sábado, 10 de enero de 2009

BARBARIE EN LA FRANJA DE GAZA





Gonzalo Gamio Gehri


Esta semana han aparecido en La República dos sesudos artículos sobre el tema del conflicto en la franja de Gaza: El martirio de Gaza, del historiador Nelson Manrique, y La solución final, firmado por Alberto Adrianzén. Se trata de dos aproximaciones críticas a la acción del Estado israelí, que ha convertido en Gaza en un auténtico gueto palestino, que hoy sufre ataques sistemáticos contra su población. El Estado israelí aduce que los bombardeos pretenden destruir la infraestructura terrorista del movimiento islamista Hamás, pero la absoluta asimetría en cuanto al armamento y la crueldad del Operativo Plomo Fundido revelan otros propósitos de corte militar y político. Se trataría de propiciar una radicalización del conflicto que refuerce la situación de la ultraderecha israelí de cara a las próximas elecciones y de presionar al Presidente electo norteamericano Barack Obama para definir la posición de su futuro gobierno en un conflicto armado de mayor escala. Que Hamás es una organización terrorista y criminal no cabe duda, pero los métodos empleados por Israel para combatirlo son feroces y violan abiertamente los Derechos Humanos.

El texto de Manrique apunta al examen de los fundamentos políticos y culturales de este penoso conflicto. Para tal fin, evoca las reflexiones de Isaac Deutscher, historiador judío polaco, autor del libro El judío no sionista. Siguiendo a este importante intelectual, Manrique sostiene que los sectores extremistas de ambos lados bloquearon cualquier posibilidad de lograr la paz en tiempos en los que Rabín y Arafat estaban a punto de llegar un acuerdo. El columnista – siguiendo a Deutscher – nos invita a no caer en la trampa (o quizá en el chantaje) de ciertos sectores radicales de la postura israelí que consideran que cualquier crítica al proyecto sionista puede ser acusada de antisemitismo. Del mismo modo, cuestiona severamente la actitud del Estado de Israel frente a la población palestina:

“Deutscher proponía una analogía muy sugestiva para analizar la situación: un hombre atrapado en un edificio que está en llamas se lanza por la ventana para no morir y en su caída hiere gravemente a un transeúnte, cuyo cuerpo amortigua el golpe, salvándole la vida. ¿Qué debería hacer quien así se ha salvado? ¿Golpear al transeúnte y llenarlo de injurias, o apresurarse a disculparse con él, explicarle lo sucedido, confortarlo y curarlo? Quien saltó del edificio en llamas eran para Deutscher los judíos que huyendo el Holocausto ocuparon Palestina. El transeúnte herido los palestinos, sobre cuyo territorio se refugiaron quienes huían de la Europa cristiana; la de los innumerables pogroms contra los judíos por más de un milenio, que finalmente culminaron en la Shoá, en los campos nazis de exterminio. Deutscher abogaba por una coexistencia pacífica y armoniosa entre judíos y palestinos, un ideal al cual, por un camino radicalmente distinto, llegó también otro judío, Yitzhak Rabin, combatiente, militar y primer ministro de Israel, e inicialmente un halcón entre los halcones del sionismo, al que la vida llevó a la convicción de que la única salida al drama era la negociación y la paz dialogada: “Fui hombre de armas durante 27 años –dijo en su discurso final–. Mientras no había oportunidad para la paz, se desarrollaron múltiples guerras. Hoy, estoy convencido de la oportunidad que tenemos de realizar la paz”.
La oportunidad se abrió cuando la al Fatah de Yasser Arafat decidió reconocer el derecho de Israel a existir, abriendo la negociación por la que Arafat, Rabin y Shimon Peres (que como presidente de Israel avala la barbarie) recibieron el Nobel de la Paz. Rabin fue abatido por un judío fundamentalista de derecha pocos minutos después de pronunciar estas palabras, el 4/11/95 y su muerte abrió el camino al triunfo de los extremistas judíos y palestinos, y a la espiral de guerra, dolor y destrucción que tienen su última expresión hoy, en el martirio de Gaza.”

Aquí se plantean algunas distinciones elementales, que considero fundamentales. El judaísmo es una religión (quizás una cultura). El sionismo es fundamentalmente (siguiendo a la principal de sus versiones) un proyecto político, consistente en darles a los hijos de Israel un territorio en el que pueda afirmarse un Estado (hay que decir que muchos pensadores y líderes religiosos judíos discreparon abiertamente con el sionismo). Semita es una de las razas humanas. Identificar la política del Estado israelí en Palestina como la “actitud de los judíos” refuerza una serie de prejuicios antiguos contra el judaísmo y la cultura hebrea que Occidente debe deplorar. Muchos intelectuales judíos profesaron un antisionismo político, o apostaron por la unión de israelíes y palestinos (Martin Buber). La figura del notable filósofo judío Maimónides – interculturalista medieval que escribió en hebreo y en árabe (en la imagen) – resulta ejemplar en estos contextos de crisis. ´

La metáfora del hombre que salva de morir y del herido que amortigua la caída retrata muy bien lo ocurrido en Palestina desde 1945, así como la actitud represiva y violenta del Estado de Israel. El artículo de Adranzén pretende demostrar que fueron los propios israelíes quienes violaron el alto al fuego de junio de 2008, con acciones violentistas que buscaban una respuesta en las fuerzas de Hamás. El autor señala que la conversión de la franja de Gaza en un gueto y su bombardeo obedece a un plan estratégico urdido en tiempos del régimen de Ariel Sharon. Sin duda, sus argumentos pueden resultar controversiales, pero se basan en el testimonio de personas que pertenecen al bando de Israel, pero que no dudan en asumir una perspectiva crítica respecto de su propio gobierno.

Parte de este plan, que habría sido diseñado desde Sharon, consistió en “la retirada israelí de Gaza, saludada por los ingenuos como una concesión o un acto de buena voluntad (que) tenía por objetivo convertir definitivamente la totalidad de ese exiguo territorio en un auténtico gueto. Para encerrar definitivamente a la población de Gaza era necesario desalojar primero a los colonos israelíes. Luego, siempre habría tiempo de reventar el absceso y limpiar de población árabe una zona que poco a poco se ha hecho inhabitable y que solo sobrevive gracias a la ayuda humanitaria internacional” (John Brown). Este proceso de “guetización” del pueblo palestino también se expresa en el ilegal e indecente Muro del Apartheid: “El 80% del muro está construido dentro del territorio ocupado de Cisjordania, aislando entre sí a comunidades y familias” (AI).
También se señala que otro componente de este plan fue el apoyo inicial a Hamas contra la OLP: “Al estallar la primera Intifada en 1987 el movimiento islámico oficialmente cambió su nombre por el de Hamas (acrónimo árabe de Movimiento de Resistencia Islámico) y se sumó a la lucha. Incluso entonces el Shin Bet (servicio de seguridad interior de Israel) no tomó ninguna medida contra ellos, mientras que los miembros de Fatah eran asesinados o encarcelados en gran número. Solo al cabo de un año los israelíes arrestaron al jeque Ahmed Yassin y a sus colegas” (Ury Avnery).”

Las interpretaciones sobre lo que está sucediendo en Gaza son tema de debate. A veces, la virulencia del debate nos lleva erróneamente a considerar de que si uno cuestiona la política bélica israelí, es porque sintoniza con el bando contrario (o visceversa), pero suponer eso es francamente ridículo. La violencia de Hamás no justifica los bombardeos de Israel; los crueles métodos de Israel no convierten el fundamentalismo de Hamás en una alternativa ideológica sana. Se trata de denunciar la barbarie de cualquier origen, y asumir la defensa de las víctimas inocentes de cualquier lugar. Es claro es que la población civil palestina está viviendo una verdadera catástrofe humanitaria, y que el actual gobierno israelí – aún en el caso (objeto de discusión) de que esté contestando los ataques de Hamás – está violando los Derechos Humanos de la gente del lugar, hecho que merece la condena de la opinión pública internacional. Muchos especialistas consideran que los bombardeos sobre la zona pueden obedecer a un proyecto de ‘limpieza étnica’. Se trata de una hipótesis polémica, que requiere una justificación estricta, sin duda. Adrianzén ha titulado su texto La solución final, en dolorosa alusión al perverso plan nazi de acabar con los judíos en el mundo, y con ello suscribe la tesis de que el operativo se enmarca en una estrategia de ‘limpieza étnica’. Muchos de los partidarios de las acciones en Gaza tienen parientes que fueron víctimas de la insania nazi: constituye un atentado contra la memoria de esas víctimas inocentes el negarse a aprender del terrible sufrimiento y la injusticia padecidos en la Shoá al permitir que se comentan las atrocidades que hoy se cometen contra la población palestina. Qué triste constatar que el territorio que tres religiones consideran Santo continúe siendo el escenario de la inmisericorde destrucción del prójimo, y que los diferentes grupos que están en pie de guerra no caigan finalmente en la cuenta de que no hay muertos ajenos.
Actualización (17-1-2009): Gustavo Faverón ha publicado un post en el que comenta parte de este texto. Considero que su comentario distorsiona - involuntariamente, por supuesto - lo que yo he escrito aquí (y creo que una de las ideas generales que he pretendido transmitir en este blog en torno a la cultura de los Derechos Humanos). También omite afirmaciones importantes desarrolladas en otros párrafos de este mismo post. Es una pena, pero a veces ciertos argumentos pueden ser interpretados incorrectamente. En fin, tengo que manifestar esta discrepancia. En uno de los comentarios a este post entro en detalle.
En mi última entrada del 26 de enero - La Shoá y la Cultura de los DDHH - retomo algunos aspectos de esta discusión.

90 comentarios:

D Gutierrez dijo...

Ojala mas y mas personas de nuestro pais puedan leer los testimonios recogidos por la activista canadiense de DDHH Eva Bartlett, quien decidio quedarse en Gaza, donde colabora en el auxilio medico:

http://ingaza.wordpress.com/

Por lo demas coincido en lo fundamental con este post. Los horrorosos crimenes contra la humanidad que perpetra el ejercito isaraeli no tienen ninguna justificacion.

Alexis dijo...

Lamentablemente la única solución es eliminar el estado de Israel

Carlos Eduardo Pérez Crespo dijo...

Estimado Gonzalo,

Saludo y felicito el contenido del post; sin embargo, creo que los hechos que acontecen en Palestina contradicen lo que de alguna manera has venido defendiendo en tu blog: los Estados democráticos DEBEN respetar los derechos individuales, el Estado de Derecho y el derecho internacional.

La decisión de Israel, tal como la de los EEUU después del 11 de septiembre, muestran que cuando se trata de una guerra, externa o interna, los Estados parecen pasar a una lógica política que viola todos los principios liberales democráticos.

Lo curioso es que esto cada vez se va haciendo recurrente. ¿Es que la "excepción" se habrá hecho norma? Pienso que la crisis económica y la guerra del medio oriente nos llevan a pensar y reflexionar mucho más a fondo sobre todas las ideas y debates críticos al pensamiento liberal, que hace un tiempo venimos conversando. No sé si lo ves en ese sentido, a ver qué te parece. La seguimos.

Un abrazo,

Carlos Eduardo Pérez Crespo

eduardo hernando nieto dijo...

Despues de mucho tiempo coincido 100% con los que escribes Gonzalo, muy bien!!
un abrazo
eduardo

PD: El problema no es el judaismo sino el sionismo!!
Discrepo con Carlos, esta no es una situacion de emergencia pues Palestina no amenaza la existencia del Estado de Israel!!

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Eduardo:

¡Mira lo que son las cosas, concordamos en este tema, y discrepamos respecto de la lectura de Carlos en los mismos términos! Es curioso.

Un abrazo,
Gonzalo.

GUILLE da MAUS dijo...

El problema es que en estos análisis no hay una sola palabra sobre la comprobada militarización de la franja por parte del Hamas que no sólamente ha intensificado su programa de adoctrinamiento desde la cuna prácticamente, sino que impide a la población movilizarse por su seguridad llegando a usarlos como escudos humanos.

Como sea que Israel haya convertido en "guetto" a Gaza lo hizo en función de la amenaza proveniente de esa área. Egipto también está haciendo lo mismo reforzando el muro en su frontera y no se dice nada de ello.

Es muy fácil endilgar toda la responsabilidad a Israel por un problema que cualquier otro hubiera resuelto con mucho mayor severidad. Pero si de conseguir la paz se trata es necesario ver más allá de la moda imperante, por más intelectual que sea.

Daniel Salas dijo...

Estimado Gonzalo:

No puedo estar de acuerdo. Si se habla de una limpieza étnica, debería comprobarse que el fin de Israel es desaparecer a los palestinos. Ese no es el caso. Se trata de acabar con Hamás, una fuerza beligerante que utiliza el terrorismo y el sacrificio de sus integrantes para perseguir su objetivo, que es la destrucción del Estado de Israel. No existe Estado al cual se le pueda pedir que no se defienda de su enemigo. Dices también que hay violación a los derechos humanos. Para afirmar tal cosa, tendrías que demostrar que hay asesinato de prisioneros y maltrato. ¿Existe esa información?

En todo caso, lo que debería estar en discussion es si las acciones de Israel son correctas para sus fines. Tal vez sí, tal vez no. Pero la historia nos indica que Israel ha hecho esfuerzos enormes para buscar la paz mientras que los líderes palestinos han obstaculizado todas las negociaciones y, a la vez, no se han preocupado en absoluto de sacar a su nación de la pobreza y la ignorancia.

Eduardo Hernando sale a decir que finalmente “está de acuerdo” contigo. No entiendo cómo ello es posible, ya que tú invocas los principios de los derechos humanos que él ha negado constantemente. Le apenan los muertos palestinos. Pero no le interesan los muertos en el Perú, en Putis o en Barrios Altos. Tampoco parece ser que le importen las torturas de campesinos en Majaz. No le importan porque, sencillamente, no fueron actos perpetrados por Israel.

Parece ser que Hernando aplica la doctrina de los derechos humanos únicamente contra Israel. Israel es el único país del mundo que no puede tener razones de Estado, que no puede responder agresiones, que no tiene derecho a defenderse de sus enemigos y perseguirlos. Israel es el único país del mundo que debe renunciar a su existencia por meras presiones de grupos terroristas. ¿Cómo podemos aceptarlo?

