sábado, 2 de enero de 2010

“LA MEJOR VACUNA CONTRA LA CORRUPCIÓN ES LA DEMOCRACIA”


Gonzalo Gamio Gehri


Acabo de escuchar la entrevista que le hizo RPP a Alan García. Estoy un poco sorprendido, porque no esperaba encontrar a un García tan en condiciones en materia de sus habilidades políticas. No es que no tuviese en cuenta su condición de “animal político” (por favor, no en sentido aristotélico, sino en un sentido “moderno y barroco”). Esperaba los exabruptos verbales a los que nos tiene acostumbrados, la retórica trasnochada y efectista. No lo encontré así. Lo escuche relativamente moderado, con cifras en la mano. Por supuesto, esos progresos no atenuaron mi escepticismo natural frente a sus palabras. Soy de aquellos que vivieron parte importante de su adolescencia en la segunda mitad de los ochentas, en una época en la que los "balconazos" eran una práctica presidencial habitual.

Es cierto que se trató de una entrevista parcialmente complaciente, que Raúl Vargas pudo ser mucho más punzante. Sólo tocó a su interlocutor cuando le invitó a generar mayores focos de consenso en la dirección de lo público. Efectivamente, el gobierno aprista ha puesto entre paréntesis – penosamente – los avances del Acuerdo Nacional, ha dejado de lado un trabajo de años basado en el diálogo y la negociación que entrañaba una importante pedagogía política. Esa ha sido una de las dimensiones del sistemático proceso de desmontaje de las políticas de la transición, que ha emprendido la administración García.

Incluso el Presidente aprovechó la oportunidad para cuestionar (demagógicamente, porque no tocó la sustancia del asunto) el Decreto Legislativo 882, decreto fujimorista que permitió la fundación desmesurada de “universidades empresa” que han convertido la educación superior en una mera mercancía (de dudosa calidad, además). Ello sonaba ciertamente a una toma de distancia estratégica respecto a los nexos del APRA con el caso Alas Peruanas. Igual sus declaraciones llamaron la atención. Decididamente, García no da puntadas sin hilo.

Pero lo que capturó nuestro interés fue su brevísima declaración sobre el tema de la corrupción, una de las áreas notablemente sombrías de su gestión. Era de esperarse que no se detuviera demasiado en el punto, dado que los casos que afronta su gobierno son muchos, y cada uno posee una especial gravedad. García señaló que la “mejor vacuna contra la corrupción es la democracia” (una frase con un ligero tufillo tocquevilleano-contemporáneo). Pasó revista por una serie de instituciones del Estado, así como la prensa, que funcionan como entes que son sujeto de fiscalización (por supuesto, no menciono ningún espacio directo de vigilancia ciudadana, pero era previsible: conocemos los reparos que el propio presidente tiene respecto de la idea misma de una sociedad civil organizada).

La frase sería feliz si la separamos del contexto de su enunciación. Si nos olvidásemos que su emisor precisamente preside un gobierno que no está haciendo algún esfuerzo importante por combatir la corrupción ni fortalecer la democracia (está claro que combatir la corrupción constituye una de las columnas de la ‘agenda democrática’ de cualquier gobierno. Un gobierno que no ha contribuido a fortalecer las instituciones del Estado dedicadas a la fiscalización o a las labores de justicia, ni ha promovido su independencia en los casos en que así corresponde. Todo lo contrario. El sistema anticorrupción está básicamente desarticulado. Medidas efectistas como la elección de una “zarina anticorrupción” se convirtieron en vulgares – y fugaces – globos de ensayo. La contraloría brilla por su ausencia. El Tribunal Constitucional ha perdido su independencia y prestigio (¡Acaban de votar de modo contradictorio en el caso de la AOE, cediendo a la presión de un grupo de interés conservador! ¡El caso del General Chacón destaca por su carácter “polémico”).

