domingo, 27 de mayo de 2007

UNIVERSIDAD, CATOLICIDAD Y PLURALIDAD


Reflexiones sobre los últimos Ideele y Quehacer en torno a la defensa de la autonomía de la PUCP.



Gonzalo Gamio Gehri


Los últimos Ideele y Quehacer traen secciones especiales sobre el tema de la PUCP. Quehacer presenta una muy interesante entrevista a Marcial Rubio en la que se destaca lúcidamente la tesis según la cual el concepto de catolicidad – en tanto “universalidad” – implica, cuando se lo aplica al trabajo de las instituciones académicas, el cultivo de la libertad de pensamiento y del pluralismo. Una idea similar es brillantemente expuesta por Miguel Giusti en un artículo para Ideele: justamente porque es católica la PUCP es tolerante. La promoción del ‘pensamiento único’ en las universidades simplemente es contraria al sentido de la educación universitaria, e incluso lesiona a la propia Iglesia y su misión en el mundo.

Iván Thays resalta en esa misma publicación la experiencia de pluralidad vivida en la PUCP desde sus años de estudiante; cuenta cómo por ejemplo el curso de Realidad Social Peruana exigía la lectura obligatoria – para el examen parcial, puedo yo dar fe de ello, pues por aquellos años llevé la misma materia en Estudios Generales – de la obra de Basadre, Mariátegui, Haya y V.A. Belaúnde. De esta forma, el curso mencionado sometía a reflexión crítica de los alumnos lo mejor de las diversas formas de interpretar el Perú desde todas las canteras ideológicas, de modo que cada uno pueda formarse una perspectiva meditada sobre la problemática nacional. Así es la PUCP; promueve la comprensión de los diversos modos de pensar la vida. Nada más lejano de la acusación falaz y malintencionada de espíritus pequeños y sombríos como Rafael Rey y Martha Chávez.

Un cierto fundamentalismo católico – conocido por todos – concibe una “universidad católica” como un recinto promotor de un único pensamiento “correcto”, que excluye la pluralidad, que sindica la tolerancia como un signo de raquitismo moral, de “relativismo”, o finalmente un ‘mal necesario’ en estos (supuestamente) “nefastos tiempos modernos”. Rey, por ejemplo, ha sostenido ante los medios que una "universidad católica" debe presentar teorías no 'ortodoxas' sólo "para señalar sus errores". Curioso modo de cultivar el pensamiento crítico, las humanidades y las ciencias. De este modo, los estudiantes estarían condenados a conocer solamente la visión ultramontana del cristianismo católico - que no es la única, gracias a Dios - identificada con el neotomismo y la teología pre-conciliar (mucho Trento y muy poco de Vaticano II). Que estos oscuros sectores tengan cada vez un mayor poder dentro de la jerarquía eclesial (y que cuenten con notoria influencia en el gobierno actual, como sucedió bajo Fujimori, no lo olvidemos) no implica que tengan razón. No la tienen. Su prédica y sus estrategias políticas maquiavélicas nada tienen que ver con el Evangelio. No olvidemos que el propio Jesús fue víctima del ‘pensamiento único’, fue acusado de blasfemo y por ello fue condenado a una muerte de cruz. La parábola del Buen Samaritano y su encuentro con el centurión muestran que la virtud y la verdad – e incluso la fe - no siempre están del lado de los que dicen practicar la “ortodoxia”. Jesús se enfrentó a los fariseos y su hipocresía. A veces los que se ufanan de ser poseedores de la verdad son los que conspiran en contra del propio amor cristiano.

Ideele presenta una nota muy interesante sobre la Universidad de Piura, la institución a la que – según declaraciones de Martha Chávez – debería emular una PUCP hipotéticamente capturada por la facción ultraconservadora de la Iglesia. Se describen muy bien los casos de profesores vetados, así como los libros proscritos por estar "contraindicados contra la fe"(?). Una educación tutelada no es una auténtica educación. Educar es formar espíritus libres y autoconscientes, capaces de pensar por sí mismos y de elegir sus proyectos de vida; sin esas el desarrollo de esas capacidades no tendremos nunca ccientíficos, profesionales ni ciudadanos. Ni siquiera auténticos creyentes (si se decide creer). Sin esa clase de educación en la libertad y la crítica lo que tenemos es adoctrinamiento y manipulación ¿Eso es lo que queremos? Si promovemos un país democrático, cultivado y civilizado, la respuesta debe ser negativa. Por estas razones es preciso defender una PUCP pluralista y libre, como lo ha sido en estos primeros 90 años de existencia.


El número de Ideele incluye también un interesante artículo de Constantino Carvallo sobre Educación y Laicidad, que comentaré detalladamente en una próxima entrada, en la que retomaré algunas reflexiones sobre secularización y cultura democrática. Se trata de un tema muy coco discutido en el Peru, que creo todos tendríamos que atender.

3 comentarios:

Susana Frisancho dijo...

Buen artículo! Esperaré tu comentario al de Constantino

jaime dijo...

Primero felicitarte Gonzalo por este espacio que nos muestra que lo peor que puede hacer una formacion catolica es hacerla ortodoxa, imaginemos cuantos RAFAELITOS REYES tendriamos andando por las calles. Lo que hace lindo de la catolica es esa formacion humana universal-base del concepto de universidad-que hace que cundo salgamos a enfrentar al mundo tengamos la suficiente capacidad de enfrentarlo en base a todos los conceptos aprendiso en nuestra formacion humana.
Los alumnos de la Catolica somos muy privilegiados ya que nuestra formacion humana es unica a pesar que se han incorporado al sistema muchas universidades empresa que lo unico que hacen es preparar soldaditos de batalla listos para la guerra, con una formacion academica basada en que el exito solo es economico, saludos y exitos

Oscar Silva dijo...

quiero decir que personalmente, leer este blog y leer también estos comentarios, me hace sentir que aunque no pronto, pero llegará lo que anhelamos una sociedad mas libre, ya que debemos estar preparados para una época de cambios y no para un cambio de época.
reconozco el trabajo y el interés de la PUCP, por la formación pluralizada y por la libertad. Reconozco también el arraigo fuerte tanto del autor del blog como del primer comentarista a la PUCP, pero creo que la PUCP no es la única intitución formativa que se interesa por tales temas, sino que también hay que reconocer a otras instituciones... que también forjan personas con una optima mirada hacia la renovación en general:(social, político, religioso, económico,etc.)
un pequeño detalle, me cuestiona un poco esta frase:"es preciso defender una PUCP pluralista y libre, como lo ha sido en estos primeros 90 años de existencia...", esta frase es del autor del blog, ahora me preguntaba ¿cómo es posible que aún la sociedad no haya cambiado mucho, si la PUCP ya viene formando personas con pensamiento plural y libre hace 90 años? ¿es que la mayor parte de sus egresados cambiaron de ideas? además no entiendo esta frase de Jaime que al parecer es alumno de la PUCP:"Los alumnos de la Catolica somos muy privilegiados ya que nuestra formacion humana es unica..." única en que sentido, acaso no hay pluralida y libertad?