No nos confundamos. A Hernando no le interesan los derechos humanos de nadie. Eso ya lo ha sostenido varias veces. Lo que le molesta, al igual que a los fundamentalistas islámicos, es la modernidad, la igualdad de género, la secularización, el fin del estamentalismo, la ciencia, la democracia. Le molesta terriblemente que, en medio de estados despóticos y teocráticos, haya un país que escogió un camino distinto y que es una esperanza en el Medio Oriente. En efecto, no es el judaísmo lo que le parece mal, es la secularización que trae consigo Israel, la amenaza de la modernidad. Solamente por eso, aquella nación debe ser extinguida. Solamente por eso, es el único Estado al que se le reclama aguantar ataques por aire y tierra. Esa es la verdadera solución final que buscan los extremistas de izquierda y de derecha. A ambos los une el odio a Estados Unidos a Israel, un odio que los ciega y les impide tener alguna preocupación minima por el bienestar de sus propios pueblos.

Claro que hay barbarie en Gaza. Pero es la barbarie de Hamás, del fundamentalismo islámico. Siento una gran indignación por lo que está pasando. Me refiero tanto a las muertes de inocentes pero también a ese retorcimiento de los hechos por los cuales quien se defiende termina siendo convertido en victimario.

Saludos.

Carlos Eduardo Pérez Crespo dijo...

Hola!

Jejejeje. Es cierto, se ha dado algo bien curioso en la lectura de los hechos.

Aunque en defensa de mi comentario sólo podría decir que jamás mencioné que lo de Palestina era un "estado de excepción", sino una situación de guerra en la cual el Estado de Israel ha pasado a una lógica diferente a la de una democracia constitucional.

Ojo que al inicio de mi comentario dije "Saludo y felicito el contenido del post", con lo cual quise decir que también estoy de acuerdo. No obstante, sigo pensando que una reflexión más allá de los hechos es absolutamente necesaria. Espero que se haya entendido en esos términos, y no como una justificación del genocidio.

Un abrazo, amigos.

Carlos Eduardo Pérez Crespo

eduardo hernando nieto dijo...

Creo que Salas deberia empaparse mejor respecto a lo que ocurre en esa zona del mundo antes que defender con tanta pasion irracional la causa sionista.

En principio muchos de los Estados absolutitas de los que habla y se queja son grandes aliados de Israel (Egipto, Jordania, Arabia Saudita etc). Es muy facil simplificar todo en la oposicion fundamentalistas (Hamas, Iran etc) versus democratas (Israel) cuando existen Estados arabes que son tan o mas modernos que su amada USA y que ademas se parecen mucho en cuanto sus reglas sociales al protestantismo yankee al manejar codigos morales rigurosos.

Salas pide pruebas sobre la violencia de los ataques , si hasta la fecha hay mas de 1000 muertos y un gran porcentaje de poblacion civil entre ellos - 300 niños - , ¿que mas quiere?

Considero que en vez de escribir tanto mejor deberia pedir su incorporacion a las FFAA de Israel para que defienda con los hechos sus ideales de modernidad y democracia. Parece que Salas se adhiere a la tesis de que la letra con sangre entra!!!Democracia a punta de Galil!!! que bonito! que viva la modernidad!!!
saludos
eduardo

Daniel Salas dijo...

Con esos razonamientos, yo le sugeriría a Hernando que se meta a Hamas y se haga mártir. Como siempre, Hernando no responde a ninguna de mis objeciones. Por ejemplo ¿en qué momento empezó a creer en los derechos humanos? o bien ¿en qué momento dejó de creer que el sufrimiento que él tanto alaba ahora resulta condenable? A Hernando le molestan los muertos en una guerra pero le parece normal que el Estado peruano desaparezca y torture a sus ciudadanos, ¿puede explicar tamaña incoherencia?

Yo nunca he dicho que la modernidad con sangre entra. La modernidad llega porque simplemente no hay otra salida práctica. Consiste, en resumen, en abandonar los dogmas y aprender a vivir negociando con los demás.

En efecto, hay países que están en paz con Israel, ¿por qué los otros atacan? ¿Por qué los líderes de Hamás afirman que apenas derroten a Israel irán a la conquista de Roma para restaurar la grandeza del Islam y regir al mundo? Cuando eso ocurra, ¿se pondrá Hernando su traje de cruzado y saldrá a atacar a quienes ahora defiende? Veamos.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Daniel:

Que Hamás es terrorista que actúa en Gaza es evidente, lo señalo en el post.

El asunto es la transformación de Gaza en un gueto - lo que supuso el desalojo de israelíes -, que hoy está bloqueado y es bombardeado con bombas de racimo. Creo que eso excede el concepto de réplica al fuego enemigo.


Un abrazo,
Gonzalo.

Fabber dijo...

Por otro lado, no se puede defender los DDHH o el Derecho Internacional Humanitario y a la vez buscar la cuadratura del círculo para justificar más de 900 muertos y miles de heridos de estas dos semanas, el 99% de ellos palestinos en una ciudad densamente poblada por refugiados, y cercada militarmente como un ghetto.

Gonzalo Gamio dijo...

Cierto, Fabber.

Saludos,
Gonzalo.

Daniel Salas dijo...

Gonzalo: Nunca he afirmado que tú niegues que Hamas sea un grupo terrorista. Ahora bien: ¿Qué debería hacer Israel? Esa es la pregunta que no se responde. Para Hernando, en cambio, la respuesta es clara: Israel debe desaparecer.

¿Usan armas prohibidas? Pues eso está mal. Pero entonces surge la pregunta: si tiene que buscar al enemigo, ¿cómo podría no ir a donde se esconde? Hay población civil involucrada por culpa de Hamas, no por culpa de Israel.

Christian dijo...

A Daniel Salas:

La defensa del pueblo palestino no tiene que ver con los DD HH, desde una perspectiva reaccionaria, sino con la existencia de un pueblo como entidad política autónoma. En cuanto a Hamas hace uso de actos terroristas, pero calificarlo como entidad terrorista se presta a descalificarlo como legítimo defensor del pueblo palestino en tanto su representante político. Además, antes de la acción sistemática israelí de arrinconamiento y aniquilación del pueblo palestino no habían hombres o mujeres bomba, se trata de medidas desesperadas, de un pueblo desesperado, que el Islam tradicional rechaza, pero que son comprensibles, no justificables, si tomamos en cuenta el historial israelí.

eduardo hernando nieto dijo...

Para Daniel Salas:

si fuese palestino estaria en combate sin dudas, en cuanto a la defensa de la causa palestina, te comento que no necesito ser seguidor de los DDHH o de Kant o Rorty para ello, es suficiente Aristoteles y Santo Tomas, la idea de justicia precede a la moral de los derechos individuales!!!
saludos
eduardo

GUILLE da MAUS dijo...

Hamas no defiende: usa a la población.

Los cohetes hacia el sur de Israel son disparados desde viviendas, edificios publicos, etc. Tal como ha sido testimoniado en uno que otro reportaje (que nunca llegan a la prensa peruana) los milicianos del Hamas se aseguran que hayan mujeres y niños en sus emplazamientos para que estos sean victimados con los ataques.

Y ojo que las cifras de víctimas son las proporcionadas por las autoridades palestinas las cuales hacen énfasis en el porcentaje de mujeres y niños con obvia intención "progagandística". No sé si les parece obsceno. A mí sí.

Enrique Patriau dijo...

Lo siento Gonzalo, me confundí de comentario. El anterior debí mandarlo a Lapicero Digital.

Sí quería comentar un par de cosas: la desproporción en la respuesta militar no es quizás la principal crítica que se le pueda hacer a Israel.

Me parece que el punto en cuestión es que Israel, con la matanza por cientos de civiles inocentes, ha traspasado una línea. Eso se llama crimen de guerra (como lo son los cohetes de Hamas, sin duda).

Saludos.

Letras del Sur dijo...

Buenos apuntes Gonzalo.
La rpta israelí es absolutamente desproporcionada: no necesitamos contar los tipos de víctimas puesto que queda claro que estas son en su mayoría civiles y los objetivos terroristas subsisten. Israel esta echando gasolina y sembrando más resentimiento. De ninguna manera van a disuadir a Hamàs o Al Fatah. Lamentablemente, estos terroristas capitalizan muy bien estos ataques para sus fines. Paradòjicamente este conflicto tiene en Hamas-Al Fatah y en el sionismo a dos aliados que se necesitan para subsistir. La pregunta es ¿quien de los dos dara un paso atras en aras de la paz?

La mejor negociaciòn es aquella en la que ambas partes pierden algo porque ceden algo. Tanto los judìos como los palestinos tienen razones vàlidas para reclamar su presencia en aquellos territorios pero si no estan dispuestos a) a ceder ambos parcialmente en sus pretensiones b) renunciar a la violencia armada y dar paso a la negociación dificilmente se superara el conflicto.
Finalmente, nos encontramos frente a un choque de fundamentalismos.

Les recomiendo la lectura de "Contra el fanatismo" del escritor israelí Amos Oz aquí hice una reseña de este libro

http://blog.pucp.edu.pe/item/14076

saludos
(linkeare tu post en este artìculo)

Daniel Salas dijo...

Estimado Gonzalo:

La respuesta de Eduardo Hernando nos debería dar una idea del tipo de enemigos a los que se enfrenta Israel. Él dice que si fuera palestino, se uniría a la lucha a “la defensa de la causa palestina”. En este contexto, eso quiere decir que se uniría a Hamás. Hernando no se pregunta en ningún momento cuál es la legitimidad o la justicia de esa causa. Asume que una persona debe fundirse acríticamente en la colectividad y hacer suya la causa del grupo, sin que se pregunte por su sentido, sin ponerse en la posibilidad de que sean los otros los que tengan razón o que la causa del grupo sea injusta y no sirva a los intereses de la mayoría. Los líderes de Hamás han declarado que su objetivo final es conquistar Roma e imponer un nuevo imperio del Islam. Mi pregunta es ¿en qué momento Hernando combatirá a Hamás? ¿Una vez que haya destruido el Estado de Israel? Hernando reclama además la “desproporción” del ataque israelí. Pues bien ¿en qué consiste la “proporción” de Hamás? En mandar hombres y mujeres bomba para atacar civiles, en esconderse detrás de la propia población civil, en lanzar misiles desde mezquitas y universidades. No se trata de una lucha honrosa en absoluto. Pero estas contradicciones no lo intranquilizan en absoluto. Cuando Hamás inicie su invasión de Europa, ¿Hernando pedirá que se responda “proporcionalmente”? O tal vez esperará que el jefe de Hamás se bata personalmente en un duelo de honor con él. Hay un problema: las guerras no son duelos de honor. El objetivo de un ejército no es atacar “proporcionalmente” a su enemigo sino defender a su población civil. Si un país vecino atacara al Perú, nuestro ejército tendría la misión de responder suficientemente para repeler el ataque, ya que son las vidas de los peruanos y las peruanas las que están en juego.

Mi posición de hombre absolutamente desligado de ataduras a la “tradición” y otras idioteces es menos letal y más caritativa: si yo fuera palestino, estaría del lado de la democracia y el desarrollo, de aquello que sea mejor para mi nación; estaría combatiendo el fundamentalismo y enseñando a los jóvenes a pensar por sí mismos, a reconocer al prójimo, a pensar científicamente, a abandonar los dogmas que han perdido significado y a poner en primer lugar sus metas personales, no lo que los cabecillas dicen.

Tú dices, Gonzalo, que Israel ha convertido a Gaza en un gueto pero no explicas cómo ha ocurrido el aislamiento de ese territorio. No tiene nada que ver con intenciones de asfixiar a los palestinos sino de proteger a los israelíes. Los palestinos de Gaza cruzaban la frontera para ir a trabajar a Israel. ¿Te has preguntado por qué no iban o no van a otros países? Porque no los querían, porque querían obligar a Israel a asumir toda la carga y explotar las imágenes de palestinos y palestinas teniendo que mostrar sus documentos en un puesto de frontera con soldados armados hasta los dientes. Desafortunadamente, Gonzalo, a Hamás no le preocupa que los palestinos sean pobres y aprovechaban esta situación para enviar trabajadores cargados de dinamita. Hay una historia terrible de una mujer palestina que había quedado desfigurada fue atendida en un hospital israelí. Después de haber sido operada, un grupo extremista la convenció de que nunca iba a conseguir marido y que sería mejor inmolarse. Y eso hizo. Fue a asesinar al pueblo “enemigo” que la había acogido en sus hospitales. La tesis de una limpieza étnica, Gonzalo, es sencillamente un absurdo. Dime qué Estado que quiere “limpiar” una etnia le ofrece agua y luz gratis y hasta los acepta en sus hospitales.

El problema con tu post es que no has contrastado fuentes. Has tomado dos opiniones que van en el mismo sentido (y que ni siquiera son de expertos en la materia) y no has tomado en cuenta la otra parte. Es decir, sacas conclusiones basadas en información incompleta. Sin haber sopesado la posición israelí y sin haber examinado los detalles de la situación (por qué han ocurrido ciertas cosas), nos has ofrecido una condena que equipara a el ataque de Israel a la “solución final” de Hitler.

¿Por qué, a pesar de todo, las evidencias han perdido interés? Creo tener una explicación y para eso te pongo un ejemplo: los enemigos de la CVR repiten constantemente que el Informe Final equipara a las fuerzas armadas con los terroristas y que, más aun, pretende reivindicar la lucha de Sendero. Pues bien, tú sabes muy bien que eso es falso, que el texto en ningún momento dice ni sugiere tal barbaridad. Ahora bien, por más que se les pida a aquellos críticos una prueba de lo que dicen, ellos siguen repitiendo la misma objeción. Ya no es un asunto de argumentos, sino de posiciones que se asumen dogmáticamente. Ante un dogmático, no hay prueba que valga.

Pues bien, yo creo que se ha llegado a un punto análogo. Sobre este caso tan doloroso, las pruebas ya no importan. Se ha sentenciado que Israel es culpable y lo que ocurre antes y lo que ocurre ahora no interesa. Israel debe dejar de atacar. No importa que ello signifique que sus enemigos se puedan rearmar y recomponer. No importa que ello signifique que Hamás pueda aparecer finalmente ante su pueblo como el “vencedor” de un enemigo maligno. Hay tanta desinformación que el comentarista “Letras del Sur” pide que ambas partes “dejen la lucha armada” y “cedan”. Tú sabes muy bien, Gonzalo, que no se le puede pedir a Hamás que deje la lucha armada porque Hamás es un grupo terrorista. Tú sabes también que Israel ha cedido en todo lo que puede ceder. Y sabes también que Hamás no está pidiendo mejores condiciones para los palestino ni negociar un tratado de libre comercio ni exigiendo ayuda de Israel para sacar a los palestinos de la pobreza. No pide eso. Sin embargo, el comentarista de Letras del Sur pide que Israel, al igual que Hamás, “ceda”. Quisiera que alguien me explique cómo es que Israel puede “ceder” ante la demanda de Hamás de desaparecer. Un Estado puede negociar muchas condiciones pero no puedo entender cómo un enemigo externo puede pedir que “ceda” en su exigencia de hacerlo, simplemente, desaparecer.