En fin. El indulto a Crousillat constituye un pésimo gesto respecto a lo que la lucha anticorrupción significa para esta administración. Si la frase presidencial que sirve de título al presente post es correcta – y lo es – no lo es todo lo que se teje a su alrededor. Hay que pedirle al mandatario que su manera de conducir el gobierno guarde una mayor coherencia con esta clase de mensajes.

15 comentarios:

Susana dijo...

Gonzalo, hay un error en la frase de Alan, creo que la has escrito mal...

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Susana:

Error corregido, mil gracias. Escribí muy rápido.

Saludos,
Gonzalo.

Anónimo dijo...

Gonzalo:
no sé si te habrá llegado mi comentario anterior, pero por si acaso lo repito.
En el caso del Gral Chacón, yo creo que no es tan fácil descalificar la decisión del TC.
Se tuvo como diez años juzgando al Gral Chacón. Diez años. Qué pensarías si te tienen diez años juzgando (o 9 u 8), y tres o cuatro te la pasas preso.
y otros años más en detención domiciliaria. Además del perjuicio que significa tener un juicio penal sobre tu libertad, bienes y reputación. hasta donde tengo entendido, al Poder Judicial ya
se le había dicho que resuelva, y no resolvía. Cuántas veces le tiene qué pedir para que resuelva un caso, tres, cuatro, y mientras tanto que siga preso.
No crees que el Poder Judicial violó el derecho a un debido proceso del Gral Chacon.
hay un famoso caso en EEUU donde John Adams defendió a dos ingleses por la época de la Guerra de Independencia de ese país. La gente quería castigar de frente a los soldados. Pero él decía que si le negamos los derechos a nuestros enemigos, qué nos garantiza que no nos los nieguen después a nosotros.
Yo creo que este caso, en específico, la gente crítica sin percatarse de todos los hechos que rodean al caso. Los juicios deben servir para hacer justicia, no para ajusticiar a nuestros adversarios.
saludos,
césar

Gonzalo Gamio dijo...

Hola César:

Acaba de llegar tu comentario.

Por eso digo que es polémico. Las juezas anticorrupción alegan que no han cometido ninguna irregularidad en el proceso. voy a buscarte el link con sus declaraciones.

Saludos,
Gonzalo.

Anónimo dijo...

Gonzalo:
Vamos a la fuente.
Este es el link de la sentencia:
Aquí puedes apreciar los hechos del caso y desde cuándo se venía procesando al Gral Chacón.
También puedes leer los argumentos de los jueces. http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2009/03509-2009-HC.html
Al señor se le venía investigando desde el 28 de noviembre de 2000, hace más de 9 años. El argumento es que el caso era muy difícil.
Si en 9 años no puedes obtener prueba para condenar a alguien, cuántos años se deben esperar para encontrar pruebas. El tema es que si no hay pruebas, se declara que no se ha probado que sea culpable (eso no significa que sea inocente, por si acaso). La fiscalía y el Poder Judicial debieron ser más rigurosa en el inicio del proceso. Si no tenían pruebas suficientes, no debieron acusar. Debieron investigar y, en caso encontraran elementos de prueba suficientes, recién acusar. Pero, parece que en este caso, acusaron y después se pusieron a buscar las pruebas. No te parece que eso está mal.
Te acuso, y después busco las pruebas. Eso no es un juicio, sino un ajusticiamiento.
Yo no sé si el señor es el culpable, lo que si sé es que el proceder de la fiscalía y del Poder Judicial me pareció abusivo.
Si los derechos de todas las personas son importantes, entonces debemos respetarlos.
9 años es un exceso para procesar a una persona, entonces se ha cometido una violación al derecho de esa persona, por tanto, estuvo bien declarar fundada la demanda.
Lo anterior, como dije, no significa que este señor sea inocente. Y la falta es de la fiscalía en no armar un caso sólido. y del Poder judicial en no ser más riguroso en los casos que admite.

saludos,
César

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado César:

Hasta donde he podido indagar - vér último número de la revista Ideele y otras publicaciones -, Chacón y su familia sí traían sin declarar fuertes sumas de dinero.

