domingo, 2 de mayo de 2010

SOBRE EDUCACIÓN Y LIBERTAD


Gonzalo Gamio Gehri



Hace un par de días – en el contexto de una clase para el Diplomado de Religión y Cultura de la UARM – examinamos juntos la película Dead Poets Society (1989). El objetivo era mostrar de una manera vívida la idea de la libertad autodeterminada y la concepción expresivista de la vida. A pesar de que la película incurre en algunos vicios típicamente hollywoodenses, me parece una obra magnífica, que trata con singular maestría el tema del valor – y también los riesgos – de la libertad y la construcción de la identidad, así como la importancia de educar en y para la autonomía y la creatividad. El profesor Keating muestra a sus alumnos los nudos de la gesta romántica de la búsqueda del ‘propio lenguaje’, así como la necesidad de contar con formas de vida democráticas que constituyan el trasfondo ético de esta gesta. No es casualidad el lugar central que ocupa en la película el poema O Captain! My Captain!, que Whitman dedicara a Lincoln.

La película plantea con singular fuerza cómo esa libertad expresiva – en tanto condición para la realización humana – encuentra serios escollos en la cultura autoritaria sólidamente afincada en la familia, en escuelas y universidades, y en la esfera pública. Muchos ven el anhelo de libertad como un gesto de mera rebeldía y soberbia, y no como el horizonte en el que puede desplegarse una vida humana que merezca la pena vivirse (véase la lúcida reflexión personal de Pedro Salinas en Perú 21, Yo odié a Hans Küng). Creen que existe algo así como un “orden natural jerárquico” que es trasgredido sistemáticamente por quienes aspiran a la autonomía y a la autoexpresión; por eso ciertos desarrollos de la modernidad les parecen funestos. Hoy la reflexión sobre esta película encuentra un nuevo contexto en un mundo en el que se presupone que la educación superior se propone instruir al joven para insertarlo en el mundo laboral e iniciarlo en el ejercicio profesional, dejando de lado la producción de conocimiento y la construcción de la libertad.

En ese momento no lo pensé, pero en nuestro medio, la película nos invita a pensar este ideal de libertad individual en circunstancias en que una de las mejores universidades del Perú pretende ser tomado por un sector conservador en lo religioso y en lo político. En el post anterior, discutimos acerca de la perplejidad que nos suscitaba el júbilo de los supuestos “liberales” de la prensa y la política peruanas ante la perspectiva de una victoria fundamentalista. Ese júbilo revelaría una entraña reaccionaria en este pseudo-liberalismo criollo, a la vez que encono contra la permanente preocupación de la PUCP por la libertad académica y los derechos humanos (¿acaso opera aquí una especie de ‘oscura revancha’ mediática y política por la condena de Fujimori y por el importante trabajo de la CVR?). Recibimos muchos comentarios, entre ellos algunos que revelaban una concepción abiertamente hostil ante el modelo humanista de universidad, que es el que ha asumido la PUCP desde su fundación. Permítanme citar uno de esta especie y comentarlo.

“Desde la perspectiva liberal - o lo que tú llamas erróneamente neo-liberalismo- uno puede estar más cómodo con Cipriani que con los "caviares" dirigiendo la PUCP, pero no por una cuestión ideológica sino por eficiencia. Los rojos y los utópicos han tendido a malgastar la plata. Por otro lado el Opus tiene algunas de las mejores escuelas de negocios en el mundo y son muy buenos para conseguir financiamiento. No se estarían preocupando por aspectos irrelevantes (preferiría usar palabras de nuestro arzobispo pero lamentablemente creo que son impropias en un blog académico como éste) como tus griegos o Kant, sino por lo que realmente llevaría al desarrollo del país: cómo producir más en un marco de libertad económica y sin ideologías. Ni a la gente, ni a la mayor parte de los estudiantes les interesa si Hegel pensó que existe un espíritu objetivo, entender qué quería decir Kant en la crítica a la razón pura, ni el sentido de la tragedia en Eurípides, ni la inmortalidad del mosquito. Lo importante es lo concreto. Les interesa más bien como conseguir trabajo en un mercado cada vez más exigente y competitivo. lo demás es relleno, que puede cambiar según la época. Así de crudo pero así de real: Give me the Money.


Le respondí que – si era cierto lo que señalaba – entonces le daba la razón a mi argumento central en torno a los peligros de una intervención externa sobre la Universidad. Eso significaría que quienes tienen interés en intervenir la Universidad – bajo las órdenes del cardenal - quieren hacer de la PUCP algo diferente a lo que ha sido desde su fundación en 1917, una institución humanista. Es sorprendente cómo para muchas personas se ha convertido en un asunto de sentido común el que una universidad tenga el formato y los propósitos de una empresa privada.

A la Católica - desde sus inicios - le ha interesado los griegos, Kant, Hegel y no solamente lo que da plata o es "inmediatamente" productivo. El saber es productivo, la cultura es productiva en un sentido más amplio que el de una billetera abultada. Una razón más para defender la autonomía de la PUCP contra las fuerzas oscurantistas que quieren controlarla. Esta vocación humanista y plural constituye el espíritu de nuestra universidad. La primera clase que fue dictada en la PUCP versó sobre filosofía estética. Pintoresca la idea esbozada por mi interlocutor, acerca de la cultura como pérdida de plata. Para los proyectos meramente crematísticos están los institutos superiores, no las universidades. Uno va a una universidad para convertirse en algo más que en un "monstruo en computación".

No sería mala idea que esta difícil circunstancia nos lleve a pensar desde sus raíces la idea de la institución universitaria y su servicio al espíritu humano. Es posible que nuestros “sentidos comunes” – autoritarios en lo político, utilitarios en lo educativo – nos impidan percibir una serie de bienes importantes para comprender el sentido de la educación superior.



Actualización :


Daniel Erich Luna: Sobre el Opus Dei y la "censura": el miedo de la PUCP. Polémico e interesante.


59 comentarios:

Jason dijo...

Profesor Gamio:

Creo que el debate sobre el rol que una Universidad debe de cumplir en una sociedad como la nuestra no solo le compete a su alma mater sino también a la mía (la UNMSM). Por eso me voy a permitir usar este medio para reflexionar un poco sobre este tema.

Antes que nada, pienso que la posición tomada por el Sr. Give me the Money no es una manifestación aislada, sino que representa muy bien el pensamiento de una gran mayoría de jóvenes que no sienten otra necesidad más imperiosa que la de insertarse laboralmente, sin ningún tipo de ánimo o preocupación por retribuir a la sociedad con el conocimiento que la Universidad les impartió, o de servir a la construcción de un proyecto nacional más justo para todos. El romántico interés general se ve subordinado al interés de cada uno, a sus expectativas de trabajo, de consumo, de ascenso social, etc.

En este contexto la Universidad solo le es funcional a este “hombre masa”, en el sentido que le da Ortega y Gasset, cuando le permite hacer efectivo su tránsito al mercado laboral de manera exitosa. Esto significa ganar un buen sueldo, para poder acceder a todos los bienes y servicios que la sociedad de consumo le impone. Formar parte del rebaño global está completamente legitimado en el sistema de creencias de este tipo de hombre.