Pues bien, tal vez sean personas desinformadas como el comentarista de “Letras del Sur” las que van a la embajada de Israel a acusar a los israelíes de nazis y genocidas. No van a pedir mejores condiciones para los palestinos, no van a las embajadas de los otros países árabes para pedir un trato humanitario a los palestinos y no salen a protestar por el uso de niños para sus fines y a mostrar indignación porque se los eduque en el odio a los “infieles” y en la horrenda cultura del sacrificio. Todo eso a la mayoría no le importa porque ahora lo “cool” es presentar a los grupos fundamentalistas como “luchadores del pueblo”. Es la izquierda poniéndose del lado de la extrema derecha. Postmodernismo que le dicen. Pero yo lo llamo confusión mental. Antes, hace mucho tiempo, la izquierda sabía quiénes eran sus enemigos.

Aprovecho para responder a Hernando que yo no estoy del lado de Israel porque haya recibido algún financiamiento de algún “lobby sionista” como sugirió en un comentario a otro post. No estoy tampoco propiamente del lado de Israel sino de cualquiera que busque la paz y la democracia. De modo que estoy, en realidad, del lado de israelíes y palestinos, deseando que ambos acepten comerciar y vivir sin hacerse daño. La guerra sería absolutamente innecesaria si no hubiera quienes promueven “principios” superiores y dicen responder a dictados de Dios.
Saludos.

eduardo hernando nieto dijo...

Creo que a Daniel Salas le esta afectando su experiencia como "norteamericano". Asi como tu exiges fuentes, ¿podrias ilustrarnos la fuente de la cual extraes la desorbitada tesis de la conquista de Roma por parte del Islam? (sic) Creo que deberias ir a Hollywood a ver si te contratan como guionista! ;)
Gracioso! Israel no distingue entre Palestino democrata o fundamentalista! el palestino es el enemigo (que aqui a diferencia de la vision schmittiana es enemigo privado fundamentalmente), por lo tanto como enemigo privado y no publico se busca su aniquilamiento, asi de sencillo!!
saludos
eduardo

Daniel Salas dijo...

Hernando se ríe pero eso le pasa por no leer el Gran Combo Club. Aquí está el video en donde los líderes de Hamas expresan sus intenciones. Si tales intenciones son delirantes o un mero blufeo no importa. El hecho es que los fundamentalistas van a llegar hasta donde los dejemos llegar:

http://www.youtube.com/watch?v=i08L09V0_sg

Me encantaría trabajar en Hollywood como guionista. No solo es un trabajo muy bien pagado sino intelectualmente estimulante.

Gonzalo Gamio dijo...

Creo que Enrique ha señalado una gran verdad: que se están cometiendo crímenes de guerra, por ambos lados.

Saludos,
Gonzalo.

Christian dijo...

Daniel Salas debería estar informado que es el propio nacimiento del estado de Israel el que está manchado en sangre. Y que el proyecto de los "padres fundadores" de dicho estado (Ben Gurion y Weissmann) es de filiación racista como que responde al sionismo. El objetivo último de Israel es expulsar a los palestinos de Gaza, luego irán por Cisjordania.

eduardo hernando nieto dijo...

Gonzalo sobre tu ultimo post: fiel a tu espiritu liberal, quieres quedar bien con Dios y con el Diablo!!!!, ¿por que un liberal no puede tomar partido concreto por una alternativa?

Sobre esto te recomiendo la lectura del ensayo de Donoso Cortes, sobre el Catolicimo el Liberalismo y el Socialismo
En relacion a este texto, Daniel Salas si estaria del lado socialista y no del liberal como es tu caso. Ya que Donoso decia que al menos los socialistas no eran ambiguos en sus posiciones.

un abrazo
eduardo

Gonzalo Gamio dijo...

Eduardo:

Mi afinidad es con el pueblo de Gaza que sufre, no soy neutral. Rechazo a ambos perpetradores. Hamas es un grupo terrorista, cuya conducta es inaceptable, e Israel hace tiempo que viola los DDHH casi con total impunidad.

Saludos,
Gonzalo.

Daniel Salas dijo...

Estimado Gonzalo:

No es lo mismo decir que Israel ha perpetrado violaciones de derechos humanos que decir que Israel no tiene derecho a atacar Gaza. Es posible que los aliados hayan cometido delitos similares contra los alemanes. Pero ello no invalida su lucha. La guerra nunca es limpia y nunca se ve bien. Pero si tiene que ejercerse, debe hacerse con un máximo sentido humanitario. En eso estamos de acuerdo.

Si las tropas de Israel cometen actos contra los derechos humanos, ellos deben ser señalados específicamente y denunciados. Es lo que yo pediría, sin ninguna duda. El problema es que esta demanda se mezcla con reivindicaciones del "pueblo palestino" que en realidad terminan defendiendo a Hamás. Sobre esto creo que estamos también de acuerdo: la causa de Hamás no es la causa del pueblo palestino.

La opinión de Christian sirve para ejemplificar la tremenda desinformación desde la cual se juzga a Israel. Israel es un país que nació de un proceso de independencia no muy distinto del Perú. Debe de haber muy pocas naciones modernas en el mundo que no hayan nacido de un acto violento. Esto no invalida su existencia. Más aun, si comparamos las historias, el Perú tiene una que implica mayores y repudiables crueldades como el gamonalismo, la explotación de los indígenas, el exterminio de comunidades nativas en la Selva, la discriminación racial, la esclavitud y el maltrato y el abuso contra los inmigrantes chinos. La historia del Perú está llena de sangre y de maldad, especialmente en sus clases dominantes. Ello no significa que el Perú deba desaparecer sino que tiene que ser mejor.

Que Hernando me llame "socialista" es evidencia de la inutilidad de sus categorías. Yo estoy totalmente opuesto al socialismo porque implica el ahogamiento del individuo a los "intereses" de la colectividad que son siempre los intereses de los que tienen el poder. Menos Estado y más libertad es la manera en que resumo mi punto de vista político. De todos modos, queda la pregunta de qué hará Hernando cuando Hamás inicie su ataque a Roma y al catolicismo.

Saludos.

Enrique Patriau dijo...

De El País:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Olmert/atiza/fuego/Gaza/elpepiint/20090115elpepiint_4/Tes

La imagen de Israel en los foros internacionales es nefasta. Embajadores europeos acusan a Israel de haber sobrepasado todas las líneas rojas. Y el diario Haaretz citaba ayer palabras de la comisaria de Relaciones Exteriores de la UE, Benita Ferrero-Waldner, al presidente Simon Peres: "Tenéis derecho a defenderos, pero lo que está sucediendo en Gaza va más allá de toda proporción. Yo le digo, señor presidente, que la imagen de Israel en el mundo está destrozada".

El derecho a la defensa es legítimo. Otra cosa, creo, es la masacre de civiles inocentes. Fuera del destrozo premeditado de infraestructura.

Saludos.

Hector Ponce dijo...

León Trahtemberg, uno de los educadores más lúcidos de Lima, ha escrito un artículo titulado “Israel, Hamas, pasado y futuro”.
http://www.trahtemberg.com/articulos/34-articulos/1271-israel-hamas-pasado-y-futuro.html

Concuerdo con varios de los temas tratados, como por ejemplo, señalar que el intento de regresar al punto que originó el problema es inútil, atribuir causas político-electores vale para ambos bandos, los sesgos interpretativos están siempre presentes en todos nosotros y analizar el papel de Irán.

Sin embargo, a León Trahtemberg le faltó aclarar por lo menos tres temas.

Primero, los sesgos culturales que cada comunicador tiene, no le impiden alcanzar acuerdos de objetividad, pues dichos sesgos se pueden ampliar cuando, por ejemplo, un palestino con disposición de diálogo puede comprender las razones de un israelí, y viceversa.

Qué contraproducente es ese romanticismo provinciano que lleva a decir que se debe cuidar la “identidad nacional particular”. Ese es el problema que, al criticar obsesivamente a la modernidad, lleva a Taylor, Walzer y Sandel a olvidar que en momentos de tensión cultural, nada peor que el remedio nostálgico de restringir la identidad a las tradiciones, en lugar de ampliarla con toda la humanidad.

Segundo, las protestas contra la desproporción de los ataques del Estado de Israel (no a los ciudadanos israelíes) están motivadas porque precisamente se esperaba de Israel un comportamiento civilizado, capaz de controlar los ataques de Hamas sin recurrir a la paranoia que ha llevado a volar una mezquita en Beit Lahija con civiles que estaban rezando. O sea que la desproporción del Operativo Plomo Fundido está en que el ataque no ha sido soldado vs soldado, sino soldado vs civiles.

Tercero, si es cierto que los gobiernos europeos y árabes animan en privado a Israel a destruir a Hamas, ¿obedecer le quita responsabilidad a Israel? Una cosa es “animar” y otra “obligar”. Precisamente esa permisividad insulsa y pueril, llevó a miles de alemanes a cometer uno de los peores atentados contra la humanidad. Ellos pensaron: “nosotros somos los encargados de llevar a cabo la tarea que los demás quieren hacer, pero no se atreven”.

Y finalmente, ¿cuáles son los intereses de los gobiernos europeos, árabes y, en especial, el norteamericano contra la hegemonía de Irán? No parece que la paz, sino mantener la otra hegemonía, la vigente.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Héctor:

Concuerdo en todo contigo, salvo en un detalle menor: tu lectura de Taylor y Walzer es injusta. Textos como "Sources of the self" y "Think or Thin" revelan cuán defensores de la modernidad y del universalismo son estos autores.

Un abrazo,
Gonzalo.

Christian dijo...

A Daniel Salas:

¿Y quién le ha dicho que considero que el Perú republicano escapa a similares reproches que se le puede hacer a Israel?
Sin embargo el caso israelí es más descarado, ya que frente a nosotros están llevando a cabo una verdadera campaña de limpieza étnica similar a la que efectuaron en 1948 (la famosa Naqba palestina) y que no es más que su continuación.

Daniel Salas dijo...

Estimado Gonzalo:

Pues justamente opiniones como las de Héctor puede ser enunciadas desde la buena voluntad pero terminan siedo irritantes por un motivo muy simple: la absoluta falta de información.

Hay que explicarlo de nuevo porque parece que no se entiende.

La lucha no puede ser de soldado a soldado porque los soldados palestinos no pelean abiertamente.

Repito: La lucha no puede ser de soldado a soldado porque los soldados palestinos no pelean abiertamente.

Gonzalo ¿cuántas veces hay que decirlo para que se termine de entender?

Tal vez Héctor no sepa que la televisión palestina hace llamados constantes a que los civiles vayan a cumplir el papel de escudos humanos para proteger a ciertos personajes. Es decir, nosotros vemos a los civiles una vez muertos pero no vemos el momento en que van, a veces junto con sus hijos, a proteger a un dirigente de Hamás. Cuando ocurre el ataque, no muere uno ni dos, sino varios y luego las imágenes salen en los medios.

Los civiles que se meten en la lucha ¿siguen siendo civiles?

¿Cuál es el temor a Irán? Vaya, eso es como haber preguntado en 1935 cuál es el temor a Hitler. Irán no es una democracia es una teocracia y tiene planes para expandir su influencia. Eso no es propaganda ni de la CNN ni de FOX. Eso se sabe por lo que el propio gobierno de Irán divulga.

Hamás, Hezbolá y el gobierno de Irán actúan desembozadamente. Nos lo dicen en la cara todos los días. Lamentablemente, no hemos aprendido a reconocer al enemigo. Y lo repito: no es el Islam, no son los árabes. Son los fundamentalistas. Y nosotros tenemos muy cerca a uno de ellos: Eduardo Hernando. Falta que alguien diga que Hernando es también un invento del gobierno de Bush. No, Gonzalo, no es una broma. Es una amenaza real a la democracia y a la libertad.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Tienes razón, Daniel, en que la desinformación de algunas personas en esta conversación es irritante. Y la falta de voluntad de pensar con criterio propio. Por ejemplo, tanta gente repite esa cantaleta sobre la enorme cantidad de civiles palestinos que mueren ante cada ataque israelí: Palestina casi no dispone de un ejército regular. Siempre que Israel ataque morirán civiles porque los que atacan a Israel, los miembros de Hamas, de Hizbollah, de la Jihan Islámica, los de Fatah (que ahora son blancas palomitas) son civiles. Por ello mismo, todo el tema de la "simetría" y la "proporcionalidad" se vuelve inevitablemente absurdo. ¿Qué debería hacer Israel para ser "simétrico" y "proporcional"? ¿Organizar bombardeos suicidas, por ejemplo, sería simétrico y proporcional? (a propósito: ¿alguien ha escuchado hablar de una guerra en la que un ejército trate de no ser más fuerte que el otro y no causar más daño que el rival?).

Un dato más: Hamas, del mismo modo en que lo hacen, lamentablemente, muchos otros grupos radicales, entrena a niños pequeños para la guerra, los agrupa, los arma, los manda al sacrificio, y luego usa sus muertes con fines propagandísticos. Miren nomás lo de la escuela supuestamente bombardeada por Israel hace algunos días: ¿alguien se atrevería a explicarme cómo es que dos semanas después de empezada la invasión había una escuela funcionando y cómo así se las arreglaban para dar clases y disparar cohetes desde el mismo edificio al mismo tiempo?

Para no irme por las ramas, lo único que vale la pena responder como premisa para construir una discusión interesante es lo siguiente: (a) ¿Tiene Israel derecho a existir como Estado?, y (b) Dado el principio rector de Hamas ("Israel debe desaparecer"), ¿cómo debería Israel lidiar con los palestinos hoy que Hamas, en la práctica, ejerce el poder?

eduardo hernando nieto dijo...

Hola, espero nomas que Daniel Salas no me mande un misil teledirigido y destruya mi departamento y aniquile a mi familia aqui en Lima como suelen hacer sus "heroes" del medio oriente..
saludos
eduardo

PD: Sigue alucinando con la conquista del Islam! estas viendo mucha TV en USA!!!! ;)

Gonzalo Gamio dijo...

