martes, 6 de septiembre de 2011

FRANCISCO TUDELA Y LA INQUISICIÓN (PABLO QUINTANILLA)



Pablo Quintanilla

El ex canciller Francisco Tudela ha dicho en un programa de televisión que, cuando era estudiante en la PUCP, se hacía leer a los alumnos el libro Teología de la liberación, del P. Gustavo Gutiérrez, que está “condenado por el Vaticano”. El señor Tudela debería saber que el libro en cuestión no está ni ha estado nunca condenado por el Vaticano. La práctica inquisitorial de prohibir la lectura de libros fue mantenida por la Iglesia medieval, mediante el Index de libros que no debían ser leídos bajo pena de excomunión, hasta 1966, en que fue eliminado definitivamente por Pablo VI. Quizá a Tudela le agrade la idea de volver a prohibir la lectura de libros, pero esa ya no es, felizmente, una práctica de la Iglesia ni de ninguna otra institución democrática y civilizada, excepto de algunos sectores ultramontanos que aún persisten, y que sostienen la curiosa idea de que la mejor manera de evitar que las personas yerren es impidiéndoseles que se enteren de lo que los demás piensan.

La afirmación de Tudela es, por tanto, o un error producto de la ignorancia o una mentira deliberada. Si es lo primero, resulta penoso que se injurie de esa manera a una universidad prestigiosa y a un teólogo y sacerdote católico en actividad. Pero es más deplorable aún que se agravie a la Iglesia Católica, como si ésta fuera una institución que persigue a la cultura. Si es una mentira deliberada, Tudela actúa de mala fe en nombre de la fe católica, lo que es una maldad digna del gobierno al cual él sirvió durante casi una década.

Los libros del P. Gutiérrez nunca fueron condenados. Lo que hubo es un largo y enriquecedor diálogo entre la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede, la Comisión Episcopal de la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Peruana y el P. Gutiérrez. Este diálogo, que, como todos los diálogos, sirve para aprender de los demás y buscar la verdad, tuvo como objetivo aclarar algunas de las ideas del P. Gutiérrez que pudieran ser malinterpretadas. La Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede consideró que toda posible mala interpretación quedaba eliminada, cuando el P. Gutiérrez publicó su artículo “La koinonía eclesial”, (ANGELICUM, 81, 4, Roma: 2004). El 1º de septiembre de 2006, el Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Mons. Miguel Cabrejos, emitió un comunicado señalando que el artículo del P. Gutiérrez debería ser más extensamente conocido por los “hermanos en el Episcopado, en el Sacerdocio, en la vida consagrada y los fieles de la Iglesia del Perú”, publicándose así cinco mil ejemplares del artículo, que fueron distribuidos entre los obispos, las diócesis y las congregaciones religiosas del Perú.

El actual Papa, Benedicto XVI, es doctor honoris causa de la PUCP desde 1986, es amigo personal del P. Gutiérrez y, además, ha expresado públicamente el valor que encuentra en sus libros. Sobre todo para una región del mundo, como Latinoamérica, en que la religión y la teología deben ser instrumentos de liberación del pecado y de la miseria, y no formas de dominación o manipulación de la opinión pública, las obras del P. Gutiérrez son de particular importancia para acercar la Iglesia a la gente.

En la PUCP es obligatorio para todos los alumnos llevar por lo menos un curso de Teología. En éstos se lee y se discute, de manera académica, argumentativa y racional, todas las vertientes de la teología católica, incluida la teología de la liberación. Es desafortunado que, quien fue canciller de la República, se escandalice porque en una universidad se lea y se discuta libros. Si no lo sabe el señor Tudela, eso es lo que se hace en las universidades. Lo que debería escandalizarnos es que los alumnos no los lean. La única manera de saber si un libro sostiene tesis equivocadas o no es leyéndolo, otra cosa es puro prejuicio e ignorancia. A los alumnos hay que enseñarles a formarse sus propias opiniones, mediante el análisis de argumentos y razones, en vez de aceptar sumisamente lo que algún iluminado ha establecido. Sin embargo, hay quienes temen que las universidades formen seres humanos críticos, pues la gente es más fácil de manipular mientras menos educada es. Para algunos intereses políticos y económicos, las universidades que investigan y cuestionan son un problema que debe ser eliminado. En el fondo, eso es lo que está detrás de todo.

En todo caso, la idea que el señor Tudela tiene de la Iglesia y de la Universidad se ha quedado en la época de cuando se quemaba libros porque sostenían tesis que a uno no le gustaban. Esas universidades casi ya no existen, y la Iglesia ya no es la Inquisición, aunque a muchos todavía les gustaría que lo fuese. Esa gente está alejando a la personas de Dios, en nombre de la Iglesia, y eso no es poca cosa.