Frente a esta problemática, los que no vemos demasiada televisión, no perdemos el tiempo en el Facebook, Twitter, fiestas para “universitarios”, reuniones intrascendentes, etc. Nos preocupamos por recibir una educación universitaria de calidad y pensamos que ésta (la Universidad) es un instrumento de formación académica y humana que nos lleva a tomar consciencia de los problemas y dificultades que tiene nuestra sociedad para desarrollar mejores niveles de vida, así como a plantear soluciones a dichos escenarios. Entre esos problemas, desgraciadamente, se encuentra una juventud mayormente amoral, sin ningún tipo de compromiso con “el otro”. Cuyo recinto de transformación en un componente que anime al cambio positivo de esta sociedad, es la verdadera Universidad, aquella que no solo puede insertar laboralmente a sus profesionales, sino que apunta a satisfacer con ellos las necesidades que demandan un país.

Saludos,

Jason

Fabiano R. dijo...

Si le parece "lúcida" la "reflexión" de un personaje que dice haber sido sodálite pero que deforma lo que aprendió y siguió en esa compañía para parecer alguien que "abrió los ojos"...

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Fabiano:

Me parece honesto e interesante que una persona reconozca que condenó a un autor por prejuicio - sin leerlo - y que luego de leerlo cambie su perspectiva. Me parece lúcido que Salinas de cuenta de una conversión intelectual, al margen de qué "línea" tenga.

Si consideras que está equivocado, tienes este espacio a tu disposición para señalar los argumentos, en serio. Pero prescindamos de los "trascendidos" y vayamos a las razones.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Jason:

Completamente de acuerdo con tu visión de la universidad, estamos en el mismo equipo. La universidad está más allá de la mera instrucción profesional: ella debe formar hombres de conocimiento y ciudadanos lúcidos.

Saludos,
Gonzalo.

Alfredo P. dijo...

Respecto al psicosocial que se quiere montar respecto a que si se acepta a un representante del arzobispado para la administración del testamento de Riva Aguero caerán las tinieblas sobre la PUCP, este interesantísimo post del blog Asesinato en el Margen:

"¿No es la Universidad de Piura una universidad controlada por el Opus Dei? ¿No es cierto que, hoy por hoy, es la universidad que tiene la mejor plana docente en economía en el Perú (buena parte de ella con doctorados en el exterior por encima del promedio de doctores que tienen la UP y la PUCP)? Como que no suena, más allá de que nos guste o no la doctrina de Escrivá de Balaguer, que el Opus Dei controle universidades de mala calidad."

http://asesinatoenelmargen.blogspot.com/2010/05/contrafactuales-cipriani-versus-la-pucp.html

Es lamentable que este psicosocial sea lanzado también a través de medios masivos de comunicación, el publireportaje del día de hoy en el suplemento de La República es un buen ejemplo de periodismo amarillento y tendensioso.

Gonzalo Gamio dijo...

Alfredo:

Creo que el post de Stanislao confunde diferentes planos de la argumentación, y presenta problemas. El tema no es sólo el plano técnico, sino la promoción del pensamiento crítico y la apertua o no a ciertos temas; el problema es qué significa una universidad de "buena" o "mala" calidad. Qué sucedería con una universidad del formato de la PUCP si se la controla y se mina su pluralismo. Ya lo comentaré con detalle.

Daniel Salvo dijo...

Curioso que el criterio para medir la calidad de la enseñanza universitaria, para algunos, sea meramente el económico. O sea, basta que una universidad tenga una excelente plana docente en economía para ser buena. Supongo que todo lo demás está de adorno.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Daniel:

ESE es precisamente el punto. Plateemoslo desde un punto de vista teórico y general, más allá de casos y nombres: ¿Podemos hablar de una buena universidad cuando hay una plana altamente profesionalizada, pero exisrtiendo limitaciones en cuanto al pensamiento crítico y al acceso a la bibliografía?

Saludos,
Gonzalo.

D.T.R dijo...

Sexta. La pedagogía consiste en la práctica de los modos para ayudar a otros a encontrarse; el pedagogo es partero. No lo es el que enseña, función vulgar, sino el que conduce a los otros por sus respectivos caminos hacia sus originales fuentes. Nadie puede enseñar; el hombre llega a la sabiduría por el sendero de su propio dolor, o sea, consumiéndose.
Veamos, por ejemplo, la aritmética. Poco me importa que mis hijos sepan las tablas de multiplicar; que sepan efectuar las cuatro operaciones con enteros y quebrados; las leyes expresadas son cadáveres; lo único vivo es el espíritu. Que mis hijos mediten y vivan los problemas, para que se fortalezcan; el hombre crece de dentro para afuera. La emoción del conocimiento es lo que embellece. Me opongo a que les enseñen así: “Ocho por siete...”. Hay máquinas para eso. Basta conducirlos hasta que digan: multiplicar es sumar de una vez varias cantidades iguales. Que aprendan luego las tablas, pero en cuanto máquinas; en cuanto somos hombres, vivir la armonía, escuchar la música de los números.
Toda ley que se enseñe a un niño, sin que la haya vivido, descubierto en sí mismo, es vanidad. Toda ciencia está en nosotros; la escuela, si no está basada en la pugnacidad, en la creación, perjudica. (FERNANDO GONZÁLEZ, LOS NEGROIDES. EN http://www.otraparte.org/ideas/1936-negroides.html 26/4/2010 6:51 PM)

aldo dijo...

sin duda alguna debe darse un ambiente para el debate en todo orden de las cosas. alemania es un gran referente para la filosofia. sin embargo, nuestro pais debe apuntar a dar ese marco de pluralimso de ideas, sin embargo, debe haber una mayor inversion en los sectores educativos como las ingenierias: civil, industrial, mecanica, electronica. fisica y quimica. ahi esta el progreso. obviamente debe abrirse un camino a las ciencias sociales y humanidades pero mayor enfasis en las ciencias que tanto necesita el pais. algo asi hacen las universidades gringas. gran presupuesto para medicina e ingenierias y algo menos para las letras.

Robertito dijo...

Si gana Cipriani una interesante opción podría ser hacerle un boicot. Que todos los profesores importantes y brillantes propongan la creación de una nueva universidad que sea enteramente secular o incorporarse a una como la Universidad de Lima. Esa sería una excelente opción porque es una universidad que tiene mucha plata, un excelente nombre pero le falta fuerza en el área humanista. ¿Te imaginas los recursos de la U. de Lima junto con una facultad de humanidades y otra de ciencias sociales como la de la PUCP? La romperían. La PUCP sería sólo un claustro donde se recitaría el catecismo. Porque la verdad es que sí es un poco raro ver tanto anticatólico en una universidad católica y para colmo pontificia. Sería mucho más sincero que no se aferraran a una estructura creada por gente de Iglesia (para hacerle contrapeso a la positivista y liberal Universidad de San Marcos de principios del siglo XX) y que más bien formaran parte de una institución auténticamente secular. En la de Lima los recibiríamos con los brazos abiertos y de paso nos ayudarían a combatir el autoritarismo que rige acá.

Luis Alberto V. dijo...