Eduardo:

Creo que ese último comentario está fuera de lugar. Concentrémenos en las ideas. Se trata de dos posiciones que usan argumentos. Las puyas sobran.

Saludos,
Gonzalo.

Daniel Salas dijo...

La respuesta de Hernando es, una vez más, un síntoma del problema al que nos enfrentamos. Cuando yo digo que sus ideas son un peligro lo digo en serio porque entiendo que la discusión que él ha armado la propone en serio. Si ahora resulta que su pensamiento reaccionario es una broma, pues tiene tiempo de aclararlo. Lo que sé hasta ahora es que si las ideas de Hernando triunfaran, viviríamos en un país estamental, teocrático y sin libertades. Eso significaría un enorme sufrimiento y varios años de retraso y de pobreza.

La caricatura de Hernando es ridícula. Yo nunca he dicho que haya que perseguir a alguien por sus ideas. En todo caso, quien está en contra de los derechos fundamentales es él. Y como persona que se opone a los derechos fundamentales debe asumir que el costo de minarlos puede ser pagado no solamente por sus enemigos sino por él mismo y su familia. Quien cree que la tortura es legítima y promueve su legalización debe asumir la posibilidad de que él mismo o alguien de su familia sea torturado. Quien crea que matar en nombre de la religión es legítimo debe reconocer que él mismo puede ser víctima de tal crimen.

Las ideas de Hernando son, en efecto, peligrosas para todos. Pero si ahora ocurre que eran solamente una broma o una pose, pues entonces que nos lo diga.

Para que se entienda bien: la existencia de doctrinas delirantes como las de Hernando (quien ya ha dicho que los datos no importan) demuestra que la lucha no es entre religiones, no es entre razas, no es, si quiera, entre naciones. Es entre la modernidad y los reaccionarios de derecha o de izquierda.
Saludos.

Enrique Patriau dijo...

Hola Gustavo.

a)Por supuesto que Israel tiene derecho a existir como Estado. Nadie medianamente cuerdo podría decir algo en contrario.
b)Si una organización terrorista como Hamas plantea la desaparición de Israel como Estado, Israel tiene todo el derecho y el deber de defenderse. Es lo mismo para cualquier país.

Eso sí, una cosa es una declaración de principios, y otra la capacidad para llevarlos a cabo. Hamas no representa una amenaza militar seria para Israel. Esta invasión lo demuestra, y por largo.

Dicho todo esto, no considero muy justo reducir el conflicto a las dos preguntas que planteas.

No es justo porque elimina del análisis la política israelí hacia los palestinos.

En fin, no digo que las guerras sean limpias. Y lo de la desproporcionalidad del ataque también me parece un argumento flojo. Pero de los 1,100 palestinos muertos, 300 de ellos son niños. Casi la tercera parte. (Y no hablemos de la destrucción de la infraestructura civil).

300 niños. Eso es injustificable.

Me sumo a la cantaleta, no tengo otra.

Un abrazo.

eduardo hernando nieto dijo...

"...la lucha no es entre religiones, no es entre razas, no es, si quiera, entre naciones. Es entre la modernidad y los reaccionarios de derecha o de izquierda.
Saludos."

Finalmente Daniel Salas dice algo inteligente!!!
eduardo

Gonzalo Gamio dijo...

Eduardo:

Daniel ha defendido de manera muy lúcida su posición.

Daniel:

Personalmente, no estoy de acuerdo. Israel ha destruido ayer una agencia de la ONU para refugiados, un hospital y una oficina de prensa extranjera. No me parece pura casualidad. Es inaceptable.

El argumento según el cual Hamás se camufla en la población no puede avalar la barbarie israelí. recordemos que EL MISMO ARGUMENTO era usado por sectores de las FFAA que pretendían justificar masacres como Putis y Cayara.

Por supuesto, mi posición se nutre de la defensa de la modernidad y los DDHH.

Saludos,
Gonzalo.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Querido Enrique:

Que Hamas no represente por sí solo una amenanza contra la existencia del Estado de Israel no significa que no signifique una amenaza obvia contra la seguridad de sus ciudadanos. Hamas ha asesinado a centenares de israelíes, incluyendo ancianos y niños, ya que mencionas el tema. Ha puesto bombas en buses, en discotecas, en templos y en hoteles. Sendero Liminoso tampoco estuvo nunca cerca de destruir al Estado peruano: ¿eso quiere decir que el Estado peruano no tenía por qué reaccionar duramente contra Sendero?

Por favor, respóndeme una sola pregunta: ¿Qué debería hacer el gobierno de Israel para destruir la amenaza de Hamas? ¿O acaso no tiene derecho a destruir esa amenaza?

Christian dijo...

A Enrique Faverón Patriau:

El estado de Israel no merece existir ya que sus acciones actuales ratifican la vigencia del proyecto racista y colonial que presidió su nacimiento. Existen pruebas que continuará con este patrón de comportamiento. Esa es la respuesta a Enrique Faverón Patriau a su primera pregunta. Aconsejo informarse, más allá de las versiones oficiales y oficiosas israelíes, sobre el proyecto etnocida y racista de los "padres fundadores" de Israel a través de la lectura de los trabajos de los nuevos historiadores israelíes como Ilan Pappé , Norman Finkelstein, entre otros.

A la segunda pregunta de Enrique Faverón Patriau, los métodos quedan condicionados por la calidad del enemigo, un ejemplo, durante la lucha del guetto de Varsovia (abril-mayo 1943) los judíos de los grupos armados de resistencia lucharon contras las SS utilizando como cobertura a la propia población civil judía del ghetto y, ¡oh casualidad!, los nazis no dudaban en matar civiles judíos a diestra y siniestra.

Saludos,
Christian

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Gonzalo, me he permitido comentar parte de tu post en mi blog:

http://puenteareo1.blogspot.com/2009/01/limpieza-tnica.html

Saludos,

G.

Christian dijo...

Me disculpo, mi anterior comentario era dirigido a Gustavo Faverón Patriau.

Saludos,
Christian

Christian dijo...

Un último comentario, no es que desee la eliminación del estado israelí, sino que para cada vez más personas es esta última posibilidad la única que podría acabar con la continua tensión bélica en el Cercano y el Medio Oriente. Otras opciones son la creación de un único estado en el que árabes y judíos tengan una igualdad de status ante la ley, y otra, la creación de un estado palestino independiente. Lamentablemente nadie en Israel está dispuesto a discutir estas opciones seriamente. Sólo grupos minoritarios, muy minoritarios, de judíos en el interior de Israel defienden estas posiciones. Desde la perspectiva palestina el no enfrentar a Israel como un enemigo absoluto (según categorías schmittianas) significaría la aniquilación del pueblo palestino.

Existen tácticas confrontativas no bélicas que podrían realizarse contra el estado israelí (boicot a productos israelíes, desinversión, sanciones económicas) pero el único actor llamado a realizarlas con algún grado de eficacia, como es la Unión Europea, observa el conflicto impertérrito, así que la única opción para los palestinos es la resistencia armada.

Saludos,
Christian

Gonzalo Gamio dijo...

Gustavo:

Tengo que protestar. Me sorprende el tono innecesariamente virulento de tu post. El formato de los blogs a veces alienta ese estilo de discusión, pero creo que no debemos fomentarlo. Mi texto no es “dinamitero” ni mucho menos. Sostengo que Israel viola los DDHH en la Franja de Gaza (lo cual no me convierte en simpatizante de Hamás, ni mucho menos, eso está bastante claro en mi texto), y reseño las interpretaciones de Adrianzén y Manrique sobre lo que sucede, evocando – a través de ellos – las posiciones de Deutscher y Avnery. Si lees con detenimiento el texto, constatarás que yo no sugiero que Israel haga limpieza étnica: señalo que es una hipótesis que ya están manejando algunos internacionalistas – en nuestro medio, Velit ha hecho declaraciones al respecto, si recuerdo bien – y cómo Adrianzén recoge esa hipótesis basándose en lo siguiente: 1) Israel desaloja de Gaza a los colonos israelíes que habitaban la región; 2) Se ha construido un muro que asegura ese aislamiento; 3) se bombardea con bombas de racimo la zona, comprometiendo a la población civil (hoy CNN ha señalado que se impide incluso a los médicos a iungresar en la zona). Podemos discutir la validez de esta hipótesis, pero tu lectura distorsiona mis palabras. Invito a los lectores a revisar mi texto.

Por supuesto que considero a Hamás terrorista y genocida. La sugerencia de que mi posición es “anti-judía” es ridícula. Es incluso una sugerencia ofensiva. En ese texto distingo claramente la posición del gobierno de Israel de una perspectiva religiosa y cultural tan importante como la del judaísmo. He escrito sobre la Shoáh muchas veces, y sobre importantes pensadores como Buber, Husserl o Arendt. No mezclemos los planos. He escrito contra el fundamentalismo islámico. Y e toda forma de terrorismo, criticando sus ideas, pero también sus métodos. No entiendo la sugerencia de la segunda parte, carece de fundamento. Yo no distingo entre los DDHH de unos y de otros. Jamás lo he hecho. Los DDHH son de todos.

Yo no me he preguntado “¿Qué han aprendido los judíos del Holocausto?” como sugieres en tu post. Esa sería una pregunta burda e injusta. Me pregunto si los representantes del gobierno de Israel responsables de los bombardeos recuerdan lo sufrido en la Shoáh, y se ponen en el lugar de la población inocente que atacan. Porque Primo Levi, Elie Wiesel señalan que el Holocausto constituye una experiencia terrible para toda la humanidad, y que debemos ponernos en el lugar de TODO otro, especialmente en el lugar de las víctimas. Esa es una profunda lección moral para la humanidad. Eso es lo que dije. Y lo he repetido en innumerables posts, y en otros textos.

Por eso no me reconozco en muchas de las críticas de tu post. Algunas son francamente injustas.

Saludos,
Gonzalo.

Nayus dijo...

Oiga si no quiere que le den a las patadas su post si lo considera tan objetivo, es el que haga las aclaraciones pertinentes...

Y por cierto cuantos en el otro bando que crean que la paz negociada o la coexistencia en la solucion pueden decirlo sin que los muelan a golpes...por la categoria schmittiana o lo que sea... y porque nadie les da bola si es que existen

Nayus dijo...

Que lindo quejarse contra un genocidio y que su solucion sea otra salvajada, que coherencia

Gonzalo Gamio dijo...

Nayus:

Las aclaraciones han sido hechas. No has leído mi post.

Saludos,
Gonzalo.

Anónimo dijo...

Hola Gonzalo:

Loable su queja -con contención- ante el insultante tratamiento de sus ideas por el señor Faverón en su Puente Aéreo.

Más aún, teniendo en cuenta que aquí se aparece con la piel de cordero y allá, ya en su sitio, sí saca la mofa y el ninguneo, el desprecio y el tono burlón que muy bien domina.

Pero no los argumentos.

Nadie puede esperar que un genocidio sea igual al nazi para atreverse a llamarlo genocidio.

Y un terrorismo de Estado, no por mundialmente consentido y apoyado, puede devolverle la vida a 1.300 palestinos que murieron por serlo y vivir en Gaza.

(Los extranjeros fueron evacuados a tiempo y a los israelíes su gobierno les ordenó salir de la Franja. A los periodistas -extranjeros- no se les permitió entrar. La cosa era solo con los palestinos, obviamente.)

Nadie espera total concordancia en las ideas. Aparte de aburrido, aniquilaría la discusión y el avance de ellas. Respeto y argumentación consecuente, es parte de lo mínimo que sí requieren.

Saludos desde Colonia
http://hjorgev.wordpress.com/

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Jorge:

Gracias por tu mensaje. en efecto, el post de Faverón me ha sorprendido, porque no tiene prácticamente nada que ver con lo que yo he escrito.

Saludos,
Gonzalo.

Víctor Samuel Rivera dijo...

Apelando a la generosidad del dueño del blog, sólo agrego un comentario:

Los lectores deben tener la capacidad de juicio para observar los que defienden qué de parte de quién están. No es nada casual que sólo un país del planeta haya apoyado el genocidio contra Palestina: Estados Unidos, cuyo actual Secretario de Defensa seguirá en el cargo bajo el régimen del Partido Demócrata. No es casual para nada. Tampoco lo es que quienes profesan la ideología de los Estados Unidos sean solidarios con los Estados Unidos.

¡Seguid unidos!

Expreso mi hondo pesar porque uno de cada tres personas asesinadas en Palestina una sea un menor de edad. Las escenas de mezquitas, hospitales y escuelas bombadeadas dicen algo. Dicen algo que hay que interpretar en relación con quién y de parte de quién se dice qué cosa.

Hector Ponce dijo...

Estimado Daniel,

Agradezco la forma de tu comentario respecto de lo que escribí.

Ahora sólo comento que el hecho de que Hamas (no los palestinos) no luche abiertamente y se esconda en los civiles, no legitima que se vuelen mezquitas. El hecho de que Hamas llame a los civiles para que hagan de escudos humanos, no nos permite convertir a ese escucho humano en una alfombra de osarios.

Daniel pregunta con acierto: “los civiles que se meten en la lucha, ¿siguen siendo civiles?” No. Pero yo también hago otra pregunta: “los niños que llevan una bomba, ¿son militares?

Acerca de Irán no me cabe duda de que es un gran problema, pero no es el único enemigo. El enemigo también es nuestro propio lastre de fundamentalismo que nos lleva a medidas a corto plazo.

Héctor

Christian dijo...

El enemigo son los Estados Unidos de Amércia e Israel, sino se tiene claro esto entonces llegamos a conclusiones neutrales en una situación vital que supone el tomar decisiones.

Saludos,
Christian

Christian dijo...

Si Hamas luchara a campo abierto, como piden algunos, no tardaría, como es obvio, en ser "barrido" por la superior potencia de fuego israelí (alimentada por la industria estadounidense y por la Unión Europea). No se le puede exigir a un movimiento de resistencia que luche sin esconderse. El exigirle eso supone mucha ingenuidad o incomprensión de la realidad contemporánea militar o el deseo, nada velado, que gane quien tiene una mayor potencia de fuego (ya sabemos quién es). Si los civiles palestinos mueren es porque a Israel no le importa pisotear el "jus in bello" contenido en los cuatro convenios de Ginebra de 1949 y en los Protocolos adicionales de 1977.

Daniel Salas dijo...