(Tomado de Punto Edu)

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Claro, Tudela representa la nueva alianza con el plan globalista del Vaticano. Allí ni libertad ni igualdad, ni liberalismo ni socialismo tienen cabida, según explica este artículo por ejemplo:

http://es.catholic.net/abogadoscatolicos/722/2428/articulo.php?id=27397

Cuando la Iglesia retome el control de las cosas, nos olvidaremos todos simplemente del gran error, de las tonterías del siglo diecinueve, de la brutalidad de la Revolución Francesa, y volvemos obedientes donde Mamá, de quien jamás debimos separarnos.

La Edad Media quiere renacer renovada aquí en la capital del Virreinato, y entre otras fecundas consecuencias, en el nuevo Milenio "La Universidad podría ser la Universitas Studiorum que su fundadora, la Iglesia, quiso que fuera; un miembro vivo de una sociedad viva, y no la Universitas Imbecillitatis que producen las ideologías, paralizando las mentes -riqueza primordial del hombre- con viejas monsergas que explican todo y no comprenden nada."

El señor Faverón se sorprende de que Roma no censure a Cipriani; yo no. Yo veo en Cipriani al típico ser humano cuyas ambiciones y miserias personales, sumadas a un uso simple de la razón y la legalidad disponibles, le llevan a la perversión. Todo lo manejado por humanos se pervierte y lo mismo pasa con la religión cuando se institucionaliza.

Diga lo que diga el cartel que está en la Basílica de San Pedro, Jesucristo no fundó la Iglesia como institución, sino que organizó un grupo muy pequeño de seguidores, y vaticinó incluso que apenas él ya no estuviera, no podrían seguir adelante de manera cohesionada. Lo otro es política, el Imperio Romano está de por medio, y sucedió en ausencia de Jesucristo. Mucha escenografía, mucha construcción jurídica, mucha fuerza bruta, como para haber sido idea de Jesús.

Eso sí, la adhesión de personas como Tudela y otros, con quienes está la verdadera lealtad de Cipriani (no creo yo que ese señor sea leal al Jesucristo del Sermón del Monte, pero sí a estos visibles padrinos), nos muestra que el proyecto del Vaticano para el Perú lo apoyan algunos de los más ricos. ¿Quién ganará?

Iglesia y familias poderosas fue una alianza que duró más de mil años en el poder en Europa. Y quieren regresar, aquí en esta Lima virreinal, con la Limeña de ingenio al andar, de traviesa mirada, de fino corpiño y garbo al caminar.

Yo estoy atento nomás, y tratando de ser discreto, total, al César lo que es del César.

Pero ojalá se les prenda el foco a los demócratas porque francamente les están tratando de ganar una pelea que ya no ganan en ninguna parte del mundo (http://www.elmanifiesto.com/articulos_imprimir.asp?idarticulo=585). Y si la pierden no dirá esto tanto sobre la fuerza de la alianza entre Iglesia y Familias poderosas; dirá mucho sobre la debilidad de los demócratas en el Perú, sobre la inmadurez del pensamiento civil local, y, sobre todo, sobre la inmadurez del pensamiento académico peruano, que en tantos siglos no ha logrado producir casi nada en materia de interpretación fructífera de la realidad nacional, y que se cree tan "superior" en el uso de sus pequeños formalismos.

Señores, si se les pasa esta tortuga quedará demostrado que uno no puede levantarse en el aire agarrándose de los tobillos, y que la Iglesia aquí manejó siempre el tema académico pensando en sus propios intereses.

Si no se les pasa la tortuga, y logran hacer la defensa, el Perú habrá madurado bastante, y la batalla la recordaremos para siempre. En efecto, es una batalla donde se juega buena parte del futuro del país. Claro, ok, después habrán otras, nos darán golpes de Estado, etc. La misma gente, nomás, sólo que con otros actores visibles, con otros disfraces y otras canciones. La voluntad de estos señores es Conquistar, Conquistar, Conquistar... y lo vienen haciendo desde hace milenios. Por eso no se pueden encerrar en alguna isla, como tan simpáticamente sugiere el señor Faverón...

EDDY W. ROMERO MEZA dijo...