Acabo de leer tu post y veo que me has citado fuera de contexto. En fin voy a responder a tus comentarios. Hablas de la necesidad de educar en libertad y autonomía desde una perspectiva romática. Y yo te pregunto a tí Oh captain my captain! te pregunto a ti nuevo Mr. Keating, ¿Cómo puedo ser autónomo y libre con una mano atrás y otra adelante? ¿Cómo voy a ser libre si no tengo los recursos para vivir y ser competitivo? Muy lindo lo que dices pero muy despegado de la tierra. ¿Quieres que la gente sea libre? Pues que no se dejen engañar por las tonterías de los rojos y que puedan educarse en cómo ser más eficientes. Si quieres sigue escribiendo poemas y mirando paisajes como los de Friedrich pero no pretendas que eso va a llevar al progreso del país.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Luis Alberto:

He citado tu primer comment y mi respuesta al mismo. No tiene sentido oponer el trabajo de las ciencias "productivas" al desarrollo de las ciencias puras, las humanidades y las artes. Los cuadros de Friedrich y las obras de los griegos (que no sé qué tienen de "rojos", dicho sea de paso - son importantes para producir conocimiento y libertad. Eso resulta claro si se prescinde de caricaturas.

Saludos,
Gonzalo.

Anónimo dijo...

Alfredo:

No es verdad que la U de Piura tenga los mejores docentes.

Daniel Salvo dijo...

Aldo, redactaste lo siguiente:

sin embargo, debe haber una mayor inversion en los sectores educativos como las ingenierias: civil, industrial, mecanica, electronica. fisica y quimica. ahi esta el progreso. obviamente debe abrirse un camino a las ciencias sociales y humanidades pero mayor enfasis en las ciencias que tanto necesita el pais. algo asi hacen las universidades gringas. gran presupuesto para medicina e ingenierias y algo menos para las letras.

Esta idea fue planteada desde hace tiempo por personalidades como Pedro Paulet, y no se puede estar más de acuerdo. Pero de lo que hablamos es de la libertad de educación, autonomía académica y calidad educativa. La realidad actual es de 100 universidades (cuéntalas), muchas de ellas llevadas como meros negocios. Ahora, si te fijas en la currícula de todas las universidades, descubrirás que casi todas tienen la carrera de Derecho. O sea, ni ingenierías ni humanidades, sino facultades de Derecho, que además se enseña de manera abominable (alumnos codigueros y expertos en coimear en el Poder Judicial).

Justamente, el cambio hacia una orientación universitaria pro científica pasa por una valorización del conocimiento en general, ya sea el técnico o el humanístico, que a fin de cuentas, son dos modos distintos de entender la cultura. Abolir uno no llevará al auge del otro, sino todo lo contrario: se instaura la idea de que el conocimiento no vale nada.

Eduardo Gonzalez dijo...

El articulo de Stanislao Maldonado ha sido eficientemente respondido por varios lectores y en menos de 20 postings, el autor ha reconocido muchas de las exageraciones de su articulo.

Francamente, desnudo de argumentacion, me queda mas una sensacion de Schadenfreude en ese articulo... y en muchos de quienes se ponen de perfil en la situacion.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Eduardo:

Pienso lo mismo. Allí encontramos una idea unidimensional de la universidad (y sospecho que también de la economía como profesión). Me extraña también que considere que quienes incorporamos en la reflexión sobre el conflicto Monseñor Cipriani - PUCP los antecedentes de Monseñor Cipriani seamos tachados de "intolerantes". Como si este conflicto empezara con el TC y no estuviera enmarcado en una historia mayor.

Me sorprende mucho que Stanislao no diga NADA sobre la experiencia de Vicente Sotelo en la UDEP, a quien pusieron dificultades para sacar un libro, y que esto no influya en su juicio sobre la calidad académica. Que concluya que "i el peligro es que la PUCP se convierta en otra UDEP, entonces obviamente pensaria que hay problemas mas importantes en los que pensar" me parece lamentable.

Un abrazo,
Gonzalo.

Susana dijo...

A mi me da mucha pena la pobreza de miras de personas como Luis Alberto V. En aras de la supuesta "eficiencia" pierden de vista absolutamente todo lo demás. ¿Eficiencia en qué, y para qué? ¿Que la impulsa, que principios le dan cuerpo y la sustentan? La verdad, a mi me parece tan obvio que me cuesta entender como es que hay personas que habiendo pasado por la universidad tienen una visión tan vacía y simplista de la vida. Son las pilas a-criticas que mantienen funcionado el sistema, pero que no lo analizan criticamente ni lo cuestionan. Una pena.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Susana:

¿Soy el único que piensa que nuestro interlocutor tiene la prosa, el tono y el enfoque de Aldo Mariátegui? ¿Será mera coincidencia?

Un abrazo,
Gonzalo.

José André dijo...

Hola Gonzalo:

Primero saludarte después de algún tiempo. Respecto al caso de la PUCP estoy de acuerdo contigo que hay que ser ingenuo para pensar que este es un tema jurídico y de buenas intenciones, sino tiene que ver con una intencionalidad manifiesta de intervención de Cipriani. Este conflicto, a su vez, ha revelado el pobrísimo pensamiento crítico en nuestro país, el manejo visceral y por estereotipos en los comentarios. caviar malo, moderno bueno, plata moderno, y se sacan a diestra y siniestra; sin discutir el fondo: El clásico matar el mensajero, para no discutir el mensaje. Por último, he quedado supersorprendido por el “give me the money” comment. Ese comentario me llevó a recordar un pasaje de la película “Other people’s money” en el que Larry el liquidador (Danny DeVito) dice que el objetivo de la vida es hacer la mayor cantidad posible de dinero, y gana quien al morir tiene más ...... Para los que no pensamos así, es posible convivir armónicamente con los que quieren ello para sus vidas. Sería bueno recibir el mismo reconocimiento del otro lado. Al final, como dice Aristóteles, el bien se dice de muchas maneras.

Eduardo Gonzalez dijo...

En fin, la cosa esta para una re-edicion del "fariseismo de los falsos liberales" porque, en realidad, la alianza anti-PUC, ya se ve, va mas alla de integristas y liberales economicos. Maldonado suma (por lo menos en ese post) una perspectiva pragmatica, no ideologica, y Rendon (convenientemente repetido hoy por Aldo Mariategui le agrega el narcisismo de la pequenha diferencia.

En fin, ahora que lo pienso, no es una alianza racional. me pongo a pensar que ni siquiera es "interesada"; pareciera emotiva, por eso lo de Schadenfreude. Hay que colgar a los "caviares" donde se encuentren, y en eso se dan todos de la mano.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Eduardo:

Coincido en la interpretación y en la tristeza por esta "empatía" anti- PUCP, o en todo caso la indiferencia frente a una crisis como ésta. Insisto en que me llama la atención que Maldonado no tome en cuenta el tema de la censura de libros, y sí la presencia de egresados en el BCR, como signo de alta o baja calidad académica.

Un abrazo,
Gonzalo.

Nico dijo...