A mí tampoco me parece casualidad el hecho de que los más entusiastas con las muertes de civiles y niños sean justamente aquellos "metapolíticos" a quienes la vida humana les importa un bledo. No es casualidad, en efecto, que en todos estos años Víctor Samuel Rivera haya estado defendiendo las atrocidades perpetradas por las Fuerzas Armadas en el Perú y que ahora aplauda los ataques suicidas y el uso de niños como escudos humanos. Los niños peruanos no le importaron y ahora tampoco le importan los niños palestinos. Esa es la terrible e inhumana ideología que él defiende.

Y el razonamiento de Christian es lamentable. En efecto, Hamas no pelea abiertamente porque sería derrotado fácilmente. Por ello mismo, recurre a las tácticas de poner a los civiles como escudos y la acción terrorista.

Es, además, demasiado obvia la contradicción. Por un lado, reconoce que Hamas recurre a una estrategia no convencional pero inmediatamente le echa la culpa a Israel de la muerte de los civiles! Es, evidentemente, absurdo y, peor aún, perverso.

Hay que repetir lo obvio: Israel no estuvo atacando objetivos civiles, estuvo atacando objetivos militares protegidos por la población civil.

Héctor Ponce: La responsabilidad de que los niños sean educados en la cultura del resentimiento y del odio y que estén provistos de explosivos ¿es culpa de Israel? La respuesta a tu pregunta es muy simple: no. Y no hay ningún indicio de que Israel haya estado atacando expresamente niños, ni siquiera armados.

La responsabilidad debe recaer sobre los malvados que recurren a esos niños, sobre esas personas que no tienen ningún problema en sacrificarlos. E igualmente perverso es recurrir a las imágenes de los muertos para defender ideologías tan inhumanas y crueles.

Héctor Ponce dijo...

Si se compara a Hamas con el Estado de Israel sobre quién tiene ambiciones desproporcionadas, entonces Hamas debe ir al Larco Herrera.
Pero si se compara a Hamas con el Estado de Israel sobre quién tiene más responsabilidad moral, entonces es Israel quien debe revisar sus compromisos éticos.

A Christian:
Con tu respuesta aceptas el vale todo tanto para Hamas como para Israel, y no se comprende por qué deberíamos estar a favor de Hamas. Además, estarías avalando la conducta de Sendero Luminoso en el Perú.

A Daniel:
De acuerdo en que los niños palestinos adoctrinados para atacar a israelíes no son culpa de Israel, pero Israel no puede conculcar los derechos de esos niños. Que Hamas es una organización inmoral, de acuerdo. Pero, si somos más exigentes con Israel, es porque su concepción no se disculpa en una minoría de edad.

Hamas es un grupo de perversos que hace idioteces insanas.
El Estado de Israel es un grupo de idiotas que hace perversidades.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Héctor:

Aconsejo moderar el lenguaje para no enrarecer el diálogo. El tema Gaza es sumamente sensible.

Saludos,
Gonzalo.

Héctor Ponce dijo...

Tienes razón, Gonzalo.
Obviemos mi último parrafo.

Héctor

Víctor Samuel Rivera dijo...

Con la benevolencia del dueño del blog:

Para Daniel Salas;

Las apreciaciones retóricas no son sólo meras palabras, sino que encierran una cierta racionalidad. Por racionalidad entiendo un mínimo de coherencia con los discursos, de tal manera que tomen en cuenta los principios lógicos básicos.

Ahora bien, Daniel. Si fuese el caso que una persona sana en sus facultades, con educación académica alta, creyera que existen derechos humanos (yo me excuso, pues soy quien pone el ejemplo), es razonable esperar de esa persona que, en circunstancias de amplia violencia, considere menos las circunstancias políticas que a los seres humanos, precisamente, o sea, que prefiera la vida de las víctimas a la causa que justifica su asesinato.

Puedoi contraragumentar un segundo asumiendo la postura del humanista. Sin duda -podría decir- para las víctimas existe la consideración del Estado de Guerra, del conflicto extremado. En el conflicto extremado se perdonan algunas cosas, voy a suponer que los creyentes en los "derechos" razonan así. Pero aun en el conflicto extremado hay criterios de razonabilidad para juzgar las responsabilidades morales. El conflicto extremo perdona muchas cosas (como desaparecer cadáveres si eso inculpa a soldados, por ejemplo, o rematar un enemigo en una situación incierta), pero no lo perdona todo. No Daniel. No todo se perdona. Los creyentes en los "derechos humanos" debían, están en la obligación moral de enfatizar esto último más que yo, que Eduardo Hernando Nieto o cualquier otra persona inteligente escéptica respecto de las materias de "derechos humanos". Ahora: ¿No es sorprendente que estas mismas personas consideren excusable asesinar niños si tras de ellos hay un terrorista? Es sorprendente. Los no creyentes en los derechos humanos estamos perplejos. Y en mi opinión, querido Daniel, esto -que en abstracto es sólo una incoherencia lógica-dice mucho de la consistencia lógica de las doctrinas de "derechos humanos" en la realidad, en la realidad de templos sagrados profanados, de niños inocentes mutilados, no de una o dos (que serían excepciones) sino de cientos (en realidad miles) de gentes inocentes dañadas sin que el más elemental sentido común lo pueda aprobar. Pero, claro, el sentido común no es el que manda aquí.

Yo creo en el sentido común y desapruebo asesinar niños. Daniel Salas cree en los "derechos humanos", pero a él le parece correcto asesinar niños en un estado de excepción (y, francamente, no veo el "estado de excepción"). Que el público juzgue por sí mismo.

eduardo hernando nieto dijo...

Que paradoja! como decia el buen Carl (Schmitt) aun los pacifistas mas radicales desearian aniquilar con todas sus fuerzas a aquellos que creen en la via de la guerra!!
Alguien dijo Daniel Salas?
Rescato en todo caso la coherencia - a pesar de nuestras discrepancias - de Gonzalo!
saludos
eduardo

Christian dijo...

A Daniel Salas:

Creo que aun no entiendes la naturaleza de la lucha de un movimiento guerrillero, que es irregular por definición (o que pretendes no entender). Es absurdo pedirle a un movimiento de este tipo que pelee como lo haría un ejército regular. Es como pedir que Hamas se disuelva voluntariamente.
Hamas es un movimiento de liberación de un pueblo sometido a un régimen de apartheid como es el implementado por Israel desde 1948 y que éste viene justificando con el pretexto de la seguridad.
Y responsabilizo a Israel de la muerte de civiles porque sino fuera por el despojo de tierras a los palestinos que se inició con la Naqba de 1948 y que continúa, no estaríamos donde estamos. Es decir que no solo Israel infringe el jus in bello sino que su causa no es justa (el "jus ad bellum"). En el último episodio de este largo conflicto se puede observar que no ha existido legítima defensa por parte de Israel porque quien rompió la última tregua ha sido justamente este estado.

El caso de los niños usados como escudos humanos es lamentable, el que Hamas los use como escudos humanos es síntoma de que para Hamas es una cuestión vital, se juega su existencia, dicho uso es condenable pero en el caso de Israel es doblemente condenable. Este estado no se cansa de calificarse como la avanzada de la democracia liberal en Oriente, pero actúa en flagrante contradicción de los principios más elementales de esta democracia: los derechos humanos.
Es así que Israel no sólo "mata porque no tiene otra posibilidad", sino que al disparar sobre un área tan densamente poblada, como es la franja de Gaza, no puede sino esperar matar civiles, incluso hay casos, demasiado numerosos, en los que los ataques van dirigidos intencionalmente a matar la mayor cantidad posible de civiles (incluso niños).

Israel ha planteado la guerra como una contra un enemigo absoluto, como dice Víctor Samuel Rivera sin que esté en peligro su existencia, lo que no se puede decir del caso del pueblo palestino, no sólo de Hamas. En la medida que establece estos términos de lucha no puede sino esperar similares términos en la respuesta (me refiero a los cohetes Kassam de Hamas lanzados sobre zonas civiles isralíes).

A Héctor Ponce:

Entre Hamas y Sendero Luminoso, existe tanta diferencia como la que existe entre los defensores judíos del ghetto de Varsovia y Pol Pot respectivamente. Uno es un movimiento, que en principio ya que también tiene elementos modernos, es de liberación y defensa de la existencia de un pueblo concreto con una ligazón a un territorio definido, mientras que el otro buscaba, primordialmente, la creación de un orden utópico en la tierra, un verdadero reino secularizado de Dios en la tierra, que deviene en una distopia sangrienta.

Y al contrario de lo que crees Héctor mi posición distingue entre Israel y Hamas, porque es Israel, que se declara la avanzadilla del Occidente moderno, a quien hay que exigirle más porque las normas morales que enarbola se lo exigen. En todo caso, como bien apunta Eduardo Hernando Nieto,
el real proceder israelí
devela la verdadera naturaleza de lo político y los retos a los que esto nos coloca.

Saludos,
Christian

Daniel Salas dijo...

Christian:

En la historia del mundo ha habido miles de "movimientos de liberación". Hamás debe ser uno de los pocos que usa niños como escudos humanos. A Victor S. Rivera y a Eduardo Hernando eso no los conmueve. Los conmueve, en cambio, la crueldad de los israelíes.

El problema fundamental es que no es verdad que Israel haya iniciado alguna guerra para quitarle territorio a nadie. Israel se fundó como una nación cualquiera mediante un proceso de independencia, después de la cual hubo una política de inmigración. Si no creemos en el derecho de Israel a su existencia, entonces en efecto se podría decir que hay una defensa legítima de los palestinos a sus territorios. Pero este no es el caso.

Lo interesante de tu razonamiento es que recurre a un doble estándar: quieres explicar la conducta inhumana de Hamás debido a las condiciones en las que han sido supuestamente arrinconados los palestinos. Pero no se te ha ocurrido aplicar el mismo razonamiento a los israelíes. Muchos dicen "si los palestinos reaccionan así es porque algo les han hecho". Yo podría darle la vuelta al argumento y razonar "si los israelíes reaccionan así es porque algo han hecho los palestinos". En otras palabras: la violencia de Israel es "injustificable" pero la de Hamás, incluyendo el sacrificio de sus niños, lo es.

Victor S. Rivera y Eduardo Hernando han promovido durante estos años la idea de que no existen los derechos humanos y que investigar las atrocidades perpetradas por nuestras fuerzas armadas es una especie de traición. Rivera, literalmente, ha sostenido que estas acciones deben ser silenciadas ya que nuestro ejército solo se merece la gloria.
No se trata de exigirle a nuestras fuerzas armadas que se comporten humanamente, se trata de cerrar filas alrededor de ellas, hayan hecho lo que hayan hecho. Matanzas como la de Barrios Altos, la de la Cantuta o la de Putis, los tienen sin cuidado. Sí se conmueven en cambio y reclaman airadamente por los niños palestinos. Pero no porque se opongan a la violencia, no porque les interese defender los derechos de los oprimidos. Se oponen porque aquí el acto es perpetrado por Israel. Alguien dirá que ello se debe a que Israel es un aliado de Estados Unidos. No me convence. Pinochet era, sin duda, un aliado de Estados Unidos y Fujimori andaba en buenas relaciones con Estados Unidos. Sobre los crímenes de aquellos tiranos, jamás he visto alguna reacción de parte de ellos. El sesgo me parece obvio.

Para aclarar: yo no soy pacifista. Por una razón muy simple: la paz es una finalidad, no un medio. Cuando vas al médico porque estás enfermo, éste no te responde "cúrate con la salud" sino con una serie de medios que te permiten llegar a la salud. Justamente por ello, provocar la guerra es tan absurdo como provocarse a sí mismo una enfermedad.

A Israel se le pone en el dilema de defender a sus niños o defender a los niños palestinos. Quien plantea ese dilema es una persona vil y cruel, no un guerrero digno. A pesar de ello, Hernando seguirá aplaudiendo a los terroristas de Hamás. Esa es una muestra clara de la inmoralidad de sus ideas.

Carlos Eduardo Pérez Crespo dijo...

Estimado Gonzalo,

Me aúno a las sinceras felicitaciones por tu respuesta al post del señor Faverón. Asimismo, resalto más esta congratulación por demostrar en tus respuestas una coherente y sostenida defensa de los DDHH.

Así como han sugerido Eduardo y Víctor Samuel, los hechos en la franja de Gaza nos dejan perplejos. Pero más aún, sorprenden las reacciones de quienes defienden los DDHH pero desde una perspectiva que, en mi opinión, es ambigua y contradictoria con la cultura humanista y liberal, que señala que la empatía hacia el sufrimiento humano (Richard Rorty) es más que esencial.

De nuevo las felicitaciones. Un cordial abrazo.

ATTE.

Carlos Eduardo Pérez Crespo

Gonzalo Gamio dijo...

Daniel:

La campaña vil librada por los diarios de ultraderecha - y algunos "reaccionarios" que ni siquiera han leído el Informe Final - contra la CVR constituye un capítulo singularmente vergonzante de la historia local de la infamia. Se trató de una campaña por la impunidad y el silencio frente al crimen de efectivos de las FFAA. "Expreso", y especialmente "La Razón" se convirtieron en los voceros de esa campaña. El Informe se sostiene rigurosamente - como he argumentado en varios lugares - y la probidad y entereza de los comisionados contrasta con la bajeza de esos pasquines.

En efecto, es altamente sospechoso mostrar solidaridad con las víctimas de Gaza pero no con las del Perú andino y amazónico. No les preocupan los DDHH de los pobladoresde Gaza, sino la ruina del "imperio" (así lo llaman pomposamente).

También esa actitud es sospechosa en la otra dirección. No es razonable la defensa de las víctimas del conflicto armado y ser condescendiente con los crímenes de Israel. Aunque se estén defendiendo, están masacrando a la población.

En efecto, los terroristas de Hamás usan a su gente como escudos, eso también es repugnante. Más allá de la vileza de Hamás, lo que hace Israel no tiene justificación. Un Estado respetuoso de los DDHH no puede usar una estrategia semejante, que lo descalifica. Se ha generado en el lugar una catástrofe humanitaria.

Creo que no debemos elegir entre unos violadores de DDHH y otros. Defender los DDHH exige ponerse del lado de las víctimas. Las apelaciones a la "realidad" y a las "excepciones" - a la manera de los supuestos "metapolíticos" que con razón criticamos - no pueden validar el empleo de bombas de racimo contra la población de Gaza. Tales métodos son incompatibles con una "guerra justa".

