esto debe hacernos reflexionar sobre el rumbo que esta siguiendo la pucp.

Jose dijo...

Algo con un poco de relación sobre mi comentario en el último post de mi blog:
http://et-nerarios.blogspot.com/

He enlazado su blog al mio.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado José:

Sobre el Laureate Internacional Universities no podría decir mucho, porque no conozco esa institución. Los datos que señalas me parecen preocupantes.

Es cierto que la PUCP está asumiendo estilos que no son los suyos. Esperemos que eso cambie.

Saludos,
Gonzalo.