Conozco las universidades del Opus Dei, no sólo la de Piura sino también las de otros países: La Sabana (Bogotá), Los Andes (Santiago) y la de Navarra. Haces una grosera caricatura de su nivel académico. He encontrado excelencia en los estudios, una base humanista de primera y al mismo tiempo una sólida identidad católica. Ojo, no soy del Opus Dei, pero sí simpatizo con muchas de sus obras –y critico algunas cosas-.
El nivel intelectual, la capacidad de discusión y la excelencia académica de dichas instituciones son sorprendentes. La UDP ha logrado algo inédito en el Perú: que una universidad de provincias pueda estar al nivel de las mejores de Lima.

Me parece que estás actuando como un fanático y defendiendo con las uñas una posición a partir de una campaña de denigración.

De otro lado hay algunos que se quejan en tu blog de la posibilidad de que exista una identidad católica en una universidad católica. ¿Qué esperan entonces? En una sociedad plural una institución como la Iglesia tiene el derecho de crear instituciones que sigan sus ideales. La PUCP fue creada por Padre Jorge Dintilhac SS.CC. para contrarrestar el espíritu liberal de San Marcos y formaron parte de su claustro intelectuales católicos de primer orden como Riva Agüero y Víctor Andrés Belaunde, ahora despreciados por los intelectuales de izquierda y por "liberales de izquierda" (¿?)como tú.

Hoy en día hay programas de género que van directamente en contra de una visión cristiana. Como señala Rendón hay personas en puestos directivos que estuvieron involucradas en las esterilizaciones forzosas en al época de Fujimori y todos contento.

Si no les gusta el catolicismo a los caviares, que formen su universidad laica, o váyanse a la de Lima como otro comentarista lo ha sugerido.

Y no entiendo como alguien que se dice católico como tú pueda preferir toda una agenda anticatólica y los chanchullos que hay ahora en la PUCP que una identidad verdaderamente católica y no como las de tus adorados Küng y Gutiérrez.


Para que no vuelvas con la cantaleta te digo que ni soy fujimorista, ni seguidor de Aldo Mariátegui y La Razón me parece un pasquín miserable. También los "reaccionarios" con los que te gusta discutir me parecen gente muy desorientada. Así que no me etiquetes.

Luis Alberto V. dijo...

Para Susana,

Entiendo que te escandalices porque es algo típico de los caviares. Pero lo que debería escandalizarte es cómo tomando su champaña y discutiendo sobre la pobreza sólo han creado más miseria y no han hecho nada por desarrollar al país. Recita tus poemas de Whitman y llora hasta las lágrimas con Vallejo, discute a Hegel mientras se mueren de frío los niños de Puno sin haberles dado ninguna oportunidad para salir adelante… Patéticos… Parece que vivieran en Luxemburgo… El desarrollo económico es lo que luego va a permitir la libertad y cuando haya tiempo para el descanso podrán dedicarse a sus hobbies.

Para Gonzalo,

No soy Aldo Mariátegui pero sí simpatizo con él. De hecho, preferiría que él interviniera la PUCP antes que Cipriani. Ese sí haría cambios radicales.

Francisco C. dijo...

Prof. Gamio,

Yo soy un alumno de economía de la UDEP. No estoy de acuerdo con la actitud arrogante y de desprecio que tiene con nuestra institución sin conocerla a fondo. Formación católica y moral sí hay en la UDP, pero descuido de las humanidades, falta de capacidad crítica o cerrazón para la discusión, eso no hay.

Por su obtusa actitud apologética pareciera que sólo es posible cultivar la excelencia académica y la tolerancia bajo las actuales condiciones de la PUCP.

Espero que su defensa de la actual administración y de la actual tendencia ideológica de la cúpula dirigente de la PUCP se centre en los méritos de la misma y no en el ataque gratuito a instituciones, profesores y alumnos que no lo han ofendido ni difamado.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Francisco:

Yo no creo estar ofendiendo a nadie, sólo preguntándome, además en abstracto, si en las universidades es legítimo o no que se censuren libros. Si existe o no esa costumbre. Algunas personas sostienen que en una universidad es una práctica común. Sería interesante que des tu testimono: ¿Se censuran o no libros? Si es una leyenda, entonces dilo, y resuelto el problema.

Saludos,
Gonzalo.

Francisco C. dijo...

Gracias por su respuesta. Basta que vaya al catálogo electrónico de la UDEP. Busque Nietzche, Marx, Freud y otros más y los encontrará. Es cierto que se privilegia una orientación cristiana, pues corresponde al espíritu que animó a crear esta universidad. Pero lo de la censura es una exageración que se remite tal vez a algunos casos particulares pero no es la regla. La enseñanza que he recibido es de primera y creo que, por lo menos en mi caso, fue la mejor opción.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Francisco:

Gracias por tu respuesta, eres bienvenido a este blog. Mi afán es saber si sucede o no esto, no incomodar a nadie.

¿Es verdad que determinados libros salen sólo si se leen con un tutor?

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Nico:

No creo que rechacemos a Riva Aguero y Belaúnde. Más bien los leemos y discutimos con ellos. Como dice Sobrevilla, el debate y la crítica fundada es el mejor homenaje que rendirle a un pensador.

Por otro lado, el catolicismo reconoce diversas corrientes filosóficas y científicas (cfr. Fides et ratio, por ejemplo) no existe un único modo de ser un académico católico. Gutiérrez y Gonzalez Faus son teólogos reconocidos dentro de la Iglesia.

Mi interés es saber si es real o ficticio que en determinadas universidades se censuran libros.

Saludos,
Gonzalo.

Francisco C. dijo...

Para serle franco a mi nunca me ha pasado eso y no sé de otros casos. Claro, yo soy un alumno de economía, tal vez se haya dado en otra área, pero por el momento "desconozco mayormente".

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Francisco:

Perfecto. Queda constancia aquí de tu opinión al respecto y de tu experiencia. Saludo tu convicción y tu sentido de pertenencia, que es un valor importante. Aquí son bienvenidas todas las posiciones que sean argumentadas.

Saludos,
Gonzalo.

Jason dijo...

Para Luís Alberto V.:

A mi parecer tu visión de universidad, así como tu preocupación por el desarrollo del país, lo repito, no es aislada. Lo que sucede es que tú pareces no darte cuenta de que la Universidad es algo más que una agencia de empleos. Desde siempre, éstas se piensan y se construyen no en función a mejorar las oportunidades laborales de los que llegan a ellas, sino que tienen su base en las ideas de progreso científico y técnico. Si observas un poco dentro de la Universidad en la que estudias, te darás cuenta de que a diferencia de aquellas que no lo son realmente, estas contienen una variedad importante de ramas de estudio y especialidades, bueno, esto se debe a que la sociedad demanda cada vez más, no solo administradores de empresas, abogados, ingenieros y comunicadores sociales, sino que también requiere filósofos, biólogos, politólogos, sociólogos, economistas, antropólogos, etc. Tú te preguntaras para que sirven todas esas carreras, la respuesta es simple: para darle coherencia a la sociedad en la que vives. El filósofo dota de cimientos y críticas, y lo ha hecho desde siempre, al tipo de sociedad en la que vives. El politólogo se encargará de definir las políticas públicas y de estudiar la realidad política para que tengas un sistema que funcione. Así podríamos seguir con todas las disciplinas.