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Hola Carlos:

Gracias por tu mensaje. En efecto, lo que sucede en Gaza nos deja perplejos. Se están violando los DDHH de gente inocente, y destruyewndo edificios de la ONU, colegios, mezquitas, oficinas de prensa.

Ojo, quienes predican la supuesta "inexistencia" de los DDHH pueden estar tomando partido por razones estratégicas (antiamericanas y "contramodernas"). Algunos miraron con otros ojos los crímenes de Fujimori o los atentados contra las Torres Gemelas. Por otro lado, sí encuentro en Faverón una contradicción - comparable a la de los "metapolíticos" - entre su posición frente a Ayacucho y frente a Gaza.

La defensa de la cultura de los DDHH exige el rechazo de los perpetradores, más allá de cuál sea su bando.

Un abrazo,
Gonzalo.

Héctor Ponce dijo...

La creencia en que la cultura judía y la musulmana son irreconciliables es herencia del relativismo cultural que nos sigue azotando en su versión más nihilista. Se cree que los sesgos culturales contaminan el diálogo a pesar del mejor de los esfuerzos de los interlocutores. Y de ahí se concluye que estamos irremediablemente destinados a vivir en culturas aisladas. Sin embargo, cuando es moneda corriente que no existe un lugar supra-cultural desde el cual se analicen los conflictos, cuando se asume que todas las opiniones están signadas por las marcas de nuestro contexto, ¿tiene algún sentido demarcar entre opiniones culturales y opiniones no culturales? Una opinión no situada en un contexto cultural, es tan posible como un planeta no situado en el espacio. De lo que se trata entonces, no es de buscar opiniones no contextualitas, sino tener criterios para elegir las opiniones mejor justificadas tanto para los israelíes como para los palestinos.
Se responde que es imposible pedirle a un activista israelí o palestino que sean emocionalmente neutros acerca del conflicto que viven. Eso es cierto, y nadie espera que sean neutrales como los ángeles. En estos momentos del conflicto, es difícil controlar las emociones etnocéntricas de corto plazo de un judío militante y un musulmán fundamentalista. Pero sí podrían conciliar sus puntos de vista, pues para poder estar en contra de una posición, es necesario haberle encontrado primero racionalidad formal.

Respecto de la Modernidad y el judaísmo, un intento de solución había sido propuesto antes por Bruno Bauer al decir que los judíos se liberarían si dejaban su religión porque ésta era incompatible con un Estado secular. Marx, en cambio, propuso en su texto La cuestión judía que no era necesario despojar a la cultura judía de su religión por esa razón, pues el Estado Moderno anulaba las encarnaciones religiosos en su seno.
Los tradicionalistas religiosos son muy susceptibles al tema de que su identidad colectiva particular se tiene que expresar en sus manifestaciones culturales en el foro público. Este punto es defendido por los críticos del Estado Moderno. El quinteto nostálgico conformado por Taylor (católico), Walzer (judío), Sandel (tradicionalista) y MacIntyre (católico), sostiene que en el espacio público deben estar presente ideales culturales encarnados. Sin embargo, estos señores tendrían que ponerse de acuerdo en cuáles son los criterios para sentenciar cuándo un ser humano es decente y cuándo un pecador. Es obvio que el quinteto acusaría de moral laxa al panteísta de moda y no dejaría pasar por las exigencias de su aduana a un devoto fundamentalista del Corán.

Uno de los logros de las sociedades occidentales, que no debería lamentar tanto ese quinteto, es la distinción entre espacio público y espacio privado. En el espacio privado, cada persona practica su moral y puede vanagloriarse de todas sus creencias culturales; pero en el espacio público, cada persona debe actuar conforma al derecho y no puede imponer que otras personas piensen igual.

Cuando escuchan una afirmación como la anterior, el quinteto se crispa y pierde la partitura. Dicen que es una ilusión plantear una dicotomía aséptica entre moral y derecho, pues la moral rige nuestra vida colectiva y el derecho (incluso el procesal) descansa en nuestras concepciones de una vida buena. Vamos a hacer que el quinteto siga tocando feliz al decirle que nadie propone una diferencia insalvable entre moral y derecho, es más bien una diferencia de grados. Así, mientras la moral son las pautas en las que hay menos acuerdo (el Papa está en contra de los métodos anticonceptivos, pero las feministas a favor), el derecho son las pautas en las que hay más acuerdo (el Papa y las feministas respetan a los peatones).
El quinteto, pues, debería tocar un allegro a la distinción entre moral y derecho, ya que permitió que los cristianos dejaran de perseguir a quienes no compartían las creencias en la Biblia, y permitió pasar de la teocracias a la religión secular de la Constitución. De modo que, al igual que los cristianos no pueden esperar que las constituciones se hagan en nombre de su Dios, así los judíos deben desprenderse –en el espacio público- de sus idiosincrasias culturales. Con la secularización es más lo que se gana que lo que se pierde.


¿Por qué en la actualidad Israel debería demostrar superioridad moral?
Porque Israel es la cultura en la que nació el concepto de igualdad ante Dios e interioridad moral. De Israel los humanistas aprendieron a comprender a la gente considerada abyecta. Y más importante incluso, si Israel reacciona igual que sus enemigos, estaría imitando la conducta que reprueba. Este es el legado de Israel por el cual la democracia liberal occidental le estará siempre agradecida. Un legado de civilidad y tolerancia muy avanzada.

De otro lado, del hecho de que el terrorismo haya sido eliminado con fuerza militar, no se desprende que ese sea un método moralmente correcto. Eso sería creerle al general Clausewit cuando dijo: “la guerra es la continuación de la política, pero con otros medios”. Porque si está bien utilizar cualquier medio para defenderse, ¿cuál sería la diferencia entre terroristas y Estado? Esa falta de distinción condujo al Estado del Perú a librar una guerra denunciada por la Comisión de la Verdad. ¿Y quién fue más deplorable y contradictorio? ¿El Estado o los terroristas? El Estado porque en él estaba nuestra denuncia al terrorismo y, sin embargo, se portó como los terroristas.

Lo que debe hacer el Estado frente a los terroristas, no es colgarlos en una plaza con las vísceras afuera, sino desactivar de manera inteligente sus planificaciones de horror.
Finalmente, hay personas que sienten que cualquier comparación de la conducta de Israel con la conducta de la Alemania nazi es ofensiva y que no existe ninguna proporción en dicha comparación.
Presentaré las palabras de tres intelectuales israelíes que aluden al Holocausto, como prueba de que no soy el único.
a) El historiador judío, autor del libro El judío no sionista, Isaac Deutscher denuncia el chantaje que hace la derecha de Israel: “si criticas el proyecto sionista, entonces eres antisemita.”
b) El poeta israelí Jonathan Geffen es quien hace la comparación aludida. “Una vez más, nosotros hacemos la única cosa que parece sabemos hacer: una masacre en masa que termina siempre percibida como una suerte de genocidio, perdónenme la expresión…”.
c) Y el periodista israelí Gideon Levy, en el diario “Haaretz” el 4 de enero de este año, comentando la incursión del Tsahal en Gaza, dice: "Nuestros corazones se han endurecido y nuestros ojos se han nublado".

De modo que la posición entre las personas israelíes nos es uniforme. Así como muchos, no están de acuerdo en la forma en que es llevado el ataque hacia los terroristas. Y en nuestro medio, Vargas Llosa ha escrito: “Son esos pobres infelices, niños y viejos y jóvenes, privados ya de todo lo que hace humana la vida, condenados a una agonía tan injusta y tan larval como la de los judíos en los guetos de la Europa nazi”

Finalmente, así como el Holocausto no fue algo que sólo sufrieron las personas judías, sino que fue sufrido por toda la humanidad, así también esta guerra nos concierne a todos.

Mis mejores deseos están tanto con los ciudadanos israelíes como por los personas palestinas.

Saludos,
Héctor

eduardo hernando nieto dijo...

No hay contradiccion entre apoyar a las FFAA en su lucha contra el terrorismo maoista y estar con los palestinos de Hamas.
Parece que Gonzalo no ha leido bien la "etica a nicomaco", la justicia es dar la parte que le toca a cada uno". Los palestinos viven la ocupacion sionista y tratan de obtener una autonomia, mientras que aqui Sendero es un proyecto nihilista y destructivo, por lo tanto no se les puede dar el mismo trato a los terroristas senderistas y a los palestinos de hamas. Ciertamente, a quienes no creemos en las tesis de Rorty (que yo crei que era compartida por Salas) no se nos puede exigir que en todo momento seamos indiferente al dolor y al sufrimiento. Creo que alli esta la diferencia , los liberales como Gamio piensan de manera absoluta: No hay que ocasionar dolor a nadie. Los reaccionarios diriamos, esto es una regla que tiene excepciones. La lucha contra sendero ha sido una de ellas.No el caso de la agresion a Gaza

saludos
eduardo

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Eduardo:

Voy a regalarte una edición de la "Ética a Nicómaco", porque la evocas, pero no de una manera precisa. Puedes patinar.

Yo apoyo la lucha contra Sendero y el MRTA. El Estado peruano venció al mayor perpetrador de violaciones de los DDHH (IF CVR), y esa es una victoria importante. Una cosa es la guerra, o la defensa del Estado, y otra la tortura, la desaparición, las masacres. Lo que hay que rechazar sin reparos es la "guerra sucia", las masacres, los asesinatos selectivos. Y eso yo lo rechazo en la conducta de Israel, Hamás, los grupos terroristas del Perú y los elementos de las FFAA que cometieron esta clase de crímenes contra los DDHH.

Lo que cuestiono es la doble medida: complacencia con el Grupo Colina, dureza con Israel. Se requiere la misma firmeza cuando se trarta de cuestionar crímenes de lesa humanidad.

Como he dicho en algún post, hay que reconocer que fuiste uno de los pocos "reaccionarios" que no se entregó en brazos del fujimorato. Sin embargo, parece que sí eres condescendiente con ese régimen.

Saludos,
Gonzalo.

Daniel Salas dijo...

Carlos, Gonzalo: Ahora que centramos el debate, voy a explicar por qué no veo ninguna incoherenci en mi posición, como tampoco en la de Gustavo Faverón. Claramente, él ha repetido varias veces que condena los crímenes de guerra cometidos por Israel. A pesar de eso, la mayoría de comentaristas insisten en acusarlo de apoyar un genocidio.

Por cierto, yo tampoco justifico ni excuso los crímenes de guerra de nadie. No lo he hecho en caso de Israel ni lo haría en ningún otro caso.

Lo que yo y otros pocos hemos venido señalando es que Israel tiene derecho a defenderse y a hacer la guerra a sus enemigos.
Esto no es en absoluto incoherente con los derechos humanos porque ellos no excluyen el derecho de los pueblos a defenderse de las agresiones. En este caso, se trata de un enemigo peculiarmente malvado que llama a la población a cubrir a sus dirigentes, en una lucha innoble que evidencia en qué mundo viviríamos si ellos triunfaran.

Hacer la guerra es también un derecho fundamental. A ningún pueblo se le puede pedir pasividad frente a quienes quieren aniquilarlo, como tampoco se debe minimizar el poder de los grupos de fundamentalistas de afectar seriamente nuestras libertades y nuestro modo de vida.

Un ejército tiene como misión defender a sus civiles. La policía tiene como misión investigar los delitos y al poder judicial le corresponde castigarlos. Los tres actos implican violencia pero nadie puede sostener seriamente que se trate de una violencia ilegítima o contraria a los derechos humanos. Por el cotnrario, renunciar a estas funciones es renunciar al ejercicio de la justicia, es desproteger a los civiles y quitarles el derecho a vivir en paz. Si algún enemigo externo atacara el Perú, los peruanos tendríamos el derecho a exigir que nuestras fuerzas armadas respondan como se debe y dentro de los límites que permitan acabar con la amenaza. Esto es lo que ha estado haciendo el ejército de Israel. Si en tal defensa se han cometido delitos, pues deben señalarse con precisión. Pero invadir Gaza para dar con los jefes de Hamás no es uno de esos crímenes, como tampoco puede decirse que haya sido un crimen bombardear Berlin incluso si algunos niños alemanes tomaron las armas. Negar el derecho de Israel a perseguir a quienes lo atacan es negar el derecho a todas las democracias a defenderse. Esto es sumamente peligroso y constituye un avance de la moral terrorista.

Desafortunadamente, Gonzalo, se ha hablado (y lo has reproducido en tu post sin mayor comentario) de "limpieza étnica". Eso ha dolido a muchos porque se ha presentado como una ironía cruel que un pueblo que ha sufrido uno de los mayores (si no el mayor) genocidio de la historia intente perpetrarlo.

Ya es evidente que Israel no ha buscado tal cosa y que quienes han difundido tales tesis lo han hecho sesgadamente, tergiversando groseramente las evidencias. Mi pregunta es ¿por qué cualquier Estado del mundo tiene derecho a defenderse pero no Israel?

Tal como yo lo veo, hay un sesgo bastante fuerte y me parece extraño que otros no lo vean. Voy a poner como ejemplo de este sesgo evidente la opinión que aquí escribe Carlos. Sus argumentos sostienen básicamente dos cosas:

a) Que en Gaza hay una tragedia humanitaria.
b) Que a quienes defendemos a Israel nos falta la "empatía" de la que habla Rorty.

Muy interesante, porque para Carlos los miles de muertos israelíes debido a los miles de ataques de Hamas no le parece, igualmente, una tragedia humanitaria lo suficientemente seria como para que merezca una respuesta. Tampoco le parece una tragedia humanitaria que los palestinos de Gaza estén gobernados por un régimen que exgie el sacrificio humano y la destrucción de Israel a cualquier precio. No, eso no es una tragedia humanitaria hasta que los israelíes invaden la zona.

Y respecto de la empatía rortiana, ¿por qué se piensa como dirigida a los palestinos y nunca a los israelíes? Porque a muy pocos se les ocurre pensar que las familias que viven al sur de Israel y que tienen que soportar los cohetes merezcan nuestra compasión. Ese dolor no es algo que debamos integrar a nuestros sentimientos. No hay empatía con los israelíes muertos o mutilados, ni con los que viven en costante zozobra.

Tal vez haya varias razones para entender por qué los sentimientos se expresan en un sentido y no en otro. Una es que nos hemos acostumbrado a imaginar al que tiene poder como el mayor responsable de cualquier acto de violencia. Tenemos algo así con un chip narrativo insertado en la cabeza según el cual el grande siempre es el malo y el pequeño es el bueno. El grande no merece ninguna empatía, el pequeño sí.