Las juezas señalan que se trata de un proceso de 5 años, no de nueve:

"En primer lugar, es falso que nuestra sala, la Sala “A”, haya tenido este proceso cerca de nueve años. El juicio se inició en septiembre del 2004, por lo que no lleva nueve sino cinco años."

http://www.revistaideele.com/node/610?page=0,2

Señalaron también que la sala pidió ocuparse exclusivamente del caso, pero la solicitud fue denegada.

IDL está evaluando "que el Congreso evalúe si procede la acusación constitucional contra los tres magistrados que la expidieron (Mesía, Beaumont y Eto)".

Se teme que el tema ha sufrido presión política.

http://www.revistaideele.com/node/610

En fin, es un tema para discutir.

Saludos,
Gonzalo.

Mademoiselle de Maupin dijo...

No… ¡es precisamente el germen de la corrupción! La democracia facilita enormemente la deshonestidad y la trampa en base a la demagogia. En algún momento escribiré un articulo explicando porque.

Platón, quien se oponía a la corrupción política de su época (liderada por los sofistas) y también a la tiranía, era anti-demócrata.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimada Sofía:

Nuevamente, tu reflexión requiere introducir matices importantes. La propuesta platónica es poderosamente inspiradora. Sin embargo, el que Platón fuese contrario a la democracia no significa que nosotros necesariamente debamos serlo. La democracia liberal no es la democracia ateniense. El modelo político platónico fue objeto de crítica de parte de Aristóteles - que habría que contestar -, y sufrió reveses prácticos (Siracusa). El propio Platón volvió sobre el asunto luego (cfr. Carta VII).

Saludos,
Gonzalo.

isaias dijo...

estimado gonzalo
cual era la definicion de ANIMAL POLITICO segun aristoteles?
a que te refieres cuando dices animal politico en el sentido moderno y barroco?

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Isaias:

Aristóteles dice que aquel que vive sólo es una bestia o un dios, que el hombre es un animal político porque es comunitario, y la pólis es la forma más elevada de comunidad, dado que sus instituciones y dirección recaen en la acción común de los ciudadanos.

Lo de moderno y barroco lo digo porque García asume la política en términos de la lucha de intereses de facciones rivales que compiten por el uso del poder.

Saludos,
Gonzalo.

LMPV dijo...

Saludos Gonzalo:
Debo entender que cuando haces referencia a la "zarina anticorrupción", es por Carolina Lizárraga, ¿verdad?; creo que el ejemplo que mejor grafíca el actuar desordenado y efectista del gobierno es la creación de la ONA (Oficina Nacional Anticorrupción). En un principio la misma Lizárraga mencionó que este ente del cual ella era jefa, contaría con el apoyo de un Consejo Consultivo integrado por representantes de otros organismos anticorrupción, como la Contraloría General de la República y el Ministerio Público. Asimismo, la ONA tambien podría plantear cambios en la legislación a través de la Presidencia del Consejo de Ministros.
Todo esto quedo sólo en palabras. La ONA nunca desempeño siquiera la mitad de las funciones para las que fue creada (a decir verdad no se tenía en claro donde comenzaban sus funciones y donde las de la Contraloría General de la República). En resumen, nuestro presidente comunicó la creación de una dependencia que pondría fin a la corrupción instaurada en el gobierno, cuando lo correcto hubiera sido reflotar y corregir los errores en los que incurre la Contraloría (que por cierto goza de las mismas carencias harto conocidas, sino recordemos todo el problema que hubo para solo nombrar a un Contralor hace poco mas de un año aproximadamente).
En fin, ya para terminar, una pequeña acotación para Mademoiselle de Maupin:
Es preciso leer al autor en el contexto en que su obra fue escrita. Es cierto que para Platón la democracia no era una forma de gobierno deseable, como también es cierto que apostaba por una educación diferenciada entre los más aptos para dirigir la ciudad (llamemosle virtuosos) y los que no lo eran (La República). Asimismo, era partidario de la existencia de esclavos.
A lo que voy es que, las caracteristicas de la democracia que exisitieron en Atenas en la época de Platón, no son las mismas que las que ahora existen. Ahora existe el voto femenino (las mujeres son librepensantes), al menos en teoría no existen ciudadanos de segunda clase, la esclavitud no existe, al menos en el papel y en los Estados que respetan los DD.HH.; por lo que usar los conceptos y el ideario de Platón para desmerecer o descalificar a la actual democracia, no me parece correcto.
Recordemos que toda forma de gobierno, puede llegar a corromperse, sin significar esto, que la incorruptible sea la mejor forma de gobernar, ya que a mi entender, es imposible evitar la existencia de corrupción de un gobierno, sin importar que tipo de gobierno sea este. Contra esa corrupción debemos de luchar todos. Por eso es importante la democracia.