Si las Universidades fueran solo agencias de empleo, entonces crearías una gran población trabajadora (como piezas dentro de cualquier mecanismo), que se encargaría, sin ningún otro fin, de acumular mas y mas capital, sin satisfacer las necesidades que demanda una sociedad en continuo cambio, como pueden ser soluciones al problema del calentamiento global, de la inestabilidad de los regimenes democráticos, la violencia social, las incoherencias del sistema mismo, etc. Como verás, el que todos consigamos trabajo no te asegura un desarrollo, para ello es necesaria mucha educación, ciencia, tecnología, pero sobre todo humanidad, otreridad. No basta con decir si consigo trabajo este país saldrá adelante, por lo tanto Universidad capacítenme para tener trabajo. Si sabes algo de investigación sabrás que algunas variables dependientes no deben su existencia solo a una variable independiente. En el caso que te planteas sucede eso mismo, no basta con conseguir trabajo, esa productividad que vas a generar con tu trabajo debe de ser funcional a los objetivos y metas que plantearán los científicos y filósofos, de lo contrario el sistema en el que vives se hubiera extinguido hace mucho tiempo.

Conclusión: no le hagas mucho caso a Aldo Mariátegui y menos al lema de Fujimori, tecnología, trabajo y… mejor termina tu carrera consigue trabajo y deja que los que saben más que tu, porque no solo fueron a la Universidad para conseguir trabajo, hagan con el capital que generes un bien mayor a este país, basándose por supuesto en el conocimiento científico y filosófico.

PD: ¿si te gusta tanto la UDP porque no te cambias? En serio, ahí también vas a conseguir trabajo y te van a decir todo lo que te gusta escuchar…

Saludos,

Jason

Daniel Salas dijo...

En este debate se hacen visible confusiones muy sintomáticas. Luis Alberto V., por ejemplo, exige de la PUCP una educación superior enteramente orientada al pragmatismo y reducida en su humanismo.

Precisamente, eso NO ES la PUCP y espero que nunca lo sea. La observación de Luis Aberto V. es muy interesante porque pretende ser una crítica favorable a Cipriani. Sin embargo, si algo debería estar claro que ese ese no es ese el modelo que siguieron ni Dintilhac ni Riva Agüero. Ambos sin duda eran católicos de derecha y el segundo era abiertamente un reaccionario. Pero eso significaba entonces ser lo contrario a un "pragmatista neoliberal". El humanismo fue el tronco central de la educación de la PUCP desde el principio y ello ha distinguido a sus egresados desde entonces. Abandonarlo sería justamente entonces torcer su espíritu primigenio y ceder ante la idea de que la universidad debe estar perfecta y acríticamente integrada al aparato productivo. La PUCP ha cambiado muchísimo, sin duda, y reconozco que muchas de las cosas que ahora ocurren en ella asombrarían (por decir lo menos) a sus fundadores. Pero hay algo que no ha dejado de ser y esto la ha distinguido: un espacio de reflexión humanística, de crítica y de oposición a los tiempos, de exploración del pasado y de reconocimiento de las tradiciones de nuestra sociedad. Si hay una forma de vivir que Riva Agüero nunca hubiera aceptado, ella sin duda es la de conformarse con el presente. La actitud propia de la universidad no es muy distinta de la que nos mantiene siempre jóvenes, a saber, disentir antes que consentir.

No nos engañemos: Cipriani no es un conservador, una postura que yo admiro y en muchos casos comparto. Cipriani es un "neo con", un hombre pragmático interesado en los negocios, un enemigo del humanismo, un ignorante de la tradición. Por más críticas que se puedan y se deban hacer con todo derecho a la administración de la PUCP, no podemos ceder ante el gravísimo error moral de confundir la luz con las tinieblas. Si observan bien, el barco de la PUCP navega a contracorriente. Así tiene que ser y eso es lo que estudiantes y egresados debemos exigir siempre de las autoridades.

Nico dijo...

Es mentira decir que Cipriani seguiría la estrecha visión de Aldo Mariátegui o de su discípulo Luis Alberto V.
De hecho los católicos y los Opus Dei sí promueven las humanidades aunque desde aproximaciones muy distintas a la izquierda dura y a los "liberales de izquierda". No se instalaría un modelo "pragmático" aunque tal vez sí se daría un mayor dinamismo a las carreras relacionadas con la ingeniería, la administración y la economía.

Hugo Aldave Herrera dijo...

Gonzalo: Hay diferentes maneras de proscribir un libro: la intolerancia, y la mezquindad.No obstante ello, considero que la juventud universitaria es lo suficiente perspicaz para leer lo que se le prohibe. Considero que el cuestionamiento, en virtud de la doctrina universitaria es a las universidades que han optado por prescindir de examenes de admision, consentir regimen de estudios semestrales, no promover los fondos editoriales, y tener como obligatorio los cursos de titulacion. Los contenidos, dispersiones tematicas, enfoques, marcos teoricos, responden a intereses, a mundos vitales previos, y en ese contexto se simplifica, suspende,sesga en provecho de cada uno lo que quiere comunicar,exponer,argumentar. Y creeme pues Gonzalo, la gente de la UDEP, se distingue en el mercado laboral. Saludos.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Hugo:

¡Pero si yo no digo lo contrario! Sólo digo que es un escándalo que en el siglo XXI se prohiban libros en las universidades (las que sean). Eso NO debe suceder.

Un abrazo,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Daniel:

Completamente de acuerdo contigo. La distinción entre conservador y neo con puede ser nutritiva desde un punto de vista político y académico.

Lo del barco navegando contra la corriente me parece una excelente imagen.

Discrepo con Nico: las humanidades con libros prohibidos y giros extraños (p.e., "las tragedias griegas desde el punto de vista cristiano" - ¡Eso "existe"!) no creo que sean peopiamente humanidades.

Un abrazo,
Gonzalo.

ricardo falla carrillo dijo...

Estimado Gonzalo, como te decía en otro comentario, el problema de fondo en el "debate PUC", es el estatuto de la universidad en nuestro país. ¿Qué entendemos como universidad? ¿A qué nos referimos cuando hablamos de universidad? Pienso que estas preguntas y otras tienen que ser debatidas desde diversas perspectivas: éticas, políticas, epistemológicas, económicas, etc.

En ese debate, se tendrán que dejar de lado muchas susceptibilidades; complejos de inferioridad o de superioridad que caracterizan a una sociedad como la nuestra. En ese debate no estará demás discutir sobre el rol que juegan las confesiones religiosas en la formación universitaria y si ésta es o no es pertinente o importante para el país.

También evaluar, desde diversas ópticas, si la universidad debe asumirse como una empresa y qué riesgos o posibilidades puede tener esta práctica para el futuro del país.

Igualmente evaluar, a luz de los datos y de los hechos, si fue atinado conferirle tanta importancia a la universidad privada. Y si tiene límites, ¿cuáles deben ser?

Saludos

Ricardo

Hugo Aldave Herrera dijo...