La otra puede ser muy fuerte de enunciar pero no hay que desdeñarla: imaginamos a Israel y al pueblo hebreo como una nación maligna o en relación problemática con el resto de la humanidad y, por tanto, debe aguantar sin inmutarse todos los castigos que vengan del cielo. Al menos esa parece ser la idea de Hildebrandt, Tapia y otros irresponsables.

Yo sé que el cuestionamiento es muy duro porque si tengo razón, tendremos que admitir que se trata de un sesgo racista, algo en lo que no queremos incurrir. Muy bien, yo antes de presentar cualquier acusación solamente pido un autoexamen y que se responda honestamente a las siguientes preguntas:

¿Israel no tiene derecho a hacer la guerra en ningún caso?

Si no es mediante las armas ¿Cómo debe combatir a Hamás, que combate con las armas más crueles?

Susana Villarán, quien se limita a decir que se podría resolver el conflicto por otros medios no me ha respondido a estas preguntas que hago en serio y que ahora dirijo a Carlos. ¿Cuáles son, pues, esos otros medios? Insistir en que Israel no debe atacar es muy fácil a la distancia, cuando no tenemos cerca de nuestras ciudades un grupo como Hamás lanzando misiles y haciendo la vida diaria un peligro constante.
Saludos.

Christian dijo...

El problema Daniel Salas es que tú te crees las mentiras sobre las que se han fundado el estado de Israel. Te crees la versión sionista y oficial de la fundación del estado israelí, que se fundó sobre el despojo, expulsión y usurpación de 750.000 palestinos de sus tierras (1948-49). Una parte de sus descendientes se encuentra ahora en la franja de Gaza convertido en un verdadero ghetto.

Acerca de los escudos humanos si no tienes armas efectivas para defender los objetivos que tiene como blancos usualmente Israel (edificios administrativos y de servicios esenciales) me parece legítimo convocar a civiles para que el atacante no destruya esas instalaciones. Es el agresor el que está obligado a interrumpir el ataque.

Saludos,
Christian

Christian dijo...

Israel tiene un pecado de origen (su nacimiento a partir de un etnocidio que se sigue prolongando en el tiempo), y mientras no dé señales claras y tome acciones concretas que demuestren que va a tratar seriamente el problema, seguirá sufriendo ataques totalmente legítimos de parte del movimiento de resistencia de turno palestino, problemas de los que el principal responsable será el propio Israel.

Saludos,
Christian

Carlos Eduardo Pérez Crespo dijo...

Estimado Daniel Salas,

Con todo el respeto que usted se merece, quiero contestarle brevemente sus interrogantes.

En primer lugar, debo protestar por haberme atribuido ideas que yo jamás he mencionado y de las cuales no me siento parte. Y lo digo específicamente porque usted afirma (así es, afirma) que me parece una tragedia humanitaria lo que hace Israel y no lo que hace Hamas. Lo cual, además de ser una falacia, es un argumento dual y excluyente: el que crítica a Israel, apoya a Hamas. De mi parte sólo me quedaría decirle que Hamas comete actos de terrorismo, tanto o peores que Israel. Eso está fuera de duda, y no es materia de discusión.

En segundo lugar, creo que nadie ha afirmado que no se deba sentir empatía ante el sufrimiento y muerte de civiles israelíes. El punto, nuevamente, no es ese. Lo que usted llama derecho a defenderse a sí mismo es algo que creo, en mi opinión, ha distorsionado. Y por una simple razón, las guerras (por lo menos convencionales) se desenvuelven entre ejércitos, unidades político militares establecidas. Asimismo, una guerra se gana cuando se ha aniquilado estas unidades militares. Entonces, ¿por qué seriá legítimo la aniquilación de civiles para matar a los flancos militares? En resumen, ¿por qué bombardear una zona civil para destruir a Hamas? ¿No le recuerda acaso a la consigna de un militar peruano en los ochentas, que afirmaba que "si matamos 20 civiles 1 será terrorista?. Entonces, aclaremos las cosas, Israel tiene derecho a defenderse, sí, pero de Hamas; mas no de la población civil palestina (a la cual no se le puede considerar como simples "daños colaterales").

Finalmente, de nuevo con mucho respeto, lo invito a conocer un poco más la historia de guerras y conflictos entre árabes y judíos en el medio oriente. Uno nunca debe olvidar que el territorio palestino antes era un protectorado inglés, y que después de la segunda guerra mundial fue tomado poco a poco por los judíos. Sólo basta con observar el mapa post "guerra de los 6 días" para ver cómo estos han sido encerrados en un gheto que, hasta antes del bombardeo a Gaza, ya vivía de la ayuda humanitaria internacional.

Más importante que su pregunta por "los medios" para acabar con Hamas, me parece la pregunta por los fines políticos de Israel en el territorio palestino. Si querían desaparecerlos de la faz de la tierra, pues lo están logrando. Que sigan así, entonces.

Un cordial y afectuoso abrazo,

ATTE.

Carlos Eduardo Pérez Crespo

eduardo hernando nieto dijo...

Gonzalo:
Acepto gustoso el regalo de la Etica a Nicomaco, si es una buena ediicion!
Sin embargo, no contestas mis puntos de vista!!

Salas: ¿podias señalarnos de donde sacas tus estadisticas de los miles de ciudadanos de israel eliminados por los misiles de Hamas?
Tu argumentacion es construido sobre una base absolutamente falsa!! pura retorica!!!
saludos
eduardo

Víctor Samuel Rivera dijo...

Contando con la liberalidad del dueño del blog;

Para Daniel Salas;

Creo que los argumentos del interlocutor distraen al lector. Lo distraen del problema central, a saber, si un creyente en la ideología liberal de los derechos humanos y el valor supremo de la vida humana, la dignidad del hombre, etc. se contradice o no se contradice cuando cree que hay razones suficientes para asesinar niños indefensos, bombardear colegios de primaria y templos llenos de gente rezando.

Bien. D. Salas no atina a reconocer si se contradice o no se contradice. Contesta dando argumentos que no hacen al caso sobre la legitimidad del Estado de Israel, etc., asuntos que nunca he puesto yo sobre el tapete. No contesta si es o no contradictorio mantener un lenguaje de dignidad de la vida humana a la vez que se bendice el genocidio de inocentes niñitos. ¿Por qué no contesta? Yo voy a ayudar al señor Salas.

Para Salas (y Gustavo Faverón) es conveniente que los niños sean muertos por razones estratégico técnicas relativas a los intereses del Estado de Israel. Porque incomodan para asesinar terroristas de Hamas, por ejemplo, porque se interponen a la eficacia militar, porque obstaculizan con sus vidas palestinas el control estratégico del territorio donde esos infelices niños tienen la mala suerte de ir al colegio o recibir sus medicinas.

Al Daniel Salas le recomiendo, como católico, darse un salto a la lectura de la Santa Biblia. Allí el lector se encontrará con la historia del infanticidio del Rey judío Herodes, que simboliza el Anticristo. Herodes se enteró del nacimiento de Cristo, y se dio cuenta de que los niños inocentes le servían de escudo humano. Por lo tanto, los exterminó. Es una lógica que a todos nos queda clara. El Anticristo tiene dos características: 1. no sólo realiza el mal sino que 2. encuentra buenas razones para hacer que el mal resulte plausible. Reside en ello el carácter monstruoso del relato del crimen de Herodes.

Si Herodes hubiera sacrificado en situación excepcional 11 personas adultas en una universidad peruana, podríamos referirnos a la "historia local de la infamia", y entonces Herodes sería un reaccionario del fujimorato. Pero como los muertos de Herodes son miles de niños que obstaculizan el control estratégico del Estado de Israel del siglo I DC, déjeseme decir que es mejor hablar de una analogía bílica del Anticristo. Se mata y se justifica conb uenas razones matar precisamente a quienes son el ejemplo bíblico de la inocencia.

¡Esto dice tanto sobre los discursos de "derechos humanos"!

En la misma línea y con la benevolencia del dueño del blog. Es impresionante que se escriba que para los liberales peruanos hubo: "La campaña vil librada por los diarios de ultraderecha - y algunos "reaccionarios" que ni siquiera han leído el Informe Final - contra la CVR constituye un capítulo singularmente vergonzante de la historia local de la infamia". No comprendo cómo se trata de "infamia" y de "capítulo vergonzante" a los "reaccionarios" que defendieron el carácter excepcional de la lucha antiterrorista de los 90, pero se ve como una práctica de diálogo y tolerancia en un "tema sensible" (¡quién entiende!) la defensa hoy del crimen masivo, del genocidio y el infanticidio. Eso no habla mucho de la coherencia de los liberales (yo creo que pone de manifiesto la precariedad del fundamento filosófico de su ideología).

Yo nunca aprobaría el asesinato masivo y sistemático de niños. Nada en lo que yo haya jamás escrito avalaría el crimen de Herodes. No es una cuestión de "derechos humanos", es una cuestión de sensibilidad moral humana que ya conocía el redactor del Evangelio.

Los argumentos ad hoc y ad hominem, tratan de hacer más sanguinarios a quienes defendemos a los niños por ser presuntamente "metapolíticos", "reaccionarios", etc. que quienes sostienen la necesidad estratégica de su muerte. Eduardo Hernando, Christian o yo seríamos más malvados moralmente porque no hemos leído el Informe de la CVR, pero Daniel Salas, Gustavo Faverón y otros activistas de "derechos humanos" serían personas moralmente intachables, exentas de "la historia universal de la infamia", la prueba de lo cual sería, supongo, que aunque defienden públicamente el genocidio infantil, ellos sí creen en los "derechos humanos", ellos no son reaccionarios y, por supuesto, ellos sí han leído el Informe Final de la CVR.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado Gonzalo:

Aludes a mi supuesto doble estándar para juzgar Ayacucho y Gaza. Me pregunto si es un error. Quizá has querido dirigir esa observación a comentaristas de tu blog como Hernando y Rivera, activistas de los derechos humanos palestinos a quienes jamás he escuchado decir nada en defensa de los varios miles de muertos inocentes de la guerra interna en el Perú.

No sé cuál podría ser mi doble estándar al juzgar Ayacucho y Gaza, como dices. Yo jamás en mi vida ni por un solo instante he dudado de que el Estado Peruano y su ejército tuvieran tanto el derecho como el deber de defender su legitimidad y la seguridad de sus ciudadanos ante el ataque del terrorismo senderista.

Exactamente de la misma manera, creo que el Estado de Israel tiene el derecho y el deber de defender a sus ciudadanos de la amenaza constante del terrorismo fanático palestino.

Así como dije que, en esa defensa legítima del Estado Peruano, se cometieron crímenes repudiables, lo he dicho también en el caso de los crímenes israelíes en Gaza. Lo he dicho no una sino muchas veces.

La comisión de esos crímenes no convierte en ilegítima la necesidad de defensa del Estado de Israel, así como los crímenes de las FF.AA. peruanas no legitimaron al senderismo ni hicieron que los crímenes del terrorismo fueran pasados por alto por quienes estamos interesados real y genuinamente en los derechos humanos y no sólo en los derechos humanos de quienes nos son políticamente afines.

Nunca se me ocurrió acusar al Estado Peruano de genocida en la guerra antiterrorista, simplemente porque jamás vi evidencias de ningún tipo que sostuvieran esa idea. No todos los crímenes belicistas se llaman "genocidio" y alguien tan ilustrado como tú en el tema lo sabe perfectamente. Del mismo modo, no veo la menor evidencia de intención genocida en Israel, motivo por el cual me parece apropiado no levantar esa acusación y, más bien, criticarla de la manera más explícita cuando otros levantan ese cargo, sobre todo si lo hacen sin siquiera ensayar la más débil de las argumentaciones. En tu post, has expuesto las ideas de alguien que llama genocida al Estado israelí y no le has dedicado una sola línea a evaluar la validez de esa suposición. Me parece un flaco favor a tu propia imagen de intelectual, deberías mantener en este tema la transparencia habitual de tus otros artículos, evaluando pros y contras, en vez de aceptar la más descabellada teoría conspirativa como si fuera una teoría seria.

Sendero Luminoso ocasionó muchas respuestas de diversos tipos entre nosotros, pero creo que nadie, ni siquiera el mismo Sendero, fue tan ingenuo ni tan absurdo como para suponer que el Estado Peruano no tuviera derecho a una respuesta militar, firme y estructurada.

Por algún motivo en cuyos orígenes prefiero no hurgar, abundan quienes, cuando se trata de la defensa de israelíes, proponen que esa defensa no debe ser militar, no debe ser dura, no debe ser directa y, por último, ridículamente, proponen que esa defensa no sea de mayores dimensiones que la violencia que los terroristas ejercen sobre Israel.

Es decir, se le pide a Israel que no haga la guerra en defensa propia o que, si la hace, trate por todos los medios de no ser más fuerte que su adversario. En vez de tanto malabarismo, mejor digan simplemente que quieren que los israelíes desaparezcan de la faz de la tierra. No quedarán como polemistas brillantes, pero al menos se habrán sacado la máscara. El único problema, claro, es que van a sonar muy, muy, muy genocidas.

(Obviamente, no hace falta decirlo, estos comentarios finales no tienen nada que ver contigo, Gonzalo).

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Mi estimado Gonzalo: Que yo "avalo" los crímenes de Israel es, simplemente, una mentira, que estoy seguro sólo has dicho en un momento de flaqueza. Harías bien en retirarla, para no manchar tu propio blog. Yo no avalo crímenes. Lo he explicado varias veces. Si quieres seguir inventándome ese cargo, sigue, pero te restas mucha seriedad.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Gustavo:

Me da gusto que volvamos a los argumentos.

Ciertamente, has señalado que Israel ha cometido crímenes de guerra. No puede decirse que los avalas, tienes toda la razón (y haré las precisiones). También es cierto que hablas de las víctimas palestinas como "daños colaterales" de la guerra. Yo creo que el método que emplea Israel es inadmisible, y de hecho se ha ganado el rechazo de buena parte de la opinión pública internacional. Es cierto que un Estado puede usar la fuerza legítimamente para defenderse, pero los métodos también cuentan.

Es cierto también que la acusación de "limpieza étnica" - planteada por Adrianzén - puede resultar ofensiva para algunos, y que es preciso discutirla, pero la conversión de Gaza en un gueto y el implacable bombardeo la han convertido en una tesis discutible, y no en una alternativa que ni siquiera se plantea por la falta absoluta de asidero (siquiera en el nivel de la conjetura).