“Quizá a Tudela le agrade la idea de volver a prohibir la lectura de libros, pero esa ya no es, felizmente, una práctica de la Iglesia ni de ninguna otra institución democrática y civilizada …”

La iglesia católica es una de las instituciones más políticas de Occidente. Pero si bien la iglesia católica es el brazo político de la religión cristiana, no es una institución democrática (como veo que lo considera el autor). Su estructura es distinta y sus prácticas tradicionales no coinciden con la democracia moderna. La democracia no es el único sistema político (tal vez ni siquiera sea el mejor), pero por precisión creo que es aventurado llamar democrática a esta institución (salvo mejor opinión), la cual históricamente ha mantenido formas distintas y hasta contrarias a la democracia.

¿Qué piensas tu Gonzalo?,

Saludos.

Anónimo dijo...

Este es un extraordinario y mesurado texto del celebre profesor pablo Quintanilla, que contrasta con los exabruptos faveronianos y con el primer anónimo que no se entera de nada.
Preguntaré como Eddy,
¿Qué piensas tu Gonzalo?, o mejor,
¿Suscribes todo lo que dice el profesor Quintanilla

Anónimo dijo...

Es verdad, González Prada tampoco se enteraba de nada. No nos perdimos nada por ahí. Ni siquiera sabía distinguir bien la c de la q.
Razonemos, más bien, mientras la iglesia hace rezar a sus fieles por la toma de la Católica:

«Solo puede impedir la defensa del sentido primigenio e inabdicable de la esencia de la PUCP quien no se siente atraído por esa naturaleza propia cristiana que tiene insita desde sus raíces. Para el buen cristiano, la oración es un instrumento válido para pedir a Dios que ilumine a todos los protagonistas de esa gesta académica que es la PUCP, con el fin de que las cosas se hagan como se debe y las aguas vuelvan a su cauce, sin prejuicios y sin intolerancias. La memoria de quienes forjaron este proyecto universitario nos interpela exigiéndonos ser fieles a nuestra identidad de universidad pontificia y católica. ¡Que la verdad nos haga libres y brille, a plenitud, en este aniversario!»

S.E. Juan Luis Cardenal Cipriani Thorne
Arzobispo de Lima y Primado del Perú y Gran Canciller de la PUCP

http://www.arzobispadodelima.org/notas/2010/mayo/en_defensa_de_la_verdad.pdf

Ahora mismo gran cantidad de alumnos que caminan por el tontódromo, secretarias, profesores, personal de servicio, etc. etc., está rezando, no razonando.

Admiremos, mientras tanto, la mesura de quien afirma que la Iglesia es una institución democrática, y de quien lo elogia por su mesura y por su celebridad. De hecho, ese es el mejor camino para seguir teniendo trabajo cuando entren los penitentes a empezar su pequeño juicio final en la PUCP. El que esto escribe cree por el momento que no está mal uno que otro anónimo que suene un poco a González Prada. Los links del primer anónimo son útiles para contextualizar el problema en una escala global y en el momento actual.

Anónimo dijo...

El link es el siguiente:

http://www.arzobispadodelima.org/notas/
2010/mayo/en_defensa_de_la_verdad.pdf

Anónimo dijo...

Desubicado hasta decir basta
Y Gonzalo?
No Gonzales
No se oye padre

Anónimo dijo...

El siguiente dato podría ser útil al considerar las ventajas de guardar silencio en la situación actual (el dato no es muy reciente, pero es relevante hoy, y podría relacionarse, entre otras cosas, con la ecuación que señala al "caviar" como apologista del terror y promotor del odio):

http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/northamerica/usa/2122733/George-W-Bush-meets-Pope-amid-claims-he-might-convert-to-Catholicism.html

Marciano Oyarzun dijo...

Quintanilla se olvida que Tudela, preguntado en RPP durante la campaña electoral del 2000 por el corresponsal Pedro Varela de EFE sobre sus pensamientos religiosos como rehen del MRTA este respondio que "no creía en un Dios antropomórfico". En la Revista Cosas, cuando este político peruano era Canciller, declaró "estar más cerca del Dios de Platon que de aquel de Juan Pablo II". Estas declaraciones nos llamaron la atención en Alemania, pues Tudela también declaró en la mísma entrevista que su autor preferido era Ernst Jünger. ESto situa a Tudela fuera del supuesto de Quintanilla y los globalistas vaticanos.

Anónimo dijo...

que dicertido es escuchar a francisco tudela cuando finge ser democrata . al estilo de goebbels que fingia asumir puntos de vista en los que realmente no creia , el astuto tudela le dijo a milagros leiva que el era democrata ,que mentiroso , tudela es nazi y racista , cuando tudela hace alguna de estas declaraciones es como creerle a alan garcia que nunca tuvo nada que ver con la matanza del fronton , o que nunca robo , tudela es tan mentiroso ,deberia ofrecer sus servicios como embajador a algun pais europeo que tanto ama