Anónimo dijo...

Gonzalo:
quizás, las definiciones de Aristoteles y Alan García no son contrarias entre sí. Aristoteles estaba pensando en que debía ser la política, mientras que Alan está pensando en cómo es la política. Ambas definiciones son importantes para la acción política. Debo conocer cómo se comportan las personas en la realidad para poder lograr mis objetivos. Pero los objetivos tienen que estar en función de los intereses de la mayoría.
Pensar que todas las personas actuan en función del interés público es irreal, además de ingenuo; mientras que pensar sólo la política en funciones de los intereses de mi facción es inmoral y creo que insostenible en el largo plazo.
saludos,
César

Anónimo dijo...

Gonzalo:
de otro lado, discutir cuál es el mejor tipo de gobierno en abstracto no me parece que nos lleve muy lejos.
De mis lecturas de Aristoteles, él decía que la mejor forma de ordenar una sociedad es una mezcla de todos los modelos, lo cual me parece una idea genial.
No todas las decisiones debían ser tomadas por la mayoría o mediante procedimientos democráticos, algunas tenían que ser tomadas por una élite (de ahí la justificación de las decisiones del sistema de justicia o de la burocracia). Pero, a su vez, no todas las decisiones deben ser tomadas por una élite, sino que, en algunos casos, las decisiones tienen que ser tomadas por la mayoría (por ejemplo, cuánto vamos a gastar en educación, salud, qué bienes vamos a priorizar, son decisiones que deben tomarse mediante procedimientos democráticos).
Y excepcionalmente, ciertas decisiones se podrán encargar sólo a una persona (por ejemplo, en casos de Guerra).
Estas ideas fueron discutidas por Robert Dahl en un libro sobre si la decisión de enviar una bomba atómica debía ser una decisión sólo del Presidente, de un grupo de expertos (militares, etc.) o de la mayoría.
Yo creo que dependiendo de ante qué tipo de decisión estemos, se deberá privilegiar quién tomará la decisión y cómo.
saludos,
César
pd. creo que me aleje del sentido del post, pero la discusión de democracia sí, democracia no, no me parece que nos lleve muy lejos. Una discusión más pragmática me parece mejor para evaluar los méritos de esta forma de Gobierno.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado César:

Precisamente, la crítica de esa escisión ilustrada entre 'es' y 'debe' - de la que Aristóteles está bastante lejos - es el tema de un próximo post. Se trata de un dogma cuestionable. El 'es' y 'debe' sólo están completamente separados en la mente de ciertos filósofos del XVIII y de ciertos sociólogos del siglo XX.

Saludos,
Gonzalo.

Alejandro dijo...

aparentemente podria ser la democracia...pero cualquier investidura es buena, lo que siempre es variable para bien o mal es el hombre...pero con la democracia nadie puede ser malo consigo mismo. Saludos.