Gonzalo: Acordemonos del cartel en las afueras de la AcAdemia Platonica y contrastemos con los examenes de admision que son una evidente farsa en algunas universidades. Pequena gran diferencia al titularse en algunas universidades cuando los alumnos eligen sus expedientes, y a los alumnos que les sortean sus expedientes. En tu ensayo Liberalismo y Universidad das cuenta, creo yo, de argumentos validos como es que se ha desnaturalizado la institucion al punto de que en estos tiempo hoy se venden como si fueran mercancias. Pregunto: Que te parece la posibilidad de evaluar la vigencia del pensamiento de Haya, la necesidad de agendar a las Universidades Gonzalez Prada, o determinar cuanto de Filosofia hay en Antenor Orrego... y que esas dinamicas las impulse la catolica o la udep. Es cercana la posibilidad. Reitero mi respaldo a tus principios, por defender a la cato, de las ingerencias de quienes creen que los Derechos Humanos son una cojudez. Considero que la proscripcion esta en los candados del dogmatismo conserva, y las intolerancias con otras formas de pensar, por mezquindad, aversion, y reparos a otras formas de Justicia social. Un abrazo.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Hugo:

Sería una excelente idea.

Un abrazo,
Gonzalo.

Hugo Aldave Herrera dijo...

Estimado Gonzalo: Primero fue una critica mordaz a las Universidades privadas con fines de lucro reguladas por el D.leg 882, la cual respaldo, no obstante hay universidades que no tienen fines de lucro pero se portan como si fueran, lo cual tambien repruebo, ahora formulas reparos con la udep y sus mitos y leyendas, fatan las Universidades Populares Gonzales Prada. Un abrazo mi estimado.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Hugo:

No parecen ser sólo mitos y leyendas.

Un abrazo,
Gonzalo.

Mademoiselle de Maupin dijo...

El mismo discurso pronunciado por Luis Alberto V. en uno de sus comentarios ha sido en esencia traducido a mi idioma –es decir, invertido en su contenido-, añadiendo algunos agregados y correcciones de redacción:

Comprendo que desprecie el aspecto espiritual de la realidad debido a que aquella actitud es típica de los capitalistas. Lo que debería despreciar, sin embargo, es como ocupándose de enriquecerse y de conseguir el éxito material individual únicamente han generado contaminación medioambiental y daños irreversibles sobre el planeta en el que cohabitan con otras criaturas, así como necesidades artificiales en los seres humanos, miseria espiritual, moral y psicológica traducida, por ejemplo, en un aumento de la tasa de depresiones, de estrés y de otros trastornos psiquiátricos. Y, pese a los daños generados, no han hecho nada por desarrollar la capacidad de amor y de felicidad en el espíritu humano y en su nación. Cuenten sus billetes y llenen sus cuerpos con más cosas y más plástico, platiquen de utilidad económica y de bienes materiales mientras cada día un mayor número de personas se intoxican con medicamentos de todo tipo y se suicidan por causa de su vacío interior y al margen de su situación económica. Esto, sin haberles otorgado un gramo de cultura, de amor y de orientación espiritual, sin haberles brindado la oportunidad de conocerse a ellos mismos y de saber que quieren, quienes son y cual es su sentido de vida, sin haberles concedido ninguna oportunidad para salir adelante. Patéticos, ciegos y despiadados, parece que viviesen en el paraíso o en el noveno cielo de la alegría –o, más probablemente, en una ferretería, en una fabrica de mazos o en un depósito de maniquíes-. El desarrollo espiritual es lo que posteriormente permitirá la superación de la miseria económica –no de una pobreza sana, moderada y necesaria para una vida mesurada-. Y cuando haya tiempo de descanso, ustedes los capitalistas podrán dedicarse a recolectar trozos de mineral y de papel, pero al margen de los honores, de la moralidad y de la ley de una sociedad genuinamente espiritual.

Ni los ateos, ni los agnósticos, ni los marxistas, ni los capitalistas, ni los liberales, ni el indecente Cardenal Cipriani, ni sujetos apegados a la materialidad, acostumbrados a mentir y carentes de los dones de la caridad y la compasión, merecen gobernar ninguna institución de autoridad. Quien merece gobernarla es la persona mística, espiritual, de vida sencilla y honesta, una suerte de Pitágoras de Samos, de Dionisio Areopagita o de Hildegarda von Bingen. ¿Y como conseguir acá, en la vida real de ahora, a una persona así, que pueda ser la solución? ¡Trayendo a un monje budista del Tíbet, a un ejemplar viviente de santidad…! Sin embargo, ideas tan revolucionarias como esta, tan “fuera de lugar”, raras veces son aceptadas por el conformismo actual y por las mentes ceñidas a los esquemas vigentes y oprimidas bajo un sistema cuadrado de escasa estatura.

Por otro lado, la plenitud humana no se encuentra en la libertad comprendida en su sentido moderno, debido a que aquella entraña un error conceptual y es, por lo tanto, inverosímil. La plenitud humana se encuentra en hallar la “liberación” en el sentido tradicional, universal y espiritual del término. Y esa “liberación” sólo es viable al margen del utilitarismo, del consumismo, de la vida industrial en desconexión con la naturaleza y con uno mismo, y del apego a la materialidad. Es, asimismo, más dable en personas de condición “pobre”, es decir, desapegadas de lo material y sin una vida de excesos. Sólo es viable mediante una vida sencilla, austera y hasta ascética, sin vanas ambiciones y en conexión con la naturaleza, y con los altísimos valores celestes de la caridad y la compasión. El capitalismo no libera, únicamente crea esclavos, humanos maquinales, apegados a la materialidad, dependientes de sus pasiones más bajas y del nivel inferior de la realidad.

"Yo, pobrecita forma y recipiente de barro, digo esto, no de mí, sino desde la serena Luz." (Hildegarda von Bingen)

Geviert-Kreis dijo...

Saludos,

Pienso que se está haciendo del comentario de Luis Alberto V. un muñeco de paja a medida del propio puño. Cada quien salta y golpea como puede y donde quiere. Al final todos (nos) demostramos buenos humanistas, anti-capitalitas, pro-cultura y demás, en buena familia. Sinceramente no me interesa defender el punto de vista de este señor, no tanto por su punto de vista, sino porque se puede defender solo, creo yo. Con un poco de mesura se puede observar aquello que es rescatable justo ahí, repito, justo ahí, donde algo nos repulsa emotivamente. De esta manera nos demostramos que podemos aprender precisamente de ese estupor negativo, donde tal vez nos espera nuestro peor enemigo, nuestro anti-modelo necesario, nuestro modelo de desgracia y de miseria. En la íntima miseria, el secreto del oro predilecto. Quien pueda ver el símbolo, reflexione.