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Gustavo:

Así como haré las precisiones aquí, creo que sería justo que hicieras lo propio en tu post, que distorsiona mi posición.

Saludos,
Gonzalo.

Daniel Salas dijo...

Todo el desgaste verbal de Victor Samuel Rivera es innecesario porque yo jamás he sostenido que es correcto asesinar, masacrar o desaparecer niños o cualquier tipo de inocentes. Si Israel ha lanzado misiles contra escuelas con la finalidad de matar niños, eso es algo que Rivera debe probar. No tiene nada de raro que un reaccionario Rivera se lance con este tipo de afirmaciones, ya que es una vieja tradición católica acusar a los judíos de come-niños. Mi pregunta: ¿Y los niños indígenas masacrados por los españoles para imponer su república cristiana? ¿Eso sí estuvo justificado?

Lo que yo he dicho es que es repudiable que Hamás se escude en civiles y que haga llamados a la población civil para que se sacrifique. Los otros puntos los tocaré luego. Espero que Rivera no me vuelva a atribuir cosas que nunca he afirmado, ya que interfieren con la discusión.

Gonzalo Gamio dijo...

Esto sí es de Ripley.

Ahora yo, por ser "liberal"- según uno de los "reaccionarios" - soy puesto del lado de quienes avalan los crímenes de Israel. Lea usted bien mi post, yo estoy criticando la conducta criminal del Estado de Israel en Gaza (y también los crímenes de Hamás). Más claro, el agua. Lo que sucede en Gaza es inaceptable. Por ello, he recibido los ataques de Faverón. Sí, considero que es una contradicción defender una posición pro DDHH en el Perú y percibir a las víctimas de Israel como 'daños colaterales' (esa no es una inconsistencia del liberalismo). Está poniéndome (aquí y en su blog "tradicionalista-monárquico") en un saco que no me corresponde. No pretenda confundir a las personas.

Pero también es patético ser condescendiente con la desaparición de las víctimas de la Cantuta, y haberse comprometido vilmente con el encubrimiento y la impunidad. Y me ratifico: los "críticos metapolíticos" de la CVR no han leído el Informe.

Saludos,
Gonzalo.

Gonzalo Gamio dijo...

Daniel:

Peor aún: la persona que mencionas ha escrito en su blog que los "liberales" son condescendientes con el infanticidio. Por supuesto, sugiere veladamente que yo mismo soy condescendiente con estós crímenes, a pesar de lo que he sostenido claramente en este post, y de la polémica que se ha generado con quienes defienden estos hechos en el contexto de la "legítima defensa" de Israel (con quienes discrepo). Aparentemente, pretende confundir a sus lectores. En contraste, sostiene que ellos - los "no-creyentes en los Derechos Humanos" - son "capaces de tener sensibilidad ante el débil y el humilde"¿Qué fue de las víctimas de Putis, de Cayara, de la Cantuta? Decir eso después de toda la lucha virulenta contra la memoria de las víctimas de la violencia y contra el trabajo de la CVR (que no han leído) - es por decir lo menos - inaudito.

Saludos,
Gonzalo.

INTERCAMBIO FILOSÓFICO dijo...

PRONUNCIAMIENTO
¡ALTO AL GENOCIDIO DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO!

No podemos quedarnos callados frente a los acontecimientos recientes a nivel mundial. Queremos explicitar nuestra indignación, en especial, por los diversos atentados que las clases dominantes realizan contra los pueblos del mundo, mediados como están por el deseo de defender sus intereses y privilegios ilegítimos. Lo que está ocurriendo en Gaza (con los más de mil palestinos asesinados por las fuerzas militares del Estado israelí) es sólo la punta del iceberg de lo que ocurre a nivel global.

La sociedad capitalista ha entrado en una nueva y profunda crisis económica, reflejada por desempleos masivos y una recesión generalizada. En la práctica, las grandes burguesías del mundo han destruído toda forma concreta de libertad, igualdad y fraternidad, principios éticos con los cuales, en su etapa revolucionaria, persuadieron al proletariado para que las apoyen en su lucha contra el Ancien Régime. Prometieron llevar a los pueblos a un estado más elevado de existencia. El capitalismo real, sin embargo, no ha traído más que destrucción para todos, poniendo en peligro la civilización en su conjunto.

El tánatos inmanente a este sistema, por ello, debe ser detenido y superado a como dé lugar. No valen, para ello, las soluciones utópicas surgidas en las primeras décadas del siglo XIX, tan manoseadas ahora por algunos gobernantes europeos, que convocan a "moralizar el capitalismo", como si el capitalismo en sí no fuera la causa del problema. Consignas como aquella no hacen sino impedir la profundización en el estudio e interpretación de los problemas del mundo de hoy. Intentan bloquear, por tanto, la posibilidad de darles solución práctica.

Es necesario pues, en este contexto, entender que los objetivos reales de los masacres que actualmente cometen los Estados capitalistas contra el proletariado no son la defensa de "pueblos elegidos", o la "lucha contra las dictaduras" o el "combate al narcotráfico y las drogas". Menos aún la "guerra contra el terrorismo mundial". En realidad, la motivación de estos asesinatos (sea en Palestina, Guantánamo, Bolivia o el Perú) es la defensa "preventiva" del capital y la propiedad privada sobre los medios de producción. Por lo tanto, el origen de estos asesinatos es en última instancia una motivación económica.

Obviamente, al señalar esto no pretendemos alzarnos como inventores de la pólvora. Con este pronunciamiento, sencillamente, nos aunamos a quienes tienen aun la sensibilidad humana para salir a las calles (como los compañeros que han realizado protestas contra la matanza en Gaza), prestos a no quedarse indiferentes ante la violencia generada por el neofascismo, tolerada o ignorada por todos sus defensores y cómplices, conscientes o inconscientes.

Deslindamos, a su vez, con el oportunismo de quienes, en medio de esta crisis, quieren insertar doctrinas premodernas (monarquistas, escépticas, o falsamente postmodernas) en la cabeza de los jóvenes intelectuales. Nos plegamos y hacemos frente, más bien, con todos los que desean superar el capitalismo y toda organización reaccionaria (presente o pasada) basada en el genocidio de la clase trabajadora. El frente único que pedía Mariátegui en los albores del siglo XX es también hoy una necesidad. Un frente que luche por la construcción de una auténtica civilización, basada en el trabajo y el esfuerzo colectivo. Felicitamos pues, a todo aquel involucrado en la inmensa tarea de imaginar y concretar un nuevo mundo posible.

¡VIVAN LAS LUCHAS DE LOS PUEBLOS!
¡ABAJO EL CAPITALISMO!
¡SOCIALISMO O BARBARIE!

eduardo hernando nieto dijo...

Toda esta discusion se ha convertido en un arroz con mango:

Aqui va mi resumen:

Gamio: Tesis del Liberalismo de Skhlar y Rorty, "nadie puede maltratar a un ser humano" , por eso condena el ataque de Israel pero tambien el ataque de Hamas a Israel, posicion ambigua, de esa ambiguedad se han valido los socialistas (en el sentido de Donoso Cortes tipo Salas y Faveron)para cuestionarlo, pero el se defiende diciendo que solo condena los excesos de Israel(no sabemos a que se refiere en este punto) pero que Israel puede ejercer la legitima defensa. Quiza deberia ir a constituir una comision de la verdad para saber que paso en GAZA!!!

Salas: El socialista radical (nuevamente en el sentido de Donoso Cortes) que abraza la causa sionista y dice que es legitima defensa, los palestinos usan a niños como escudos humanos (aunque el no brinda ninguna prueba de ello para variar. Y acusa a los reaccionarios de defender los ddhh de los palestinos pero no de los peruanos. Aun no entiendo porque tanto afan en defender a Israel...

Los reaccionarios (osea VS Rivera y yo) , basicamente consideramos hipocrita el discurso de los socialistas y neutral el discurso de los liberales)
Por otro lado distinguimos la guerra contra Sendero de la lucha por la identidad de los palestinos, los senderistas eran nihilistas y los palestinos actuan mas en procura de hacerse de un espacio y una identidad.

Los Comunistas: Los del ultimo comunicado: bueno sin comentarios :)

saludos
eduardo hernando nieto

Gonzalo Gamio dijo...

Eduardo:

Mi perspectiva no es neutral, está arraigada 'fenomenológicamente' en la cultura de los DDHH. No puedo tomar partido por Israel o por Hamás, porque me parece que se trata de perspectivas injustas, que se han degradado a causa de sus métodos y sus orígenes ideológicos.

Discrepo respecto de la posición de Daniel y Gustavo - ciertamente - en los términos que ya he expuesto.

Pero no me creo para nada que algunos "reaccionarios" asuman la defensa de las víctimas palestinas. No les importó la suerte de las víctimas inocentes de Putis y Barrios Altos - crímenes que apañaron desde sus pasquines -, y hasta algunos celebraron los brutales atentados del 11 de septiembre.

Saludos,
Gonzalo.

Daniel Salas dijo...

Gonzalo: Todos los que creemos en la doctrina de los derechos humanos sabemos bien que se basa en el jucio a los hechos, no a los actores. Así que en eso estamos de acuerdo.

Mi defensa de Israel va en el mismo sentido: Israel tiene el derecho de defenderse de sus enemigos, de la misma manera que el Estado peruano tenía y tiene derecho de defenderse de Sendero. Reconocer que hay un bando que tiene la razón y otro que no la tiene no implica en absoluto pasar por alto cualquier crimen. En la Segunda Guerra mundial, los aliados debían ganar porque su victoria era necesaria para salvar la libertad y la vida de millones de personas. Reconocer que en ese acto de violencia legítima se cometieron atrocidades, ello no significa ceder un milímetro ante la ideología nazi. Una vez concluido el conflicto, vemos que no se trataba de ingleses contra alemanes, sino de la democracia contra el nazismo. Lo mismo pienso del conflicto entre Israel y Palestina, es decir, que la causa de la paz y el desarrollo debe significar una victoria para ambos, de la misma manera que la derrota del nazismo no significó el fin de Alemania. Cuando Israel intente aplastar o desaparecer Palestina, ahí me verás protestar.

Como Hernando cree en esencias y piensa que todo lo que se dice tiene que estar relacionado con algún cálculo de interés, no llega a explicarse por qué defiendo a Israel. No, no gano nada. Es en realidad no defiendo a Israel sino a la democracia frente a sus enemigos que, como repito, no son tales o cuales razas ni tales o cuales religioes.

Finalmente, si alguien sigue creyendo que el comunismo no implica ninguna forma de violencia, hay que reconocer que, al igual que Hernando, posee una enorme capacidad para resistirse ante la evidencia.

Gonzalo Gamio dijo...

Estimado Daniel:

Se entienden muy bien tus argumentos. Mi rechazo a Israel no tiene que ver con su derecho a defenderse, sino a sus métodos, que son bárbaros. Impedir la entrada de Médicfos sin Frontersas a atender a las víctimas - hecho que ha cubierto la CNN - es realmente salvaje.

Saludos,
Gonzalo.

Enrique Patriau dijo...

Hola Gonzalo, un pequeño comentario.

No creo que la segunda guerra mundial pueda reducirse a una lucha entre democracia y nazismo. La URSS de Stalin formaba parte de los aliados (el Ejército Rojo tomó Berlín y llegó hasta las puertas del Búnker de Hitler). Cuando el conflicto adquiere tales proporciones, las fronteras se diluyen, me parece.

En todo caso, la idea propuesta es interesante: ¿podemos plantear el conflicto israelí - palestino en términos de democracia versus enemigo de la democracia?

Muy en estricto, supongo que sí, aunque creo que le hacemos un flaco favor a la democracia misma.

Saludos.

Luis Lema dijo...

CNN?? Fuente confiable?? porfavor...
Y afirmar que el uso de escudos humanos por parte del Hamas no está demostrado es que querer tapar el sol con un dedo, resistirse a la evidencia. Fanatismo puro.
Quien habla lo ha visto en mi trabajo como corresponsal de la agencia EFE por 15 años en dicha zona. Seamos objetivos si se quiere que la discucion tenga valor. Sino es pura retorica sin sentido.

Pregunto: Que debe hacer Israel si el grupo que tiene el poder en Gaza (no olvidar que Hamas es el grupo en el poder, no es una guerrilla nada mas) abiertamente plantea que no terminara con sus actos barbaricos hasta que n se elimine al ultimo judio de la zona?? Que debe hacer?? Ser ¨proporcional¨ y arriesgar su legitimo derecho a existir?

Porfavor, pasemos de modas y postmodernismos.
Me gustaria que con tanta pasion discutan acerca de las masacres en Darfour y los salvajismos del mundo islamico contra las mujeres. Porque el ensañamiento contra Israel? muy curioso...

Saludos

rg

Gonzalo Gamio dijo...

Distinga usted lo que yo he dicho y lo dicho por los comentaristas. Yo no he señalado que "el uso de escudos humanos por parte del Hamas no está demostrado". Yo condeno el terrorismo de Hamás.

CNN está sesgada, pero en favor de EEUU y sus aliados. Estoy seguro que sus 15 años como corresponsal le han brindado una buena información sobre este conflicto. Compártala con nuestros lectores.

En torno a este blog. Sobre la crítica del fundamentalismo islámico y las mujeres, lea mi post sobre "Dinner with the President". Es bueno opinar con todos los datos en la mano, de lo contrario se cae en el prejuicio o incurre en vacíos (como sucedió con el gueto de Cracovia).

Saludos,
Gonzalo.

Anónimo dijo...

iphone unlock
unlock iphone

unlock iphone unlock iphone unlock iphone
My computer was running just fine until I visited a normal, news website, one that I visited a 1000 times, and my computer became infected with one of those Fake "Anti-Spyware" viruses. I used both Super Anti-spyware and Malwarebyte's malware programs to finally get rid of that virus, and I rebooted my computer. The virus is gone, my computer is running fine again, except I can't use the Internet Explorer or Safari web browsers (I'm using Netscape now). Whenever I open a window in IE or Safari, I get an error message, "Cannot display web page." This happened once before, and I used the System Restore function to take my computer back to a time before a virus hit. But now, System Restore won't start, nor can I get my computer to work in Safe Mode. How do I get System Restore to start up again? I tried several different ways, but nothing is working. Help! (I have an HP Pavilion Desktop PC with Windows XP Media Edition). Thanx in advance! unlock iphone

unlock iphone unlock iphone [url=http://ounlockiphone.com]how to unlock iphone [/url] unlock iphone