Personalmente pienso que la eficiencia logística, organizativa o empresarial (en su sentido estricto) no sea incompatible con la busqueda de modelo cultural-humanista o de valores que más de uno defiende para una universidad. Simplemente son dos ámbitos distintos. Una universidad es una realidad multidimensional. Alabar o criticar, barricarse en una dimesión demuestra que se conoce muy poco de la otras y viceversa. En el caso de la formación de una colectividad de estudiantes y la organización de múltiples ofertas formativas, la coordinación entre dimensiones es necesaria. El modelo que se siga para esta coordinación (el viejo dilema del modelo "empresarial" vs. el modelo "humanista") puede ser criticable, pero al fin y al cabo mejorable. Las universidades nordeuropeas por ejemplo (Finlandia, Noruega, Suecia, Dinamarca) son consideradas un modelo de excelencia a nivel continental, precisamente por saber coordinar ambos momentos cooperativamente de manera virtuosa y eficiente. Ya se dijo que es un absurdo contraponer las ciencias "productivas" a las ciencias puras, por lo mismo es otro absurdo hacer un muñeco de paja de la misma contraposición a nivel de las necesidades organizativas, "empresariales", de una universidad. La eficiencia que defiende Luis Alberto V. vale para ambas dimensiones, es decir, la excelencia en la oferta formativa y el desarrollo de una cultura de antagonismo competitivo y cooperativo deberían ser el objetivo para la comunidad universitaria y el cuerpo docente. Un objetivo de este tipo debe saber medirse en términos de eficiencia (mejor investigación, mayores publicaciones, aumento de las oportunidades de discusión, etc.). Al mismo tiempo, los administradores y el personal burocrático debe saber hacer lo suyo a nivel logístico y organizativo ,eficaz. Obviamente Luis Alberto V parecer desconocer los esfuerzos detrás de la producción simbólica, "pura". No es necesario que le demostremos lo mismo, pero en términos especulares, invertidos.

Trasladar ahora esta falsa dicotomía a nivel de vuestro debate PUCP vs. Cipriani, tanto peor en términos de la lucha entre "la luz y las tinieblas", es una payasada. Se note que la pasión, comprensible si se quiere, adquiere la misma intolerancia del muñeco de paja (a medida) que se quiere golpear.

saludos,
Giovanni

Beagle dijo...

Mostrar a la PUCP como recinto de tolerancia y excelencia académica es una fantasía. De hecho yo no encontré eso en ella y tuve que emigrar del país para encontrar un espacio para poder dedicarme de lleno a la investigación. En la PUCP, a pesar de tener un vicerrectorado de investigación, las oportunidades son escasas. Los profesores a tiempo completo ganan poco, tienen que enseñar en otros sitios a menos que tengan cargos administrativos que les recorta significativamente el tiempo para poder realizar obras realmente originales. Y ojo, los profesores a tiempo completo son los menos y los criterios de selección de los mismos muchas veces no tienen nada que ver con lo académico. Que la PUCP es superior en “producción” intelectual que la mayor parte de las universidades peruanas, no es decir mucho pues el nivel del país es paupérrimo (de hecho el nivel es muy bueno en la Cayetano, en la Pacífico –aunque es una universidad muy chica- y la tan criticada UDEP está haciendo esfuerzos serios y consistentes por promover esta área, me consta). Hay argollas de poder muy estrechas en la PUCP y al mismo tiempo una autocomplacencia y una arrogancia enorme en base a méritos que en realidad son bastante pobres. Sea Cipriani o sea otra administración hay varias cosas que deben cambiar radicalmente y una de ellas está relacionada con un impulso cualitativa y cuantitativamente distinto a la investigación académica. De otro lado, ¿Quién ha dicho que un representante nombrado por Cipriani en la Junta Administrativa va a poder hacer lo que quiera con la universidad? Eso mas bien implicará mayor control de los gastos y prioridades de la universidad. Más plata para las facultades, investigación y profesores y menos para algunos institutos recientes y administrativos. Creo que hay mucho miedo en la cúpula dirigente de la PUCP de ser fiscalizada.

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado profesor Gamio y lectores de este blog:

He escuchado tantas alabanzas como denuestos al respecto de la Universidad de Piura que, haciéndome un espacio en mis labores diarias, decidí revisar la página web de la mencionada casa de estudios.

Y bueno, me di con una grata sorpresa. La Universidad de Piura es una universidad que brilla por la inteligencia con la que trata determinados temas. Brilla, lo repito, brilla.

Por ejemplo, revisemos este link de la misma página web de la U. de Piura:
http://www.icf.udep.edu.pe/conversatoriosfys.html

Se trata del Instituto de Ciencias para la Familia. Este es un instituto de la misma universidad. Y, al parecer por estas fechas, tratará los siguientes temas, entre otros:
-La Castidad es la mejor opción para los jóvenes.
-Homosexualidad, ¿tendencia, opción o trastorno?

Interesante, ¿no? Son temas importantísimos y, lo repito, son temas que demuestran la calidad educativa de la U. de Piura. Ahora bien, revisemos las sumillas de dichas conferencias.

Sobre la primera, se dice: "En definitiva (la castidad) favorece la construcción de un proyecto de amor verdadero, evita la desprotección psicológica y económica que experimentan las padres y madres solteros. Hace imposible un embarazo no deseado, evita al 100% contraer una ITS, y favorece la manifestación del amor pleno entre un varón y una mujer".

¿Estoy mintiendo? No. Revisen este link, y verán que ese es un extracto de la sumilla del respetable conversatorio de la U. de Piura: http://www.icf.udep.edu.pe/conversatorio_castidad.pdf

Ahora bien, revisemos un extracto de la sumilla del otro tema a tratar, la homosexualidad: "Debemos saber que la homosexualidad es un asunto médico, por tratarse de un trastorno en el desarrollo psicosexual de la persona".

¿Miento? No. Lean el siguiente link: http://www.icf.udep.edu.pe/nota_sobre_Cabanyes.pdf

Y bueno, solo me resta concluir que la U. de Piura está a la vanguardia del pensamiento crítico peruano. Es decir, ha rebatido con lucidez a la OMS (Organización Mundial de la Salud), la cual señala que la homosexualidad no es una patología. ¡Caray, la U. de Piura sí es una casa de estudios que invierte en la investigación! Tirar por tierra lo sustentando por la OMS no cualquiera lo hace. Y eso merece todo mi respeto.

Además, la U. de Piura ha solucionado mis problemas económicos al momento de adquirir un preservativo. En realidad no es necesario adquirirlo, porque mejor es no usarlo, y mucho mejor es no tener relaciones sexuales. ¡Oh, iluminación de iluminaciones!

Profesor Gamio, quiero que sepa que mañana mismo realizo mi traslado externo a la U. de Piura. Quiero que sepa también que usted es injusto al criticar a dicha magna universidad. Por favor, la U. de Piura no se compara ni de broma con la PUCP. Y eso lo digo en serio: ni de broma.

Un abrazo. Y buena onda a todos.

Julio Meza Díaz.

Geviert-Kreis dijo...

Sr. Meza:

perdóneme si soy directo con Ud., pero, si su intención era ser irónico, pasando como sorprendido "entre chocheras", fue una mala ironía la suya, muy mala, por no decir pésima. Da por sobreentendido que debemos sorprendernos "criticamente" con Ud. y sus ejemplos, y lo que es peor aún, que debemos seguirlo en su ironía. Si su intención era defender a la PUCP de esa forma, fue una mala defensa. No le de la razón a Beagle tan fácilmente.

Cordialmente,
Giovanni

Daniel Salas dijo...

Julio Meza ha aportado datos que muestran lo que algunos minimizan o no quieren ver: el tipo de universidad que desea Cipriani.

Geviert-Kreis dijo...

...

Luis Alberto V., por ejemplo, exige de la PUCP una educación superior enteramente orientada al pragmatismo y REDUCIDA en su humanismo: Además, la U. de Piura ha solucionado mis problemas económicos al momento de adquirir un preservativo. ASI tiene que ser y ESO es lo que estudiantes y egresados debemos exigir siempre de las autoridades. En realidad no es necesario adquirirlo, porque mejor es no usarlo, y mucho mejor es no tener relaciones sexuales. ¡Oh, iluminación de iluminaciones! Brilla, lo repito, brilla.


¿Estoy mintiendo? No.

...

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado señor Geviert-Kreis:

Usted se equivoca desde un principio. Yo no intento defender a la PUCP. Todo lo contrario: intento atacarla. Mi modo retórico es el siguiente: subrayar las virtudes de otras universidades, como la U. de Piura. Así, con la fluidez del agua, resaltarán los defectos de la PUCP.

Señor Geviert-Kreis, yo defiendo a pie juntillas la fe más ortodoxa. No estoy contento de que en la constitución de nuestro país, en el artículo 50, "el estado reconozca a la iglesia católica como elemento importante en la formación histórica, cultural y moral del Perú, y le presta su colaboración". No. No estoy de acuerdo con eso. Para mí eso no es suficiente. Considero que se debe hacer una enmienda constitucional: el estado peruano debe ser confesional. Y punto.

Señor Geviert-Kreis, espero que ahora se hayan aclarado las cosas. Le confieso que, si de algo carezco, es de sentido del humor. Y esto se lo digo seriamente: el humor siempre es corrosivo; téngale miedo al humor como al ojo de dios. Pero no se preocupe: yo soy alguien bastante serio.

Un abrazo. Y buena onda.

Julio Meza Díaz.

Anónimo dijo...

Todos estamos contra la censura de libros.
Pero hay comentarios que...

Geviert-Kreis dijo...

Estimado Sr. Meza, estimados:

Acepto su aclaración. Comprenderá que su modo retórico en ese comentario mostraba una cierta línea de ambigüedad que podía pasar como una pésima ironía, al menos para mí. Mire al pobre Sr. Salas que "quiso ver" a Cipriani en su comentario y salió trasquilado con su aclaración. Sucede. Tal vez alguien le pueda explicar a mi amigo Daniel (haga un esfuerzo de cordialidad, deje las alusiones) que la discusión no es ad hominem, no es contra o a favor de Cipriani, al menos no para mí. Tampoco es contra o a favor de la PUCP, de ninguna universidad. Si la universidad de Piura es la mejor, excelente, bien para el país. Si la PUCP también lo es, mejor aún, ya son dos. Si, en cambio, ninguna de las dos lo es y Beagle, Maldonado y Rendón tienen razón, se reflexione. Si más aún, Luis Alberto V. y Mariategui también tienen la razón, habrá que preocuparse hasta los huesos entonces. Si vuestro caso es ya una res iudicata (aquí y en el extranjero), entonces pues, lloremos y a emprezar de nuevo. Basta de propaganda, señores. Una dosis de sano y crudo realismo hace bien al corazón y templa la cordialidad. Pasión y garra porque "es mi alma mater" (Godoy) la que está en juego, correcto, lo acepto puntualmente, pero más acumen, tino y perspectiva del problema sería necesario, sobre todo si no queremos terminar jugando a canicas con la lógica de facebook, "a favor o en contra" de Cipriani, "a favor o en contra" de Riva Agüero, a favor o en contra del TC, a favor o en contra de la "quema" de libros. Basta de ficciones y ficcionarios, o cambiamos de argumento y hablamos de Fahrenheit 451 de Bradbury o Truffaut.

Acepte mis disculpas entonces Sr. Meza, por el tono de mi respuesta. Comprenderá entonces, por lo dicho anteriormente. Obviamente mi estimado Meza, tomaré a la letra sus palabras de ahora en adelante y sabré que en en los más mínimo bromea, como afirma. Porque, retomando sus palabras, le confieso que, si de algo carezco, es de sentido del humor. Y esto se lo digo seriamente. De consecuencia, espero entonces que, dado que confiesa de intentar atacar a la PUCP en su penúltimo comentario y afirma en el mismo que realizará inmediatamente su traslado a la U. de Piura, entonces, pues, deje inmediatamente la PUCP ahora mismo. Demuestre la medida de su seriedad cuando escribe (veo que es un jurista, sabe perfectamente a qué me refiero entonces). Buen viaje entonces.

cordialmente,
Giovanni

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Señor Geviert-Kreis:

1. No puedo dejar la PUCP porque ya terminé mi carrera hace varios años.

2. En este debate no importo yo ni usted, sino una institución: la PUCP.

3. Nada cambiaría si yo me alejara de la PUCP (en la que, le reitero, ya no estudio), puesto que la PUCP seguiría siendo la PUCP, y la U. de Piura seguiría dictando ¿conferencias? sobre, por ejemplo, la homosexualidad como patología.

4. Le acepto sus disculpas. Y se las devuelvo. Vea usted: en el reino de las Ciencias Humanas como en el de dios, la único que reina es la palabra. Y el dogma de la palabra, es la duda. Le recomiendo orar a la palabra y reflexionar sobre la duda. Y luego, reír.

Un abrazo. Y buena onda.

Julio Meza Díaz.

Anónimo dijo...

Excelente la informaciòn de Julio Meza.
Los ciprianistas se quedaron callados

Alfredo P. dijo...

Julio Meza es un ejemplo patético no sólo de la intolerancia que reina ahora en la PUCP, sino de la decadencia del nivel académico que afecta a la universidad.

Julio Meza Díaz dijo...

Estimado Alfredo P.:

Gracias por tus palabras. Hay una frase que no logro recordar bien, y que, erróneamente, le atribuyen al Quijote de Cervantes (como bien me enseñó mi amigo Alexanco Fuchita). Era algo así como "... señal que avanzamos".

Según recuerdo, el problema de esa frase es que puede empujar a la vanidad más tonta. Sin embargo, creo que cae bien en este caso.

Un abrazo.

Julio Meza Díaz.

aldo dijo...

lo mas lamentable es que el arzobispado este haciendo una gran campaña contra la pucp en la razon, correo y expreso y la pucp no diga nada, tenemos grandes intelectuales abogados que deberian sacar sendos comunicados en diarios de mayor prestigio. solo hemos sacado defensa del pucp pero dentro de la pucp y los apoyos son muy dispersos.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Aldo:

No me parece casual que esa campaña integrista tenga su centro de gravedad en lo más subterráneo e infame de la prensa peruana.

Saludos,
Gonzalo.

aldo dijo...

lo que critico es que la pucp no haga nada. es que por gusto tenemos una especialidad en periodismo y derecho. deberian, repito, contraatacar ya, pues nos estan ganando mediaticamente. en blogs, en diarios, radio, tv. hagan algo los de la direccion de comunicacion. no basta con que saquen defensa de la pucp dentro la pucp, e incluso bastante tonto y pobre, deben mejorar esa area ya, pongan a trabajar a esa gente. sino vamos a perder el juicio juridico(creo que la perdimos) y el mediatico (se parece mucho a la teoria de nakasaki, jajaj)